Inicio Conciertos Crónica y Fotos de DARE, XTASY y GÜRU en Villava, Navarra.

Crónica y Fotos de DARE, XTASY y GÜRU en Villava, Navarra.

2
ROCK THE NIGHT FESTIVAL

PACO VENTURA - Madre Tierra

 

DARE

+ XTASY + GÜRU

Viernes 13 de Enero de 2017 – Sala Totem – Villava – Navarra

Con copos cayendo en los aledaños de la sala Totem llegamos al recinto donde tendría lugar la cita con DARE. La banda de Darrel Wharton, siempre conocido por haber sido teclista de THIN LIZZY, pero también capitán de un tesoro del rock melódico que a los buenos aficionados no se les escapa. DARE es un grupo absolutamente de culto para los amantes del AOR, que conservan como uno de sus discos de cabecera aquel debut de 1988 de título “Out Of The Silence”, cuyos temas están irremediablemente en la cabeza de los asistentes cuando los galeses nos visitan.

Si bien podemos catalogar su debut como obra maestra difícil de superar hasta por ellos mismos, no cabe desmerecer al resto de su discografía, tanto la más clásica como la más actual, caso de su último disco “Sacred Ground”, editado el pasado 2016 y que sigue manteniendo vigente la calidad y elegancia de una formación a la que hay que añadir la diferenciación de esos pellizcos autóctonos de su tierra natal, excelentemente empastados a un hard rock melódico puro.

El cartel se haría mucho más atractivo con la presencia de XTASY y GÜRU en el mismo, que bien han demostrado en sus trabajos discográficos motivos para alegría de todo amante de estos sonidos, renovados y a su vez con todo el aroma de los grandes nombres en este estilo de toda la vida.

David Palau y sus chicos se toparon con una actuación tan ilusionante como complicada en algunos momentos. La ilusión de que GÜRU pisara por primera vez esta tierra se encontró con problemas inesperados, como la rotura de cuerda durante la interpretación de “No Puede Ser” y algún otro problema de rebeldía posterior de su pedalera. Este hecho desconcertó en parte a la banda, aunque nada impidió que nos demostraran el buen material que han registrado con temas como el mencionado o el inicial “Mientes” de su más reciente obra “Red”.

Pero la banda hizo un repaso a sus tres discos editados hasta la fecha, con Palau haciendo las veces de líder, explicando el significado de algunas de sus canciones y la trayectoria de la banda liderada por un músico que si bien con esta, su banda, solo tiene tres discos, puede jactarse de haber participado en cientos de proyectos a nivel profesional. Lo injusto de esto es que sea GÜRU lo que realmente no tenga el éxito que le llega a otros con los cuales a nivel masivo el propio guitarrista trabaja, pero así están las cosas en un mundo al revés.

No sería en cualquier caso la actuación de la Totem la mejor versión que me imagino de la banda, con problemas también a nivel de sonido que, tal vez, hicieron a Dagarod subir el tono más de la cuenta en “Red”, o al menos eso me pareció. Un vocalista con solvencia y categoría de sobra, ya demostrada en anteriores proyectos como Is Pain o la banda de Manuel Seoane y que participando en los dos últimos discos de los catalanes parece asentarse definitivamente en la banda.

Tuvo momentos donde lució más a mi modo de ver como un “White” donde se mezcló con el personal bajándose del escenario. La banda supo hacer un repaso excelente a sus tres trabajos, sin que faltara algún tema de su debut como “Addictive Love”, ofreciendo ese contraste entre sus dos primeros discos en inglés con el último en castellano. En cualquier caso, nivel musical sobrado en cada una de sus canciones, donde no hay que dejar de destacar la aportación experimentada de Joan Barbé en la batería y Diego Teruel en el bajo.

Cierto es que les vendría genial un teclista para los directos, puesto que queda un tanto artificial la presencia importante que encontramos de arreglos pregrabados. Se echa menos en falta, en cualquier caso, en un tema tan directo como “Rockstar”, que no deja a nadie indiferente, criticando a la utilización que algunos hacen de las redes sociales y que encuentra demasiados aludidos en la actualidad.

El propio David se hizo cargo de la voz solista en “Sometimes”, dejando un buen resultado para cerrar la actuación agradeciendo de corazón a todos los que desafiaron al mal tiempo para darse cita en la sala Totem. No hemos tenido muchas oportunidades de verles en vivo, así que bien merecía ese riesgo a la espera de que el futuro nos siga dando frutos como los de sus trabajos discográficos y directos más redondos que el que pudimos ver esta noche, que seguro los habrá.

Los que cuajaron una actuación prácticamente impecable fueron XTASY.

Siempre que les había visto habían tenido que lidiar contra múltiples contratiempos, dejando siempre la sensación de que no había visto a la banda en su plenitud. Sin embargo, esta noche muchos factores se le pusieron de cara. Comenzando por jugar en casa, con un público que en buena parte conocía sus canciones, y siguiendo con algunas sorpresas que darían unos extras a la actuación muy interesantes.

De por sí, siguen teniendo entre manos un remarcable debut discográfico de título “Revolution”, el cual comenzaron defendiendo, apareciendo en escena con una auténtica declaración de intenciones para esta noche como “Rocking The World”, al cual continuó “All For One” y uno de sus temas de más pegada, precisamente el homónimo de ese debut.

La banda funcionaba perfectamente empastada, con una base rítmica en su sitio exacto, muy bien llevada por la batería de Miguel Angel Sicilia y el bajo de David Clavero unidos a la guitarra de Jorge Olloqui; un buen trabajo de coros y unas guitarras solistas en manos de Chema Herrero muy destacables, mientras que Silvia bordó el apartado vocal, con una sonrisa siempre en la cara y conectando perfectamente con el público.

Tras un excelente “Rebel Rider” llegaba el turno de la primera sorpresa de la noche. Un nuevo tema de título “Into The Fire” que no sería la única novedad ofrecida en la actuación. Posteriormente se anunció grabación de video clip durante la interpretación de otro de sus nuevos temas y tras “Stronger”, que se ha convertido en su “hit” particular, nos dejarían otra presentación en sociedad de título “Broken Heart” para terminar la descarga.

Parece que lo nuevo del grupo viene muy fuerte, y su actuación dejó grata sensación entre el personal, sonando como banda excelente y demostrando que tienen mucho que decir en este estilo en el presente y en el futuro.

La última vez que vi a DARE en la sala Sonora de Erandio salí pensando que de haber contado con buen sonido nos habría hecho vivir uno de los mejores conciertos en muchos años. Sin embargo, la banda no contó con ese factor a su favor en una noche de gran ambiente para acogerles. Esta vez no registrarían una entrada tan notable, pero cabía esperar que la banda de Darren Wharton diera el nivel de excelencia esperado sobre el escenario.

Así fue, pese a que el frío de la calle en parte también se viera reflejado en una sala con menor presencia de público que la merecida por la banda. Pero eso no fue óbice para que todos los presentes disfrutaran de una actuación sin tacha a la vista, con un repertorio extenso que repasó buena parte de sus discos, con un final dedicado a los esperados clásicos y un grupo que transmitió una magia muy especial, esa que hacen que prácticamente te cautiven desde la primera nota, siempre y cuando no seas de los que prefieren un estilo más duro.

Porque ellos son un grupo descaradamente intrincado en la melodía, en los temas a medio tiempo, pero con una maestría a nivel musical y un calor en cada una de sus canciones, que parece que un manto acogedor te arrope entrando por tus oídos.

Resultó curioso el arranque de la descarga, no destinado a la presentación de su nuevo “Sacred Ground”. Consecutivamente cayeron “Sea Of Roses”, “Storm Wind” y “Silent Thunder”. La banda sonaba alto y claro, y pese a que todos esperáramos que no faltaran sus clásicos, tampoco nos importaría demasiado escuchar cualquier buena composición del resto de sus discos, menos conocidos, pero donde no falta esa capacidad de atraparnos.

Si Darren Wharton nos embriaga con su voz hay que destacar a su mano derecha en el arranque de esta historia y que desde 2010 volviera a la formación. Vinny Burns es un guitarrista de los que ofrece un tacto muy particular que va mucho más allá del virtuosismo.

Llegaba el momento una vez entrados en calor de presentar su nuevo disco, abriendo un tramo exclusivo, donde nos brindaron “Home”. “I´ll Hear Your Pray”, “Every Time We Say Goodbye”, “Days Of Summer” y “On My Own”, para de nuevo volver a un pasado no tan lejano con “Where Darkness End”.

“Beneath the Shining Water” nos mantenía en el presente siglo, para posteriormente brindarnos nuevamente una very especial song, palabras que salieron de boca del cantante en más de una ocasión. Lo que pasa que cuando aparece el nombre de THIN LIZZY estas cobran un significado doblemente especial. Y es que llegaba el turno de “Emerald”, original de Thin Lizzy, aunque registrado y adaptado por DARE en “The Act Of Down” hace ya algunos años.

Definitivamente se irían abriendo paso los clásicos con “Wings Of Fire” de un segundo trabajo nada desdeñable, como fue “Blood From Stone” de 1991. De hecho, enmarco ese riff de guitarra, esa melodía y las sensaciones de un estribillo excelente para llevármelo a casa tras el concierto. Claro que de aquí en adelante la intensidad de la actuación aumentaría con más clásicos como “We Don´t Need A Reason” y la parte final dedicada al “Out Of The Silence” íntegramente, con ese “Abandon” que pone el bello de punta desde que entra la voz de Wharton, el pegadizo “Into The Fire” y el envolvente “The Raindance” con el que se despedían.

Por supuesto, sería para regresar de nuevo, con la emotiva dedicatoria para Phil Lynnot de “King Of Spades”, tras el cual “Return The Heart” sería lo último que escucharíamos. Cinco temas consecutivos de “Out Of The Silence” para terminar la noche, lo cual sigue reflejando lo imprescindible de ese disco si te consideras amante del rock melódico.

Pero aparte de ello cabe destacar el nivel con el que se mostró la banda conformada  por Kev Whitehead a la batería, Marc Roberts al teclado, Nigel Clutterbuck en el bajo, miembro de la banda ya en los noventa, y la vieja guardia de Vinny Burns en la guitarra y Darren Wharton en la voz. Una formación de ensueño en estos sonidos que bien podría haber transcendido el estigma de culto con el cual cabe considerarles para llegar a mucha más gente.

Hoy en día sigue siendo un privilegio poder verles en directo.

Texto y fotos: Antonio Refoyo (www.lamiradanegra.es)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.


Galería de Fotos:

 

GÜRU

 


 

XTASY

 

2 COMENTARIOS

  1. Muy buena crónica,fue una noche espectacular la que nos ofreció DARE ,si que había poca gente ,normal ya que él concierto no se promociono no vi ni un poster ni una foto en la ciudad anunciando él concierto (una pena,al que le toque que se ponga las pilas) .Me quito él sombrero por que aun habiendo poca gente dieron un conciertazo. Sin mas palabras un grupazo

  2. Poca gente? Se vendieron 202 entradas, por lo que me dijo el promotor, yo creo que para nada es una mala entrada, mas si tenemos en cuenta la nevada que cayo que hizo que mucha gente de otras ciudades no viniese.
    Coincido plenamente con la crónica y comparto que de seguir así, Xtasy llegarán muy lejos en este país y ojala que fuera también.