Inicio Conciertos Crónica y Fotos de BRITISH LION y VOODOO SIX en Villava, Navarra.

Crónica y Fotos de BRITISH LION y VOODOO SIX en Villava, Navarra.

0
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - PAIN OF SALVATION
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - PAIN OF SALVATION

 

BRITISH LION

BRITISH LION + VOODOO SIX

Lunes 7 de Noviembre de 2016 – Sala Totem – Villava – Navarra

Era una oportunidad especial para ver a una de las figuras más grandes del heavy metal de todos los tiempos alejado de los grandes recintos y muy cerca de sus seguidores. Una posición no muy habitual para el líder de IRON MAIDEN, que con su banda paralela, aparte de hacer algo diferente y coger aire fresco en tiempos de descanso de su banda principal, ha buscado reencontrarse con sensaciones que le pueden traer a la mente recuerdos de sus lejanas e incipientes épocas como músico. Es decir, batirse en la carretera y en salas de un reducido aforo donde poder quedarse prácticamente con la cara de todos y cada uno de los asistentes.

Para ello, evidentemente, Steve Harris se ha despojado de la marca comercial que le serviría para multiplicar por 100 el número de asistentes a sus conciertos, rodeándose de los músicos de BRITISH LION como compañeros de esta meritoria historia paralela, donde demuestra que su pasión por la música va mucho más allá de los lujosos camerinos y los privilegios del cabeza de cartel de un gran festival. 

El caso, es que si bien su presencia despertó la curiosidad de quien quería ver al bajista más de cerca, la noche terminó por sorprender a todos los presentes, que ya no salieron de allí con esa curiosidad saciada, sino valorando un poco más que al principio lo que BRITISH LION puede hacer como banda pese a su estilo tan diferente al de la doncella.

VOODOO SIX les hicieron el papel de teloneros. Banda británica que ya habíamos visto en directo con IRON MAIDEN en la gira Maiden England, y en la cual militó el actual guitarrista JUDAS PRIEST Richie Faulkner. Al igual que los propios cabezas de cartel la banda ofrece un heavy metal con tintes de hard rock barnizado por un sonido moderno.

La banda ejecutó pulcramente sus temas, bastantes de ellos pertenecientes a su última obra “Songs To Invade Countries To” como “Fallen Knives” con la cual comenzaron o “Your Way”, con la que se marcharían. Pero entre medias les dio tiempo a presentar temas de un inminente nuevo disco como fueron “Amen” o “Electric”, con alguna referencia a anteriores trabajos, caso de “Take The Blame”.

En total les dio tiempo a brindarnos 9 canciones con un puente evolutivo entre lo moderno y lo tradicional del rock duro muy interesante para viejos y nuevos seguidores del heavy metal. Puede que sea la línea que el propio Steve Harris vea como la que debería seguir nuestra música, motivo por el cual haya decidido seguir contando con ellos para compartir escenario.

No en vano, sus propios BRITISH LION llevan un estilo bastante afín. Algo que precisamente da sentido a tener un proyecto paralelo, ya que para hacer un heavy metal completamente anclado en la NWOBHM que él lideró, lo lógico sería hacerlo con su banda de siempre.

Pero lo que comenzó siendo un proyecto paralelo como banda en solitario de Steve Harris va cogiendo bisos de ser un grupo en toda regla. Resulta para ello significativo que ese primer trabajo homónimo finalmente deje en un segundo plano el propio nombre del bajista para englobar a todo el quinteto que conforma el grupo.

Sin embargo, es lógico que todas las miradas estuvieran centradas en él. Y es que, por el momento, entre la concurrencia había mucho seguidor de los Maiden, mientras que tendríamos que buscar entre lo más friki del lugar para encontrarnos con alguien que estuviera allí principalmente por ver los temas propios de BRITISH LION en vivo, que en principio parecía ser una consecuencia de lo anterior.

Pero la banda, con Steve Harris incluido, se batió el cobre para que esa percepción cambiara. Sí, la gente cumplió el anhelo de tener a uno de sus ídolos enfrente, poderlo tocar y descifrar todos sus característicos gestos, pero también tuvo que reconocer que el grupo tiene cosas qué decir con sus propias canciones.

Al igual que los anteriores también incluyeron un puñado de nuevos temasen el repertorio, sin dejar de lado las canciones de su trabajo de debut. De hecho, de idéntica manera a éste arrancaron el concierto con “This Is My God” y “Lost Worlds”, sin que se hicieran de rogar los gestos que todos estábamos esperando por parte del bajista, con el ametrallamiento con el bajo incluido al final prácticamente de cada tema, entre los brazos alzados del personal.

La propia imagen del bajista en el escenario no dista en nada de la que frece con IRON MAIDEN, portando los colores del West Ham United en la correa de su bajo y en las muñequeras que terminaría por regalar al público. Más que actuar, esta es su forma natural de estar sobre un escenario, en Maiden, en BRITISH LION o en cualquier otra banda que pudiera hacerle subir a las tablas. Así que todos nos dimos el gusto de ver delante de nuestras narices esas imágenes que tanto nos han marcado y que ha representado a una parte tan importante de un movimiento musical como el heavy metal.

Pero Harris no estuvo solo, aunque ejerció lasveces de líder sin parar de moverse libremente por el escenario. Simon Dawnson daba una potente base a estas canciones desde la batería, mientras que David Hawkins y Grahame Leslie fueron una compenetrada pareja de guitarras que no dejaban de transmitir felicidad sobre las tablas. Un tanto más cohibido parecía Richard Taylor, que aparte de hacerse cargo del micro apoyó en algún momento con guitarra acústica. Sin embargo, desempeñó una gran labor al igual que sus compañeros. En algunos movimientos recordaba a Phil Mogg de UFO, a los que terminarían por rendir tributo, pero sin esa chulería del clásico vocalista.

“Father Lucifer”, “The Burning” y “Spitfire” fueron dos de las nuevaspresentaciones, alternando con piezas de su trabajo ya registrado como “The Chosen Ones” o “These Are The Hands”. Poco a poco la banda se iba llevando de calle a los presentes, que podían encontrar en estas canciones ciertos rasgos familiares. Y es que por muy diferente que sea lo que uno hace hay personalidades que marcan con un sello todo lo que tocan.

“Bible Black”, “Guineas And Crowns” y “Last Chance” fueron otras nuevas piezas previas a un “Us Against The World” muy representativa para entender cómo por diferente que sea la propuesta vamos a encontrar aspectos que a todos nos suenan. No deja de haber regusto maideniano en ciertas pinceladas, en ciertos rasgos, y en un sonido de bajo que simplemente encontramos envuelto por un aura diferente, pero que cualquier buen seguidor del heavy metal tradicional sabría reconocer. Encontrarse con él frente a frente lo supieron valorar los asistentes a la Totem.

Para encarar el final dela descarga la banda tiró de más temas de su debut, como fueron “A World Without Heaven” y “Judas”, para sin marcharse del escenario preguntarnos si queríamos una más, que finalmente serían dos. Porque a la versión de “Let It Roll” de los admirados por Harris UFO, cuyo “Doctor Doctor” suele sonar previamente a las actuaciones de IRON MAIDEN, le continuaría un apoteósico final en el que siguieron apostando por su propio legado con “Eyes Of The Young”, con el que fueron despedidos por los asistentes entre un reconocimiento como banda que muchos no esperarían antes del concierto.

Y es que si bien el reclamo del líder de IRON MAIDEN era fundamental, BRITISH LION demostró de manera inesperada para la mayoría que, aparte de ser su “otra banda”, tienen mucho más que ofrecer.

Texto: Texto: Antonio Refoyo (www.lamiradanegra.es)

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo (www.musifota.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.