Inicio Conciertos Crónica de AXEL RUDI PELL y LORDS OF BLACK en De Bosuil,...

Crónica de AXEL RUDI PELL y LORDS OF BLACK en De Bosuil, Weert, Holanda, con Fotos de archivo

0
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
ROCK N ROCK
LEYENDAS DEL ROCK 2020
METAL PARADISE 2020
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
ROCK N ROCK
LEYENDAS DEL ROCK 2020
METAL PARADISE 2020
LEYENDAS DEL ROCK 2020
METAL PARADISE 2020

 

AXEL RUDI PELL

 

 Sábado 3 de Septiembre de 2016 – De Bosuil – Weert – Holanda

Tras una primera parte de la gira que había cursado en primavera por Centroeuropa, AXEL RUDI PELL volvía a la carga con la segunda parte del “Game Of Sins Tour” y, como de costumbre, lo hacía de nuevo por territorios limítrofes a Alemania. Esto significaba que había que desplazarse una vez más para ver al grupo del guitarrista teutón, en este caso hasta Weert, donde tendría lugar la segunda fecha.

En esta ocasión no sólo se trataba de disfrutar de la banda alemana tan esquiva en España, sino también de presenciar las evoluciones de LORDS OF BLACK, elegidos por ARP para abrir sus shows a lo largo de esta segunda parte del tour. Personalmente al no haber podido asistir a las fechas de presentación del nuevo álbum de LORDS OF BLACK en mayo, el aliciente era máximo al poder conjugar a ambos grupos en el mismo show.

Tras haber iniciado la gira en Bremen el día anterior las dos bandas se presentaban en Weert, una pequeña ciudad de Limburgo (Holanda), muy bien comunicada en tren por cierto. El show se celebraba en De Bosuil, una sala de conciertos con capacidad para 650 personas, dos plantas y buena visibilidad en general. Eso sí, la ausencia de aire acondicionado hizo que por momentos el ambiente fuera casi infernal y obligara a sacrificar una posición más privilegiada en la sala por una mayor cercanía a la puerta de entrada, abierta de par en par, para intentar paliar el agobiante calor que allí reinaba. La elevada temperatura y los precios abusivos de 2,50 € por un vaso (que no botella) de agua mineral fueron los únicos puntos negativos del recinto, en el que tanto el sonido como la puesta en escena fueron excelentes.

LORDS OF BLACK salieron al escenario a eso de las 20:30 horas, arropados por un telón de fondo con su logo y abriendo con Merciless de su nuevo álbum II. Desde el primer minuto LORDS OF BLACK dejaron muy claras sus intenciones y mostraron una concentración suprema para ofrecer un concierto sin fisuras, rayando al más alto nivel musicalmente hablando y aprovechando el tiempo al máximo posible.

Eso significaba que no habría respiro después de la potencia desplegada con Merciless, acometiendo uno de mis temas favoritos del grupo, Nothing Left To Fear de su primer álbum Lords Of Black. Tema que hace gala de unas melodías tremendas, sostenidas por una base extra-sólida en la que Andy C. y Javi García no estaban dispuestos a fallar, y en las que la voz de Ronnie Romero unida a la excelencia de la guitarra de Tony Hernando consiguen que la calidad conseguida en el estudio se traslade al campo del directo.

Pero esto no había hecho más que empezar y la siguiente canción del set-list sólo prolongaría la misma dinámica. La intro de teclados grabada (y este fue para mí el gran punto flojo de la banda, tener que recurrir a partes pregrabadas a lo largo de todo el concierto al no llevar a un teclista en la formación) daba paso a uno de los temas punteros de II del que se ha lanzado vídeo promocional al igual que en el caso Merciless, en este caso Everything You’re Not. Más derroche de cambios de ritmo, armonías y riffs que te atrapan, junto con el toque de distinción de unos arreglos de teclado muy bellos (aunque pregrabados como comentaba antes).

Sin prisa pero sin pausa LORDS OF BLACK seguían presentando su último disco con uno de los temas más pegadizos del mismo, New World’s Coming, y que sonó fenomenal en directo. Sin abandonar la concentración en ningún momento, la banda seguía clavando todas y cada una de las composiciones, lo cual se agradece especialmente cuando se trata de canciones muy trabajadas, sin medianías.

Con Ghost Of You pudimos disfrutar al máximo de la calidez y la elegancia de la voz de Ronnie Romero, con una profundidad y unos niveles que muy pocos cantantes pueden alcanzar convirtiéndole, sin lugar a dudas, en una de las voces del momento.

Posteriormente sonó Lords Of Black, tema homónimo del primer disco, y en el que la banda siguió demostrando ser una máquina perfectamente engrasada, con una sección rítmica apabullante de mano de Andy C. y Javi García, un Ronnie Romero pletórico y un Tony Hernando que brilló a la guitarra con unos trabajados solos y melodías llenas de elegancia.

Nos acercábamos al final del concierto. Así lo comprobamos con Shadows Of War, tema con el que el LORDS OF BLACK se despedían (a falta del bis final) de la misma forma en la que habían arrancado, con poderío y arrasando, destacando sobremanera el solo espectacular de Tony Hernando en esta canción y una vez más con un Ronnie Romero increíble.

Afortunadamente comunicaron a la banda que había tiempo para un bis y los “Señores de Negro” decidieron ofrecernos una magnífica versión de Neon Knights de BLACK SABBATH, después de que Ronnie bromeara con el público sobre si queríamos escuchar alguna canción de RAINBOW. Sin abandonar la concentración de la que había hecho gala a lo largo de la noche, sí me dio la impresión de que esta canción supuso un momento de disfrute especial para la banda, quizá un poco más suelta sabiendo que el trabajo ya había sido realizado y con nota alta.

Por cierto, que si el público ya había alucinado suficientemente con Ronnie Romero, terminaron de quedarse con la boca abierta por su interpretación de Neon Knights. La actuación de LORDS OF BLACK fue muy bien recibida por una audiencia que llenó unos tres cuartos de sala y que acudió desde primera hora a De Bosuil. Pero si hubo un momento en el que se entregaron sin reservas a la banda de Tony Hernando y compañía, ese fue durante Neon Knights, poniendo un broche de oro a un gran show de unos 45 minutos de duración.

Esperaremos la próxima fecha de la banda en España con un show a tiempo completo, ya que si algo faltó, y eso que el grupo fue a piñón, fueron más canciones. Personalmente eché de menos algún corte más de II como Only One Life Away o Insane, dos temas que seguro tienen que sonar espectaculares en directo, pero como teloneros de ARP está claro que no había tiempo para mucho más.

No asistía a un concierto de AXEL RUDI PELL desde el Circle Of The Oath tour, ya hace cuatro años, por lo que entre otras cosas sería la primera vez que vería al grupo con el batería Bobby Rondinelli. El resto de la formación, la de costumbre, el bloque que Axel ha sabido mantener desde hace bastantes años y que tan buen resultado le sigue dando: Ferdy Doernberg a los teclados, Volker Krawczak al bajo y el extraordinario Johnny Gioeli como cantante.

Los compases pregrabados de Lenta Fortuna servían de introducción a la banda, al igual que en el último trabajo de ARP (Game Of Sins) para enlazar posteriormente con Fire, uno de los temas más pegadizos del disco.

Al tratarse de la gira de Game Of Sins, me sorprendió que la banda sólo presentara dos cortes del mismo, el citado Fire y Game Of Sins, como veremos más adelante, dejándose en el tintero temas muy directos y que a priori parecen ideales para el directo como Sons In The Night o The King Of Fools. Una lástima. La razón posiblemente sea que ARP decidieron hacer un concierto más retrospectivo de su carrera, con canciones de casi todos sus discos. De hecho, los álbumes que más presencia tuvieron fueron Oceans Of Time, The Masquerade Ball y el citado Game Of Sins, con solamente dos temas cada uno. Consecuencias de ser un grupo con una larga carrera prolífica en discos, sin lugar a dudas.

Así, temas clásicos como Fool Fool, Nasty Reputation y Strong As A Rock fueron los siguientes en sonar. Tres canciones muy directas para estos primeros compases de show, pero que no estallaron de forma tan demoledora como cabría esperar, especialmente en el caso de Nasty Reputation la cual me pareció bastante descafeinada. El motivo: unas bases menos rompedoras, algún que otro tono más bajo y sobre todo un solo de guitarra totalmente transformado, en el que Axel dejó de lado el shredding para ofrecer una versión más pausada y alargada, haciendo recordar los momentos más tranquilos del señor Blackmore. Lo cierto es que a lo largo del concierto Axel ralentizó y/o alargó varios de sus solos, algo a lo que nos tiene acostumbrados, pero en esta ocasión el solo de Nasty Reputation fue completamente distinto, haciendo que se perdiera gran parte del carácter de esta canción.

Seguíamos rememorando la discografía de ARP, esta vez con Oceans Of Time y The Clown Is Dead, tema especialmente lento que hizo que descendiera bastante el pulso del concierto.

Burning Chains del álbum Into The Storm volvió a animar un poco el ambiente, con una marcada presencia de teclados y esos riffs y bases que tanto recuerdan a DEEP PURPLE. El teclado siguió siendo protagonista con el solo de Ferdy Doernberg, que enlazó con el tema que da título al último disco de ARP, Game Of Sins, para continuar con el solo de batería de Bobby Rondinelli. Este pasaje, de dos solos intercalados entre un tema largo y denso como es Game Of Sins también supuso un cierto descenso en la intensidad del show, que se vio un poco parado en esa franja del set y que más de uno aprovechó para ir al servicio o a respirar un poco de aire fresco al exterior de la sala.

Pero qué mejor que un corte como Mystica para levantar el ambiente, sin duda una de las canciones de ARP más redondas de los últimos años y que encaja fenomenal en directo. Sin embargo, rápidamente llegaría otro tema más lento y de ritmos menos intensos como es The Line del álbum Masquerade Ball. Y es que está claro que hay mil posibilidades a la hora de montar un set-list, pero el caso es que esta sucesión de canciones más pausadas y de ritmos más uniformes hizo que el concierto sufriera algunos altibajos y parones no deseables.

Los compases iniciales de Edge Of The World de Shadow Zone volvieron a meter caña a la noche con una gran actuación de la banda. Sin embargo, el tema se vio de nuevo interrumpido a mitad del mismo para presentar a la formación y realizar el habitual intercambio instrumental entre guitarra y teclados, invitando a cantar a la gente después de cada fragmento que interpretaba Axel. Finalmente, ARP pusieron el cierre con un trocito de Call Her Princess de su primer álbum y abandonaron el escenario previamente a los bises.

El primer bis en sonar fue uno de los “himnos” de ARP, el atemporal Masquerade Ball que siempre consigue emocionar al personal, con un Johnny Gioeli a la cabeza que sabe equilibrar como nadie sentimiento y garra en cada nota que canta. A continuación sonaba otro de los fijos en los repertorios de ARP, el habitual Casbah, en el que el grupo hizo corear el estribillo al público durante un buen rato. Y como punto y final otro de los temas insignia de los últimos años: Rock The Nation de Mystica, en el que ARP simularon un corte de luz en la segunda estrofa para después continuar con la canción y finalizar así el concierto.

En total una hora y cuarenta y cinco minutos de una actuación muy correcta y en el que los cinco componentes de la banda cumplieron sobradamente, especialmente el cantante Johnny Gioeli. Y eso que el bueno de Johnny no estuvo tan dinámico y agresivo sobre el escenario como en otras ocasiones, sin soltar puñetazos al aire como nos tiene acostumbrados y bajando algún tono que otro. Aún así, el papel de Gioeli como cantante y frontman está muy lejos de ser alcanzado por casi nadie, siendo, en mi opinión el que mejor conjuga hoy en día ambas facetas dentro de la escena hardrockera.

Como decía los cinco componentes cumplieron de sobra, pero tengo que reconocer que a nivel personal este concierto me dejó un poco fría en algunos momentos, con demasiados temas alargados y otros ya de por sí menos intensos y excesivamente pausados. A eso hay que unirle que Bobby Rondinelli es un batería de gran elegancia, pero con el que creo que la banda ha perdido pegada y mordida en directo, ya que la carga de explosividad que añadía Terrana en los conciertos era enorme. Desde mi punto de vista, buen concierto de ARP, pero un poco por debajo de lo que le he visto en otras ocasiones a la banda alemana.

Set list de LORDS OF BLACK:

  • Merciless
  • Nothing Left To Fear
  • Everything You’re Not
  • New World’s Coming
  • Ghost Of You
  • Lords Of Black
  • Shadows Of War
       Bises:
  • Neon Knights

Set list de AXEL RUDI PELL:

  • Lenta Fortuna
  • Fire
  • Fool Fool
  • Nasty Reputation
  • Strong As A Rock
  • Oceans Of Time
  • The Clown Is Dead
  • Burning Chains
  • Solo de teclado
  • Game Of Sins
  • Solo de batería
  • Mystica
  • The Line
  • Edge Of The World
       Bises:
  • The Masquerade Ball
  • Casbah
  • Rock The Nation

Texto: Mar Tomas

Fotos LORDS OF BLACK archivo: Carlos Oliver (www.facebook.com/Carlos.Oliver.Music.Photography)

Fotos AXEL RUDI PELL: www.axel-rudi-pell.de ©Paul Bossenmaier &Tine Gennaio (Primer tramo de la gira 2016)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.