Inicio Conciertos Crónica y Fotos del Festival ROCK IN VIENNA: IRON MAIDEN, NIGHTWISH, IN...

Crónica y Fotos del Festival ROCK IN VIENNA: IRON MAIDEN, NIGHTWISH, IN EXTREMO, ZAKK WYLDE, POWERWOLF, GOJIRA, KREATOR, etc

2
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
ROCK N ROCK
LEYENDAS DEL ROCK 2020
METAL PARADISE 2020
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
ROCK N ROCK
LEYENDAS DEL ROCK 2020
METAL PARADISE 2020
LEYENDAS DEL ROCK 2020
METAL PARADISE 2020

 

ROCK IN VIENNA

Viernes 3 Sábado 4 y Domingo 5 de Junio de 2016 – Donauinsel – Viena

Nuestro redactor y fotógrafo Óscar Gil Escobar viajó a Viena para disfrutar del festival ROCK IN VIENA. Publicamos sus opiniones y fotos sobre bastantes de las bandas participantes. Logicamente, al ser solo una persona, no pudo ver a todos los grupos, pero si habla de la mayoría. (Gracias Óscar!!!). Este es el reportaje:

Regresamos a un festival que celebrando en esta ocasión su segunda edición, se convierte a pasos agigantados en uno de los festivales más importantes del continente. ROCK IN VIENNA nos recibe esta vez con unas previsiones meteorológicas poco halagüeñas, todo lo contrario al año anterior. Por supuesto, el emplazamiento sigue siendo el mismo que tanto nos encandiló, estamos hablando de Isla Danubio (entre el canal del Danubio y el río Danubio).

Este año el cartel llega encabezado por RAMMSTEIN, IGGY POP e IRON MAIDEN respectivamente, acompañados cómo no por más bandas de renombre como BIFFY CLYRO, NIGHTWISH, SLAYER o KREATOR. A la llegada al área de festival nos topamos con la primera mejora, colas más fluidas y diferenciadas de acceso a la hora de poner las pulseras, colocando las pulseras directamente a prensa y acreditados en los boxes situados también en la entrada, dando lugar así a un acceso rápido y sin quejas.

Una vez dentro, observamos que para esta edición hay tres escenarios, Mindstage y Soulstage son los principales de nuevo, y Jolly Roger Stage es el tercero en discordia. En la pista de los dos primeros observamos una especie de “Golden Circle” de nuevo, al que pueden acceder los que compraron ese ticket específicamente, y cualquiera que tenga entrada normal hasta completar el aforo de esa zona. Este año llegaban más mejoras, en este caso para la prensa con una carpa alucinante para la misma, en la que teníamos sofás, neveras, precios reducidos para comida y bebidas específicas, una pantalla para seguir los conciertos… ¡y un futbolín! (totalmente en serio). No faltaba ningún detalle para poder disfrutar en plenas condiciones de otra edición de ROCK IN VIENNA.

Día 1 (3 Junio)

El día arrancaba en el nuevo escenario con bandas de poco nombre, pero con una actitud encomiable para comenzar a caldear aún más el ambiente de lo que estaba con casi 30 grados a la poca sombra que había. Los austriacos BLACK CAGE eran los encargados de abrir el festival, un punto a tener en cuenta ya que no es nada fácil y lo hicieron a la perfección.

Sonido hard rockero un tanto moderno y colorido (estilísticamente pueden recordar a bandas como Steel Panther) comandado por la voz rota de Kati y un sonido redondo para ser el escenario tercero en discordia. Presentaron así su nuevo “Let’s Party” y nos dejaron con ganas de más dando paso cada vez a más y más público que seguía pasando los controles.

Llegaban también desde Austria TUXEDOO, banda cuanto menos curiosa mezclando sonidos extremos y guturales con estilismo campestre y sonidos más folklóricos, mezcla explosiva que no sabemos cómo puede terminar, y la verdad es que el resultado fue bastante bueno.

Uno de los momentazos del festival fue el momento “I’m Always Here” (original de Jimi Jamison, más conocida por ser la BSO de la afamada serie “Vigilantes de la playa”) con un socorrista que dista un poco de la figura de Hasselhoff haciendo crowd-surfing sobre nuestras cabezas.

EISBRECHER

El Soulstage recibía para abrir sus telones una de las mejores entradas del festival con los germanos EISBRECHER.

Con un sonido que siempre nos recuerda a bandas como los cabezas de cartel del día RAMMSTEIN, HÄMATOM, e incluso OOMPH!, acercaban a la multitud cuando más apretaba el sol, algo muy meritorio pero razonable al escuchar en vivo cortes como su inicial y potente “Verrückt”, o las archicelebradas “Willkommen im Nichts” y “1000 Narben”. Actuación breve pero acertada para iniciar la música en los escenarios principales.

PAIN

Peter Tägtgren y los suyos harían vibrar la isla Danubio con ese sonido de metal industrial tan poderoso y atronador reconocible en grandes cañonazos como una “Same Old Song” que nos dejó una de las melodías más coreadas del festival y que además fue la encargada de abrir su actuación.

Después llegarían más clásicos ya como la vertiginosa “I’m Going In” y la archiconocida “Shut Your Mouth” para cerrar de forma definitiva un show breve pero muy intenso, uno de los grupos que nos dejó con ganas de más.

La parte negativa fue no tan notable presencia de público, ya que tras EISBRECHER, los más seguidores del sonido industrial alemán aprovechaban para volver a resguardarse del abrasador sol que lucía en lo alto de la capital austriaca.

ANTHRAX

Un seguro en directo, es ver aparecer a Bello y Scott Ian con Belladona al frente y estar ante un auténtico rodillo de hacer thrash metal. ¿La clave del éxito de esta actuación? Enlazar sin descanso clásicos como “Caught In A Mosh”, “Got The Time”, “Madhouse” y “Antisocial”, sería algo así como recibir un puñetazo, y cuando te estás recuperando y levantando recibir otro sin descanso.

No se olvidaron por supuesto de incluir también piezas de sus últimos trabajos como “Fight ‘Em Til You Can’t”, para terminar cerrando a ritmo de “Indians”, pura energía tanto en las tablas del Soulstage como en la pista con la aparición de los primeros circle pits de verdad del festival.

 

BABYMETAL

Los tres rostros angelicales japoneses de las ya no tan adolescentes BABYMETAL regresaban a Viena para repetir actuación en el festival tras su exitoso paso del año pasado por el mismo. Si el año pasado nos sorprendieron muy gratamente, este año cambió poco su show a pesar de las nuevas canciones, entre las que sonaron “Karate” y en la que apreciamos una evolución en el sonido de la banda nipona con composiciones más trabajadas, pero como digo no observamos grandes cambios respecto a su anterior show en Viena.

“Megitsune” o “Gimme Chocolate!” son ya completos hits en sus conciertos, sin embargo otro punto negativo es la aparición de constantes videos y mensajes plasmados en las pantallas entre canción y canción, lo que enfriaba bastante el ambiente. En definitiva, si es la primera vez que ves a BABYMETAL lo más probable es que salgas maravillado, si es la segunda, te vas con el sabor agridulce de haber visto prácticamente lo mismo, coreografías de lo más divertidas eso sí, pero me reitero en que si eres ya un “repetidor” te faltará ese “factor sorpresa”.

SLAYER

Tras el show de aviación y paracaidismo patrocinado por RedBull, era el momento de una de las sorpresas del festival, SLAYER sonando como nunca (al menos como hace mucho tiempo) en un festival. La banda tras los movidos últimos años parece encontrar al fin y de nuevo un equilibrio y estabilidad necesaria con esta formación, algo más que notable en su sonido.

Se abría la veda con su nuevo trallazo “Repentless” perfecta para descender a los infiernos desde el primer segundo, y también aparecía pronto un “Hate Worldwide” que se ha convertido en un fijo ya en su setlist. Tiempo ahora para hits de primer orden como “War Ensemble” o “Raining Blood” donde Araya se entregó sin escatimar esfuerzos.

La voz de Tom fue precisamente lo que hizo que esta actuación no fuese de diez, estuvo al borde de la perfección ya que en ocasiones no alcanzaba su plenitud vocal como ocurría en “Dead Skin Mask” o “South Of Heaven”, donde pecó quizás de conservador y precavido. Poco importaba con un público completamente entregado a la causa y llevando en volandas a los americanos. Final impecable eso sí con “Angel Of Death” con el que completaron un concierto redondo, mostrando un estado de forma excelente sabiendo reinventarse tras los últimos cambios.

RAMMSTEIN

Otra de las bandas que en estos países crecen y mucho, el fenómeno RAMMSTEIN en Austria es increíble, completando sin duda la mejor entrada del festival. Lindemann y los suyos son conocidos por sus increíbles directos, marcados por una puesta en escena a la altura de los más grandes y un sonido que hace vibrar los cimientos de la tierra. Pues bien, si un servidor nunca había sido gran fan de esta banda y quedó impresionado tras su directo en Wacken 2013, en esta ocasión volví a quedar más que satisfecho con su actuación.

El espectáculo daba comienzo a ritmo de “Ramm 4”, su aclamado nuevo tema que suena a las mil maravillas en directo, con la banda bajando en cuatro piezas distintas al escenario desde lo alto del mismo. “Reise, Reise” es una potente composición que a pesar de contar con un tempo más bien lento cuenta con un estribillo muy intenso y coreable. “Hallelujah” y “Zerstören” llegaban con un sonido espectacular, con una distorsión de guitarras que hacen a esta banda única y que preceden a todo un pelotazo como “Keine Lust”, agresividad pura, para recibir al fuego en “Feuer frei!”. “Seemann” nos lleva a los inicios de la banda, mientras la potencia sonora de “Ich tu dir weh”, todo un acierto y “Du riechst so gut” no nos dan respiro.

Muy bonita sonaba “Mein Herz brennt”, y estallaba en un estribillo acompañado por unos violines que daban mayor epicidad al tema en directo. “Links 2-3-4” y “Ich will” se han convertido en fijas para los directos de los de Berlín. Preguntas a cualquier persona por Rammstein y qué canción es la primera que te dicen, sin duda “Du Hast”, otro de los momentos a tener en cuenta con el público ayudando inestimablemente a Lindemann a las voces.

La sexualidad siempre ha sido un tema que ha tratado la banda con total normalidad, ¿entonces por qué no cerrar con “Stripped”? Así se despedían los teutones del Soulstage. Hasta aquí todo normal. Turno ahora para los bises, y para empezar un hit como “Sonne” con un estribillo que no dejaba indiferente a nadie, pero a mitad de canción el micro de Till deja de funcionar misteriosamente, lo que provoca el repentino enfado del carismático vocalista. Mientras tanto la canción continúa hasta el final solo con el sonido de la banda, y con Till tirando el micro e intentando coger otro que tampoco funcionaba, también acabó mal parado.

Es entonces cuando la banda al completo se va a una esquina del escenario e interpreta “Ohne dich” en acústico, con Till intentando cantar pero sin poder escucharle. Y tras la banda completar prácticamente la mitad del tema, vuelve a funcionar el micro de Till que terminó tomándoselo con humor y volvieron así a iniciar esta preciosa canción. Final con uno de los silbidos más famosos en Alemania y en el mundo junto a “Winds Of Change” de SCORPIONS, hablamos de “Engel”, sin duda otro de los puntos más importantes de su actuación con un sonido de nuevo envidiable. Y hasta aquí su actuación con esta pequeña anécdota, los dos puntos más positivos son: primero, tras ver varias veces a RAMMSTEIN, esta es la que mejor ha sonado como banda, con un Till inspiradísimo como nunca le había visto; y segundo, la paciencia de una figura tan particular como Lindemann estando más de 5 minutos sin micrófono a pesar del pronto que tuvo. Gran concierto de los alemanes que nos dejaron con ganas de más espectáculo visual y sonoro, uno de los mejores directos que se puede ver y en el top3 del festival sin lugar a dudas.

Día 2

Tras un soleado y caluroso día en Donauinsel, otro soleado y más caluroso día para recibir la segunda jornada de festival, la que arrancaría poco más tarde de las dos, sin apenas tiempo para la sobremesa, lo que nos impidió disfrutar por completo del show de ANTI-FLAG, el cual finalizaba apoteósicamente con “Brandemburg Gate” y con la banda llevando sus instrumentos entre las primeras filas del público para tocar junto a sus fieles seguidores literalmente, una de las grandiosas imágenes que nos dejó esta edición, ¡así se aprovecha una actuación breve!

 

GRAVEYARD

Treinta grados, sol cegador y GRAVEYARD no son buena mezcla precisamente. Su sonido setentero es una delicia para los sentidos, pero su directo resultó un tanto monótono y con gran abuso de tempos lentos, algo que en un festival no es muy buena idea. A pleno sol y ante esto, gran parte del público aprovechó para ir a refrescarte tanto por dentro como por fuera.

Ese momento de blues setentero merece un marco o contexto más apropiado como una sala con la intimidad que ella conlleva. “Slow Motion Countdown” o la maravillosa “Magnetic Skunk” salvaron en cierta medida una actuación que nos dejaba un tanto fríos en una tarde demasiado calurosa. Una verdadera lástima porque teníamos muchas expectativas puestas en este directo.

ROYAL REPUBLIC

Otra de las sorpresas del festival. Los suecos ROYAL REPUBLIC aprovecharon a la perfección su tiempo en escena con un sonido brillante y fresco y a la vez apabullante. Además las puntuales y divertidas intervenciones de Adam, vocalista y frontman de la banda eran un perfecto lazo entre canciones.

Con un look de lo más formal, desataron la locura en pista mezclando temas de su nuevo “Weekend Man”, como la homónima, “When I See You Dance With Another” (con la que empezaron), “Walk!” o “Kung Fu Lovin'”, con otros hits anteriores como la divertida “Underwear” o la cañera y rockera “Make Love Not War (If You Have To Make War – Make Sure To Make Time To Make Love In Between)”.

El final siempre llega marcado por sus dos grandes éxitos, hablamos de “Tommy Gun” y “Full Stream Spacemachine”, que nos ponía a saltar sin descanso al ritmo de ese pegadizo ritmo. Canciones rápidas, cortas, directas y efectivas de puro rock (con diversas influencias) que llegan como agua de mayo para refrescar nuestros sentidos con ese sonido tan fresco que hacía que nos despertásemos definitivamente del letargo.

JULIETTE & THE LICKS

Musicalmente te puede gustar más o menos, pero Juliette es puro espectáculo y actitud sobre el escenario. Con una indumentaria muy peculiar y con su habitual locura llegaba un verdadero torrente de mujer que hizo suyo el show desde el comienzo con “Smash & Grab”, rock and roll puro y gamberro siempre acompañado por esas poses tan particulares de la señorita Lewis, para continuar su presentación con “Any Way You Want” o la pegadiza “Sticky Honey”.

Pura adrenalina en directo, mientras el resto de la banda no le roba ni un ápice de protagonismo con una actitud muy estática que si pretende encumbrar a Juliette consigue todo lo contrario, sería el único punto negativo de su actuación, además de que el sonido no fue todo lo nítido que desearíamos.

THE SUBWAYS

De actitud a actitud y tiro porque me toca. THE SUBWAYS en las tablas son sin duda de las bandas más comunicativas y entregadas sobre las tablas, y es que estamos ante un trio que es capaz de llenar un escenario de las dimensiones de un festival como este, lo hicieron suyo con piezas como la archiconocida “Rock ‘n’ Roll Queen” o “Kiss Kiss Bang Bang”, dos cañonazos que son el mejor ejemplo de lo que es esta banda, con Charlotte y Billy pegando constantes brincos y mostrándose muy cercanos al respetable, consiguiendo una comunión que hizo de este un concierto más que correcto.

MANDO DIAO

Estamos ante uno de los grupos con más nombre en territorio austro-germano, hablamos de Mando Diao. Sin embargo, no fue su mejor actuación y es que a pesar de tener un estilo muy particular no encajaba precisamente en un festival tan metalero-rockero, y es que estamos ante un sonido que se mueve entre el rock pero también indie y pop, lo que hizo que un grupo de los cabeceros del día no tuviera la acogida tan espectacular como otras bandas.

A pesar de ello, no nos podemos olvidar de piezas de su actuación como la preciosa “Mr. Moon”, la más cañera y celebrada “Down In The Past” o las definitivas “Gloria” o “Dance With Somebody”. Otra de las bandas que estaba quizás un tanto fuera de contexto, y es que era el día más alternativo sin duda, pero por momentos se salían un tanto de la dinámica de la jornada incluso.

Supieron lidiar con ello y completar una buena actuación.

BIFFY CLYRO

Sin duda la de los escoceses era una de las actuaciones más esperadas de la segunda jornada del festival y por supuesto no defraudarían a sus fieles seguidores, que coreaban desde el principio incluso las canciones nuevas como “Wolves Of Winter”, la primera en llegar que daba el pistoletazo de salida a su show.

Otra nueva como “Animal Style” no tardaría en llegar mejorando sobremanera la versión en estudio, como sucede con una canción ineludible ya para los de Simon Neil como es “Black Chandelier”, pluscuamperfecta la mires por donde la mires. “The Captain” o “Mountains” no nos daban respiro, mientras poco a poco nos acercábamos al final con “Many Of Horror”, otro de los momentazos inolvidables que nos dejaría el festival.

Estamos ante tres músicos (4 en directo) increíbles, capaces de hacernos atravesar diversos pasajes a través de sus composiciones y ritmos inverosímiles. Magia pura la de los de Glasgow.

IGGY POP

Es evidente que estamos hablando de toda una leyenda del rock, pero también es evidente que no atraviesa por su mejor momento. Con una puesta en escena de lo más austera, únicamente con luces frontales y ningún tipo de luz trasera aparecía el jefe de Michigan ante una importante masa de público en la pista, pero nada comparado con los otros dos cabezas de cartel. Pues bien, con el paso de su longevo setlist el público iba abandonando el recinto dando por terminada la jornada un poco antes de tiempo para reservar fuerzas para el último día, y es que muchos fueron los que decidieron ver a esta personalidad tan destacada en directo y cumplir así con el trámite, retirándose a mitad de concierto y finalmente contando con la mitad de público que al inicio de su show.

“No Fun” y “I Wanna Be Your Dog” arrancaban el concierto con una gran recepción, menor todo hay que decirlo que con dos clasicazos seguidos como “The Passenger”, coreada por el público en ese famoso estribillo, o la un tanto más veloz “Lust for Life”. “Skull Ring”, “Sixteen” o “Five Foot One” eran las siguientes en sonar con un público bastante más calmado y con la sensación de haber visto demasiados hits seguidos, dando paso ahora a una más aclamada “1969” o “Sister Midnight”. La locura se volvía a desatar con para muchos el hit entre hits “Real Wild Child (Wild One)” con ese sonido tan ochentero que tanto gustó entre el público. Fue a partir de este momento cuando el público decidió ir retirándose en mayor cantidad, ya que a pesar de ser generalmente canciones cortas, el cansancio de los dos primeros días de festival se hacía notar con el tremendo calor que habíamos pasado.

“Nightclubbing” o “Some Weird Sin” son ejemplo del rollo macarra de la banda, así como “Mass Production” que nos daba un pequeño respiro para el final marcado por dos temazos como “Search and Destroy” o “Down on the Street”. Tras ello, llegarían los bises y ya cerca de las 23 celebrábamos el día siguiente con “Sunday” o la efectiva “Break Into Your Heart” para los más clásicos. “Gardenia” y “Neighborhood Threat” nos llevaban inevitable al punto final del show con “Paraguay”. Una pena la desbandada enorme de público durante su concierto, pero estaremos de acuerdo en decir que el artista no atraviesa por su mejor momento en directo, aunque siempre es curioso ver parte de su show o escuchar en vivo clásicos que han sonado décadas y décadas en discotecas, salas de fiestas, emisoras de radio, televisión y demás medios.

Día 3:

Llegamos al tercer y último día de festival con un calor aún mayor que los días anteriores y ya marcados por ese sol húmedo que llega a la isla Danubio. En esta ocasión, con tanto calor era previsible que finalmente llegasen las nubes y la tormenta (la cual finalmente no terminó por llegar aunque sí la lluvia). Estábamos ante la jornada más maratoniana del festival, el día más metalero y más madrugador del mismo, con actuaciones desde primera hora del mediodía, finalizando con la actuación con la cabeza de cartel del día, ni más ni menos que Iron Maiden.

THE VINTAGE CARAVAN

Qué fuerza en directo la de los chicos islandeses. Con el sol golpeando con más fuerza que nunca unos THE VINTAGE CARAVAN descamisados desafiando al calor nos hicieron disfrutar de un sonido setentero que sí que nos hizo vibrar de lo lindo en este caso. La antítesis de GRAVEYARD en directo, adrenalina, psicodelia, y mucho feeling gracias a obras de arte como “Crazy Horses” o “Expand Your Mind”. Grandísimo aunque breve show de una banda que enganchó muchos nuevos adeptos este caluroso mediodía.

TREMONTI

Mark y los suyos llegaban a Viena con nuevo disco bajo el brazo, y viendo sus show en sala (muy bueno por cierto) y sus apariciones en festival, me quedo sinceramente con estas últimas. TREMONTI se crece ante las grandes masas de público aunque sea la una del mediodía y queda demostrado con un portentoso directo, afectado únicamente por la corta duración del mismo.

“Cauterize” o su gran hit “You Waste Your Time” sonaron tremendamente potentes, y también hubo tiempo para nuevas muestras como “Betray Me” o “Once Dead”. Gran final con “Wish You Well”, dejándonos un gran sabor de boca y con ganas de repetir con más tiempo para su actuación.

 

SHINEDOWN

¡Menuda bandaza! Con Brent Smith al frente, SHINEDOWN son una banda muy a tener en cuenta en el panorama internacional. En Estados Unidos son una realidad desde hace muchos años, como en Reino Unido, y Europa al completo está comenzando a darse cuenta de lo que es SHINEDOWN.

Tan solo les bastaron 40 minutos para demoler el escenario con un sonido limpio como pocos y con una actitud brillante por parte de toda la banda, sin parar ni un solo instante encima del Mindstage. Con un sonido de metal moderno y la portentosa voz de Brent nos reventaron con dos hits como “Sound Of Madness” o la preciosa “Second Chance”, introduciendo alguna pieza nueva como la contundente “Cut The Cord”.

Cerraron con “Enemies” con Brent bajándose al público y dividiendo la pista en dos con él caminando por medio mientras nos animaba a no parar quietos como sólo un frontman de su altura puede hacer. Brillantes, el único pero es que la banda solo toque 40 minutos, muchos eran los comentarios de la gente hablando incluso de tener tras este show una nueva banda favorita, y es que los americanos son americanos y saben de qué va esto.

ZAKK WYLDE

Turno ahora para una leyenda de la guitarra en su plenitud, con nuevo trabajo en solitario, el que personalmente no me ha terminado de convencer. A pesar de ello, Zakk resolvió nuestras incógnitas y canciones que aparecen en versión acústica en disco son interpretadas versión eléctrica en concierto. Ver a semejante animal galopar sobre las tablas con su guitarra mientras hace diabluras con ella es una pasada siempre, más discutible es este nuevo formato en solitario del bueno de Zakk, del que podemos decir que con su simple presencia se lleva de calle al público.

En este caso sucede como con los niños (y algunos no tan niños), y es que los primeros diez o quince minutos tienes toda la atención puesta en su show, pero a partir de ahí puede volverse un tanto monótono y repetitivo. Los amantes de la guitarra en su más pura esencia no estarán de acuerdo con esta valoración quizás, pero Zakk ha demostrado poder explotar su voz en su otro proyecto BLACK LABEL SOCIETY, cosa que no hace aquí, donde la línea vocal es muy similar en cada pieza, ejemplo de ello son “Sold My Soul”, con un extenso solo de guitarra, o “Sleeping Dogs”. En definitiva, para un servidor no es el mejor formato para disfrutar del talento de Zakk.

POWERWOLF

Siempre son un acierto en directo, son capaces de poner patas arriba el festival dispongan del tiempo que dispongan, todo un ejemplo. Intercalaron a la perfección canciones nuevas como la inicial “Blessed & Possessed”, la hímnica “Armata Strigoi” o la veloz y efectiva “Army Of The Night”, entre clásicos ya como la no tan antigua “Amen & Attack”, “Resurrection By Erection” o “Werewolves Of Armenia”.

Con su puesta en escena habitual Attila y Falk Maria son los encargados de animar el cotarro con los dos lobos a las guitarras turnándose constantemente los laterales del escenario. Estamos ante uno de los fenómenos más importantes en los últimos tiempos en Europa, su popularidad sigue creciendo a pasos agigantados y sus directos son garantía de espectáculo y buen sonido.

Excelentes como siempre aunque su versión en sala o su versión en festivales como Wacken sea aún mejor.

GOJIRA

Ahora sí que sí, GOJIRA fue la banda con el directo más salvaje y aplastante del festival sin lugar a dudas, no llegó a ser la carnicería de festivales como Hellfest, pero sí que la intensidad y revoluciones crecieron muchos enteros.

Los franceses encabezados por los Duplantier y apoderados de ese canibalismo hecho música han conseguido hacerse los dueños de varios festivales con un sonido aplastante y técnico a la vez, son toda una delicia para los sentidos y a la vez una tortura para nuestros músculos y huesos. “Toxic Garbage Island” y “L’enfant Sauvage” empezaban las hostilidades, dejando paso a su nueva “Silvera” y cerrando con cañonazos como ese tapping tan famoso de “Oroborus” o la ineludible y contundente “Vacuity”.

A su nivel, están en la cresta de la ola y musicalmente están en su madurez completa.

KREATOR

Muchas veces hemos visto un directo de KREATOR en los últimos años, y las comparaciones hacen que esta no sea de sus mejores actuaciones a pesar de contar con una increíble masa de seguidores en la capital austriaca.

Con Petrozza al frente, los teutones se disponían a armar una buena (pirotecnia incluida) en el Mindstage, sin embargo fue un directo un tanto light, al menos en cuanto a actitud por parte de la banda, que se tomó este concierto más como un trámite, un concierto más, en lugar de darle el lugar que merecen todos y cada uno de los conciertos. Además llegaban las primeras ráfagas de aire frío y peligrosas nubes que terminaron por descargar durante sus dos últimos temas, teniendo que terminar incluso antes por la ventisca, aunque hay que darles el valor de finalizar estos dos últimos temas a pesar de la increíble cantidad de agua y viento que sacudía el escenario.

No faltaron aun así “Enemy Of God”, “Phobia”, otras más nuevas como “Phantom Antichrist” o “Hordes Of Chaos (A Necrologue for the Elite)”, para terminar con clásicos como “Violent Revolution”. Fue un concierto para cumplir y con el que pasamos del sol habitual a la tormenta perfecta.

NIGHTWISH

Con cierto retraso por la lluvia caída, aparecía NIGHTWISH en escena ante miles de fieles que aguantaron el aguacero que sacudió el festival antes de la actuación y durante su primer tema, “Shudder Before The Beautiful”.

Tras la lluvia, hasta la tercera canción no se iluminaron las pantallas, y por supuesto la pirotecnia quedó intacta por precaución, además de verse afectado su setlist ya que el festival tiene que acabar a las 23:15 como muy tarde.

Fue un set bastante basado en sus últimos discos con apariciones como “Storytime” o “Élan” los dos primeros singles de sus dos últimos trabajos que llegaron con mucha fuerza al respetable. La fiesta se desataba con “I Want My Tears Back”, y nuestros vellos se erizaban con la voz de Floor en “Ghost Love Score” con una parte final para el recuerdo, superando incluso nuestras expectativas de conciertos previos. El final de su actuación lo marcaba cómo no “Last Ride Of The Day”, que se ha convertido tras dos giras en el cierre perfecto para los shows de los fineses.

Y hasta aquí un show que no fue perfecto por la aparición inesperada a estas alturas de la lluvia, pero el nivel de la banda es tan alto y suena tan compacto que se ganan con pleno derecho uno de los sobresalientes del festival, su sonido venció a la lluvia tras la segunda canción.

IN EXTREMO

Ver a bandas como esta en tierras como esta es simplemente otro nivel, IN EXTREMO prácticamente tocaba en casa y se nota con la multitud que espera la aparición del grupo. Tres canciones aguantaron sin lluvia, y tras aguantar otro fuerte diluvio, terminaron por abandonar antes de tiempo su escenario.

“Rasend Herz” y “Frei zu sein” dan comienzo a un show hecho a su medida, con “Himmel und Hölle” dándonos un pequeño descanso. “Zigeunerskat” nos devuelve a la dinámica positiva, y “Vollmond” nos encumbra a lo más alto con ese himno coreado al unísono por los asistentes que comprobaban como volvía a chispear. “Liam” es otro clásico que no puede faltar nunca y “Belladonna” marca el final de la actuación, interrumpida por el tremendo temporal que azota la isla. Una pena, pero en esos momentos teníamos miedo pensando que hasta aquí llegaba el festival. Aun así la organización trató de organizarse a tiempo para poder volver a la actividad lo antes posible y teniendo en cuenta las limitaciones del horario del festival. Finalmente se daba por concluido el concierto de IN EXTREMO y quedaba en el aire el inicio del último concierto del festival.

IRON MAIDEN

Suena a tópico, pero IRON MAIDEN son IRON MAIDEN. Finalmente llegaban noticias a la carpa de prensa de que IRON MAIDEN comenzarían a su hora, con la correspondiente ovación por parte de los medios. Pues a eso de las 21, comenzaba a sonar el famoso “Doctor, Doctor” que siempre da paso al inicio de sus shows.

Dickinson era el último en aparecer en escena para comenzar con “If Eternity Should Fail” y “Speed Of Light”, dos nuevos temas que vienen genial para empezar a calentar el ambiente desde el inicio, de las mejores aportaciones del “Book Of Souls”. Una joya como “Children Of The Damned” llegaba ahora, aunque no tan bien recibida como esperábamos, aunque es cierto que la lluvia seguía presente. “Tears Of A Clown” es otra de las nuevas que no termina de enganchar, algo que si consigue “The Red And The Black” y es que a pesar de su larga duración, esas melodías son 100% Maiden y no fallan, una de las gratas sorpresas en directo de lo nuevo de la doncella.

Bandera británica en alto para recibir “The Trooper”, vertiginosa como siempre con esa cabalgada clásica en la que destaca el bajo de Harris por encima del resto. “Powerslave” es otro de esos temas que no en todas las giras está y que debería estarlo aunque sea sólo por esos solos que se envían Murray y Smith en la parte media de la canción. “Death Or Glory” a pesar de tener un estribillo pegadizo pasa precisamente sin pena ni gloria, aunque termina por detener la lluvia, mientras “The Book Of Souls” nos trae la versión más moderna de Eddie y la versión más teatral de la banda, montándose una historia en directo a partir de la composición. Desde que la lluvia se hizo intermitente, el concierto creció muchos enteros precisamente, algo que terminó de suceder con “Hallowed Be Thy Name”, que vuelve a ser otro de los grandes aciertos de la banda con un Dickinson al 100% tanto vocalmente como físicamente, sin parar de lado a lado del escenario.

Nuestras gargantas a flor de piel para recibir “Fear Of The Dark”, uno de los grandes himnos de la banda británica que fue coreado a una sola voz como es habitual, es increíble la capacidad de transmisión que tienen canciones como esta. Final momentáneo con “Iron Maiden” cerrando así una actuación que iba de menos a más, y que todavía iría a más tras los bises que llegaban a continuación.

Tras una breve retirada, volvían pronto para poder completar su set y es que ya nos acercábamos a las 23. El speech previo a “The Number Of The Beast” te encoge el alma, y cuando comienzan a sonar las primeras notas simplemente es algo mágico. Otra recuperada para nuestra grata sorpresa era “Blood Brothers”, qué preciosas melodías tanto vocales como instrumentales nos deja esta pieza, sabemos que es difícil elegir entre tantos grandes éxitos de la doncella de hierro, pero para su set hay canciones que nunca deberían ausentarse.

Final excelso con una “Wasted Years” que sin recuperar su ritmo habitual, tras ser ralentizada en giras anteriores ha vuelto a retomar un ritmo mayor, algo que se agradece siempre y que marca el final de un concierto que tuvo en sus momentos iniciales algún punto frío, pero que cuando se puso a carburar no encontró nadie que fuera capaz de hacerles sombra como sucediera en aquel último Sonisphere de Madrid y Barcelona con ANTHRAX, entre otros festivales. En esta ocasión Dickinson, Murray, Smith, Harris, Gers y McBrain salieron más que victoriosos y cerraron el festival por todo lo alto mostrando un estado de forma increíble, parece que por ellos no pasan los años en esta última década.

Así terminaba la segunda edición de ROCK IN VIENNA, que desde el trabajo, el esfuerzo, el respeto tanto al público, bandas, medios y a todos los profesionales que hacen posible el festival, hacen posible que exista este festival en este emplazamiento único. El trabajo da sus frutos, y la profesionalidad y el amor a tu trabajo es algo que queda reflejado en la organización de este nuevo gigante que ha nacido en la isla del Danubio. Solo nos queda agradecer tanto a la organización del festival como a Universal Austria por facilitarnos el trabajo y hacernos disfrutar de una fiesta de la música con mayúsculas. Long LIVE ROCK IN VIENNA!

Texto y fotos: Óscar Gil Escobar

Fotos IRON MAIDEN Cortesia de Johm McMurtrie

Fotos ANTI FLAG, BABYMETAL, IGGY POP, IN EXTREMO, cortesia del Festival.

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 

 

 

 

 

2 COMENTARIOS