Inicio Conciertos LEYENDAS DEL ROCK – Crónica y Fotos del SÁBADO 8 de Agosto...

LEYENDAS DEL ROCK – Crónica y Fotos del SÁBADO 8 de Agosto – Primera Parte

2
ROCK THE NIGHT FESTIVAL

PACO VENTURA - Madre Tierra

 

 

LEYENDAS DEL ROCK

Miércoles 5, Jueves 6, Viernes 7 y Sábado 8 de Agosto – Polideportivo Municipal de Villena – Alicante

TANKARD + IN MUTE + BEETHOVEN R + EPICA + TAKO + SODOM + XANDRIA + SÔBER + FINNTROLL

 

Crónica y Fotos del SÁBADO 8 de Agosto – Primera Parte

TANKARD

Los alemanes cerveceros TANKARD eran los encargados de inaugurar la velada el último día, y supieron como hacerlo. El grupo descargó su Thrash etílico y desenfadado con mucha solvencia y sonando bastante bien a pesar de ser el primer grupo.

Había una notable cantidad de gente congregada para ver a TANKARD y los germanos cumplieron desde el primer momento con “Need Money for Beer” y los clásicos “The Morning After” y “Zombie Attack”.

A pesar de que el tiempo que tenían era escaso, combinaron muy bien su extensa carrera alternando temas nuevos como “Rapid Fire” o “Rules for Fools” con trallazos como “Chemical Invasion” o “Space Beer”.

Durante la actuación de TANKARD volvimos a sufrir las inclemencias del tiempo y estuvo lloviendo casi toda la actuación, sobre todo durante un momento, lo que provocó que mucha gente corriera a refugiarse dejando el césped un tanto desangelado a lo largo de un par de canciones.

El cuarteto siguió a lo suyo y tras “A Girl Called Cerveza” arremetieron con un celebrado “(Empty) Tankard” que cerró la actuación por todo lo alto. TANKARD como siempre cumpliendo, sobre todo su cantante Gerre, quien a pesar de los kilos de más no para en todo el concierto.

Texto: Antonio Cerezuela

Fotos: Alvaro Ochoa


IN MUTE

La carrera de cualquier banda está plagada de buenos momentos y otros menos destacables. Sin duda si observamos con detenimiento el currículum de [IN MUTE] podremos apreciar que a lo largo de sus más de diez años  de vida los valenciano han tenido un par de puntos de inflexión que han acabado marcando su posterior trayectoria. Por un lado, la inclusión de su vocalista Steffi, -tras la grabación de un primer trabajo "Aeternum", que paso bastante desapercibido-, y, como no, el alzarse con la victoria en la edición de 2014 de la prestigiosa W:O:A: Metal Battle.

Y es que desde que publicaran  "One In A Million" el quinteto valenciano ha puesto su objetivo en la carretera, girando de forma incansable por toda la geografía nacional para llevar su propuesta al mayor número de seguidores. Esto ha repercutido en que la banda actualmente tiene un directo verdaderamente apabullante, con cinco músicos perfectamente sincronizados y que han adquirido unas tablas y un empaque que para si quisieran muchas formaciones foráneas.

Pese a la temprana hora, – su actuación era la que abría la jornada del Sábado en el escenario Mark Reale,- [IN MUTE] consiguieron llenar hasta casi su máxima capacidad el recinto. No se sí sería por la curiosidad de muchos a los que les sonaba su nombre, por la tormenta que estaba ahogando la descarga de los alemanes TANKARD, o fruto del girar incesante de la banda durante los últimos meses, pero lo cierto es que las hordas comandadas por ese vendaval escénico que es Steffi dejaron un muy buen sabor de boca, amén de conseguir captar algún nuevo adepto para su causa.

Precedidos de una intrigante introducción los valencianos abrían su particular caja de pandora con el trallazo certero y rotundo que significó "Unusual", con el que el quinteto nos daba la bienvenida y nos invitaba, -propulsados por la poderosa pegada de Adrián, que no paró en ningún momento de aporrear su doble pedal-, a adentramos en su personal universo de oscuridad, agresividad y melodía.

Entre la euforia desatada de sus seguidores y la estupefacción de los que todavía no les conocían, Steffi fue pasando lista con la mirada entre las primeras filas antes de ofrecernos las pinceladas más melódicas contenidas en la pieza que prestaba título  a su último lanzamiento "One In A Million", que suscitó una magnífica reacción. Con Steffi perfecta en su papel de “frontwoman”, y después de espetarnos de forma rotunda un lacónico: "Somos [IN MUTE] y hemos venidos a partiros los cuellos", llegaba el momento de recabar el apoyo de las primeras filas antes de centrar su objetivo en una de las piezas más viscerales de su debut "Mar De Dudas".

Pese a que fue Steffi  quien se llevó la mayoría de las miradas, gracias a su imponente presencia escénica y a su innegable carisma, lo cierto es que todos sus compañeros cumplieron con creces su cometido, consiguiendo que temas como su versión del "Imperium" de MACHINE HEAD provocaran unos demoledores “circle-pits”. Aunque no gozaron de un gran sonido, – a lo largo del show fueron evidentes algunos fallos puntuales-, lo cierto es que [IN MUTE] se mostraron muy cómodos y concentrados en escena, dispuestos a sacar el máximo partido a sus cincuenta minutos de show.

Así que tras volarnos la cabeza con una descomunal "Out Of Control", era el momento propicio para retornar sobre el material de su opera prima de manos de la tortuosa "Al Limite", que nos dejaría la estampa de la vocalista grabando con una microcamara al personal de  las primeras filas.

Aunque como era previsible el grueso de su repertorio estuvo centrado en "One In A Million", -que los valencianos tocaron íntegramente-, tampoco quisieron desaprovechar la ocasión para presentar alguna de las nuevas composiciones que formaran parte su nuevo trabajo, siendo la elegida  "Disease", una muestra palpable de que la banda no ha aplacado su ira y que están dispuestos a seguir pateando cabezas.

Para el tramo final de su presentación los valencianos se reservaron dos ases en la manga. De modo que la encargada de dar arranque a esta recta final sería la intrigante "The Cage", acompañada por esos movimientos de contorsionista de Steffi, para acabar dejando paso a una corrosiva "Waiting", que sería la elegida para rubricar una de las mejores y más seguidas descargas en el escenario Mark Reale de esta décima edición del LEYENDAS DEL ROCK.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo


BEETHOVEN R.

Tras un inesperado cambio de turno y escenario con FINNTROLL, los madrileños BEETHOVEN R, aceptaron un reto sin saber que la climatología se lo iba a poner aún más difícil. No había ya restos de la bestial tormenta que soportó el público de TANKARD, pero lo difícil ahora era tratar de conectar con los que no se habían marchado a secarse, o aquellos que veníamos de salir de la cueva.

Para lo bueno y para lo malo, pasan los años, las circunstancias y ahí estaban arrancando con “Prepárate”, “Una Noche de Pasión” o “Unidos al R’N’R”, que contagió al personal y lo puso a botar dando lo mejor que tenían, con la garra que su vocalista Alberto imprimió desde el inicio, sin parar un momento, de lado a lado del escenario y buscando caras entre el público.

Llegado este punto, tengo dos opciones: enumerar los temas como un loro, o poner el dedo en la llaga. ¿Pensáis que dejaron fuera “El Guardián de tu Piel”? No, obviamente. ¿Se decidieron entre “Más Sexy” y “Un Poco Más”? Pues sí, y dejaron la primera fuera. Pero, ¿qué nos va a aportar eso a esta crónica? Nada. Ya contáis con ello. Tal vez sea el momento de preguntarse a qué viene la apatía perpetua de Antonio Alcoba a la batería en contraposición con las ganas de comerse el mundo de Jose Luis a la guitarra, por mucho que duelan los traspiés y el calor de las 6 de la tarde.

Mucha parte del público estamos de acuerdo en que no nos sobraba Beethoven R en el festival, pero a lo mejor este pensamiento en voz alta consigue que se hable de ellos, que se les de ideas para regenerar su apuesta por el Hard Rock, que sepamos porqué jamás han tenido un manager en condiciones o que seamos conscientes del mal lugar en que van a quedar el día que unos lechones deslenguados decidan rockear y llevarse por delante el estancamiento en que sobreviven muchas bandas de este país porque “alguien, alguna vez” les dijo que eran la ostia, y que “en USA te lamerían las botas“… En fin, esas cositas que se te pasan por la cabeza mientras suenan “Pasa el tiempo (… Y Sigue Aquí)” o “Da Igual”, dedicado merecidísimamente a su gente cercana, a los que les quieren pase lo que pase.

Texto: Alberto Martínez

Fotos: Alvaro Ochoa


EPICA

Tras la tormenta que se desató durante la actuación de TANKARD parece que las nubes y el agua se decidieron a darnos una tregua para permitirnos disfrutar intensamente de la descarga de EPICA. La formación holandesa parece seguir imparable en su fulgurante carrera hacia al estrellato, tal y como lo atestigua la excelente acogida que ha recibido su última obra  “The Quantum Enigma”. Sin duda una de las claves de su éxito ha sido la continuidad de su núcleo duro a lo largo de los años, el teclista Coen Janssen, el guitarrista Mar Jansen y la vocalista Simone Simons, quienes parecen haber encontrado la formula perfecta para crear ese metal repleto de sinfonismo, elegancia  y toques progresivos.

Debo admitir que teniendo en cuenta la larga trayectoria que atesora la formación holandesa me sorprendió, y mucho, que optaran por un repertorio tan centrado en su última trabajo. De hecho, en el set tuvieron cabida hasta cinco composiciones de “The Quantum Enigma”, algo que no acabó de agradar a muchos de sus seguidores, ya  que esperaban un repertorio más variado, y más si tenemos en cuenta que la banda ya había pisado nuestros escenarios presentando esta última obra. Tampoco acabó de convencerme el sonido de los holandeses durante muchos tramos del show, de hecho durante algunos instantes el sonido se fue del escenario dejando al público completamente estupefacto. Seguramente este sería el motivo por lo que en esta ocasión pudimos ver a una Simone Simons bastante más fría y distante de lo habitual.

Acompañados de la introducción “Origenem”, los miembros de la formación holandesa fueron tomando posiciones en un escenario  dispuesto a dos alturas y  engalanado con la portada de su último trabajo para dar el pistoletazo de salida a su descarga con la impactante  “The Second Stone”, mostrándonos en el arranque el equilibrio perfecto entre la ferocidad de las guitarras de Jansen y Delahaye y el elegante y característico registro mezzoprano de Simone Simons. Aunque durante estos primeros compases el sonido no acabó de acompañar, lo cierto es que la entrega de los miembros de la banda, -especialmente de Coen Janssen parapetado tras sus teclados giratorios-,  consiguió que piezas como “The Essence Of Silence”, sonaran verdaderamente devastadoras con un imponente Mark Jansen haciéndose cargo de las partes guturales.

Tras habernos obsequiado con una doble ración de su material más reciente llegaba el momento de echar la vista atrás para dar cancha a un tema que habla sobre el amor y el respeto, tal y como anticipó Simons  durante la presentación de  “Martyr Of The Free World”, que sería la elegida como representante del material contenido en  “Design Your Universe”. Con el sol colándose a través del entramado de nubes que cubría el recinto del LEYENDAS llegaba el momento de seguir azotando nuestras  cervicales con la implacable “The Obsessive Devotion”, que, introducida por Mark Jansen, acabaría convirtiéndose en uno de los pasajes más destacables de su actuación.

Pero sin dudas uno de los momentos más emotivos para todos los seguidores de EPICA llegaría cuando el sexteto desempolvó una de esas gemas de su catálogo,  el primerizo “Sensorium”, que servía para escenificar la plena comunión entre banda y publico, con las primeras filas apoyando intensamente con palmas en el arranque. Tras recoger una cálida y estruendosa ovación era el momento de volver sobre el material de “The Quantum Enigma”, y que mejor para presentarlo ante sus incondicionales que una nueva doble ración compuesta por la turbadora intensidad metalera contenida en “Chemical Insomnia” y “Victims Of Contingency”, para la que Coen Janssen volvería a abandonar su posición tras la teclas para empuñar su vistoso keytar.

Con la gente levantando los brazos en señal de apoyo y satisfacción con el espectáculo ofrecido llegaría el momento de adentrarnos en  la grandilocuencia de “Sancta Terra”, antes de que la propia Simone nos anunciara una de sus piezas favoritas  “Unchain Utopia”, que sería la elegida para cerrar el capitulo dedicado a su último trabajo. Antes de despedirse definitivamente, todavía tendrían tiempo para ofrecernos una nueva muestra de contundencia y épica de manos de los ampulosos desarrollos de “Consing To Oblivion”. En definitiva, no gozaron del mejor sonido del festival, no fue la mejor actuación que he podido ver de los holandeses, pero lo cierto es que los chicos de Simone Simons siempre rallan a un excelente nivel, y esta aparición en el LEYENDAS no fue una excepción.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Alvaro Ochoa


TAKO

El caso de TAKO forma parte de esas bandas que, si no existieran, habría que inventarlas (con el carisma de Mariano Gil incluído, por favor). Los maños hicieron gala de su profesionalidad y entrega una vez más para el ligero aforo que presentaba a media tarde el Mark Reale Stage. Con una bandera maña en las primeras filas, los incondicionales les esperaban para un buen rato de rock and roll y emociones.

“Con Dios y con el Diablo” ya nos dejaba ver a Gorka Alegre haciendo de las suyas con el bajo patas arriba dando brillo a un show que fue una montaña rusa deliciosa, entre himnos fiesteros, temas imprescindibles y dedicatorias emotivas, como con “El alma atada”, un homenaje fabuloso a la gente que es señalada por la mala suerte y lucha contra el cáncer de forma ejemplar. Vuelta al vértigo con la coreadísima “Carpintero de condenas” o “Todos contra todos”. Y así, hasta que ellos quisieran.

Agradecieron con “Palomas de cartón” al alma de todo esto, Marcos Rubio, su perseverancia y también –¿por qué no?- el hecho de seguir contando con ellos, pero en el apartado de presentaciones me quedo con la emotiva “Pintahierros”. Y es que saber introducir los temas también cuenta. Fascinante y desgarradora historia, y no menos seductor su final melódico.

Tras una atronadora “La dama de blanco”, llegó lo que para mí fue uno de esos momentos más entrañables del festival. Anuncian “Mi viejo resina”, con el teclista Nacho en el papel de cantante punk irreverente, pasándolo en grande y conectando con el punto de locura de los asistentes. Fue impagable, con lanzamiento al público y crowd surfing incluido. Con esto se desató la fiesta total, donde subió a participar el propio Marcos Rubio, para pasar ya al desenlace, con un brutal “Poeta nocturno” y, cómo no “El enterrador” como broche final. Por muchos años, TAKO, por muchos años…

Texto: Alberto Martínez

 


SODOM

No tenía muchas expectativas con SODOM. Las dos veces que les había visto, una de ellas en circunstancias inmejorables, me habían parecido un grupo flojo y sin ningún tipo de rollo, pero esta vez me demostraron que cuando quieren pueden, y vaya si pueden.

El trío salió dispuesto a no dar cuartel con su clásico “Agent Orange”, algo más o menos normal, pero es que la continuación del repertorio con “The Vice Of Killing”, “Outbreak of Evil”, “Nuclear Winter” y “Sodomy and Lust” me dejó literalmente sin respiración. Por fin estaba viendo a SODOM cuando ya creía que ni existían.

Aunque dieron un poco de cuartel con “City Of God” y “Sacred Warpath”, en seguida volvieron a destrozar cuerpos y mentes con “Blasphemer”, “Napalm In The Morning” y el final apoteósico con “Ausgebombt”.

Además de los temas, el trío sonó compacto y poderoso, y su batería Makka, con el que no había tenido aún ocasión de verles, les ha hecho mejorar mucho.

Un gran concierto de SODOM que sin duda dejó satisfecho al más exigente. Poco más que decir, Thrash Metal sin concesiones directo a la cara.

Texto: Antonio Cerezuela

Fotos: Alvaro Ochoa


XANDRIA

Después de haber presenciado el directo de Epica en el “Azucena Stage", llegaba el momento de trasladarnos al escenario pequeño mejor conocido como el “Mark Reale Stage", para presenciar a los Alemanes XANDRIA, conformados por los guitarristas Marco Haubaum y Philip Restermeier, el baterista Gerit Lamm, el bajista Steven Wussow y la bellísima vocalista Dianne van Giersbergen.

Los alemanes arrastraron una considerable cantidad de público, y es que, al parecer, los seguidores de EPICA se movieron para ver a XANDRIA una vez culminado su show, petando los alrededores del escenario.

A pesar de no haber presenciado todo el directo, debo decir que, con lo visto, los asistentes quedaron satisfechos, con unos músicos que estuvieron siempre correctos y una hermosa Dianne que sobresalió con su dulce y armónica voz.

En total, contaron con 50 minutos, suficiente para que los de Bielefeld ejecutaran 16 temas, empezando con “Destiny Of Mankind” y culminando con un encore compuesto por “The Nomad´s Crown”, “Now & Forever” y “Valentine".

El resto de los temas fueron “Destiny of Mankind” (Two Steps From Hell song), “Voyage of the Fallen”, “Nightfall”, “Euphoria”, “Stardust”, “Dreamkeeper”, “Unembraced”, “Sacrificium”, “The Undiscovered Land”, “Blood on My Hands”, “Forevermore”, “Ravenheart”, “Cursed”, “Until the End”.

Texto: Alvaro Ochoa

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo


 

SÔBER

Rebasando el umbral del día y con los primeros haces de oscuridad, llegaba el turno de los madrileños liderados por el titánico Carlos Escobedo que debutaban en el festival ofreciéndonos un concierto muy especial. A pesar de su deshabituación en el Leyendas, el grupo gozó del prestigio que han ido atesorando durante los 20 años que llevan cosechando discos y triunfando en el heavy metal español. Para conmemorar su vigésimo aniversario, la organización deleitó a los madrileños con 90 minutos donde deberían alternar actuaciones de los protagonistas, SÔBER, con sus bandas paralelas, SKIZOO y SAVIA, ahora extintas pero rescatadas para una gira inédita.

La primera parte del concierto la arrancó SÔBER con su excepcional "Loco" que propulsó al público hacia el clímax de la motivación absoluta. Con "Diez años" el grupo demostró su popularidad ante un público entregado y frenético hasta la atempestada introducción de "Arrepentido" que apaciguó el ambiente con su sosegada armonía. "El hombre de hielo" fue la encargada de cerrar la primera parte del show mientras esperábamos el aterrizaje de SKIZOO.

Breve demora hasta que el escenario volvió a recibir a los artistazas Jorge Escobedo, Antonio Bernardini, Manu Reyes, Jesús Pulido al bajo y al carismático y querido Morti que no dejó de sorprendernos con sus hipnóticos movimientos corporales y su peculiar voz. La gente reconoció rápidamente al grupo con trallazos del calibre de "Solo estás tú", "Renuncia al sol" y "Habrá que olvidar…", temas inconfundibles cuñados con la firma del maestro Morti. Concluyendo con "Dame aire" llegaba el momento de Savia.

Me quito el sombrero (nunca mejor dicho) ante la apariencia que ostentó Carlos Escobedo en su actuación con SAVIA ataviado con ese sombrero de cowboy arrancando con "Insensible" mientras empuñaba su guitarra moldeada especialmente para esta gira. Con una sorprendente solvencia en su instrumentos menos dominado, Carlos avivó a un público ya caldeado que coreaba sin cesar los temas "Agua para tu Sed" y la arropada "Fragile". Como opinión personal, eché en falta los temas "Derrotado" e "Inmortal" en el set list, pero no puedo quejarme ante la inequívoca descarga de sublimidad que disparó esta formación cerrando la tercera parte con la increíble "Sólido".

Volvía al escenario la formación original de SÔBER (destacando un Manu Reyes que aporreó la batería durante todos los tramos) con un increíble dueto guitarrero de la mano de Jorge y Antonio antes de que sonará la vibrante introducción de "Sombras", canción que se ha erigido como el emblema de la resurrección de SÔBER en 2010. Repasando los grandes iconos de su etapa más reciente y prescindiendo de toda reminiscencia, sonó el magnético riff de "La araña" con la particular representación de Carlos tejiendo una presa imaginaria. Con un implícito intento de enfriar el tórrido calor reinante vinculado al éxtasis del concierto, Carlos nos presentó el primer single de su último discazo, "Blancanieve", tema que sirvió para cerrar la última fase del concierto y converger a todos los músicos partícipes durante las fases para dispararle emotivas melodías al cielo con el fin de perpetuar el nombre del fallecido Simón a través de su particular réquiem, "Y serás canción". Colofón digno de la cúpula musical elitista que recalcó la excelencia de un grupo dominante en el territorio heavy mientras nos recordó la grandiosidad de dos banda que otrora revolucionaron el sector. Épico, sí señor.

Texto: Jorge Albalate

Fotos: Alvaro Ochoa


FINNTROLL

Y lamentablemente no pudimos ver el concierto de FINNTROLL. El cambio en su horario lo hizo inviable.

Pedimos disculpas a sus seguidores por no poder escribir una crónica sobre su concierto. Nos hubiera encantado.

Al menos, podemos publicar estas fotos de Juan Ramón Felipe:

 

 

 

 

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo (www.musifota.com)

 

 

 

2 COMENTARIOS