Inicio Conciertos LEYENDAS DEL ROCK – Crónica y Fotos del JUEVES 6 de agosto...

LEYENDAS DEL ROCK – Crónica y Fotos del JUEVES 6 de agosto – Segunda Parte

2

 

 

LEYENDAS DEL ROCK

Miércoles 5, Jueves 6, Viernes 7 y Sábado 8 de Agosto – Polideportivo Municipal de Villena – Alicante

BLUES PILLS + SABATON + KATAKLYSM + GAMMA RAY + OPERA MAGNA + TIERRA SANTA + VITA IMANA + DÖRIA

 

 

Crónica y Fotos del JUEVES 6 de agosto – Segunda Parte

BLUES PILLS

Como una bocanada aire fresco, así aterrizaron BLUES PILLS sobre el escenario Mark Reale. Seguramente su estilo no fuera el más acorde con un cartel tan metálico como el del Leyendas, pero lo cierto es que Elin Larsson y sus muchachos nos ofrecieron una buena muestra de su ecléctico hard rock salpicado de pinceladas bluesy  y psicodélicas. Bastante gente fue la que se animó a presenciar su descarga, y simplemente hicieron falta los primeros compases de “High Class Woman”, para que Elin nos sedujera a todos con su preciosa voz, su magnetismo personal  y su impactante puesta en escena.

Además de la imponente presencia escénica de la vocalista, que no paró de moverse agitando su melena rubia mientras animaba incansablemente, la formación sueca desborda elegancia y calidad instrumental por los cuatro costados, destacando especialmente la genialidad de su guitarrista Dorian Sorriaux  quien se embarcó en varios desarrollos instrumentales cargados de intensidad, “feeling” y psicodelia, consiguiendo que temas como “Ain´t No Change”, o la intimista y delicada “Astralplane”, fueran la mejor presentación para los que todavía no les conocían.

Con tan sólo un disco publicado el cuarteto ya ha conseguido asomar la cabeza en algunos de los festivales más prestigiosos del viejo continente, y eso se notó en las tablas y el dominio que exhibieron unos músicos que se mostraron verdaderamente imparables a la hora de repasar temas como el bluesero “No Hope Left For Me”, protagonizada por la sentida interpretación de una espectacular Elin. Tampoco faltarían a lo largo de su descarga esos aromas típicos de la psicodelia de los años setenta en el ácido y serpenteante “Bliss” o en su particular versión del clásico de Joe White “Elements And Things”, que sería el elegido para ponernos a todos a bailar.

Pero sin duda uno de los momentos más brillantes de su actuación llegaría con la densidad de “Black Smoke”, proponiéndonos una montaña rusa de emociones que desembocaría en unos arrolladores in-crescendos instrumentales coronados por la particular voz de Elin.  Con la gente cada vez más metida dentro de la descarga del combo sueco llegaba el momento de encarar la recta final de su show, siendo los elegidos para rubricar su actuación los aromas folk roqueros de “Little Sun” y la poderosa andanada hardroquera contenida en la espectacular “Devil Man”, que volvía a poner a todos los presentes en movimiento arrastrados por la potencia y pegada de su aplastante estribillo.

Tras el show, caras de sorpresa y estupefacción  entre los curiosos que se acercaron para ver de que iba la propuesta del combo sueco. Pero entre sus incondicionales rostros de satisfacción que ratificaban queBLUES PILLS son un gran banda y una apuesta segura de cara al directo. A los suecos no les importa compartir escenario con bandas de metal, hard rock o death metal, ellos llegan enchufan sus instrumentos y nos proponen un viaje en el tiempo que nos transporta directamente a la década de los sesenta y los sesenta. Simplemente geniales.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo


SABATON

Con la noche ya bien entrada era el momento de uno de los platos fuertes de esta jornada de jueves, la presencia sobre las tablas de SABATON. La formación sueca se ha consagrado definitivamente con “Heroes” como una de las bandas más en forma dentro del panorama europeo. Así que ante una enorme expectación, (especialmente entre los más jóvenes), el ejercito comandado por el bajista Pär Sundström y el vocalista Joakim Brodén tomaban al asalto el escenario para ofrecernos una descarga repleta de épica, comentarios jocosos y, sobre todo, heavy metal, en la que el público sería protagonista y ellos ejercerían como indiscutibles estrellas. Como viene siendo habitual en todas sus presentaciones la introducción correría a cargo del “The Final Countdown” de sus compatriotas Europe, alertándonos de su inminente desembarco.

Ataviados con sus indumentarias castrenses, (instrumentos incluidos) y con una puesta en escena sorpresivamente sobria, -(sin tanques, ni telones de fondo, ni ningún elemento que hiciera referencia a su último plástico)-, la batalla se iniciaba con la introducción “The March To War”, para acto seguido dejar paso a la poderosa acometida contenida en “Ghost Division”, que nos mostraba a una banda muy enchufada y sonriente, que tardó muy poco en meterse a toda la audiencia en el bolsillo. Y es que los suecos se mostraron absolutamente intratables, como una maquinaria de combate perfectamente engrasada, con todos los miembros de la banda recorriendo incansablemente  el escenario, -luciendo una sonrisa de oreja a oreja-, mientras Joakim ejercía como el perfecto maestro de ceremonias, haciendo que todos levantáramos nuestros puños para corear al unísono los estribillos de la novedosa  “To Hell And Back”. Tras un arranque verdaderamente descomunal era la audiencia la encargada de recoger el testigo para convertirse en protagonista y corear intensamente el nombre del quinteto. Pero no fue esta la única vez que esto sucedió, ya que a lo largo de todo el show Sabaton tuvieron que detenerse en repetidas ocasiones para dejar que la audiencia les manifestara su cariño en forma de repetidos cánticos de apoyo.

Con la gente completamente extasiada llegaba el momento de testar el  recibimiento que tendrían las composiciones de su anterior  trabajo, y que mejor elección que la pieza que le prestaba título “Carolus Rex”, que nos dejaría la estampa de todo el recinto acompañando la entrada con palmas. Sorprendido ante la respuesta del público español Joakim se dirigía al respetable para agradecerle su lealtad, pero justo en ese instante la audiencia se arrancaba a corear la melodía de “Swedish Pagans”, ante la cara de estupefacción de un sobrepasado vocalista. No había posible elección, así que a petición popular la siguiente en sonar fue la citada “Swedish Pagans”, provocando la locura entre una audiencia que estaba disfrutando al máximo de la descarga de sus héroes.

Pero dejando a un lado el buen rollo y la conexión entre banda y público, lo cierto es que la descarga del combo sueco pasó sobre nosotros como un auténtico huracán, y buena muestra de ello fue la incontestable potencia con la que sonaron piezas como “No Bullets Fly”. Además, Joakim demostró tener un ocurrente sentido del humor, consiguiendo que durante tema y tema alguno esbozará más de una sonrisa con sus achispados comentarios. El momento del vacile llegaría cuando el vocalista empuñó una guitarra para, -después de ofrecernos una buena muestra de sus dotes como guitarrista-,  embarcarse junto a sus compañeros en una tremenda versión del “Resist And Bite”. Durante los últimos tiempos los suecos se han convertido en unos asiduos a nuestros escenarios, de modo que también habría tiempo para recordar anteriores visitas a nuestro país antes de abalanzarse sobre “Screaming Eagles”, tras la cual desaparecerían entre bambalinas dejando el escenario sumido en la más  absoluta oscuridad.

Como si de un llamamiento a sus incondicionales se tratase “The Art Of War”, sería la elegida para allanar el paso a la descomunal “Panzerkampf”, que se convertiría en una excelente ejemplo de la predilección por la temática bélica, y en especial de la segunda guerra mundial, de la formación sueca. Imparables hacia un incontestable triunfo Sabaton siguieron desgranando con absoluta convicción  piezas como “Attero Dominatus”, que fue la elegida para poner el punto y seguido a esta primera parte del show.

No se harían derogar en exceso para su vuelta sobre las tablas, así que acompañados de sirenas y luces rojas volverían para asestarnos un último y letal asalto que estuvo protagonizado por “Night Witches”, último guiño que se permitieron a “Heroes”, la inevitable “Primo Victoria”, que fue la excusa perfecta para que Joakim jugueteara con la audiencia poniéndola a botar mientras no dejaba de cantar; para dejar que fuera “Metal Crüe” la encargada de poner el broche definitivo a su brillante actuación.

Ensalzados por los mas jóvenes y criticados por los más veteranos, SABATON continúan avanzando con paso firme para convertirse en un nombre de referencia dentro del heavy metal europeo. Ahora sólo hace falta ver si los suecos están en su mejor momento y han alcanzado su cénit, o, si por el contrario, tienen margen todavía para seguir escalando posiciones. Eso sí, creo que va siendo hora de que la banda piense seriamente en la posibilidad de incorporar un teclista de cara a los directos, ya que esos teclados pregrabados nunca me han acabado de convencer y restan frescura y espectacularidad a un show de muchos quilates.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo


KATAKLYSM

Llegaba el turno de KATAKLYSM, quienes ofrecerían un abre boca de lo que será su show en Barcelona y Madrid en el mes de Febrero del próximo año. Los canadienses conocidos en la escena por su death metal, hicieron acto de presencia en el Mark Reale Stage a las 00:20, contando con una hora de concierto, en la que agredieron a los presentes con su brutal propuesta deathmetalera.

Los de Montreal, comandados por Maurizio Iacono, ofrecieron un show solido y sin fisuras frente a una buena cantidad de asistentes que esperaban con ansias poder ver a los poderosos KATAKLYSM.

Entre los temas que se dejaron escuchar nos encontramos con “As i Slither”, “The Black Sheep”, “Like the Venom" o “In Shadows & Dust”.

Debo confesar, que a mi pesar, no pude presenciar el directo de los canadienses en su totalidad, ya que, debía hacer fotos de los otros grupos que se encontraban tocando esa noche. Sin embargo, debo decir que me dejaron una buena impresión, y como no, muchas ganas de verlos nuevamente en la capital junto a los increíbles SEPTIC FLESH.

Texto: Alvaro Ochoa 


GAMMA RAY

Después de hacer varias entrevistas para ROCK PALACE TV, por fin me pude refrescar con unas cervezas y ver  el concierto casi completo de WITHIN TEMPTATION y parte del de SABATON, sobre el que acaba de dar sus impresiones el bueno de Alfonso Díaz. Junto a él pude disfrutar de GAMMA RAY, a los que tenía muchas ganas de ver.

Últimamente, GAMMA RAY han dado una de cal y otra de arena si nos fijamos en sus anteriores giras,  siempre su rendimiento se basa en lo mismo, en el estado vocal en el que se encuentre su líder Kai Hansen, quien incluso en alguna ocasión tuvo que ceder su puesto de vocalista, como pasó por ejemplo en enero de 2008 junto a HELLOWEEN donde Henning Basse de METALIUM cantó el repertorio. En LEYENDAS DEL ROCK disfrutamos de un Hansen motivado, con ganas y cantando muy, pero que muy bien.

El sonido donde yo estaba, a la altura de la mesa, en la carpa, fue bueno y potente, aunque debo decir que alguno de nuestros redactores difiere de mi opinión y vio el concierto en las primeras filas, lo que certifica que depende donde estés en el recinto, así suena; por algo yo siempre trato de elegir el lugar desde el que disfrutar de las bandas, como fue el caso. Para mí sí sonaron notablemente.

Salieron a escena con un tema melódico y a medio tiempo. Es curioso que eligieran "Avalon" de "Empire of the Undead", un corte que a mí me encanta, pero que pienso que era un poco flojo para iniciar un show que poco a poco se convirtió en más ardiente y poderoso; aunque me imagino que esa fue la idea, ir subiendo en intensidad tema a tema, como pasó con el siguiente “Heaven Can Wait” de “Heading for Tomorrow” el álbum que se reeditó en julio para festejar su 25 aniversario, 25 años que incluyen dicho relanzamiento remasterizado y con temas extras, el relanzamiento de todo su catálogo y una gran gira que pasará por nuestro país, concretamente en noviembre en Pamplona, Santiago, Sevilla, Murcia, Madrid y Barcelona.

La banda estaba metida en su papel, desprendiendo buen rollo y actitud, con Kai cantando muy bien, cuando llegó “I Want Out”, más pronto de lo que todos esperábamos. Nada más escuchar el inicio del tema, el público se encendió plenamente. Fue una gran versión, a no ser por la parte central a ritmo de reggae, que en mi opinión sobró. ¿Qué tiene que ver un mega himno de HELLOWEEN tan popular y estupendo con el reggae? A veces los músicos hacen cosas un poco raras.

A continuación nos sorprendieron con una versión más dura y heavy que la original del viejo tema "Dream Healer" del disco "Sigh No More" de 1991, que la verdad bajó un poco la intensidad reinante, que volvió a subir de temperatura con un gran “Master of Confusion” de Empire of the Undead, uno de los más acertados temas del álbum por su estructura que recuerda por su riff del inicio a “I Want Out” y su melódico y bailón estribillo muy en la onda de los RAY que a todos nos gustan.

Con el público encantado, nos regalaron dos geniales versiones de dos clásicos de los GAMMA: “Rebellion in Dreamland”  y “Somewhere Out in Space”, que bordaron totalmente cuando llegaba la recta final del buen show con “To The Metal” y un apoteósico "Send Me a Sign" del disco "Powerplant" de 1999 que puso el broche de oro sonoro.

Texto: Rafa Basa

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo


OPERA MAGNA

Una de las bandas que iba a teñir la noche de fulgor con su inconfundible power metal fue OPERA NEGRA, o al menos eso ponía en la guía de conciertos. A pesar de este pequeño desliz por parte de los organizadores, los asistentes al  Mark Reale sabíamos perfectamente que íbamos a contemplar a los inconfundibles OPERA MAGNA.

Los valencianos actuaron a la misma hora que TIERRA SANTA, una banda que se ha ganado a un extenso público en su prolija carrera, y hecho que obligó a muchas personas a deliberar una intrincada decisión: ¿OPERA MAGNA o TIERRA SANTA? Yo lo tenía claro, y un abundante público optó por abarrotar el pequeño escenario en busca del sonido procedente de uno de los máximos exponentes del metal en el territorio nacional.

Durante los momentos previos a la actuación imperó la impaciencia de muchos fans que auspiciaban posibles temas y barajaban posibilidades en un set list que podría ser muy interesante. Tras la cesión de los últimos murmullos de los presentes al contemplar la intro que caldeó el recinto, el ambiente destiló entusiasmo y reprimió toda la inquietud para canalizarla en "Por un corazón de piedra", segundo tema procedente de "Del amor y otros demonios". La banda sonó rotunda, nítida y enérgica desde la primera canción donde ya se vislumbró la calidad vocal del cantante Jose Broseta que tiene todas las papeletas para legar a titanes como Leo Jiménez.

El grupo interpretó temas de todas sus obras poniendo especial hincapié en su disco más distintivo, Poe, un compendio de canciones dedicadas al gran poeta. Entre los cortes más relucientes despuntó la celeridad de "El fuego de mi venganza" donde Broseta demostró su portentosa voz, hecho que quedó ratificado e intensificado posteriormente en "Un sueño en un sueño" donde el cantante roza umbrales aparentemente inalcanzables con un registro vocal apabullante sin desentonar. El grupo sonó compacto y motivado durante toda su actuación, destacando temas como "Edgar Allan Poe" que tuvo que fragmentarse para ceñirse al tiempo establecido.

Otro de los protagonistas de la noche fue el guitarrista Francisco Javier Nula que dejó patente su virtuosismo en cada tema ejecutando vertiginosos solos sin deslucir ni un ápice. La banda entera es un dechado de calidad que poco a poco va trascendiendo y emergiendo dentro y fuera de España, su cohesión condiciona su prodigiosa puesta en escena; pero principalmente descollan el cantante Broseta y el guitarrista Nula que son considerados por muchos optimistas como los futuros herederos del virtuosismo musical en nuestro país.

El tramo final del conciertazo empezó con "Oscuro amanecer" seguido del vitoreado "El pozo y el péndulo" para relucir el broche final con su icónica "Horizontes de gloria". En definitiva, un auténtico recital de pura calidad rezumante de power metal autóctono donde se evidenció cuál es una de las bandas magnas en nuestro territorio.

Texto: Jorge Albalate

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo


TIERRA SANTA

Tras unos estupendos GAMMA RAY tuve el placer de presentar a TIERRA SANTA a los que vi en su totalidad. La anterior vez que coincidí con los riojanos fue en Bogotá, Colombia, donde dieron un buen concierto, aunque no estuvo su bajista Roberto. En su momento pensé que estaba fuera del grupo, pero afortunadamente no es asi. Roberto sigue 100% en TIERRA SANTA; lo que pasa es que por culpa de su “otro” trabajo no pudo viajar ni a Colombia, ni a las actuaciones que últimamente el grupo está realizando en Latino América, porque literalmente no le dan permiso. Roberto es muy grande, para mi es junto a Ángel el alma de la banda, por lo que me alegra que su baja no sea real…Era solo un espejismo, por suerte.

El grupo sonó muy compacto y firme, liderado, como no, por Ángel San Juan en todo momento, respaldado por el gesticulante y gran bajista Roberto Gonzalo y el resto de compañeros, quienes en conjunto e individualmente están muy integrados en el grupo y hacen que este suene como un reloj.  El trio compuesto por el batería David Carrica, el teclista  Juanan San Martín  y el guitarrista Eduardo Zamora lo certifica así.

Hace años se comentó que la banda en directo no era tan efectiva y daba la medida requerida sobre todo en entrega y actitud. Esa imagen y esa realidad ha cambiado con el paso del tiempo. La verdad es que el parón que hicieron les ha venido muy bien para recargar baterías, porque los remozados TIERRA SANTA están muy bien engrasados, aunque todo hay que decirlo: con las grandes canciones que muestran en su repertorio todo es más fácil.

Arrancaron con la estupenda “Séptima Estrella” de “Legendario” con el grupo y el público hermanados en uno. Desde el inicio noté a Ángel muy animado y centrado, y asi fue toda la actuación.

Los temazos iban cayendo…”Indomable”, “Alas de Fuego”… Cuando tocaron la dupla formada por “Pegaso” y “Juana de Arco” ¡¡el público estaba loco con ellos!!

“Más allá de la vida” apaciguó el ambiente, pero el fuego siguió con una gran “Sangre de Reyes”, “Legendario”, donde el LEYENDAS cantó a pleno pulmón su mítico y enorme estribillo, “El bastón del diablo” y el final “La Canción del Pirata” que dijo adiós, o “hasta luego” a unos TIERRA SANTA que dieron la talla y se entregaron a tope.

Texto: Rafa Basa

Fotos:  Alvaro Ochoa


VITA IMANA

Después de una sesión increíble colmada de grupos de gran envergadura musical, no podía terminar la jornada de otra forma que con los madrileños VITA IMANA y su característica energía palpable desde cualquier ángulo del festival.

Antes de que sonaran los primeros acordes del grupo, los espectadores esperaban extenuados y medio adormecidos después de brincar y cantar durante todo el día, pero fue con "Seis almas" cuando el vigor de VITA IMANA empapó a los asistentes y los condujo a danzar alocadamente al ritmo del mejor groove metal.

Desde el primer momento, el grupo sonó atronador con los vertiginosos movimientos de Román García y Puppy en las guitarras, sin olvidar la espléndida participación de Pepe Blanco al bajo. Uno de los elementos idiosincráticos de la banda es su fuerza estentórea suscitada por la constante participación de la percusión donde Daniel García instaura las bases rítmicas en la batería y Miriam Baz intensifica ese sonido, ya de por sí, robusto con otros componentes como tambores o bongos.

Mención especial al alma de la banda, la voz del grupo, Javier Cardoso que, a parte de deleitarnos con sus arrolladores graves, actuó con una encomiable soltura espoleando al público, interactuando con los otros miembros del grupo y disfrutando de su propio concierto.

La banda fue desgranando canciones de sus tres discos donde no podían faltar temas del calibre de "Manos de sangre", "Un nuevo sol" o, como obsequio a los asistentes, la emotiva "Mar de cristales".

Otro momento reseñable fue la ejecución de una batucada japonesa que recalcó la relevancia de la percusión en la trayectoria del grupo.

La recta final del concierto arrancó con "Romper con todo" seguida de "Quizás no seas nadie" que desembocó en esa solemne inyección de agresividad llamada "Animal". Un gran concierto que cerró el jueves y nos preparó para los días venideros, tan interesantes como el que acabábamos de concluir.

Texto: Jorge Albalate

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo


DÖRIA

El esfuerzo acostumbra a dar siempre frutos satisfactorios. Incansables al desaliento los chicos de DÖRIA serían los elegidos para clausurar esta jornada de Jueves en el escenario Mark Reale. La verdad es que no éramos muchos los que nos congregamos para seguir su actuación, pero tal y como comentó Rafa Basa, -que fue quien ejerció como maestro de ceremonias-, los que estábamos allí éramos amantes del heavy metal de calidad. Tras haber cosechado unas excelentes críticas con la edición de su segundo trabajo "Golpea Otra Vez", DÖRIA arribaban a esta décima edición del Leyendas con novedades en su formación, concretamente presentando a su nuevo guitarrista Juan Martín, que sustituye a Laura Moral que dejó la banda a finales del pasado 2014.

Bien arropados por una buena representación de amigos e incondicionales el quinteto catalán saltaba a escena dispuesto a ayudarnos a quemar los últimos cartuchos de la noche con una buena ración de su potente heavy metal melódico. Liderados por un sonriente y simpático Marti Dòria el grupo no tuvo ninguna clase de problema para conectar con los allí reunidos, inaugurando su descarga con la misma pieza que abre su último plástico "Aún Recuerdo", dejando bien claro que la elección de su nuevo “hacha” ha sido todo un acierto, ya que se complementa a la perfección con su socio a las seis cuerdas Víctor Vázquez. Era tarde y había poco tiempo para presentar sus composiciones, de modo que la banda optó por imprimir un ritmo alto al show. Así que tras recibir los primeros aplausos de la noche y sin concedernos ni un segundo de tregua llegaba el momento "Bajo La Nieve", que fue fantásticamente recibida por una audiencia que acompañó el arranque con palmas  para que posteriormente fuera  Marti el encargado de rematar la pieza con una fantástica interpretación.

Y es que durante todo el show el vocalista se mostró simpático y comunicativo, interactuando constantemente con la gente, lanzando camisetas de regalo entre los presentes y consiguiendo hacernos partícipes a todos de temas como "Despierta", que significaba su primer recuerdo hacia su "Despertar". Para todos los que hemos venido siguiendo la trayectoria de DÖRIA resulta evidente que el combo catalán tiene una propuesta variada y heterogénea, y la mejor muestra fue el derroche de intensidad, romanticismo y elegancia que nos propusieron en temas como "Desdibujando Sueños".

Pero sin duda los allí reunidos, y más a esas horas tan intempestivas, teníamos ganas de marcha y actitud 100 % rock n rollera, y esta llegaría con el ritmo contagioso y adictivo de "La Soga", que les servía para elevar el ánimo de un público que parecía no desfallecer. Además de presentarnos algunas de las mejores composiciones de sus dos trabajos de estudio, el combo catalán quiso aprovechar la ocasión para ofrecernos una muestra del material en el que están trabajando actualmente y que formara parte de su tercera entrega, concretamente el tema "Que Más Da".

El momento de retomar la química y el buen rollo con el público llegaría al atacar una de sus piezas más emblemáticas y conocidas "Pensavientos", que fue la elegida para que Marti montará una “guerra de sexos” entre voces masculinas y femeninas. La picardía y el desparpajo de los barceloneses  saldría a relucir en esa tentadora "Caperucita Feroz”. Mientras que la encargada de despedir su actuación sería la versión del "Hail And Kill", de los americanos MANOWAR, con todo la banda rayando a  un excelente nivel y con su vocalista, Marti Dòria, destapándose como un excelente “frontman”.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Alvaro Ochoa

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 

 

2 COMENTARIOS

  1. De los conciertos aquí mencionados, yo disfruté especialmente con el de Sabaton. Entiendo porque a mucha gente no le gusta su propuesta pero a mi me han ganado con ese potente directo y canciones que desprenden tanta energía.

    También disfruté mucho con el concierto de Within Temptation aunque no iba nada convencida pues el último disco no me gustó en absoluto. Buen trabajo de todos los miembros de la banda.

    Felicidades por las crónicas.

    • La crónica de Gamma Ray me parece excesiva, para mi dieron uno de los peores conciertos de los que recuerdo, ya no solo por el set list, en un festival empezar con avalon, tocar dream healer, master of confusion… en fin sobre el set list es lo de siempre, pero creo que una banda como esta tiene temas infinitamente mejores que estos para un festival.
      En cuanto a Hansen, bueno es la primera vez que he visto su faceta de guitar hero, parece que desde que sale con la Les Paul se cree algo mas de lo que es, y mas teniendo a Henjo a su lado, o Dirk si me apuras que manco tampoco es… pero ya lo del reagee, alargar las canciones hasta el infinito… si ya se que lleva haciéndolo años… en definitiva, creo que el que los haya visto en su buena época o incluso hace unos años estará de acuerdo conmigo que este conci fue malo y decepcionante. He dicho.