Inicio Conciertos LEYENDAS DEL ROCK – Crónica y Fotos del JUEVES 6 de agosto...

LEYENDAS DEL ROCK – Crónica y Fotos del JUEVES 6 de agosto – Primera Parte

7

 

LEYENDAS DEL ROCK

Miércoles 5, Jueves 6, Viernes 7 y Sábado 8 de Agosto – Polideportivo Municipal de Villena – Alicante

AMARANTHE + DESTRUCTION + V.I.L + BACKYARD BABIES + FLESHGOD APOCALYPSE + SONATA ARCTICA + JORGE SALÁN + DEATH DTA TOURS + ROSA NEGRA + OVERKILL + TOPO + WITHIN TEMPTATION

 

 

Crónica y Fotos del JUEVES 6 de agosto – Primera Parte

AMARANTHE

Los Suecos AMARANTHE regresaban a suelo español después de tan solo 5 meses desde su última visita. Esta vez, lo hacían en el marco del Festival LEYENDAS DEL ROCK.

Como es costumbre, los de Gotemburgo se mostraron correctos en escena, con un set muy parecido, por no decir prácticamente igual, aunque más corto, que el ofrecido meses atrás en Madrid, pero, eso sí, haciendo alarde de esa energía que caracteriza todos sus directos y con un público volcado para disfrutar de los suecos.

En esta oportunidad, serían los encargados de abrir el segundo día de festival, con un set contundente, y es que, esta banda, si de algo puede presumir es de esa energía en escena que contagia a todo aquel que presencia sus conciertos.

Estuvieron en constante interacción con aquellos que se acercaron a verlos, y así se pudieron escuchar temas como “Digital World”, “Trinity” o la enérgica “Drop Dead Cynical”…

En total 14 piezas con las que deleitaron a sus seguidores durante los 50 minutos que duró su presentación.

El resto del setlist estuvo compuesto por los temas “Hunger”, “Invicible”, “1.000.000 Lightyears”, “Massive Adictive”, “Electroheart”, la hermosa balada “Amaranthine”, en la que Elize presume de su potente y delicada voz, “Afterlife”, “Call Out My Name”, “Automatic”, “Dynamite” y la popular “The Nexus”.

Texto y Fotos:  Alvaro Ochoa

 


 

DESTRUCTION

Tenía ciertas ganas de ver a DESTRUCTION, un grupo que me gusta mucho pero que ha ido un poco cuesta abajo en los últimos cinco años. Aunque los cuatro primeros discos de su regreso fueron más que válidos, excelentes algunos, creo que con “D.E.V.O.L.U.T.I.O.N.” empezaron a caer, y sus dos últimos trabajos “Day Of Reckoning” y “Spiritual Reign” sin ser malos, tampoco alcanzaban las cotas de “All Hell Breaks Loose” o “The Antichrist”. Esto obviamente también se había ido reflejando en sus directos, así que era una buena ocasión para ver por donde andaban los tiros ya que hacía tiempo que no les veía.

Poco antes de las cinco de la tarde los alemanes asaltaban el escenario y ya desde el comienzo quedó claro que ese no iba a ser el concierto de su recuperación. No quiero que se me entienda mal, la banda hizo un buen repertorio para el poco tiempo que tenían y lo intentaron constantemente, pero el sonido no les acompañó en ningún momento y no consiguieron para nada estar cómodos.

Abrieron con muchas ganas con “Curse The Gods”, “Mad Butcher” y “Nailed To The Cross”, pero todo era una bola totalmente embarullada aderezada con un acople constante.

Aunque el sonido se fue corrigiendo ligeramente a medida que avanzaba la actuación, nunca llegó a sonar en condiciones, y eso hizo mella en la banda claramente.

El grupo no se olvidó de sus últimos trabajos con temas como “Carnivore” o “Armagedonizer”, pero estaba claro que los protagonistas eran los clásicos. Fue una pena que temazos como “The Butcher Strikes Back”, “Eternal Ban” o el cierre con la tremenda “Bestial Invasion” no sonaran en condiciones porque como he dicho, ganas le echaron.

Según parece, los germanos tuvieron más problemas aparte del sonido con retrasos en los vuelos y la pérdida de parte de su equipo, así que estaba claro que no era su día. Lo intentaron pero las circunstancias no estuvieron de su parte.

Texto: Antonio Cerezuela

Fotos: Alvaro Ochoa


 

V.I.L

Tristemente nadie del staff pudo acercarse a ver a la banda, por un fallo de horarios y coordinación. Al menos podemos publicar tres fotos de ellos.

Pedimos disculpas al grupo y a sus seguidores.

V.I.L. son una banda de death metal/grind formada en 2010. Sus integrantes son de Alcoy y Villena, por lo que seguro que gozaron especialmente tocar en el festival, al lado de sus casa, y apoyados por sus colegas.

Más información en su Facebook.

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo


BACKYARD BABIES

Aún recuerdo aquella panda de desarraigados suecos macarras y desenfadados que llegaron a nuestro país acompañando a AC/DC para presentar su tercer trabajo “Making Enemies Is Good”. Mucho ha llovido desde entonces y los BACKYARD BABIES de 2015, pese a que continúan con la misma formación, parecen haber perdido un poco de esa garra punzante e incisiva que marcó algunos de sus trabajos más aclamados. Tras un periodo de tiempo apartados del mundanal ruido, el cuarteto regresa ahora con las pilas bien cargadas y con energías renovadas, de hecho  la presente  gira por festivales está sirviendo como reencuentro con sus seguidores  antes de la edición de su nuevo trabajo “Four By Four”, que se espera para finales de este mismo mes de Agosto.

Tras la tormenta de actitud y decibelios que supuso la descarga de los thrashers alemanes DESTRUCTION, el clásico de GUNS N ROSES “Wellcome To The Jungle” sonando a todo trapo a través del P.A. sería el elegido para marcar la transición hacia derroteros más melódicos. Ataviados con sus clásicas chupas de cuero el cuarteto de Nässjö aparecía en escena dispuesto a hacernos pasar un buen rato gracias a la pegada de una de las composiciones que formará parte del material que han estado grabando junto al productor Jacob Hellner (RAMMSTEIN, APOCALYPTICA), el contagioso “Th1rt3en Or Nothing”, que la verdad no acabó de cuajar entre una audiencia poco iniciada en esos ritmos más bailables. Mucho mejor acogida tendría la segunda pieza de la tarde el clásico “Highlights”, que suponía su primera incursión en “Total 13” de 1998, mostrándonos a un Dregen completamente desatado, recorriendo de punta a punto el escenario mientras no dejaba de animar a las primeras filas.

Algo más estático y comedido se mostró la otra cara visible del combo sueco, el guitarrista y vocalista, Nicke Borg. Pese a ello, no faltaron esas poses netamente punk roqueras ni esos furibundos ataques vocales en temas como “The Clash”, con la base rítmica formada por Johan Blomqvist y el batería Peder Carlsson marcando incansablemente el paso,  o el marchoso arranque de la roquerizada  “Brand New Hate”, que servía para que el publico coreara sus potentes estribillos, ratificando  que su trabajo de 2001 es uno de los más apreciados por la audiencia española. Tras ofrecernos esa suculenta doble ración de material contenido en “Making Enemies Is Good” llegaba el momento de centrar su objetivo en las melodías facilonas y accesibles de “Dysfunctional Professional”, que serían la excusa perfecta para que los más marchosos pusieran sus pies en movimiento animados por el siempre simpático e hiperactivo Degren.

De su último trabajo homónimo, publicado en 2008, no faltarían los aromas más melosos de “Abandon”, que a la postre se acabarían convirtiendo en la antesala perfecta para la explosión roquera contenida en la marchosa  “A Song for The Outcast”,que sería la excusa perfecta para aunar la voz de todos los presentes para dar forma al primer guiño a su “Stockholm Syndrome”. Si ya durante gran parte del show fue el propio Dregen quien se encargó de ejercer como animador y “frontman”, sería al atacar “Star War” cuando el guitarrista se convirtió en el centro de todas las miradas, haciéndose cargo de las voces mientras espoleaba al máximo a las primeras filas.

Para el sprint final los suecos decidieron reservarse el pegadizo “Nomadic”, que personalmente no me acabó de convencer, ya que creo que le faltó algo de pegada y fuerza, pese a que Dregen y Blomqvist lo intentaron animando al personal en sus pegadizos estribillos. Mucho mejor acogida obtuvo el primerizo “Look At You”, que provocó la explosión de júbilo de las primeras filas. Aprovechando el buen recibimiento, Nick no quiso abandonar el escenario del Leyendas sin prometernos que la banda regresaría para presentar su nuevo trabajo en breve. Pero pese al anuncio, el ultimo cartucho de los suecos no estaría reservado para una composición de nuevo cuño, sino para las hirientes guitarras y los rotundos coros de ” Minus Celsius. En resumen, buen concierto en líneas generales del combo sueco, aunque personalmente hubiera optado por un repertorio más centrado en trabajos como “Making Enemies Is Good” o “Stockholm Syndrome”. En cualquier caso, BACKYARD BABIES están de vuelta. Ahora habrá que ver si su nuevo trabajo “Four By Four” estará a la altura de las expectativas de sus fans.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Alvaro Ochoa


 

FLESHGOD APOCALYPSE

Los italianos FLESHGOD APOCALYPSE, harían acto de presencia en Villena para deleitar a los seguidores del metal extremo, el quinteto compuesto por Paolo Rossi en el bajo y los coros, Francesco Paoli en la batería, Cristiano Trionfer en la guitarra y coros, Tommaso Riccardi en la guitarra y la voz, y francesco Ferrini en el piano, vinieron en esta oportunidad acompañados de una corista, e irrumpiendo en escena con sus peculiares trajes llenos de tierra, como si vinieran de tomar la merienda en el cementerio, y es que los italianos se lo toman en serio, y así lo hicieron saber a los espectadores desde el primer minuto.

Para muchos de los asistentes, incluyéndome, fueron la gran sorpresa ofreciendo un gran directo, muy cuidado, desde el aspecto visual, hasta el musical, con una propuesta que va del death metal más agresivo y técnico, a las sinfonías dignas de la música clásica, una propuesta fresca e innovadora, pero, sobre todo, plagada de calidad.

Contaron con apenas 50 minutos, que les sirvió para meterse al público en el bolsillo y dejarlos con ganas de más, ya que, se podían escuchar entre los asistentes buenos comentarios y halagos del show que acababan de presenciar, esperemos poder disfrutar pronto de su directo en salas, ya con un setlist más extenso.

Texto y Fotos: Alvaro Ochoa

 


SONATA ARCTICA

Con el astro rey mostrándose en todo su esplendor y mientras un asfixiante calor se adueñaba del recinto llegaba el turno de los finlandeses SONATA ARTICA. Claro ejemplo de evolución musical la formación capitaneada por el vocalista Tony Kakko arribaba al escenario Azucena para conmemorar junto a sus fans españoles sus dos décadas de andadura. Mucha expectación había entre los presentes por averiguar si el repertorio de esta tarde estaría centrado en el material de su debut “Ecliptica”, del que recientemente se celebraba su decimoquinto aniversario, o si bien si los de Kemi optarían por ofrecernos  un detallado repaso a toda su trayectoria.

Con un escenario engalanado con la portada de su ultimo trabajo “Pariah´s Child”, los músicos saltaban a escena acompañados de “Can-Can Jaakolla”,con un Kakko exultante dirigiendo al personal como si de un director de orquesta se tratara para acto seguido embarcarse en el elegante up-tempo  “White Pearl, Black Oceans…”, con el que desplegaban toda la grandilocuencia de su propuesta, gracias a esos pomposos estribillos pregrabados y la rotunda pegada del batería Tommy Portino. Tras recibir los primeros aplausos de la tarde, la banda optó por pisar el acelerador al máximo para rescatar su faceta más netamente powermetalera  dando buena cuenta de “X Marks The Spot”, que fue la elegida para que Kakko nos pusiera a todos a cantar.

El cambio de tercio llegaría cuando las sutiles notas de los teclados de Henrik Klingenberg empezaron a juguetear con la melodía de una de las viejas favoritas de la banda “FullMoon”, que se convertiría en el primer punto álgido de su descarga con todo el mundo entregadísimo coreando cada una de sus estrofas mientras Kakko empleaba su pie de micro como si de una guitarra más se tratase. El ritmo de intensidad que los finlandeses imprimieron a su show fue verdaderamente arrollador. De modo que sin concedernos ni un segundo de tregua seria el propio vocalista el encargado de introducirnos a capela el hímnico y coreadísimo  “I Have A Right”, que servía para certificar la perfecta comunión entre banda y público.

Para todos los que descubrieron a la banda durante sus primeros años el momento de clímax llegaría con el segundo recuerdo a su debut, de manos de la rapidísima acometida contenida en “8th Commandment”, que hacia desgallitarse al personal  silenciando al propio Kakko. El contraste entre presente y pasado lo pondría una de las piezas más brillantes de su última entrega “The Wolves Die Young”, que aunque, como era previsible, no consiguió mantener el nivel de intensidad de su antecesora si que recibió una cálida acogida por parte de los fans del quinteto.

Más dicharachero y comunicativo que en anteriores ocasiones, Tony Kakko nos explicó que el siguiente tema le traía recuerdos de su más tierna infancia durante el “speech” de presentación de “Destruction Preventer”, un nuevo golpe de timón con el que el combo finlandés volvía a centrar su objetivo sobre el material contenido en su opera prima, consiguiendo volver a recabar el apoyo de todos los presentes. El último alarde de elegancia y melodía estaría reservado para un celebradísimo “Don´t Say A Word” junto a unos fugaces destellos de “Vodka”, que resultaron ideales como fin de fiesta.

Como no podía ser de otra forma al concluir el show  saludos, reparto de púas y baquetas, fotos de familia y tiempo para que los músicos recogieran el sincero cariño de la audiencia española mientras a través del P.A. sonaba “Preacher Speech”. Mucho han tenido que batallar los finlandeses para conseguir un puesto de privilegio dentro de la escena metálica europea, pero tras dos década de andadura parece que SONATA ARTICA están viviendo  uno de sus mejores momentos.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo


JORGE SALÁN

Lidiando con los devastadores Death, JORGE SALÁN no se aminaló ante el potente grupo que ensombrecía su breve pero intensa actuación en el escenario Mark Reale. Los asistentes al concierto prescindieron de la incombustible inyección de adrenalina que supone Death y optaron por contemplar un concierto mucho más dispar, y es que Salán, a pesar de haber trascendido gracias a su intensa contribución en MÄGO DE OZ, actualmente camina por un sendero orientado al Blues que puede disgustar a los seguidores clásicos del intrépido guitarrista o a los más acérrimos del metal.

El famoso guitarrista apareció ataviado con la indumentaria estandarizada del género que iba a interpretar empuñando una Les Paul y blindando con un optimismo encomiable. Con un cuarteto muy bien definido donde Salán también se atreve con la voz y destaca un risueño Danny Gómez al bajo, la banda cumplió su cometido interpretando temas de gran envergadura dentro del Blues donde destacó un emotivo homenaje al recientemente fallecido B.B King y ese "Fire" de Jimi Hendrix. El guitarrista azuzaba constantemente a un público estático que danzaba con ligeros movimientos corporales para acompañar a unos ritmos pacíficos dotados con los virtuosos solos de Salán.

Durante los últimos compases del show, tanto el líder de la banda como el bajista bajaron del escenario para obsequiar al público con su proximidad y calidad. Por último, para despedir a los asistentes, la banda imitó a ZZ TOP con su inconmensurable  "La Grange" mientras ostentaban esos rasgos distintivos del grupo Tejano que son las barbas y los sombreros, obteniendo como recompensa una portentosa ovación por parte del público. En general fue una grata experiencia para quienes decidimos tomarnos un pequeño respiro con un género impropio del festival y, ya de paso, contemplar las proezas de uno de los guitarristas más prestigiosos dentro del terreno nacional.

Texto: Jorge Albalate

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo


DEATH DTA TOURS

Llegaba el turno de una de las bandas más esperadas de la jornada del jueves, los legendarios norteamericanos DEATH, comandados por el increíble bajista Steve Digiorgio, le acompañaban, Gene Holgan en la batería, Bobby Koeble en la guitarra y Max Phelps en la guitarra y voz, en sustitución del legendario Chuck Schuldiner.

Es increíble el parecido de Max hasta en la pose a la hora de tocar la guitarra, sin duda, un digno homenaje al fallecido guitarrista, y es que, en palabras del mismo Steve, esta formación busca celebrar la música y el legado del grandísimo Chuck Schuldiner y vaya que lo hace.

Los norteamericanos, sonaron soberbios desde el primer segundo, recordándonos por que DEATH es una de las leyendas del metal extremo.

Durante los escasos 60 minutos que estuvieron en escena, la banda se paseó por los grandes clásicos que hicieron de DEATH la leyenda que es hoy en día, con una ejecución soberbia en la que como única pega pondría la ejecución de los solos de Phelps que, aun cuando se mantiene en un alto nivel, no llega al sonido del grandísimo Schuldiner, pero… ¡vamos! que tampoco lo hace mal el chico y, como dije anteriormente, homenajea dignamente al desaparecido guitarrista y cantante.

Entre los temas que se dejaron escuchar estaban “Suicide Machine” del álbum “Human”, o “The philosopher” del “Individual Thought Patterns”, dejando al público con ganas de más, pero, como dijo el mismo Digiorgio, es lo que tiene tocar en festivales, que el setlist suele ser reducido.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Alvaro Ochoa


ROSA NEGRA

La curiosidad me picaba con ROSA NEGRA. Sus dos primeros trabajos me gustaron mucho en mi juventud, sobre todo el debut homónimo, y a pesar de todo el tiempo que ha pasado y de la inactividad del grupo durante casi tres décadas, quería echar un ojo a ver como se lo montaban.

No éramos muchos los congregados para ver a los madrileños, la coincidencia de horario con OVERKILL hizo mella y la verdad es que la audiencia era escasa. Hay que decir que a pesar de todo el grupo no se amilanó e hizo su actuación, aunque ésta no fuera gran cosa.

El comienzo con el clásico “Paranoicos” me hizo albergar esperanzas, pero la banda no supo mantener la dinámica a lo largo de la actuación. Los fundadores hermanos León, Tony a la guitarra y las voces y Jorge a la batería, estaban acompañados por el bajista José Luis Aragón (TRITÓN, BARÓN ROJO) y el guitarrista trotamundos Miguel Ángel López “El Cachorro” (CHINO BANZAI, BELLA BESTIA, HARAKIRI, IRON CURTAIN, PANZER, COZ, SILVER FIST), una formación que sin ser mala, no consiguió encandilar a la audiencia.

No me parece mal, ni mucho menos, que el grupo haya decidido grabar un nuevo álbum para dar más legitimidad a su regreso, pero creo que la otra noche le dieron excesivo protagonismo, sobre todo tratándose de un escenario como el de LEYENDAS DEL ROCK.

Es cierto que no faltaron clásicos como “Vuelo sin motor”, “Kamikaze” o “Espejo del agujero”, pero temas nuevos como “Tongo, Tongo” o “No me llames señor llámame demonio” cortaron un poco el rollo en un público que en su mayoría no estaba para nada familiarizado con el material nuevo.

La banda concluyó con uno de mis temas favoritos “A bordo de la ruina”, el cual empezó muy bien pero perdió toda su dinámica y fuerza cuando hicieron un parón que no venía a cuento después del solo.

No quiero decir que ROSA NEGRA sean una mala banda, pero sí creo que les falta rodaje, y ser conscientes de que por ahora, la mayoría de la gente va a ir a verles por su pasado, lo que no significa que deban descuidar su futuro.

Texto: Antonio Cerezuela

Fotos: Alvaro Ochoa


OVERKILL

Hablar de la formación capitaneada por el insigne y carismático vocalista Bobby “Blitz” Ellsworth es hablar de una de las maquinarias de hacer thrash metal más engrasadas y letales. Nacidos a inicios de la década de los ochenta OVERKILL se han convertido con el paso de los años, -gracias a sus discos de estudio, pero sobre todo gracias a sus devastadores directos-, en una banda de referencia para todos los amantes del género. Con su última dentellada de estudio “White Devil Armory”, ya muy rodada los de New Jersey aterrizaban en Villena dispuestos a dejar una rotunda muestra de su devastador potencial metálico. Desafortunadamente, la suerte no les acompañó y el quinteto americano acabó cuajando una actuación que no acabó de colmar las altas expectativas de sus incondicionales.

Para la ocasión los de New Jersey convirtieron el escenario  Azucena en una réplica prácticamente idéntica del que pudimos disfrutar en su última visita por salas de hace escasamente unos meses, contando, además de con el  habitual telón de fondo, con dos paredes de amplificadores y con algunos elementos lumínicos colocados sobre ellos. Pero como comentaba el sonido no les acompañó y ya desde los primeros compases de “Armorist” fuimos victimas de un sonido horroroso, en el que prácticamente eran indescifrables las guitarras y donde únicamente se podían oír con claridad los coros del eterno escudero de Bobby, D.D. Verni. Pese a ello, ni banda ni público se rindieron, y lejos de decaer la gente se volcó con la formación para apoyar al máximo durante los estribillos de la letal “Hammerhead”, que significaba su primer guiño hacia el material facturado durante la década de los ochenta.

Y es que dejando a un lado los problemas técnicos, lo cierto es que OVERKILL nos propusieron un repertorio absolutamente matador, combinando algunas de las mejores composiciones de sus tres últimos lanzamientos y clásicos incontestables de su primera etapa, algo que acabó repercutiendo en que en  el repertorio de esta noche no hubiera ningún recuerdo a todo el legado que la banda facturó durante la década de los noventa. En cualquier caso, piezas absolutamente demoledoras como “Electric Rattlesnake”, gozaron de  una calurosa acogida, espoleando al máximo a una audiencia que no dejó de danzar en círculos mientras el quinteto aplastaba sin compasión sus instrumentos.

Pese a que Bobby Ellsworth volvió a demostrar que es un “frontman” salvaje e imparable, lo cierto es que en esta ocasión fue su compañero D.D. Verni  quien se encargó de llevar el timón en muchos momentos del show, comandando a sus compañeros y retando a la audiencia a corear más que fuerte que él los hímnicos estribillos contenidos en piezas como “In Union We Stand”. Con el sonido mejorando poco a poco llegaba el momento de que Bobby recogiera el micro para darnos las gracias por nuestro apoyo durante los últimos treinta años, para acto seguido desgallitarse en el arranque de un “Rotten To The Core”, verdaderamente sublime, que ponía por primera vez el recinto literalmente patas arriba. La encargada de seguir con el aplastante paso del bombardero americano sería la más reciente “Bring Me The Night”, que se convertiría en el primer recuerdo hacia su plástico de 2010 “Ironbound”.

Pero evidentemente los momentos más calientes y abrasivos de la actuación del combo americano llegarían cuando tras anunciar Bobby una buena dosis de thrash metal “old School”  la banda empezó a escupir de forma consecutiva algunas de las gemas que marcaron sus primeros años de trayectoria. Así que no faltaron durante el tramo central del show impactos directos y certeros como “End Of The Line”, “Hello From The Gutter”, -ambas extraídas de ese suculento e irrepetible “Under The Influence” de 1988- y el devastador “Overkill”, que desataba la locura entre las primeras filas mientras los primeros “surfers” hacían acto de presencia en un intento desesperado por acceder al escenario.

La última muestra del material contenido en sus últimas producciones llegaría de la mano de la crujiente  “Ironbound”, que acabarían dejando paso a  la apabullante velocidad contenida en “Bitter Pill”. Haciendo uso de su incontestable carisma, el mítico vocalista pediría nuestra atención durante la presentación del visceral “Elimination”, que daba el pistoletazo de salida a un final verdaderamente frenético que se acabaría materializando con ese macarra e insolente “Fuck You”, que nos dejaría la estampa de todo el recinto mostrando su dedo corazón a Bobby Ellsworth.

Ninguna clase de reproche se puede poner a la descarga de estos ilustres veteranos del thrash metal, que pese a los problemas de sonido lo dieron todo en escena para conseguir  que sus incondicionales acabaron disfrutando de un gran show.

Texto:  Alfonso Díaz

Fotos: Alvaro Ochoa


TOPO

Algo me dice que haría muy mal excluyendo de algunos festis a bandas que nos reconcilian con nuestros orígenes, pero también algo me dice que no estaría de más empezar a plantearse un entorno más propicio para ellas. Hago esta reflexión porque si escaso fue el público con ROSA NEGRA, poco más optimista fue el aforo reunido para recibir a la banda de José Luis Jiménez y Lele Laina.

Invocando a la magia, un enchufadísimo Jose Luis cogió las riendas y arrancó haciendo mención al legendario Mazarrock como origen de lo que hoy es el Leyendas, atacando con “Los chicos están mal” y, casi del tirón, “Marea negra”, sonando firmes como uno espera de alguien con la calidad de esos músicos.

Acto seguido, nos quisieron hablar de que “hay un blues…” pero Lele disparó por sorpresa con “Vallecas 1996”, motivando al personal, que se enganchó a un tema inolvidable que sonó muy orquestal, dejándonos un fabuloso solo de guitarra de Luis Cruz, para dejar paso ahora sí, a “El blues del dandy”, con el que sí se desplegó la magia que pedía Jose Luis al principio, y es que himnos aparte, estamos antes músicos que transmiten mucho más con el alma que con su virtuosismo, que lo tienen.

En un plano discreto, quedaron “La máquina del tiempo”, de su último trabajo, dando paso a “Después del concierto” y la maravillosa capella de “Trae contigo tu amor”. Para el tramo final, gustó mucho “Cantante urbano” y llegó la esperada canción que se iba a escuchar dos veces en el festival “Días de escuela”, respondida como se merece por las cerca de 300 personas que nos quedamos en el Mark Reale Stage, y disfrutando de un dúo de guitarras fastuoso, elevando a la categoría de antológica la frase final “enseña a tu hijo a amar la libertad”.

Para acabar, y tras presentar a la banda, sorpresa: cierre con “Mis amigos dónde estarán”. Bastante fugaz, trepidante pero que dejó buen sabor a los que decidieron estar allí para, entre otras cosas, reconocer el talento de quienes vieron venir el mundo que nos está tocando soportar, y decidieron contárnoslo. Y es que no sólo de música vive el hombre… el mensaje importa, y mucho.

Texto: Alberto Martínez

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo (www.musifota.com)


WITHIN TEMPTATION

Rozaban las 10 de la noche y ya empezaba a oscurecerse el día. Aunque el décimo aniversario del LEYENDAS ha destacado por las exuberantes nubes que atenazaban con intensas lluvias, la segunda jornada supuso un temporal idílico donde el calor se comportó y pudimos disfrutar de los diferentes conciertos sin necesidad de arraigar en cada metro cuadrado de sombra. En el cielo brotaban los primeros resquicios de penumbra, ingrediente necesario para invocar el portentoso hechizo que estaba a punto de acaecer. Tras unos pequeños movimientos lumínicos en los focos del escenario que auspiciaban lo que todos estábamos esperando, empezó a sonar la intro "The Silent Force" y el "stage" resplandeció con la primera estrella de la noche, esa Sharon que acaudilla una de las bandas más relevantes del metal sinfónico internacional.

WITHIN TEMPTATION fue una de las bandas más vistosas escénicamente gracias a un panel digital que proyectaba vídeos mientras el grupo interpretaba las canciones. La pantalla abarcaba prácticamente todo el escenario en horizontal y esta, principalmente, mostraba vídeos relacionados con los temas actuados así como imágenes de los diferentes vocalistas que han contribuidos en varias canciones del grupo y, de ese modo, suplir su ausencia en directo. Mientras prosperaba el concierto con canciones como  "Hydra", "Paradise (What About Us?)" o "In The Middle Of The Night" de su increíble "The Unforgiving", la banda ya se había ganado a un público concurrido y plenamente participativo. Lo único que desvirtuó un poco la impecable voz de Sharon fueron esas voces regrabadas de la propia cantante que empañaban su calidad vocal.

El concierto avanzaba notablemente repasando la prolífera carrera de la banda con temas de todas sus épocas para contentar a un público exigente compuesto por fans de preferencias musicales dispares. Muchos asistentes esperaban un concierto más sinfónico que calcara la esencia primigenia del grupo, pero al encontrarse con un show más bien variado denostaron la brillante actuación de la banda. Y ese es el precio a pagar por la variación, por permutar un estilo precursor y adentrarse en senderos más comerciales que van a garantizar un éxito colosal. De todas formas yo, y muchísimos fans españoles, somos conscientes de que el hábitat musical idóneo de la banda para realizar los conciertos es en salas medianas donde se acrecenta la calidad sonora del grupo. No obstante, el concierto que presenciamos en Villena cumplió sobradamente todas las expectativas de cualquier asistente primerizo a una de sus actuaciones.

El momento álgido de la noche llegó con la vitoreada "Our Solemn Hour" engarzada con la popular "Stand My Ground" donde el público casi superpuso su griterío a la portentosa voz de Sharon. La traca final con "Ice Queen" sirvió de bisagra para interpretar una emotiva "Sinéad" en versión acústica y, finalmente, concluir con la apoteósica "Mother Earth" donde el público enfervorizado desgarró sus gargantas y se empezó a despertar del ensimismamiento inherente a un concierto de WITHIN TEMPTATION.

Texto: Jorge Albalate

Fotos: Alvaro Ochoa

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

7 COMENTARIOS

  1. Sin haber estado encuentro muy acertada la reseña del concierto de Within Temptation, los viejos fans echamos en falta toda la parte mas orquestal aunque nos siga gustando la banda en su nueva faceta pero parece que se cierra una etapa y se abre otra distinta, cosa normal en un grupo q siempre ha ido evolucionando a mejor.
    Las criticas hablan de que lo hicieron muy bien y que a la gente les encanto así que podemos estar contentos los q no pudimos estar y los adoramos!

  2. Tengo la ligera sospecha de que realmente no estuvisteis en los conciertos, porque para poner que sonata arctica estuvo bien… En fin, menuda mentira. Fue la mayor decepción del festival, tocaron 8 canciones como mucho, 4 de ellas de las nuevas, solo 4 d las viejas, el sonido fue horroroso, solo se oía la batería y el bajo, las guitarras y la voz nulas, para colmo cuando quedaban 10 min de concierto cojen y se ponen a tocar la gilipollez del vodka cuando en verdad les daba tiempo para 2 canciones más, de las viejas, que podrían haber salvado el concierto pero no, cojen y tocan la subnormalidad del vodka y se piran 7 minutos antes de que acabase su tiempo. Y las canciones del disco nuevo son horribles, en especial esas de playback.
    También cabe destacar que within temptation hizo playback, alomejor no todo el tiempo pero si algunas partes, que se quito el micro de la boca y se oía su voz de ella, no de ninguna colaboración) aun así within me encantó, pero me jodio lo del playback. Y no recuerdo que terminasen con Mother earth, puede q si y yo me lie pero tengo el recuerdo de que terminaron con ice queen. Menos mal que sabaton alegro la noche y me quito la depresión y decepción de sonata. Gamma ray ya no los vi casi por el cansancio pero lo que vi no me gustó demasiado. Y tierra santa fue cojonudo, el sonido, set list y hasta Angel hablo más de lo normal XD
    Pero en fin, me jode que digáis que sonata estuvo bien porque no sólo para mi sino para casi todos los asistentes y hasta los más fans, salieron cabreados y decepcionados por la mierda de sonido, set list y pirarse antes