Inicio Conciertos Crónica y Fotos del festival BANG YOUR HEAD! en Alemania. 2ª Parte

Crónica y Fotos del festival BANG YOUR HEAD! en Alemania. 2ª Parte

7
ROCK THE NIGHT FESTIVAL

ESCENA ROCK FESTIVAL

PACO VENTURA - Madre Tierra

 

Jueves 16, Viernes 17 y Sábado 18 de Julio  de 2015 – Balingen – Alemania

 

Cuarto día; 18 de Julio de 2015

El sábado era el último día, y EXUMER eran los primeros del cartel. Entre que era por la mañana, y que los comentarios que me habían llegado de ellos no eran muy positivos, decidí omitirlos y comenzar el día con HIRAX.

 


 

HIRAX

Y que gran decisión porque el concierto que ofrecieron las huestes de Katon fue simplemente excepcional. Lo de HIRAX fue un despliegue de poder, potencia y calidad encomiable. Una banda sólida compuesta por cuatro músicos con un solo objetivo, descargar Thrash Metal sin piedad y sin concesiones hasta reventar.

El sonido fue de los más potentes del festival, la batería era una avalancha perfectamente sincronizada con el bajo, y la guitarra no dejaba ni un hueco a pesar de estar solo Lance Harrison. Todo eso comandado por un Katon De Pena incombustible al que le da igual tocar para 4 que para 40.000.

“100.000 Strong”, “Hellion Rising”, “Lucifer’s Infierno”, “Hate, Fear and Power”, la poderosa “Hostile Territory” o “La Boca de la Bestia (The Mouth of the Beast)” nos fueron destrozando de forma absolutamente furibunda.

Quizá Katon pecó un poco de hablar demasiado, pero aun así no consiguió restar intensidad al concierto que terminó de forma inmejorable con “El Diablo Negro” y “Bombs Of Death”. Sin duda alguna de los triunfadores del festival.

 


 

EXCITER

A continuación venía la banda que más ganas tenía de ver y a la postre la que más me decepcionó. Venía con la cabeza muy caliente por el supuestamente increíble concierto que habían dado en el KEEP IT TRUE unos meses antes; que si te peinaban a raya, que si era una caña increíble, que si no tenía nombre, etcétera y etcétera, pero nada de eso sucedió el sábado en BANG YOUR HEAD.

Es obvio que el escenario del KEEP IT TRUE, un festival con su público y en el que tocaban como cabeza de cartel, era mucho más apropiado para ellos, pero eso no explica que lo que se suponía que iba a ser un auténtico ciclón, se convirtiera en una ligera ventolera.

Todo comenzó de forma muy fría a pesar de hacerlo con “Stand Up and Fight” y “Heavy Metal Maniac”, y el tercer tema “Iron Dogs” confirmó que los de Ottawa no tenían su día. El trío estaba descolocado y sonaba sin fuerza o convicción, quedando muy lejos de lo que se suponía que tenía que ser. Tampoco entiendo porque meten “Iron Dogs” en un repertorio de 50 minutos, es un tema tedioso, pesado y con poca gracia que puede ser aceptable cuando eres cabeza de cartel, pero teniendo cosas como “Under Attack”, “Saxons Of The Fire” o “Rising Of The Dead” no entiendo que coño pinta esta canción.

“Victims of Sacrifice” y “Delivering to the Master” seguían en la misma línea, no tanto la primera como la segunda que mantenía el ostracismo inaugurado con “Iron Dogs”. La cosa mejoró un poco con “Violence & Force” y “Pounding Metal”, pero enseguida volvió a interrumpirse con el solo de guitarra de John Ricci. Con sinceridad, ¿alguien puede darme una razón para que este tío se haga un solo? Me encantan EXCITER y Ricci es una pieza imprescindible en el engranaje del grupo, pero también es uno de los peores guitarras solistas de la historia. A pesar de eso, no se cortó lo más mínimo y se hizo un solo (por llamarlo de alguna manera), absolutamente ridículo, desastroso y fuera de lugar.

La actuación concluyó con “Beyond the Gates of Doom” y “Long Live The Loud” que ni mucho menos consiguieron maquillar el desaguisado que había supuesto el recital de los canadienses. Por destacar algo, el buen estado de forma de Dan Beehler que sigue aporreando la batería y chillando como nunca, por lo demás, una pena muy grande. Espero no obstante poder darles otra oportunidad.

 


 

OMEN

Me fui a descansar y comer algo con MORGANA LEFAY hasta que empezarán OMEN, una banda que me había gustado mucho en anteriores ocasiones y que hizo el más absoluto ridículo, sobre todo gracias a su guitarrista y fundador Kenny Powell que literalmente no dio una.

El repertorio fue inmejorable; “Death Rider”, “Warning Of Danger”, “The Axeman”, “Dragon’s Breath”, “Die By The Blade”, “In The Arena” o “Ruby Eyes Of The Serpent” fueron algunos de los himnos que sonaron, pero fue absolutamente imposible disfrutarlos porque Powell no daba tres acordes seguidos. Se atrancaba, se paraba, se equivocaba, parecía que llevaba tres meses tocando la guitarra. Un auténtico cúmulo de despropósitos.

No importaba cuanto lo intentaran el batería original Steve Wittig, el bajista Andy Haas o el recuperado cantante Kevin Goocher que hizo un gran trabajo, ahí estaba Powell para meter de nuevo la gamba y literalmente cargarse el concierto. Posiblemente la peor actuación de todas las que vi en el festival. Literalmente lamentable, y es una pena porque OMEN tienen temazos absolutos y en otras ocasiones insisto en que han dado la talla, sinceramente no sé qué tendría en la cabeza Powell para hacerlo tan mal como lo hizo.

 


 

Y&T

Había que desinfectar los oídos y quien mejor para hacerlo que Y&T, una banda siempre excelente en directo como volvió a brillar en BANG YOUR HEAD. La pena es que no pude verlos enteros porque coincidía con un homenaje a Randy Rhoads del que hablaré a continuación y que elegí ante la imposibilidad de tener otra oportunidad de presenciarlo en el futuro, lo contrario que a Y&T.

No obstante contaré lo que vi que como he dicho fue soberbio. La banda sonaba como auténticos profesionales, sin un solo hueco o error, intercalando con total maestría temas recientes como “I’m Coming Home” con clásicos como “Black Tiger”, “Meanstreak” o “I Believe In You”.

Una pena no poder terminar la actuación porque lo que presencié fue sin duda sobresaliente.

 

 


 

Rhandy Roads Tribute        

Como he comentado procedí a ver el tributo al fallecido guitarrista de Ozzy Osbourne Randy Rhoads, del que solo sabía que participaba el guitarrista de JAG PANZER Joey Tafolla. Aunque no estoy muy seguro, según parece la base rítmica estaba formada por los miembros de JAG PANZER John Tetley al bajo y Rikard Stjernquist a la batería, y estuvieron acompañados por diferentes cantantes.

La velada se inició con “I Don’t Know” en la que el cantante de OMEN Kevin Goocher se encargó de las voces haciendo una más que digna interpretación. Todo pintaba muy bien ya que la banda sonaba sólida y Tafolla se había aprendido muy bien la lección ofreciendo todo un ejercicio de maestría, pero contra todo pronóstico el espectáculo se oscureció cuando Harry Conklin subió al escenario.

Ya con Conklin sobre las tablas, arremetieron con “Steal Away (The Night)” y desde el primer momento se vio claro que el vocalista estaba a por uvas. Miraba constantemente al suelo, no sé si porque tenía las letras o por falta de convicción, en ocasiones estaba fuera de tono y quedaba claro que había ensayado muy poco las canciones porque pudimos ver el mismo cuadro en “Suicide Solution”, con un solo excelente de Tafolla, y “Paranoid”. Mucha gente se sorprendió al escuchar este tema, pero como “Iron Man” y “Children Of The Grave” que también sonaron, imagino que fueron incluidos porque en el disco en directo “Tribute” Rhoads hace unas versiones muy personales.

Tras dejar Conklin el escenario la cosa cogió verdadero color, y lo hizo para sorpresa de propios y extraños gracias al cantante de PORTRAIT Per Lengstedt. Con él tocaron “Mr. Crowley” consiguiendo uno de los mejores momentos de la noche tanto por la voz, que arengó en todo momento a la audiencia, como por el sobresaliente e impresionante solo de Joey Tafolla, que brilló con luz propia a lo largo de toda la actuación. Tras “Iron Man” y “Children Of The Grave” volvió Conklin para interpretar “You Can’t Kill Rock And Roll” y “S.A.T.O.”, lo que provocó que hubiera gente que abandonara el recinto ya que el vocalista de JAG PANZER seguía con las mismas maneras, mirando al suelo, parado, y sin encontrar su sitio en las canciones. Para “Over The Mountain” contaron con el cantante PRIMAL FEAR Ralf Scheepers, quien a pesar de no saberse la letra y de salir con un papel, hizo una interpretación magistral y muy personal del tema, y para concluir regresó Goocher a cerrar por supuesto con el clásico “Crazy Train”, el cual hizo las delicias de los allí congregados y dejó un buen sabor de boca.

Aunque en general no estuvo mal y Tafolla estuvo soberbio, tengo que decir que la cosa quedó un poco pobre y en ocasiones pareció un tanto improvisado. En cualquier caso, estuvo curioso.

 


 

PRETTY MAIDS

Tras terminar el homenaje a Rhoads, puede ver el final de PRETTY MAIDS, banda en la que no tenía demasiada esperanza pero que contrariamente a lo que esperaba me sorprendió.

Llegué con “Yellow Rain” y los daneses sonaban muy potentes y muy bien, y Ronnie Atkins parecía volver a tener esa voz cañera y melódica a la vez que antaño le caracterizaba. “Red, Hot and Heavy” siguió mostrando el lado más heavy del grupo para llegar al tema nuevo “Little Drops of Heaven” que fue muy bien recibido y que no desencajó en absoluto en el repertorio. Tras un potente “Back to Back” se despidieron para volver y tocar el imprescindible “Future World”, el cual demostró ser un clásico de pleno derecho. Buen concierto lo que vi de PRETTY MAIDS, una pena no haber podido presenciarlo entero.

 


 

ACCEPT

Con DREAM THEATER tocaba descanso hasta ACCEPT, banda encargada de cerrar el escenario principal con su implacable Heavy Metal teutón.

Como de costumbre y a pesar de los nuevos miembros, ACCEPT demostraron de nuevo ser una máquina bien engrasada y sin fisuras, pero creo que Peter Baltes y Wolf Hoffman están perdiendo un poco los papeles. Sus micrófonos de coros estaban tan centrados en el escenario que parecía que se iban a comer al cantante Mark Tornillo, y en las partes instrumentales éste quedaba totalmente en segundo plano, prácticamente a oscuras sin posibilidad de arengar al público o de acompañar a los otros músicos. Y esto Tornillo, porque el nuevo guitarrista Uwe Lullis es un auténtico convidado de piedra que se pasó casi toda la actuación a oscuras sin apenas moverse de su sitio. Está claro que Baltes y Hoffman son los que mandan, nadie duda eso, pero si tienes una banda la tienes para algo y tratar a tus músicos como meras comparsas no es lo que espero de ACCEPT. Especialmente a Tornillo, que le ha dado al grupo una segunda oportunidad, se ha hecho con la banda y hoy en día se puede decir con firmeza que ya no es sustituto de nadie.

Metiéndonos ya en faena con lo que fue el concierto, hay que decir que las similitudes con lo que pudimos ver el pasado mes de octubre en La Rivera de Madrid fueron más de una y más de dos. El repertorio varió poco, quizá más corto, y no hubo nada fuera de lo común en lo que a temas se refiere.

“Stampede” fue la encargada de liderar la tromba, seguida por un tremendo “Stalingrad” que fue muy bien recibido, y que supuso un preludio perfecto para el primer clásico de la noche, “London Leatherboys”. Continuaron con “Restless And Wild” ya con el público metido en el bolsillo, y pisaron un poco el freno para dar cancha a sus últimos lanzamientos tocando “Dying Breed”, “Final Journey” y “Shadow Soldiers”.

A estas alturas la actuación estaba totalmente encauzada, el grupo sonaba poderoso, compacto y definido, las luces eran un espectáculo en sí mismas, y la audiencia estaba totalmente entregada al poderío de los germanos.

Un siempre excepcional “Losers and Winners” nos devolvió de nuevo a los 80, y la sorpresa vino con “Midnight Mover”, que aunque sonó algo lenta, sin duda se agradeció y mucho.

El quinteto no bajó el listó en “No Shelter”, con enfrentamiento de bajo y guitarra incluido, continuando con la muy celebrada “Princess of the Dawn”. Creo que fue en este tema cuando el bajista Peter Baltes se cayó de bruces volviendo del provocador y dándose un golpe importante. No obstante siguió adelante como un profesional y tras unos segundos de recuperación continuó dándolo todo como si nada hubiera pasado.

“Dark Side of My Heart” nos dio un poco de cuartelillo antes de encarar la recta final con “Pandemic” y el clásico “Fast as a Shark” que sirvió para despedir a la banda antes del bis.

El grupo estaba brillando y eso se notaba tanto en el escenario como en el público, “Metal Heart”, “Teutonic Terror” y por supuesto el himno “Balls to the Wall” pusieron un broche de oro a otro gran concierto de ACCEPT y a un festival absolutamente magistral.

No puedo concluir la crítica de ACCEPT sin hacer una mención al nuevo batería Christopher Williams, un para mí desconocido americano que demostró ser muy superior a su predecesor Stefan Schwarzmann haciendo un trabajo más que excelente.

El sábado en la sala tocaron los alemanes WARRANT, a los que omití porque su nuevo disco me parece lamentable y porque los había visto con anterioridad y me habían parecido bastante pobres, los thrashers SUICIDAL ANGELS que no son mucho santo de mi devoción, ASPHYX aportando el toque Death Metal y DESTRUCTION, cuyas últimas actuaciones me han decepcionado notablemente y decidí abstenerme.

Y esto fue lo que nos deparó BANG YOUR HEAD 2015 en su vigésimo aniversario. Un festival absolutamente excelente que recomiendo visitar a todo el mundo por lo menos una vez.

Si el cielo existe, sin duda es un BANG YOUR HEAD.

Texto: Antonio Cerezuela

Fotos: Paul Bossenmaier

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

7 COMENTARIOS