Inicio Conciertos Crónica y Fotos de RESURRECTION FEST. Jueves 16 de Julio y Resumen

Crónica y Fotos de RESURRECTION FEST. Jueves 16 de Julio y Resumen

4
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - Triptikon
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - Triptikon

 

 

RESURRECTION FEST

Jueves 16, Viernes 17 y Sábado 18 de Julio  de 2015 – Viveiro – Lugo

+  APHONNIC +  MISANTHROPE +  LANDSCAPES +  SOULFLY +  SUICIDE SILENCE +  REFUSED +  DECAPITATED +  BLACK LABEL SOCIETY +  CANNIBAL CORPSE +  TOUNDRA +  BLAZE OUT +  ANESTESIA +  IRON REAGAN +  DR. LIVING DEAD! +  KADAVAR +  TOXIC HOLOCAUST +  BACKYARD BABIES +  D.R.I +  MOTÖRHEAD +  NUCLEAR ASSAULT +  CHILDREN OF BODOM +  IN FLAMES +  DER WEG EINER FREIHEIT +  MONUMENTS +  IN MUTE +  DAWN OF THE MAYA +  CARNIFEX +  SYBERIA +  SKINDRED +  NE OBLIVISCARIS +  HEAVEN SHALL BURN +  MOONSPELL +  DANKO JONES +  DARK FUNERAL +  KORN +  BEHEMOTH +  FEAR FACTORY

 

Crónica general, resumen del RESURRECTION FEST 2015: La organización del RESURRECTION FEST 2015 ha sido "para quitarse el sombrero".

El décimo aniversario del RESURRECTION FEST se saldó con una cifra de casi 55.000 asistentes, según la propia organización, sumendo todos los días del festival. Si nos quedamos en los números, ya podemos considerar todo un éxito que un festival aumente público casi un 30% de un año a otro en los tiempos que corren para la música en directo, pero es que el RESU no son sólo cifras.

Otro año más, Viveiro (Lugo) acogió con hospitalidad a los miles de visitantes que ‘tomamos’ sus calles. Disfrutamos de la amabilidad de los lugareños, de la gastronomía gallega, de un tiempo excepcional para ser mediados de julio en España y del mar (en el que solo se bañaron los más valientes, claro). Y, por supuesto, todos estos factores acaban repercutiendo en el ambiente que se vive en el recinto, el Campo de Fútbol Municipal.

No importaba la procedencia (había mayoría gallega, pero se desplazó gente de toda España, Alemania, Italia, Suecia…) ni las pintas que cada uno tuviera, todo el mundo fue allí a pasarlo en grande y a disfrutar de un cartel de primer nivel. Antes, durante y después de cada concierto se respiraba buen rollo, y aunque éramos miles, la sensación era de una ‘pequeña gran familia’.

En cuanto a la organización, siempre hay detalles que mejorar, pero no podemos valorar el trabajo del personal más que con un sobresaliente. Se nota que escuchan las críticas de un año para otro y, sobre todo, la atención a las pequeñas cosas que son las que acaban marcando la diferencia en el cómputo final (que es el que acaba haciendo que una persona quiera volver o no al año siguiente).

A pesar del cambio de horarios en las actuaciones a ultimísima hora (que hizo que los panfletos impresos quedaran obsoletos), se pudo disfrutar de la mayor parte del cartel sin tener que prescindir de no ver a otras bandas, especialmente porque los artistas más grandes estaban repartidos entre el escenario principal y el Chaos (mediano), por lo que cuando acababa uno, empezaba otro, unos metros más allá. Toda una gozada si comparamos con otros festivales con recintos más grandes.

El sonido quizá sea uno de los aspectos mejorables, pero no porque sonara mal el equipo (y si algún grupo sonó mal fue por su técnico, que cada uno llevaba el suyo), sino porque a partir de la pantalla grande del escenario principal, situada en la mitad del Campo, se iba perdiendo la señal, el volumen, haciendo que no se disfrutara con la misma intensidad que en las primeras filas. Unos amplificadores/repetidores deberían ser indispensables si el festival sigue creciendo y atrayendo a más público. Como es lógico, a más gente, hace falta un equipo mayor. 

Uno de los extras que hacen más atractivo el RESU son los diferentes stands y actividades que pudimos encontrar en el recinto. Desde exhibiciones de skate o xtreme motrocross, pasando por concursos musicales de una conocida marca de bebidas, hasta un peluquero. Hay que aplaudir también la iniciativa ResuKids, y es que los más pequeños se lo pasaron de lo lindo con actividades propias de un campamento de verano en un entorno poco habitual como es un festival de música extrema. Fue muy entrañable ver a bebés y niños pequeños con los auriculares y haciendo headbanging.

En cuanto a las zonas de acampada, se notó que faltó sitio, lo que provocó que viéramos, por ejemplo, tiendas diseminadas casi por todo el paseo marítimo de Viveiro. Lógicamente, la policía hizo la vista gorda, pero es algo que debería tenerse en cuenta para próximas ediciones, porque no todos los lugares son apropiados para acampar. Por lo que vimos, tanto las duchas como los baños parecieron suficientes y no nos dio la sensación de agobio en ningún momento. No nos olvidamos de RESUCAMP, una zona de acampada habilitada justo al lado del recinto que, por supuesto, viene genial para disfrutar del máximo de horas de conciertos sin tener que desplazarse lejos. Eso sí, aunque tuvieras que moverte a cualquier otra área de acampada, había autobuses habilitados que salían con bastante frecuencia y que costaban tan solo un euro.

Por último, fue la primera vez de la zona Pandemonium, aledaña al escenario principal, y en la que había bar y restaurante propio (en los que, además, se podía pagar con dinero real y no con tokens como en el resto del recinto), áreas de descanso, baños, la zona de prensa y un mirador elevado para disfrutar tranquilamente de los conciertos del escenario grande. Esta iniciativa es todo un acierto para los que buscan algo más cómodo en un festival (y están dispuestos a pagar por ello, claro).

En general, como decimos, la organización del RESURRECTION FEST 2015 ha sido para quitarse el sombrero, y aun con sus cosas mejorables, se nos ocurren pocos festivales mejores en España para disfrutar en tan buen ambiente de un cartel metalero como el de esta décima edición.

Próximamente iremos publicando las crónicas individuales de los artistas principales que vimos.

Texto: César Muela

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo y Unai Endemaño

 


 

Jueves  16

APHONNIC

El RESURRECTION FEST había arrancado, y la banda sonora de la película SAW que provenía del escenario principal significaba para mí el primero de un gran número de conciertos por disfrutar. Dicha sanguinaria intro presenta a los vigueses APHONNIC, que fueron una de las primeras bandas en tocar en esta décima edición del festival gallego, ¡y vaya si se notó que tocaban en casa! No sé si el crowdfunding de su último trabajo tendrá algo que ver, pero lo cierto es que desde el primero momento que entré en el recinto me encontré con una sorpresiva cantidad de camisetas de la banda con la portada de dicho “Héroes”, lo que hizo que mi expectación aumentara notoriamente.

La cosa empezaba bien, Amarga despedida abre el concierto y la característica voz de Chechu nos sumerge de lleno en un concierto que nos llevó a lo largo de las composiciones más significativas de su más reciente y completo trabajo, el mencionado “Héroes”: con Mi Capitán Chechu empuña el acelerador y el batería Alén lo hace posible metiendo ritmo a esos estribillos tan inspiradores; Ahora tengo 33, Lux y Fer o  58 hombres y 14 mujeres continúan alternando coloridas melodías muy en la línea de SÖBER y riffs más pesados, dejando entrever claras influencias de metal alternativo como pueden ser DEFTONES. En general fue un gran concierto de una gran banda que disfruto con un escaso pero entregado público que no dejó de cantar y aclamarles hasta el final, conformado por Jerry y la potente Mala Virgen, demostrando con ellas, al igual que durante todo el concierto, la gran capacidad vocal del cantante y la perfecta ejecución del resto del conjunto.

Texto:  Carlos Esteban

 


 

MISANTHROPE

Casi con la última nota de APHONNIC aparecían en el Chaos Stage los franceses MISANTHROPE, una de las bandas de metal más ilustres del país vecino, forjada en la década de los ochenta con un fuerte calado death metalero que ha ido evolucionando y adaptándose a lo largo de los más de diez álbumes que la banda ha editado.

Entre trallazos sonoros y el sufrimiento de ver a la banda completamente forrada de cuero transcurrió un concierto en el que no faltaron temas de su último LP como el tema que da nombre al disco Aenigma Mystica, así como grandes temas menos recientes como Futile Future o Eden Massacre.

Sí que es cierto que aunque el sonido que consiguieron fue bastante decente, el show se desarrolló de una manera muy rápida (dadas las condiciones de tiempo obviamente) y la dinámica del espectáculo fue algo más fría que en el resto de conciertos, quizá por ser su segunda vez en España, pudiendo llegar a resultar a según quién un concierto repetitivo.

Texto:  Carlos Esteban

Fotos: Unai Endemaño

 


 

LANDSCAPES

La banda de Somerset, UK, entró de ultimísima hora en el cartel del Resu 2015 y se encontró con la difícil papeleta de reclamar la atención de un público que no les tenía muy ubicados, y que además andaba todavía algo perdido en cuanto a horarios. Coincidían con MISANTHROPE, así que decidimos ir a catar un poco del post-hardcore esquizofrénico de la banda de Shaun Milton y compañía, y la verdad es que no nos arrepentimos ni lo más mínimo. Abrieron con “Cemetery”, uno de los singles de “Life Gone Wrong”, su único LP hasta el momento, que nos presentaron casi entero con el orgullo de quien sabe que tiene algo bueno entre manos. El grupo es joven, pero en escena no se nota nada, especialmente gracias a un Shaun desatadísimo y provocando al público en repetidas ocasiones bajándose a la vaya a incitar a la violencia.

La banda sonó además genial, como siempre durante esta edición en la carpa, y aunque no pueden negar sus constantes referencias especialmente a GALLOWS la base es enorme para que acaben siendo una bandaza a tener muy en cuenta.

Texto: Jorge del Amo Mazarío

 


 

SOULFLY

En el más absoluto ‘prime time’ vespertino, y con el sol apretando bastante en la jornada incial, el público de Viveiro recibía con los brazos abiertos a un siempre idolatrado Max Cavalera y sus SOULFLY. La formación, inédita, incluía a sus dos hijos mayores, Zyon e Igor Jr. a la batería y bajo respectivamente, y por supuesto a Marc Rizzo a la guitarra solista, un lineup de urgencia tras la marcha de Tony Campos pero que funcionó desde el mismísimo “Frontlines”, que el jueves sirvió para abrir una muy buena actuación, que sólo se vio algo ensombrecida por un volumen bajo en la voz de Max, a quien vimos muy reivindicativo y peleón a pesar de todo.

No hubiera apostado absolutamente nada por verme sorprendido en 2015 por un concierto de SOULFLY, pero la banda brasileña fue como un puñetazo en la cara que un público enfervorizado supo encajar increíblemente bien. Saltos, ‘headbang’, momentos frenéticos como en “Bloodshed”, “Blood Fire War Hate” o una descomunal “We Sold Our Souls To Metal”, como adelanto de su inminente “Archangel”, sonaron devastadoras y muy en contraste con “Back To The Primitive” o varios clásicos de SEPULTURA que no podían faltar, como “Refuse/ Resesit” o “Roots Bloody Roots”, esta última sonando bastante deslucida por la voz, por cierto. Nostalgia aparte, SOULFLY sonaron y parecieron una autentica banda de death/ thrash, y los que amamos esta faceta de Cavalera (y de sus hijos, desde luego), lo agradecimos enormemente.

Texto: Jorge del Amo Mazarío

Fotos: Unai Endemaño

 


 

SUICIDE SILENCE

Nada más concluir el set de SOULFLY nos movíamos directamente hacia el Chaos Stage para acoger con los brazos abiertos a unos viejos conocidos del Resu, los SUICIDE SILENCE. Cómo ha cambiado todo desde la última vez que estuvieron… Eso sí, la banda ha seguido creciendo por encima de la tragedia, y contaron con el inestimable aliento de un público que les tiene un cariño muy especial.

De hecho en 2012 actuaron en la carpa, y en este 2015 contaron con una enorme cantidad de fans matándose en el pit y dándole la bienvenida a un Hernán Hermida que se mostró super orgulloso de estar donde estaba, en Galicia, tierra de sus padres (él es medio venezolano, medio estadounidense), y cantando para un grande como son ya los SUICIDE SILENCE. Siempre en castellano, por supuesto, lo que les hizo más cercanos en todo momento.

Del concierto, decir que fue una soberana carnicería es quedarse corto, y lo mismo se podría decir del sonido, impecable. Sonaron temas bastante repartidos entre sus 4 trabajos por cierto, aunque nos quedamos con “Inherit The Crown”, o “Disengage” y “Sacred Words”, que cayeron al final del show. Brutal el concierto de la banda californiana.

Texto: Jorge del Amo Mazarío

Fotos: Unai Endemaño

 


 

REFUSED

Reunidos en 2012 nada menos que en el Coachella californiano, la mítica banda sueca REFUSED es una de esas que sólo cabría imaginar en el Resurrection Fest hoy en día. Su visita a nuestro país les ponía en su sitio, encabezando el primer día del mejor festival de ‘hardcore’ que nunca ha visto el continente, un estilo al que han contribuido además de un modo mucho más creativo y decisivo que la media. Como músicos, el quinteto ha evolucionado también drásticamente en los 14 años que estuvieron fuera de circulación, como bien atestigua “Freedom”, un esperadísimo LP de regreso que no ha gustado a todo el mundo, ni mucho menos…

Lo cierto es que en Viveiro el tiempo no parecía haber pasado. La banda de Dennis Lyxzén se marcó un concierto de los que se van a recordar durante años en este décimo cumpleaños del festival, una verdadera demostración de actitud, insultante calidad instrumental y la mala hostia de la década de los 90’s, que sigue intacta en un grupo que sabía que no estaba ante un concierto más. Abrieron con “Rather Be Dead”, exactamente como comienza el “Songs to Fan The Flames Of Discontent”, y desde ese momento la mayoría tuvo claro en primer lugar que no sería el típico concierto de presentación de su último trabajo, y segundo que la que se nos venía encima iba a ser épica. Nuevo clásico al canto, "Summerholidays vs. Punkroutine”, del “The Shape Of Punk To Come”, y a partir de ahí referencias constantes a ese clásico que es piedra angular indiscutible de un sonido, de una forma de vida, y que centró el repertorio de REFUSED cayendo casi al completo. Ni en el mejor de mis putos sueños.

El quinteto sonó cañón, rabioso, con un Dennis desatado, tirándose al público, un David Sandström pletórico a la batería, y una banda hiperactiva, como en sus mejores años. De verdad que ver a un ‘frontman’ muriéndose encima del escenario, como si estuviese en su local de ensaño con 16 años es algo de agradecer, y más en estos tiempos. Lo demás os lo podéis imaginar, locura abajo, y caras de alucine por aquí y por allí. No era para menos, estábamos viendo un concierto irrepetible.

Setlist REFUSED:

  • Rather Be Dead
  • Summerholidays vs. Punkroutine
  • Françafrique
  • The Deadly Rhythm
  • Liberation Frequency
  • Hook, Line and Sinker
  • The Refused Party Program
  • The Shape of Punk to Come
  • Destroy the Man
  • Worms of the Senses / Faculties of the Skull
  • Tannhäuser / Derivè
  • Elektra
  • New Noise

Texto: Jorge del Amo Mazarío

Fotos: Unai Endemaño

 


 

DECAPITATED

Tras REFUSED, uno de los primeros platos fuertes de esta reciente edición del festival, aparecían Chaos Stage una de las bandas más icónicas dentro del death metal polaco, no puede ser otra que DECAPITATED. Después de su andadura por el TechFest inglés como cabezas de cartel, los de Krosno llegaban a Viveiro para ofrecernos un espectáculo algo distinto por cuestiones de tiempo, pero no menos avasallante.

A pesar de las dudas que han podido generar sus últimos trabajos de estudio, así como la prácticamente completa refundación de la banda tras la muerte del batería Vitek  y la salida del anterior vocalista Covan tras el accidente, la banda en directo sigue siendo un cañonazo. Desde luego DECAPITATED no lo ha tenido nada fácil para seguir en pie, sin olvidar un nuevo accidente automovilístico en la gira del año pasado, pero de una forma u otra aquí siguen.  

Poco después de las diez y veinte de la noche saltaba sobre el escenario entre luces estroboscópicas el cuarteto polaco, dando comienzo Exiled in Flesh a un concierto plagado de fuerza y energía que cualquiera mínimamente propenso podría haber recibido en sus carnes. Con una escenografía bien medida siguió The Blasphemous Psalm to the Dummy God Creation que desató la locura frente a un escenario completamente iluminado.

Así se sucedieron algunos temas principalmente de la época más reciente del grupo como Blood Mantra, Pest o 404, con algunos problemas técnicos en la voz compensados con pura y dura expresión corporal. El concierto acabó con un impecable solo del guitarrista y fundador Vogg para el tema Nest, seguido de Instinct y Spheres of Madness, que siempre pone punto final a sus actuaciones.

Texto: Carlos Esteban

Fotos: Unai Endemaño (facebook.com/unai.endemano)

 


BLACK LABEL SOCIETY

Junto a REFUSED, uno de los artistas principales de la primera jornada era BLACK LABEL SOCIETY, la banda liderada por el carismático Zakk Wylde, que saltó a la fama por ser el hacha de Ozzy Osbourne desde finales de los ochenta hasta 2009.

El groove metal y stoner de la formación se antojaba como un plato interesante para los seguidores de los riffs pesados y el virtuosismo a la guitarra de Zakk, pero el repertorio elegido no tuvo en cuenta que aquello era una actuación en un festival en el que un solo de guitarra empieza a ser cansino a partir de los tres minutos. Y, claro, no hay que olvidar que cada canción tenía su correspondiente solo.

Está claro que Zakk es el grupo y que la gente va a verle a él y a su enérgica forma de tocar, pero la segunda mitad del show se hizo muy cuesta arriba debido a ese largo solo de guitarra que acabamos de comentar y a la balada “Angel Mercy”, que detuvieron demasiado el ritmo de un show en el que faltó un toque algo más animado que podrían haber aportado temas de la banda como “Overlord” o “Destruction Overdrive”. En su lugar, quizá hubo demasiadas paradas por Catacombs of the Black Vatican, su último CD, y no tantas por los aclamados The Blessed Hellride u Order of the Black, y ninguna del Stronger Than Death.

En resumen, fue un concierto con mucha actitud, con mucha pose de guitar hero y al que le faltó interacción con el público (Zakk no dio ni las buenas noches), algo de rock festivalero y al que le sobró virtuosismo artificial.

Texto: César Muela

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo

 


 

CANNIBAL CORPSE

Tras la epifanía provocada por BLACK LABEL SOCIETY y ante una gran movilización de gente, la organización nos ofrecía la gira presentación del álbum A Skeletal Domain que están llevando a los míticos CANNIBAL CORPSE al ritmo de un concierto por día, haciendo cinco shows en España y uno en Lisboa durante la semana pasada.

De sobra es ya conocido el espectáculo que los americanos propician así como el alto nivel al que siempre han rendido, destrozando cuellos allá por donde pisan. Siempre bajo la incesante presencia del telón con el nombre de la banda, entre pequeños solos y jugueteos de guitarra emergió la batería para empezar con el tema Scourge of Iron haciendo mover la melena a todo el mundo con esa densa estrofa de guitarra, la cual enlazaron con Demented Agression con el telón completamente iluminado. Fue aquí, presentando Evisceration Plague cuando el señor Fisher se quitó el pelo de la cara y fue capaz de ver la cantidad de gente que les estaba presenciando, alucinó. Después de una Stripped, Raped and Strangled muy cantada por el público, la banda daba paso a la serie de temas presentes en su último trabajo como fueron: Kill or Become, en la que se encendió uno de los mosh pits pedidos por Fisher; Sadistic Embodiment  o Icepick Lobotomy.

A partir de aquí, el concierto fue completamente exponencial aumentando la virulencia de la agitación, en parte gracias al frontman, y en parte gracias a la alta dosis de contundencia sonora y a la gran presencia de toda la banda sobre las tablas. I Cum Blood, Make Them Suffer o A Skull Full of Maggots terminaban de estallarnos la cabeza aquella noche, no sin que antes nos agradeciera la propia banda todo el apoyo al death metal que hay por parte del público ibérico, que bien supieron agradecerle su descarga en aquel show con la gran ovación que siguió a Hammer Smashed Face y Devoured by Vermin.

Texto: Carlos Esteban

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo

 


 

TOUNDRA

Desde su disco III, TOUNDRA lleva una trayectoria imparable y todavía más ascendiente con IV, su último trabajo, que era el que la banda madrileña vino a presentar al RESURRECTION FEST.

Su hora de comienzo era a las 2.30 de la madrugada, pero se retrasaron unos veinte minutos, algo que podía hacer mella en una franja horaria ya de por sí complicada para la primera jornada de un festival. Sin embargo, mucho público se quedó para apoyarles y, sin duda, el grupo respondió con lo que mejor sabe hacer: conectar con la gente a través de sus post rock y post metal instrumental.

Fue una actuación muy intensa en la que tocaron temas como “Strelka”, “Oro Rojo” o “Kitsune” de su nueva placa, y otros como “Ara Caeli”, que siempre les funciona genial en vivo, o “Bizancio”.

No me quemaría las manos si dijera que fue uno de los grupos que mejor sonó de todo el festival (y eso que fue en el Chaos Stage, escenario mediano).

Fue todo un placer verles en tan buena forma, rodeados de tanta gente a pesar de las altas horas y con tan buen sonido.

Texto: César Muela

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo (www.musifota.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

4 COMENTARIOS

  1. Uff vaya dias en Viveiro. Espectacular en general todo. Eso si no estoy de acuerdo en un par de cosillas de la organización.
    1ª Yo no se donde ha estado Cesar Muela o si tenía acceso a los baños de Pandemonium pero los baños lamento decirlo se quedaron insuficientes a todas luces. La gente (Yo tambien) meaba por las barreras con malla verde y se podian ver dichas meadas en ellas debido al polvo que se pegaba. Las mujeres tenian que salir a lo mismo a un campito de las proximidades. Habria hecho falta al menos una zona de baños más. A ver para el año.
    2ª El polvo los dos ultimos días debido al calor y al viento se levanto molestando bastante. No sobraba un riego para humedecer sobre todo la zona de paso de un recinto a otro en la cual no habia hierba y era donde más polvo se creaba.
    3ª La bebida carisima.(Esto no se si le corresponde a la organización) Era mas barato comprar latas del super a un euro fuera.
    4ª La comida igual de cara o más y de una calidad en algunos casos mas que dudosa. Me dieron por 5 euros un bocadillo que llevaba una loncha de beicon, oxigeno, polvo y pan recalentado más duro que Canibal Corpse. La gente salia del recinto a comer a los coches con lo que se compraba en el super.
    5º La zona Pandemonium estaba demasiado separada y escorada del escenario principal y sin visibilidad en el escenario mediano con lo cual para ver los otros grupos tenían que salir. Yo no pagaria por esa exclusividad.
    Por lo demás el Festival me encantó y pienso repetir. Esta critica la hago desde la construcción y como gallego y metalero pienso volver y os animo a todos a venir esta zona metalica maravillosa que tenemos.

    • si que viene a ser cierto todo lo que comentas pero pienso que son “pijadillas” a escepción de lo de los baños que si que fueron insuficientes lo demás…. La organización fue de sobresaliente. Una cerbeza 2.50 no me parece caro por ejemplo en el rock fest vale 3 y en el leyendas 2 osea que precio medio.