Inicio Conciertos Crónica de AC/DC ayer viernes en el Estadio Olimpic Lluis Companys de...

Crónica de AC/DC ayer viernes en el Estadio Olimpic Lluis Companys de Barcelona

14
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
Century Media - DREAM THEATER
AYRA - Silent Veil
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up

 

AC/DC

+ VINTAGE TROUBLE

Viernes 29 de Mayo de 2015 – Estadio Olimpic Lluis Companys – Barcelona

Para siempre nos quedaran sus discos en directo, o cualquiera de sus múltiples DVD´s, pero en el currículum de cualquier roquero que se precie no puede faltar el haber asistido, al menos, a un concierto de AC/DC. Aunque a priori puede parecer una tarea sencilla, debido al gran aforo de sus presentaciones y a la longeva trayectoria de la mítica formación australiana, lo cierto es que Angus y sus muchachos llevan ya muchos años dosificando sus trabajos de estudio y sus multitudinarias giras mundiales, con lo que con suerte podemos ser testigos de sus directos un par de veces por década. ACDC

Pese a que hay factores que se mantienen inalterables en sus espectáculos: su faraónico montaje, la estampa de Brian Johnson con la gorra calada hasta las cejas, el uniforme de colegial de Angus, la campana presidiendo el escenario durante el inicio de “Hells Bells”, o la salva de cañonazos finales en “For Those About To Rock (We Salute You)”, en esta ocasión, la legendaria formación presentaba dos importantes novedades en su seno. Por un lado, la presente gira representaba el retorno tras los timbales del batería Chris Slade, que se ha hecho con el puesto tras los múltiples problemas  con la justicia de Phil Rudd, y, como no, la consabida baja a causa de su delicado estado de salud del “alma-mater” del quinteto, Malcolm Young, quien ha sido reemplazado por su sobrino Stevie. Y aunque, evidentemente, se le echó en falta, -agitándose junto a su guitarra en una imagen que se ha convertido en icónica para cualquier seguidor de la banda-, hay que remarcar que el nuevo fichaje cubrió con creces su cometido, algo que no debe extrañar si tenemos en cuenta que el bueno de Stevie ocupó esa misma posición a finales de la década de los ochenta.

Pocos acontecimientos hay dentro del mundo del rock que puedan suscitar la misma expectación que un concierto de AC/DC. Y es que cuando nos referimos a ellos no estamos hablando únicamente de una de las bandas más longevas, importantes y exitosas de toda la historia del rock, sino de un auténtico fenómeno de masas, capaz de movilizar a la misma cantidad de público que los grandes acontecimientos deportivos. Para comprobarlo simplemente hay que recordar la histeria y la euforia que se desencadenó con la salida a la venta de las entradas para sus shows en nuestro país, con largas colas en los puntos de venta habituales y el colapso durante varias horas del servicio de venta telefónico.

Como suele suceder siempre que los australianos sacan un nuevo redondo, las opiniones sobre “Rock Or Bust” eran dispares y contrapuestas, pero en lo que sí estábamos todos de acuerdo era en que con la excusa de la presentación de su decimosexta obra de estudio tendríamos la posibilidad de volver a disfrutar de algunos de los himnos que han quedado marcados a fuego  en el corazón y el alma de diferentes generaciones de roqueros. Y es que entre el publico que abarrotó hasta la bandera el Estadi Olimpic Lluis Companys había, además de la parroquia habitual de los conciertos, mucha gente venida de diferentes puntos de la geografía nacional, veteranos seguidores, -de esos que sólo “fichan” en ocasiones especiales, pero de los que se siempre se agradece su fidelidad -, mucha gente joven e incluso algunas familias enteras compartiendo la experiencia del rock en vivo.

Con el sol anunciando su ocaso y con la gente accediendo al recinto para ocupar sus lugares saltaban a escena los encargados de caldear el ambiente para los anfitriones de la noche, VINTAGE TROUBLE. Recibidos cálidamente por las primeras filas, la actuación de la formación americana fue algo así como tomar una maquina del tiempo y trasladarse a la década de los 60, ya que su descarga, -con un sonido muy influenciado por el blues, el rock y el soul -, consistió en una colección de temas marchosos y cargados de reminiscencias clásicas, en los que destacarían la elegancia de las guitarras, el “swing” de su base rítmica y, ante todo, el carisma que desplegó en escena su vocalista Ty Taylor, todo un “showman” que no paró de correr, bailar y animar al personal.

Temas como la inicial “Hard Times” o “Blues Hand Me Down”, durante la que Taylor nos sorprendió con unos vistosos pasos de baile, fueron la excusa perfecta para que los californianos nos presentaran una buena muestra del material contenido en su debut “The Bomb Shelter Sessions”. Para que los más animados tuvieran ocasión de calentar las gargantas de cara al plato fuerte de la noche el cuarteto nos invitó a tomar partido de los estribillos de “Total Strangers”, que acabaría convirtiéndose en uno de los temas más destacados de su escueta actuación.

Con el estadio poco a poco tomando colorido y con la gente con muchas ganas de diversión, la vitalista descarga de “Vintage Trouble” proseguiría con el elegante toque jazzero de “Jezzebella”, para acto seguido elevar el nivel de intensidad con el marchoso “Angel City, California” y “Run Like The River”, durante el que Taylor no dudó en abandonar el escenario para mezclarse con las primeras filas. El último cartucho de la descarga del combo californiano estaría reservado para “Strike Your Light (Right On Me)”. Seguramente muchos hubieran preferido un aperitivo más consistente antes del desembarco de Angus y cía., pero lo cierto es que VINTAGE TROUBLE cumplieron con creces con su cometido consiguiendo animar al personal y amenizando la espera hasta la llegada del plato fuerte de la noche.

Con absoluta puntualidad, a las 22:00 horas, las luces del estadio se apagaban dejando ante nuestros ojos la estampa de miles de cuernos luminosos ocupando gran parte de la pista y la grada. El momento había llegado, y las pantallas se encendían para dejar paso al video que serviría como introducción a la descarga. Dos atónitos astronautas descubrían en plena misión espacial el humeante logo de la banda antes de que un meteorito iniciara su vertiginoso viaje a través del espacio para acabar impactando sobre el escenario, provocando la ensordecedora explosión que dejaría paso a la primera pieza de la noche “Rock Or Bust”. Como viene siendo habitual la encargada de dar el pistoletazo de salida sería la pieza de apertura de su último plástico, y desde el mismo arranque pudimos comprobar que la audiencia sería parte fundamental del espectáculo, ya que durante todo el show la gente no dejó de cantar, bailar y jalear a sus ídolos.

Con la pareja Brian/Angus asumiendo todo el protagonismo escénico, sería el propio guitarrista quien, ataviado con su inseparable uniforme de colegial, se convertiría en el centro de todas las miradas, recorriendo incansablemente el escenario mientras infringía a su instrumento un implacable castigo en temas como “Shoot To Thrill”, consiguiendo que el recinto se viniera literalmente abajo por primera vez. Tras tan sólo un par de temas la maquinaria de la formación australiana parecía estar ya a pleno rendimiento, – especialmente la garganta de Brian, a la  que le costó mas de lo habitual entrar en el show -, de modo que llegaba el momento del primer recuerdo hacia a la época del añorado Bon Scott de manos de “Hell Ain´t A Bad Place To Be”, con toda la banda sonando compacta y potente mientras Angus se aproximaba al filo del escenario para mirarnos desafiante exhibiendo una “demoniaca sonrisilla”.

La trayectoria ascendente de la descarga proseguiría con otra pieza verdaderamente legendaria dentro del interminable catalogo de éxitos de los australianos “Back In Black”, que acompañada por imágenes de los músicos en blanco y negro nos servía para ratificar que el veterano Chris Slade no ha perdido su toque mágico ni la química con el bajista Cliff Williams, ya que entre ambos siguen forjando los sólidos cimientos sobre los que Angus puede dar rienda suelta a su particular locura guitarrera. La segunda muestra de “Rock Or Bust” llegaría con la cachondísima y adictiva “Play Ball”, en la que pudimos observar a un Brian más relajado y menos forzado vocalmente, permitiéndose  algún simpático guiño con las primeras filas mientras la gente entonada el pegadizo estribillo.

Tras haber transcurrido una cuarta parte del espectáculo, la principal novedad con respecto a anteriores visitas fue la sobriedad escénica que acompañó al combo australiano, ya que sobre el escenario, -flanqueado por dos enormes pantallas frontales y dos laterales-, no hubo ninguna clase de atrezo, ni elemento decorativo que hiciera referencia al título o la portada de su última entrega. Pero dejando a un lado estas apreciaciones, donde no falló el quinteto fue a la hora de convertir, una y otra vez, el recinto en una autentica fiesta. Así que tras presentarnos una pieza de nuevo cuño como “Play Ball”, llegaba el momento de que todo el mundo se pusiera a botar con el puño en alto, y que mejor elección que “Dirty Deeds Done Dirt Cheap”, con Angus volviendo a acaparar todos los flashes de las cámaras en un final hilarante que encendería al máximo a una audiencia completamente extasiada.

ACDCLa única mirada que la banda se permitió hacia el material facturado durante la década de los noventa,- dejando completamente de lado ese gema que lleva por titulo “Ballbreaker -, llegaría con una monumental “Thunderstruck”, que nos dejaría la estampa del vocalista clavando su rodilla en el suelo para dar al tema unas mayores cuotas de dramatismo mientras buscaba la complicidad de la audiencia. Tras una nueva ovación llegaba el momento del vacile con una turbadora versión del “High Voltage”, volviendo  a centrar su mirada sobre la primera época de la banda, derrochando “feeling”, magia e intensidad guitarrera por los cuatro costados.

El contraste a tanto clasicismo lo pondría el tema de apertura de su anterior trabajo  “Rock ´N´ Train” que, pese a sonar potente y compacto, acabó rebajando mínimamente el nivel de euforia que se respiraba en el recinto tras la brutal acogida que habían tenido las dos piezas anteriores. Pero, rápidamente, los ánimos volverían a caldearse al aparecer en escena la majestuosa campana que anunciaba la llegada de “Hells Bells”. Aunque, en esta ocasión, Brian no se columpió de su badajo, el tema sonó con la fuerza y la  intensidad acostumbrados, demostrando el porque se ha convertido en uno de los pilares básicos de sus directos.

La tercera y ultima entrega de “Rock Or Bust”, llegaría de manos de “Baptism By Fire”, y tras ella seriamos testigos de algunos de los momentos más vibrantes y memorables de la velada. Para conseguir que la gente volviera a sentirse protagonista y se implicara al máximo las pantallas se centraron en mostrar imágenes de las primeras filas mientras la banda daba buena cuenta de “You Shook Me All Night Long”, que a modo de declaración de intenciones nos mostraba a una banda que, pese a su veteranía, lo dio todo sobre las tablas. Aunque no estuvo invitada a la cita de esta noche una vieja conocida como “The Jack”,- lo que nos privó de presenciar el habitual “streeptease” de Angus -, la que si hizo acto de presencia fue la provocadora  “Sin City”, recuperada para esta gira y que estuvo marcada  por el triunfal paseo de un Angus en estado de gracia.

Como si fueran auténticos proyectiles las bombas que dejaba caer la formación australiana no servían más que para espolear y levantar el ánimo de una tropa completamente abandonada a la fiesta, el desmadre y la diversión, consiguiendo crear ese clima que hace que las descargas de AC/DC sean únicas e irrepetibles. “Shot Down In Flames”, sería la elegida para encarar la recta final del show. Pero sin duda la mayor sorpresa de la noche se produciría cuando la banda empezó a atacar los primeros compases de “Have A Drink On Me”, que rescatada de su “Back In Black” regresaba también al repertorio tras casi 30 años de ausencia para deleite de los mas eruditos.

Con el diminuto guitarrista empapado en sudor y con la camisa ya completamente abierta era el momento de afrontar “T.N.T.”, que con imágenes de explosiones en las pantallas volvió a aunar el grito de todos los presentes. Sin concedernos ni un segundo de tregua daríamos la bienvenida a “Whole Lotta Roise”, con su voluptuosa protagonista haciendo acto de presencia para posicionarse sobre la batería de Chris Slade. Antes de abandonar el escenario todavía tendrían tiempo de ofrecernos una  clase magistral de manos de la pieza que daba titulo a su álbum de 1977 “Let There Be Rock”, que fue acompañada por diferentes imágenes de la trayectoria de la banda, siendo la más aplaudida la aparición de la efigie del mítico Bon Scott. Sería durante la parte instrumental de este último tema cuando un Angus completamente desatado transitó por la pasarela central que salía del escenario para acabar alcanzando una plataforma circular que le elevó sobre nuestras cabezas.

AC/DCPara el arranque del “encore” con “Highway To Hell”, no hubo jaula para contener a Angus, de modo que el guitarrista pudo campar a sus anchas por todo el escenario mientras nos regalaba ese mítico riff que se ha convertido en seña de identidad de la banda, haciendo estremecer a una audiencia que coreó con total devoción su legendario estribillo. La despedida definitiva, como no podía ser de otra forma, llegaría con “For Those About To Rock (We Salute You)”, y su habitual ceremonial con los cañones disparando salvas para rendir pleitesía a todos los presentes, poniendo así un brillante broche a la velada.

Tras presenciar la descarga del combo australiano resulta innegable que la formación sigue manteniendo un excelente nivel. Tal vez, en esta ocasión, el montaje escénico estuvo algo por debajo del de anteriores giras. No tuvimos ni trenes, ni estatuas, ni bolas de demolición aplastando el escenario, pero lo que no faltó fue la magia, la actitud y la entrega de una banda que, como decía anteriormente, lo dio todo en escena, haciendo felices a unos seguidores que abandonaron la montaña olímpica de Montjuic con una sonrisa de oreja a oreja.

Texto: Alfonso Díaz

Nota de Redacción: No pudimos hacer fotos en Barcelona, pero si las haremos en Madrid mañana domingo 31. Las fotos corresponden a Facebook, y la web de AC/DC

 

 

 

14 COMENTARIOS

  1. Me autocopio y pego de la otra noticia 😉
    Conciertazo ayer en Barcelona. Noté algo menos de espectacularidad en su puesta en escena y cierta sobriedad en comparación a lo que nos tienen acostumbrados en sus giras pasadas pero por otro lado fue un concierto muy sólido, potente y con un sonido perfecto. El bueno de Brian por cierto estuvo realmente bien para los años que acumula (aunque hacia el final ya no le quedaba apenas voz al pobre). Eché de menos eso si una pantalla central mas grande y que el grupo no saliera a despedirse al final del concierto. De hecho creo recordar que apenas hablaron al público. Pero bueno, conciertazo y siempre es increible poder disfrutar de la vista de un Estadio Olímpico con 60 mil cuernos rojos (bueno no todo el mundo llevaba pero habian muchísimos) in the night.
    El tiempo dirá si es la última vez que eso ocurre…

  2. Esta vez me los voy a perder, disfrutadlos porque les quedan pocos cartuchos ya. ¿ No hizo Angus el strepatease ? Qué raro….

    Por cierto, nunca hablan apenas con el público, y tienen la costumbre de irse tras los cañonazos y no volver al escenario. Vamos, las veces que yo los he visto nunca han salido a despedirse de la gente. Creo que es parte de su “ritual”

    • Sí es cierto, aunque yo recuerdo que en otras giras si que “parloteaban” algo con el público y esta vez nada de nada. Yo lo heché de menos lo de la despedida mas que nada pq seguramente sea la última gira que hagan y me esperaba algo especial o diferente al respecto.
      Angus efectivamente no se despelotó, solomente hizo amagos de querer hacerlo jeje. Quizás es que ya se siente algo mayor para ello..

  3. Tienes razón painkiller, de las 4 veces que he visto a AC/DC, siempre geniales y muy rollo y todo eso, pero dices bien, en que no se enrollan con el público nada, y siempre, siempre, se van inmediatamente después de los cañonazos sin despedirse la banda, bueno, no por eso dejan de ser geniales, pero creo que haría mas bonito esa complicidad de banda público al despedirse para adentro.
    De todas maneras grandes, muy grandes son esta gente. A disfrutarlos mientras podamos, porque….
    esto se acaba, ley de vida.

    • Hombre, lo de la “complicidad” con el público en un estadio de sesenta y cinco mil personas lo veo yo un poco difícil aunque salieran a saludar con una boina.

      Porque supongo que no nos referimos a ser cómplices de intento de asesinato con el bateras este al que se le ha ido un poquitín la pinza.

      Un saluti a tuti y tónica per tuti per tuti colori.

  4. Ponte las gafas para que lo veas bien, y mírate lo fácil que lo hacen Queen en el Show de Wembley 86 sin boina y en pantalones cortitos de tenista ante Ciento y pico mil espectadores.
    O Iron Maiden en el Rock in Rio,otros ciento y pico mil, ó Metallica en México.
    Simplemente salir a despedirse de tooooooda esa gente, ¿A que mola?.
    ¿Lo has visto que fácil?
    Cheers, Salu2, Prost, Osasun.

    • El vídeo de Queen no he tenido el honor de verlo, pero sí el de Metallica en México.

      He de decir, a titulo personal, que todo ese rollo de los saludos a la masa, por parte de un grupo de músicos forrados de millones, y dirigidos a un público que, en su mayor parte y por definición, estará formado por clase baja y media baja (esto es, pringados), esos saludos digo, me parecen más FALSOS que una moneda de tres euros.

      Por mí, se los pueden ahorrar, no significan nada, lo importante es la música, y en eso –ACDC son consecuentes: no se hacen pasar por colegas; no son colegas, son PROFESIONALES que hacen su trabajo, lo hacen bien, cobran y se van.

      Y no se hacen pasar por los que no son: amigos de miles de personas a las que no conocen de nada y cuyas vidas les importan, pues eso, una MIELDA.

      Un saluti a tuti y tónica per tuti, per tuti colori.

      P.D. Las gafas las tengo en el taller, ¿podrías ponerte tú el bozal antes de escribir? Lo digo porque soy más listo que tú (no hay más que ver el patético intento de remedar mi firma de “saludo” final) y sé FALTAR AL RESPETO mejor que tú.

  5. La he pasado de coña en el concierto, aunque sinceramente no fue el show que mas me ha gustado de la banda. Si bien por la edad que tienen lo han dado todo, la voz de Brian no esta sonando del todo bien. Angus ha tenido varios problemas con la SG61 y ha cambiado creo recordar un par de veces por la SG Standard (preciosa sin dudas pero no sonaban igual).Se que nadie habrá notado estos detalles pero yo si. En fin, lo he disfrutado como un niño sabiendo que será el ultimo concierto de ellos que habré visto, pero no me ido entusiasmado como otras veces.
    We Salute you!