Inicio Noticias Noticias Breves Crónica y fotos del FRONTIERS ROCK FESTIVAL, con JOE LYNN TURNER, ECLIPSE,...

Crónica y fotos del FRONTIERS ROCK FESTIVAL, con JOE LYNN TURNER, ECLIPSE, BURNING RAIN, etc

0
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
ROCK N ROCK
LEYENDAS DEL ROCK 2020
METAL PARADISE 2020
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
ROCK N ROCK
LEYENDAS DEL ROCK 2020
METAL PARADISE 2020
LEYENDAS DEL ROCK 2020
METAL PARADISE 2020

 

 

FF

Sábado 11 y Domingo 12 de Abril 2015 – Sala Club Live – Trezzo Sull Adda – Italia

JOE LYNN TURNER + HAREM SCAREM + FM + BURNING RAIN + ECLIPSE + PRAYING MANTIS+ ANGELICA

Sábado 11

Tras el gratísimo sabor de boca que nos dejó el año pasado el entonces novedoso FRONTIERS ROCK FESTIVAL, el once de abril volvíamos a la localidad lombarda de Trezzo Sull Adda para disfrutar de la segunda edición del evento organizado, magníficamente de nuevo, por el sello napolitano. Esta vez en un formato más reducido, pasando de tres jornadas a dos, algo que al menos yo agradezco ya que nueve horas de conciertos durante tres días pesan demasiado, incluso reduciría el número de actuaciones por día dejándola en cuatro o cinco en lugar de siete. En cualquier caso la sala Club Live donde se celebra el festival es de lo mejorcito que conozco, tanto en comodidad, como en sonido y profesionalidad y amabilidad de su personal, el único pero que le pongo es el deficiente uso del humo y de las luces en el escenario, había momentos que resultaba realmente molesto, y no digamos ya para los fotógrafos encargados de cubrir el show.

Sábado 11 de abril 2015

Tras aterrizar a mediodía en el aeropuerto de Bérgamo y registrarnos en el hotel teníamos el tiempo justo para comer y empezar a disfrutar del festival. Llegamos a la sala un poco antes de las cuatro cuando estaban sonando las primeras notas de la actuación de los británicos PRAYING MANTIS mientras recogíamos las pulseras de acceso al local. Antes había actuado la vocalista sueca ANGELICA que presentaba su primer disco “Thrive” junto algunos de los músicos locales habituales en los proyectos de Frontiers, poco más puedo deciros ya que no tengo ninguna referencia sobre su concierto.

Ya una vez acomodados en la sala pudimos disfrutar de un muy buen concierto de PRAYING MANTIS, siempre con los hermanos Troy, Tino (guitarra) y Chris (bajo), muy bien acompañados por el guitarrista Andy Burgess, y por los holandeses Hans In’t Zandt a la batería y sobre todo por un magnífico cantante como John Cuijpers que redondeó una gran ejecutoria sobre las tablas.

Las notas que escuchábamos desde la calle eran las de “Children Of The Earth” que acabamos de disfrutar dentro para sin apenas respiro atacarnos con una rotunda y melódica “Panic In The Streets”, ambos temas pertenecientes al primer disco del grupo “Time Tell No Lies”. Continuaron con la más novedosa y acelerada “Highway” de su último trabajo hasta la fecha “Sanctuary” para posteriormente pasar a presentar “Fight For Your Honour” un buen tema en la línea clásica de la banda con cierto regusto THIN LIZZY que aparecerá en su próximo trabajo que se publicará dentro de unos meses.

Se relajó el ritmo con el medio tiempo “Dream On” con unos bonitos sonidos de teclados grabados completando las excelentes melodías de guitarra y coros marca de la casa, para acelerar luego notablemente con otro tema de su próximo disco “Believable” afilada y directa con gran pegada, para terminar cerrando con una deliciosa “Captured City”, perlita para los más fieles del grupo rescatada de su primer EP de 1980 y con la que se dieron a conocer también dentro de la recopilación “Metal For Muthas”, referente indispensable para entender el estallido de la NWOBHM.

Como detalle y sorpresa estuvo muy bien, pero eché en falta muchos clásicos, entiendo que disponían de poco tiempo y que quisieran presentar temas nuevos y recientes, pero es que incluso los más antiguos que incluyeron en el set no son de los más conocidos. Me hubiera encantado disfrutar otra vez, quince años después desde que les vi en el Gods of AOR de Wigan por primera y única vez hasta entonces, de himnos como “Turn The Tables”, “Only The Children Cry” o “Don’t Be Affraid Of The Dark”, pero eso ya es un mero gusto personal, en cualquier caso gran inicio de festival.

Pequeño descanso, vuelta por el puesto de merchandising, bastante surtido y barato por cierto, y momento para volver a ver a uno de los grupos que más enganchado me tienen últimamente, los hard rockeros suecos. Tenía muy reciente su gran actuación en el festival galés Hard Rock Hell donde fueron de lo más destacado, y esperaba volver a disfrutar de otro avasallador show de Erik Martensson y compañía. Pero esta vez estuvieron más flojos, debido en buena medida a que el sonido que tuvieron no fue el más adecuado, la guitarra de Magnus Henriksson sonó demasiado baja, y además el propio Erik, sin estar mal, no estuvo tan bien como otras veces, no acabó de empastar con el resto del grupo. Roban Back desde la batería y Magnus Uflstedt con el bajo cumplieron pero no tampoco fueron tan sólidos como de costumbre.

Con todo esto no es que el concierto estuviera mal, ni mucho menos, terminaron por sacarlo adelante con solvencia apoyados sobre todo en un muy buen set list plagado de temazos que, a pesar de pertenecer bastantes a su reciente último trabajo “Armageddonize”, ya se han instalado entre un público cada vez más numeroso y fiel. Desde el inicio con la contagiosa “I Don’t Wanna Say I’m Sorry” pusieron a corear y botar a la concurrencia que continuó entregada dando palmas con una potente “Stand On Your Feet”. Primer recuerdo para su maravilloso “Bleed & Scream” con “Wake Me Up” tan efectiva como siempre, volviendo a la actualidad con la más pesada “The Storm” que sonó algo opaca. Resultó mucho más brillante una vez más “Battleground”, posiblemente mi tema favorito de ECLIPSE, apoyada por unos teclados grabados, al igual que la dramática “S.O.S.”.

Pequeño momento relajado con Erik colgándose la acústica acompañando en una excelente “Breakdown” que con su rollo sureño–country a lo Blue Murder fue de lo que más me gustó del concierto, dejándonos luego un breve solo de guitarra de Henriksson que enlazó con una poderosa “Blood Enemies” que me recordó mucho a los DARE más guitarreros.

Para el final se guardaron tres pelotazos convertidos en indispensables que, a pesar de lo mejorable del sonido, acabaron de poner patas arriba la sala, “Ain’t Dead Yet”, “Bleed & Scream” y “Breaking My Heart Again” fueron coreadas y celebradas con fuerza por un público que agradeció con una ovación el esfuerzo y entrega del grupo, aunque no tuvieran su mejor tarde.

Los festivales tan intensos y concentrados se me hacen largos y ya me los tomo con cierta calma tratando de dosificarme porque uno va teniendo una edad y tampoco es plan de quemarse antes de tiempo. Así que tras la actuación de ECLIPSE me tomé un descanso para acercarme al hotel por lo que me perdí gran parte de la actuación de BURNING RAIN. Afortunadamente pude llegar a tiempo para disfrutar de tres buenísimos temas que además curiosamente fueron tres versiones.

La primera una tremenda “Cryin’ In The Rain” con Doug Aldrich recordando su paso por WHITESNAKE haciendo toda una exhibición con su Gibson junto a un excelente Keith St. John a la voz y a una poderosa base rítmica con Sean Mc Nabb al bajo y Matt Starr a la batería sonando espectacularmente sólidos y nítidos. Una menos conocida “Rock The Nations” de MONTROSE sonó igualmente bien, para rematar la faena con una de las mejores interpretaciones del fin de semana, una brillantísima revisión de “Kashmir” de LED ZEPPELIN con St. John clavando la voz y los movimientos de Robert Plant, y para la que además contaron con la colaboración a los teclados de Alessandro del Vecchio que no se prodigó tanto en escena como el año pasado. Breve pero muy intenso y muy bueno lo que pude ver de BURNING RAIN, antes de lo cual habían desgranado en buena medida su último trabajo “Epic Obsession” con algún recuerdo para sus predecesores de principios de siglo. La próxima vez espero poder ver su show al completo.

Tras el hard más clásico y setentero era el momento asistir a una nueva master class de la que es para mí la banda más grande de rock melódico que ha salido del Reino Unido, FM. Otros que tuve la ocasión de ver en el mencionado festival galés al igual que a ECLIPSE, y que al contrario que los suecos sí repitieron un excelente concierto. Y eso que empezaron con algún que otro problema de sonido sobre todo en el volumen del micro de Steve Overland al que apenas se le escuchaba en las primeras estrofas de “Tough Love” con las que abrieron su actuación, se escuchaban más los coros y sobre todo las guitarras que la voz.

Una vez ajustado el sonido y solucionado el problema todo sonó como nos tienen acostumbrados con la elegancia y fuerza habituales. Algo que quedó ya plenamente claro con una excelente “I Belong To The Night” uno de esos temas que por mucho tiempo que pase nunca perderá una pizca de su clase y encanto, con un OVERLAND transmitiendo como pocos con su voz junto a unos maravillosos aportes melódicos de Jem Davis desde los teclados y sobre todo un cada vez más protagonista Jim Kirpatrik a la guitarra. Por su parte los veteranos Mrev Goldsworthy al bajo y Pete Jupp a la batería cumplieron con la solidez y sobriedad de siempre.

Después de este buenísimo recuerdo nos presentaron “Digging Up The Dirt” un potente tema que aparece en su recién publicado nuevo disco “Heroes And Villains” que sonó muy rockero siendo bien acogido por los fieles. Bajaron las revoluciones y subió la emotividad con una estremecedora “Closer To Heaven” en la que Kirkpatrick y Overland lucieron sobremanera, dejando más espacio al resto de la banda en las teclas y coros de la puramente A.O.R. “Let Love Be The Leader” que tienen el buen gusto de rescatar aun tratándose de una cara B, algo que da idea del nivelazo compositivo y creativo de la banda a finales de los ochenta.

Siguieron por la misma línea ultra melódica con la encantadora “That Girl” que fue una delicia, a la que sucedió la divertida y potente “Wildside”, volviendo al pasado ochentero con uno de sus singles por excelencia “Bad Luck” quedando una vez más como uno de los momentos más destacados del show, al igual que una espectacular “Tough It Out” coreada como pocas.

Para el final dejaron la reciente “Crosstown Train” que quedó bien con sus tintes sureños que prolongaron antes de cerrar definitivamente de forma festiva con “Burning My Heart Down” en la que Davis abandonó su set de teclados y se colgó unos de bandolera para terminar en el borde del escenario junto al resto de la banda que nos regaló otra buenísima actuación. Siempre grandes.

Después de disfrutar de una apuesta segura como FM, llegó el momento expectante y de dudas con una formación como HAREM SCAREM que, por “h” o por “b”, nunca habían terminado de convencerme en las numerosas ocasiones que había podido verles en directo, de hecho algunas de ellas me parecieron muy deficientes. La incertidumbre en este caso aumentaba ya que se presentaban con la baja de última hora de uno de los responsables máximos de su sonido, el guitarrista Pete Lesperance, sustituido para esta gira por el desconocido Mike Vassos. Pero mira tú por donde, a lo mejor en parte precisamente por eso, el concierto de los canadienses fue el más entretenido, brillante y cercano que les recuerdo.

Obviamente no voy a ser tan osado de decir que Vassos es mejor guitarrista que Lesperance, desde luego no me lo pareció, pero creo que cumplió bastante bien, que no calcara los solos ni la forma de tocar del titular del grupo no hizo que los temas desmerecieran, ya que el peso del show cayó sobre todo en un Harry Hess más agradable y comunicativo que de costumbre que cantó realmente bien, además de apoyar con la guitarra rítmica en bastantes temas. Aportó también lo suyo Darren Smith desde los tambores, además de con las voces, quitándome el mal sabor de boca que me dejó la última vez que le vi sobre el mismo escenario como vocalista de RED DRAGON CARTEL en una actuación para olvidar.

Amén de todo lo expuesto creo que mucho tuvo que ver en lo positivo de mi percepción del concierto de HAREM SCAREM la elección de los temas dentro de su set list, tanto los nuevos como los antiguos. Así comenzaron de forma brillante y directa con “Garden Of Eden” tema que abre también el último y buen disco del grupo “Thirteen”, del que tocarían luego otro par de canciones. Todo sonaba nítido, poderoso y tremendamente melódico, nada de efectos ni afinaciones raras, buenos coros, buenas guitarras, estribillo claro, muy bien.

“Dagger” sirvió para seguir enganchándonos, antes de llegar otro de los momentazos del festival cuando enlazaron tres joyas de su maravilloso disco de debut. Comenzando por la habitual en sus conciertos “Hard To Love” que sonó excelsa con un sentimiento y clase enormes, manteniéndolos con los sorprendentes recuerdos para “Slowly Sleeping Away” y “Distant Memory” que en algún caso hacía décadas que no tocaban en directo y que me supieron a gloria mereciendo la pena ya sólo por esto haber aguantado la tentación de no prestarles atención, pero afortunadamente fueron capaces de engancharme desde el principio y de mantener el nivel hasta el final.

Llegó el momento DARREN para cantar pleno de potencia “Sentimental Blvd.” otro señor temazo al que sucedió una fantástica ejecución del baladón “Honestly” previo coqueteo blues de guitarra pero manteniendo toda su esencia y pasión con un insuperable HESS, que siguió arriba para liderar otra magnífica “Stronger Than Love”. Después nos dejaron los otros dos temas nuevos que encajaron perfectamente en el set, la sencilla y contagiosa “All I Need” y la más rotunda “The Midnight Hours”.

Antes del bis rescataron una correcta “Karma Cleansing” para rematar la faena con “No Justice” que quizá fue en la que más eché en falta a Lesperance. En fin, quién me lo iba a decir, cuando ya prácticamente había perdido la fe en HAREM SCAREM van y se sueltan un señor concierto como este y encima sin uno de sus pilares básicos. Esperemos que puedan repetirlo más adelante con la alineación titular y rescatando más clásicos de sus dos primeros discos.

Llegamos al final de la primera jornada tras un nivel bastante bueno en general para asistir al concierto de un clásico como JOE LYNN TURNER. Un show que encaraba más relajado ya que tenía buenas referencias de su reciente visita a Madrid y que, al fin y al cabo, básicamente iba a ser un repaso por grandes hits de RAINBOW y DEEP PURPLE. Pero lamentablemente el vocalista de New Jersey no estaba en su mejor forma física y eso se notó demasiado, quedándose a medias en bastantes momentos de su actuación.

Bien sustentado por los jóvenes músicos de la formación sueca DYNAZTY, Turner salió a escena titubeante, se le notaba que no estaba a gusto, algo poco habitual ya que suele encarar sus conciertos con mucha energía. Se vio que lo intentaba pero no acababa de llegar, algo que quedó patente desde que empezó de manera trepidante con “Death Alley Driver”. El grupo sonaba muy bien, algo acelerado por momentos, pero con una tremenda presencia escénica y una buena técnica instrumental, sobre todo por parte del guitarrista Love Magnusson.

Con “I Surrender” todo fue más fácil, Joe pareció más cómodo y el apoyo del público coreando resultó fundamental, bajando un poco el nivel con “Perfect Strangers” mucho mejor instrumental que vocalmente, al igual que la cañera “Rising Force” de MALMSTEEN en la que los chicos de DYNAZTY lo bordaron. Se recuperó un poco el resuello con la preciosa “Stone Cold” para, tras cantarle el cumpleaños feliz a alguien que no logré identificar, volver a acelerar con una frenética “Highway Star” que a pesar de su exigencia no fue de las que peor quedó siendo junto a las siguientes “Street Of Dreams” y “Deja Vu” de las que más me gustaron de la noche.

Momento entrañable y recuerdo a RONNIE JAMES DIO para dedicarle “Man On The Silver Mountain”, volviendo a la versión más americana con “Miss Mistreaded” y a una irregular “Spotlight Kid” antes de llegar al cierre con, probablemente, tres de los clásicos más grandes de la historia del hard rock. “Long Live Rock & Roll” alargada y coreada con retazos de “Lazy” incrustados en su parte media, “Burn” en la que teclados y guitarra se comieron la voz, y la manida “Smoke On The Water” igualmente alargada y en mi opinión ya excesivamente sobada sobre todo por la cantidad de buenísimos temas que podría interpretar en su lugar.

Al final un concierto entretenido por el set siempre cantable y reconocible, pero por otra parte y también por esto, excesivamente previsible y, sobre todo, lastrado por el bajo momento de forma de Joe que según pudimos saber después se encontraba algo indispuesto. Por esta vez y por ser vos quien sois, se lo perdonaremos.

Texto: Mariano Palomo

Fotos: Fran Cea

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.