Inicio Lanzamientos A-Z Crítica del CD de SNAKEYES – Ultimate Sin

Crítica del CD de SNAKEYES – Ultimate Sin

1
ROCK THE NIGHT FESTIVAL

PACO VENTURA - Madre Tierra

 

 

SNAKEYES – Ultimate Sin

Discográfica: Rock CD Records

 SNAKEYES - Ultimate SinSNAKEYES, la escisión de SPHINX formada por el bajista José Pineda, el batería Carlos Delgado y el guitarrista Justi Bala, ha editado recientemente su debut “Ultimate Sin” grabado junto al cantante rumano Cosmin Aioniţă.

Tras un prometedor EP aparecido en otoño de 2013, el cuarteto confirma su apuesta con este primer trabajo que deja un buen sabor de boca a todos los niveles.

SNAKEYES practican un Heavy Metal de corte clásico aunque notablemente actualizado, con importantes toques que recuerdan a las aventuras en solitario de Rob Halford o a ciertos momentos del ex – cantante de JUDAS PRIEST Tim “Ripper” Owens, vocalista que sin duda ha influenciado y mucho al frontman de SNAKEYES Cosmin.

El álbum se inicia con una gran apertura como es “Demon in Your Mind”, una canción con un estribillo pegadizo que da una buena muestra de la oferta del grupo. “Shadow Warriors”, probablemente el mejor tema del disco, recuerda en su comienzo al clásico de ANNIHILATOR “King Of The Kill”, aunque enseguida recupera la personalidad del grupo con una estrofa muy “spidica”, un pre – estribillo muy poderoso y un gran estribillo que crea un buen contraste. “Black And White” también es muy llamativa gracias a un estribillo muy dinámico y a un gran riff. “Rise Of The Triad” comienza lenta pero va ganando en  potencia a medida que progresa, aunque tiene un cambio un poco moderno antes del solo para mí un tanto innecesario. El tema título tiene en su inicio una gran frase de guitarra y destaca un buen puente antes de retomar el estribillo, que también es de lo mejor del trabajo, y “Down with the Devil” da un poco el toque más roquero al disco con un estribillo pegadizo, aunque al final quizá peque un poco de repetitivo, y una estructura muy enérgica y solvente.

Siguiendo con los temas, “Denied” es más machacona, y es en este tipo de canciones cuando no puedo evitar acordarme de Rob Halford en solitario o de las composiciones de “Ripper” Owens como he dicho antes. En este caso, la estrofa me recuerda un tanto a FIGHT y el estribillo es resultón pero insisto en las reminiscencias estilísticas con los anteriormente mencionados, algo que sin desagradarme no termina de convencerme. “Blood Of The Damned” sigue la misma línea, aunque tiene un gran trabajo vocal en la estrofa y creo que en general les queda mejor que “Denied”. En “Time of Dismay” encontramos una buena estrofa muy heavy y dinámica y un buen estribillo también con el deje que nos ocupa en esta parte de la crítica, pero tiene un cambio después del segundo estribillo muy moderno que me sobra totalmente. El disco se cierra con los que son para mí los dos peores temas de la obra. “Snake Pit” que tiene un estribillo llamativo pero que se termina haciendo cansino por repetitivo, además de tener un cambio pesado y moderno antes del solo que tampoco ayuda, y “The Cross Is A Lie”, un tema con un comienzo lento y atmosférico que termina derivando en una cadencia pesada, machacona y moderna que lleva hasta un estribillo anodino y algo cargante.

Para mí el disco hubiera estado mucho mejor sin estos dos temas, habría quedado un álbum más corto de esos que te dejan con ganas cuando acaban, efecto que queda eliminado ya que estas dos canciones hacen que este “Ultimate Sin” pueda resultar un poco largo.

Aunque todos los músicos hacen un gran trabajo y el cantante rumano Cosmin Aioniţă demuestra ser un discípulo muy aventajado de Tim “Ripper” Owens sin obcecarse en chillar constantemente, quiero destacar sobre todo la labor del guitarrista Justi Bala, quien desempeña su cometido de forma excelente a lo largo de todo el álbum. Destacan los solos de temas como “Shadow Warrior”, “Black And White”, “Blood Of The Damned”, “Time Of Dismay” o “Ultimate Sin”, cuya salida es simplemente espectacular.

El bajista y productor del grupo José Pineda también ha hecho un gran trabajo con el sonido, consiguiendo un producto homogéneo pero sin sacrificar la identidad de los temas, algo que hace resaltar la variedad de toda la obra. El material suena potente y compacto, además de tener buenos arreglos, pero creo que para el directo deberían buscar un segundo guitarrista porque las canciones podrían quedar algo cojas o no lucir como deben cuando Bala interprete las partes solistas.

“Ultimate Sin” es sin duda una gran carta de presentación con canciones llamativas, un buen sonido y grandes instrumentaciones. Si siguen así en el futuro y consiguen definir por completo su personalidad, para mí eliminando o haciendo menos obvios esos dejes Halford/Owens en sus composiciones, conseguirán mejorar aún más su propuesta. Lo que sí son sin duda SNAKEYES es otra de esas bandas que demuestran día a día que en este país también hay calidad, y mucha.

Antonio Cerezuela

Lista de Temas:

  1. Demon in Your Mind
  2. Denied
  3. Shadow Warriors
  4. Black and White
  5. Blood of the Dammed
  6. Rise of the Triad
  7. Time of Dismay
  8. Ultimate Sin
  9. Snake Pit
  10. Down with the Devil
  11. Cross is a Lie

 

 

 

1 COMENTARIO