Inicio Conciertos Crónica y Fotos de MASTODON, BIG BUSSINES y KROKODIL en Barcelona

Crónica y Fotos de MASTODON, BIG BUSSINES y KROKODIL en Barcelona

1
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
ROCK N ROCK
LEYENDAS DEL ROCK 2020
METAL PARADISE 2020
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
ROCK N ROCK
LEYENDAS DEL ROCK 2020
METAL PARADISE 2020
LEYENDAS DEL ROCK 2020
METAL PARADISE 2020

 

MASTODON

+ BIG BUSSINES + KROKODIL

Lunes 8 de Diciembre de 2014 – Sala Razzmatazz –  Barcelona

MASTODON hace tiempo que ha dejado de ser un grupo rellena-festivales para avanzar a la primera línea del metal actual. Dos años atrás dieron el salto de la razzmatazz mediana a la grande por exceso de demanda y de allí ya no se mueven, más si continúan evolucionando con discos tan redondos como "Once More ‘Round The Sun".

Con una formación solidificada desde el año 2000, su estilo poliédrico ha pisado terrenos sludge, stoner, hardcore, jazz, metal, trash, rock y psicodélicos, siempre innovadores, pioneros y un paso por delante de otras muchas bandas que ven en los de Atlanta un referente.

Su visión única de la música hacía de esperar que sus teloneros tampoco fueran precisamente ortodoxos. Los primeros, KROKODIL, pueden ser considerados un supergrupo con músicos procedentes de SIKTH, HEXES, GALLOWS, CRY FOR SILENCE y CANAYA. La camiseta de Neurosis del activo vocalista Simon Wright ya apuntaba por dónde iban a ir los tiros. Sus tres registros vocales, limpio, gutural y chillón cubrieron respectivamente las necesidades melódicas, sludge y hardcore requeridas en el set de poco más de media hora. Su proximidad estilística (aunque más hardcorizada) con los cabezas de cartel hizo que aparecieran como un sucedáneo del mismo, con lo positivo y negativo que esto conlleva.

La siguiente actuación se me hace complicada de catalogar. Detrás del opulento nombre de BIG BUSSINES se presentaron únicamente dos componentes provenientes de los míticos Melvins, que con una batería y un bajo hicieron más ruido que todos los que les precedieron juntos. La ausencia del guitarrista Scott Martin (al parecer recuperándose de una operación) hizo que el bajista/vocalista Jared Warren se desdoblara e hiciera un dos por uno con su bajo, convirtiéndolo en guitarra cuando era beneficioso para la canción, mientras Coady Willis aporreaba la batería cambiando de ritmos frenéticamente incluso incrustando solos dentro de las canciones.

Sin duda los angelinos son unos cracks en sus respectivos instrumentos, pero la propuesta se sostuvo mientras duró la curiosidad por ver cómo se desenvolvían, una vez pasada la novedad y perjudicados por un sonido embarullado algunos acabamos por pedir la hora. El grupo hizo lo que pudo para acercar su sonido al stoner/sludge de sus álbumes aún y contar con un mástil menos, pero se echó en falta al guitarrista que hubiera convertido este concierto en algo más que un experimento.

Y llegó el turno de MASTODON. Nos encontramos con una banda llena de ganas y energía que supieron trasladar sobre el escenario la complejidad y calidad de sus trabajos, despejando cualquier duda respecto a sus directos.

Estuvieron perfectamente sincronizados a pesar de los cambios de ritmo constantes que infligen a sus canciones, su ejecución técnica fue espectacular, especialmente el trabajo a la guitarra de Brent Hinds. Eso sí, si fue el alma Mater en lo instrumental, en la parte vocal fue el que más flojeó y al que menos se oyó por mucho que cante comiéndose la alcachofa. Troy Sanders sí bordó sus voces, funcionales para los registros más guturales. En el lado opuesto, su compañero en la sección rítmica Brann Dailor cantaba, y muy bien, los tonos más limpios y melódicos que parecen marcar tendencia en el nuevo devenir de MASTODON. Y no nos olvidemos de Bill Kelliher, que si bien rehúye todo protagonismo escorado en la esquina lo tiene, y mucho, en las labores de guitarra rítmica.

Su maquinaria interestelar psicometadélica voló bien alto e iluminó la sala con un buen juego de luces que aumentó la sensación de viaje a otra dimensión musical. En el recorrido hubo de todo, por supuesto muchas paradas en su nuevo "Once More ‘Round The Sun", que retoma y mejora la (r)evolución iniciada en "The Hunter", en la que los americanos rebajaron la complejidad de su música para hacerla más asequible al resto de mortales.

De esta nueva entrega "Tread Lightly" y "Once More ‘Round the Sun" fueron las seleccionadas para iniciar el set de manera bien diversa. La primera es un medio tiempo denso, mientras que la segunda sonó mucho más directa. Un primer ejemplo de lo que nos deparaba el concierto, variedad y calidad.

En la rápida y técnica "Blasteroid" las baquetas de Dailor redoblaron más rápido que lo que el oído alcanza a asimilar, preludio de una magnífica "Oblivion" de hipnótico estribillo. "The Motherload" es el tema más sorprendente de "Once More ‘Round The Sun", seguramente la canción más accesible del grupo hasta la fecha. En directo sonó de maravilla, con la voz de Brann Dailor calcada a la del álbum enfrentándose a la rabia de Sanders. El solo de Hinds fue un alarde de shredding como otros tantos que nos deparó la noche.

Gritos de MASTODON se fusionaron con "Chimes At Midnight", iniciado con un medio tiempo oscuro roto por la tralla riffera de Kelliher, quien también arrancó "High Road" asociándose con Hinds para juntos deleitarnos cruzando y doblando solos en primera línea de escenario.  El primer viaje serio al pasado se hizo con los dos temas siguientes, interpretados sin respiro, "Aqua Dementia", rápida, imprevisible, de estructuras complejas y "Ol’e Nessie", en su mayor parte instrumental y melódica con interludios agradables.

La intro de "Halloween" nos trasladó de nuevo al espacio exterior sumidos en una oscuridad únicamente rota por el fosforito de la correa de la guitarra de Hinds, quien se encargó de sus voces y solos acompañado por los estribillos de un Dailor que nos dio una lección tras los parches. Siguió otra intro y el nuevo "Aunt Lisa", donde cantaron Hinds, Sanders (con un registro particular, como si acabara de salir del dentista), Dailor y el público, que entonó en solitario los coros finales del tema  "Hey ho, let’s fucking go. Hey ho, let’s get up and rock n’ roll". Amen.

Un breve "¿Cómo están?" antecedió a una de las más celebradas de la noche, "Divinations" del divino "Crack The Skye". Los dedos arrancaron a toda velocidad una "Bladecatcher" en la que echamos en falta los característicos silbidos de Hinds y que empalmó con "Black Tongue".

"Ember City" calentó los motores, revolucionados en la trashera "Megalodon" para hacer girar el moshpit formado en "Crystal Skull" y acabar rompiéndose tras la tralla de "Blood And Thunder", con la que finalizó el concierto de la mejor manera posible.

El grupo se despidió del público, alabando a la ciudad y su gente. Se entretuvo especialmente Brann Dailor quien retó a repetir todo el concierto a quien quisiera, eso sí, a las seis de la mañana del día siguiente. No le faltaron voluntarios. Abandonamos la sala escuchando la grabación de “Pendulous Skin”, homenaje al teclista que participó en ella, Isaiah “Ikey” Owens, que murió de un ataque al corazón recientemente.

Grandes, no, lo siguiente, mastodónticos.

Setlist:

  • Tread Lightly ("Once More ‘Round the Sun")
  • Once More ‘Round the Sun ("Once More ‘Round the Sun")
  • Blasteroid ("The Hunter")
  • Oblivion ("Crack The Skye")
  • The Motherload ("Once More ‘Round the Sun")
  • Chimes at Midnight ("Once More ‘Round the Sun")
  • High Road ("Once More ‘Round the Sun")
  • Aqua Dementia ("Leviathan")
  • Ol’e Nessie ("Remission")
  • Halloween ("Once More ‘Round the Sun")
  • Aunt Lisa ("Once More ‘Round the Sun")
  • Divinations ("Crack The Skye")
  • Bladecatcher ("Blood Mountain")
  • Black Tongue ("The Hunter")
  • Ember City ("Once More ‘Round the Sun")
  • Megalodon ("Leviathan")
  • Crystal Skull ("Blood Mountain")
  • Blood and Thunder ("Leviathan")

Texto y fotos: Hèctor Prat

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 

 

 

 

1 COMENTARIO

  1. Qué va, son una mierda en directo, no tienen carisma encima del escenario y cantan como el culo por más que los fans se esfuercen en defenderles; y llevan/montan/nosecomolohacen un sonido de mierda también. Ya lo viví en su visita anterior al Razz, pero di por hecho que habrían mejorado, pero no. No vuelvo a caer en la vida. Gran banda para escuchar en disco, basura infecta como banda de directo.