Inicio Lanzamientos A-Z Crítica del CD de SÓLSTAFIR – Otta

Crítica del CD de SÓLSTAFIR – Otta

0
Madness Live!
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
CENTURY MEDIA
NIGHTFEAR - Apocalypse
BARON ROJO 21 Marzo - Barcelona
ROCK THE NIGHT FESTIVAL
ROCK N ROCK
PACO VENTURA - GIRA 2020
METAL PARADISE 2020
Madness Live!
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
CENTURY MEDIA
NIGHTFEAR - Apocalypse
BARON ROJO 21 Marzo - Barcelona
ROCK THE NIGHT FESTIVAL
ROCK N ROCK
PACO VENTURA - GIRA 2020
METAL PARADISE 2020

ROCK THE NIGHT FESTIVAL
ROCK N ROCK
PACO VENTURA - GIRA 2020
METAL PARADISE 2020

SÓLSTAFIR – Otta

 Discográfica: Season Of Mist

 SÓLSTAFIR - OttaDe nuevo una gran entrega por parte de Season Of Mist que no dejan de “jugársela” a lo diferente. Y es que, no debe haber nada en el mundo metalero actual que se asemeje a SÓLSTAFIR y su combinación opresiva, añeja, ambiental a la islandesa. Solo hace falta echar un ojo a cada componente, su imagen y sus pintas para comprender que en SÓLSTAFIR cabe de todo.

Debo reconocer que es la primera vez que tengo un acercamiento tan intenso a los islandeses. Mientras que su nombre siempre ha formado parte del movimiento underground y siempre han gozado de ese prestigio que tienen los incomprendidos, no ha sido hasta este “OTTA”, hasta que le he paladeado con gusto y placer. Debe ser que este comienzo del otoño me ha pintado un panorama ideal para el marco del cuarteto.

Es innegable que la voz de Aðalbjörn Tryggvason (guitarrista y cantante) tiene un carisma espeluznante. Si encima le añadimos que lo hace en islandés, el cuerpo que toma la lírica de los temas es muy robusto. A este respecto debo decir que yo no soy muy de temas en islandés, alemán o fines; pero, sí reconozco un hechizo misterioso. Esa sensación de recorrer esa pequeña, gélida y volcánica isla de la mano de esa voz áspera, impronunciable y ronca se convierte en una seña de identidad de SÓLSTAFIR muy gustosa.

Dicen, que el sonido ha cambiado mucho respecto a sus orígenes. Como ya dije, poco puedo opinar a ese respecto (a día de hoy, ya que quiero tirar de discografía). Sin embargo si aviso que son bastante "inetiquetables". Un claro ejemplo es lo que hacen con el tema que bautiza el disco, “Otta”. El mejor tema de los islandeses de lejos. Un sonido muy del oeste, desértico y polvoriento; donde los instrumentos de viento dan un toque sutil y vivaz a semejante panorama desalentador. La guitarra suena a Clint Eastwood (o a volcán islandés si queremos hacer referencias a sus tierras) y tiene un aroma a banjo santo y seña de la canción. Destacar ese momento final donde el tema va creciendo y repitiendo estructura con esa base rítmica sobresaturada.

Hablando de la base rítmica, resaltar la increíble saturación que tiene ese bajo de Austman (la última incorporación de la banda). Es por esta línea donde viene ese toque rockero añejo, ese blues sin luz de locales cerrados. En cierto aspecto me viene a la mente un concepto similar al que maneja GRAVEYARD (los suecos). Y sino escuchar ese final de “Non”.

Después de la grandiosa “Otta” le sigue un toque mucho más opresivo y oscuro, “Rismal” algo que parece encaja más con la ambientación que han ido arrastrando a lo largo de su carrera y en el doom en líneas generales. Empiezo a reconocer que gran parte de esa opresión y desgarro lo pone Tryggvason con esos gritos y esa pronunciación. Posteriormente ofrecen otra ambientación oscurantista pero desarrollada de otra forma, “Dagmal”, que tiene más velocidad que su predecesora pero sigue manteniendo esa gravedad de la mano de los bajos y de una de las guitarras que con cortos riffs y mucho eco; que empieza a formar parte de una de las características más relevantes de todo “OTTA”.

La otra gran sorpresa es “Middegi” (una persona me dijo que algo de THE PIXIES le venía a la mente) y es que la voz, de nuevo, es un repertorio de pasión y desagarro. Pero esta vez, la batería que hace más uso de aéreos le da ese color rockero.

Y como podréis ver ya a estas alturas tenemos un poco de todo: doom, ambientación y rock; como principales raíces. Así seguirá toda la línea del álbum. Un álbum nada repetitivo, donde no hay tema similar al anterior y donde cualquier etiqueta se quedará corta o necesitará de unos cuantos adjetivos para realmente abarcar todo lo que han conseguido SÓLSTAFIR con este “OTTA”. Para mi gusto, todo un descubrimiento, tardío. Pero como siempre dicen “nunca es tarde si la dicha es buena” y creedme que esta dicha es inmensa con los islandeses haciendo música.

He querido dejar para el final mencionar el tema de inicio “Lagnaetti” y el último “Nattmal”. Empiezo a pensar que los temas que son más largos, no siempre son representativos de calidad, pero si suelen serlo de cuidado y creatividad estructural. Lo que hace fijarme en que, los temas que tienen ese plus en “OTTA” coinciden que son los más largos del álbum. Lo bonito de estas situaciones es que pueden empezar siendo una cosa y como van evolucionando. “Nattmal” empieza con tanto sufrimiento que parece ser una oda al doom y poco a poco va cogiendo ritmo y velocidad y cuerpo. Mientras que “Lagnaetti” que parece que sería la típica intro ambiental coge ese piano y esa guitarra sobresaturada y le imprime volumen. Supongo que por eso SÓLSTAFIR son capaces de haber creado un disco absolutamente inimitable e imposible de etiquetar.

Terminar diciendo que curioso como “Otta” que significa amanecer, refleja una portada tan oscura y poco colorida para simbolizar un amanecer. Supongo que en Islandia (país que pasa meses a oscuras) el concepto de amanecer debe ser relativo. Es ahí donde entra en juego “Eykt” un antiguo sistema horario islandés basado en las ocho horas solares. Por eso, el disco se divide en 8 pistas, empezando por “Lagnaetti” que sería como la media noche, pasando por el amanecer (Otta), la tercera hora (Dagmal)… para terminar con la cena (Nattmal).

Jorge Carcamo

Lista de Temas:

  1. Lágnætti
  2. Ótta
  3. Rismál
  4. Dagmál
  5. Miðdegi
  6. Nón
  7. Miðaftann
  8. Náttmál