Inicio Conciertos Crónica y Fotos del festival WINGS TO ROCK en Burgos, con DUNEDAIN,...

Crónica y Fotos del festival WINGS TO ROCK en Burgos, con DUNEDAIN, OKER, etc

0
Madness Live!
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
CENTURY MEDIA
NIGHTFEAR - Apocalypse
BARON ROJO 21 Marzo - Barcelona
ROCK THE NIGHT FESTIVAL
ROCK N ROCK
PACO VENTURA - GIRA 2020
METAL PARADISE 2020
Madness Live!
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
CENTURY MEDIA
NIGHTFEAR - Apocalypse
BARON ROJO 21 Marzo - Barcelona
ROCK THE NIGHT FESTIVAL
ROCK N ROCK
PACO VENTURA - GIRA 2020
METAL PARADISE 2020
ROCK THE NIGHT FESTIVAL
ROCK N ROCK
PACO VENTURA - GIRA 2020
METAL PARADISE 2020

 

Sábado 30 de Agosto de 2014 – Castrillo del Val – BURGOS

+ DUNEDAIN + OKER + PUSSY & MONEY + D13 + SEND

Por fin llegó el tan ansiado día, el tan deseado festival. La segunda edición del WINGS TO ROCK ya es historia, y aquí estoy yo para narraros todo lo que allí aconteció.

No os voy a engañar, se ha convertido en el festival local por excelencia (por joven que sea su andadura), y se le tiene cariño, mucho cariño. Sobretodo cuando sabes que las cosas se hacen desde el corazón y, únicamente con la intención de agradar a todos los “metalhearts” de la zona. No se poseen grandes medios, grandes presupuestos, ni grandes instalaciones, pero como siempre, para eso están Jaime y Chuchi, para paliar todas esas carencias y demostrarnos por segundo año consecutivo, que todo es posible.

Para no perder las buenas costumbres, la entrada era gratuita y los precios de la barra muy económicos y asequibles. Y ya si hablamos de los bocadillos…, excelentes creo que se quedaría corto. La verdad que teniendo en cuenta el precio de la entrada, estos chicos siempre saben como tratar a sus anfitriones.

Si que fue una pena que la gente no terminará de responder y de acercarse a la cercana localidad, y se viera una bajada en la cifra de pública con respecto al año pasado. Aunque una de las mejoras que nos trajeron los organizadores, fue un mejor escenario que gozaba de mejor iluminación y mejor sonido.

Ya desde las primeras horas del mediodía pudimos disfrutar de un buen vermout amenizado por SEND, la banda local que ya actuara en la primera edición, pero esta vez con el grupo al completo en versión acústica y presentándonos su álbum Camino. Excelente banda sonora para tomarse una caña antes de comer e ir mimetizándonos con el recinto donde tantas horas pasaríamos a la tarde.

El sol empezaba a caer y, con el, comenzaba a descender la temperatura para el inicio del festival en sí. Los burgaleses D13 daban el pistoletazo de salida a lo que serían cerca de siete horas de música en directo. Metal contundente y potente, ayudados de un sonido perfecto desde el primer instante.

Cerca de sesenta minutos de riffs y melodías pegadizas con temas como “Betray” o “The Storm Within”, perfectos para que el público se fuera acomodando e incluso algún valiente se acercara a las primeras filas y así poder disfrutar en primera instancia de un gran directo.

Tras la dosis de thrash metal de “Rulo” y sus huestes, era turno de viajar unos cuantos años atrás, a la época dorada del Hard Rock y reencontrarnos con los mejores Motley Crüe. ¿Los encargados de transportarnos? Como no podía ser de otra forma, los PUSSY & MONEY. Una de las mejores bandas tributo a los californianos, ahora con cambios en la voz.

Patricia es la nueva cara que pone voz a la banda burgalesa. La joven cantante demostró estar a la altura aunque, personalmente, pienso que Israel encajaba mejor vocalmente con el estilo del grupo.

La actuación fue toda una bomba, con los mejores temas, los que todo el mundo conoce, para hacernos disfrutar y hacer un “remember” en condiciones. “Too Fast For Love”, “Wild Side”, la provocativa “Girls, Girls, Girls”, o la siempre macarra ” Same Ol Situation”. Nuevamente un audio a buen nivel y buena potencia acompañado de la iluminación que este año era de mejor calidad.

Todo estaba saliendo a pedir de boca. Los horarios estaban clavados y no hubo ningún problema a destacar. Las barras estaban funcionando a tope, poniendo cañas, calimotxos y bocadillos por doquier, que la mano de Chuchi en la parrilla es de destacar y había que ir cogiendo fuerzas para los dos platos fuertes que quedaban en lo que se había tornado una típica y fría noche de agosto en la localidad.

Desde Madrid llegaban OKER. Una banda a la que nunca les he terminado de coger el punto. He tenido la oportunidad de verles un par de veces años atrás y no me consiguieron agradar del todo. Siempre haciendo muy buenos conciertos pero, les encontraba alguna carencia. Hoy venían a enseñarnos de qué son capaces y os puedo decir que me llevé una muy grata sorpresa. Digamos que ha sido un borrón y cuenta nueva, como si su show hubiera cambiado sobremanera. Quizás su gran disco Culpable fuera ese motivo. Demostraron un repunte de calidad más que considerable. Os puedo asegurar que me dejaron perplejo.

En cuanto salieron a escena, comenzó su derroche de actitud. Desde el primer segundo salieron a comerse el escenario, a dejarnos a todos boquiabiertos con su heavy más clásico y ochentero. Con las “pintas” dignas para una noche de Rock ‘N Roll en perfecta armonía con su sonido; ese sonido añejo que en muchas ocasiones echamos tanto de menos.

Lolo, Álvaro y Luis nos fueron mostrando sus poses una y otra vez, con sus instrumentos de cuerda en ristre. José estaba algo más tapado tras su batería, pero no os preocupéis que se hizo bien denotar. ¿Y que decir de Carmen? Que contar que no se haya dicho una y otra vez. Está hecha para estar al frente de la banda, una voz para gobernaros a todos, una voz para encontraros. Una voz para atraeros a todos y ataros en las tinieblas del Metal. Estuvo apoteósica y desarrolló su labor a las mil maravillas.

No se dejaron ningún fleco sin atar. Sus grandes temas sonaron durante la hora y media que tenían. Desde sus inicios hasta su último trabajo. Sentimiento y actitud a partes iguales en su actuación. OKER, ha evolucionado, ha crecido, guste a quien guste y se están haciendo su sitio en la escena a buen ritmo y con muy buena letra.

Con una actuación de tal calibre, los abulenses lo tenían crudo para despuntar pero con mucho tesón y muchos huevos se curraron un pedazo de concierto de los que marcan un hito en el camino.

Mucho tiempo, demasiado. He de confesar que ha pasado demasiado tiempo desde que los viera por última vez y para mi supuso un reencuentro con una época de mi vida a la que siempre la he tenido mucho cariño. Grandes momentos vividos en aquel entonces y mucho que asociar a esta banda. Por eso he de advertiros que quizás no sea todo lo objetivo que deba, pero el corazón me tira.

 Creo que podría definir y resumir el concierto de DUNEDAIN como majestuoso. Bajo mi parecer es el adjetivo que mejor encaja para describir sus dos horas de actuación. Estuvieron inmensos y, como os decía, nos hicieron revivir grandes momentos.

Me gustó mucho el rol que adopta Jesús Izco en la banda, demostrando su buen hacer como músico y apoyando en las voces, respondiendo perfectamente como sustituto de Jacin. Tony me tuvo encandilado toda la noche y a Miguel me gustaría que lo hubierais podido ver tocar a escasos centímetros para que vierais con que facilidad y aplomo tocaba la batería. Mariano estuvo algo más comedido en el escenario, pero destacando con notoriedad en sus intervenciones.

Repasaron absolutamente todas sus épocas y sus discos, pero empezamos a echar en falta el disco nuevo. Lo queremos pronto en nuestras manos chicos. Se centraron en su exitoso Buscando el Norte y el más actual Mágica, así como sus grandes éxitos del ya mítico La Luz De Mi Oscuridad. Dos horas daban para mucho material.

Todas las bandas cumplieron con creces y pocas cosas hay que reprochar, tanto a artistas como a la organización. Nos alegra mucho que se haya podido realizar esta segunda edición y solo confiamos en que Jaime y los suyos nos puedan preparar otra noche igual dentro de un año. Y, como siempre, agradecer el trato recibido.

¡WINGS TO ROCK FOREVER!

Texto y fotos: José María Saiz Olmo

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.