Inicio Conciertos Crónica y Fotos del LEYENDAS DEL ROCK – Sábado 9, primera parte

Crónica y Fotos del LEYENDAS DEL ROCK – Sábado 9, primera parte

13
ROCK N ROCK
Madness Live!
ROCK N ROCK
Madness Live!
   

 

LEYENDAS DEL ROCK

Jueves 7, Viernes 8 y Sábado 9 de Agosto  de 2014 – Polideportivo Municipal – Villena

Sábado 9 – Primera Parte

EASY RIDER

Tras casi 10 años retirados, los madrileños EASY RIDER se presentaban en la pasada edición del Leyendas del Rock de nuevo comandados por el cantante Ron Finn.

Aunque era el primer grupo del sábado y hacía un calor bastante insoportable, el quinteto había congregado un notable número de espectadores que aumentó a medida que avanzaba el concierto.

La actuación comenzó con “Visions” mostrando ya un grupo bien consolidado y compacto, aunque con un sonido un poco escaso, algo que para nada molestó a la banda que siguió centrada en sus instrumentos.

“Changes” de “Lord Of The Storm” y “No Room In Hell” de “Regeneration” mantuvieron caldeado el ambiente ya con cierta mejora del sonido (aunque éste no fue para tirar cohetes en ningún momento de la actuación).

El grupo sonaba bien, desde luego no parecía que se hubieran juntado hace nada como quien dice. La base rítmica formada por el bajista José Villanueva y el batería Rafa Díaz sonaba empacada, las guitarras de Javier Villanueva y Daniel Castellanos eran contundentes y la voz de Ron Finn ponía la guinda final con esa potencia tan característica.

La banda no frenó en ningún momento y arremetió con “Animal”, la excelente “Chasing Demons”, “Evilution” y “Lord Of The Storm”, mientras seguían demostrando que no tenían ninguna fisura.

Tras “Wormwood” y “Regeneration” llegó el tema nuevo “Defiance”, del que tengo que decir que me convenció más en esta segunda escucha que cuando vi el vídeo. La canción está bastante bien, continúa la línea iniciada en “Regeneration” y “Animal”, y quedó perfecta como antesala del cierre con “Stranger”, acertada clausura que fue muy celebrada por el público allí congregado.

Como he dicho estuvieron bastante bien los madrileños, pero creo que no estaría de más que dieran un poco más de vidilla en el escenario. Es cierto que Ron Finn es un frontman sensacional y que no tiene ningún reparo en echarse el grupo a la espalda, pero hay momentos en los que el resto del grupo parece inexistente en lo que a presencia se refiere. Solo Javier Villanueva animaba un poco el cotarro, y muchas veces obligado por el imparable Ron Finn.

En cualquier caso un buen regreso de EASY RIDER y un buen concierto para iniciar esta nueva etapa. A ver que les depara.

Texto: Antonio Cerezuela

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo

 


 

INFAMIA

Un lujazo comenzar el sábado en el Leyendas viendo el final del concierto de EASY RIDER primero y después a los riojanos INFAMIA para abrir el escenario Mark Reale el último día. Insisto en que en España tenemos unos grupazos de heavy metal de volverse loco, e INFAMIA es uno de ellos. Interesantes en disco y buenísimos en directo, se marcaron un conciertazo en el Leyendas con toda la humildad pero a la vez mucho morro y desparpajo, avanzando sin prisa pero sin pausa en su camino.

Ya con tres discos por aquí, de repente parecían un grupo más que veterano, sonando de maravilla, dando una caña impresionante y con un pedazo de cantante como es Fredy que parte la pana (y en Villena literalmente se salió, ¡y encima es buen frontman!). Luego, yo soy fan de Cáramo, uno de sus guitarristas, que me encanta su rollo, cómo sonríe en todos los temas, las poses… ¡un crack!, pero toda la banda tiene una imagen excelente (aunque vayan de negro riguroso, jeje) y suenan como un cañón. Y muy bueno también su batería (y corista) Alberto, ¡cómo le pega!

Ya con media "entrada" en el escenario pequeño, desde el principio salieron a comérselo todo y a no desaprovechar la oportunidad de estrenarse en un festival tan importante, con ese punto heavy/hardroquero/power que bordan y una buena retahíla de temazos que nos supieron a gloria a los presentes a esas horas de la sobremesa, como quién dice. Y la gente cantando todos los temas, por cierto, que me sorprendió para bien, y el grupo mostrando una seguridad aplastante sobre el escenario pese a que aún son bastante jóvenes… "Fiel a tus sentimientos", ¡cómo me gusta!, "Jugar a ser Dios" (excelente tema y letra), "Sueño o realidad" (que daba título a un más power primer disco)… Qué buenos riffs, melodías y guitarras en general en todos los temas, ¡me encantaron INFAMIA el sábado en directo! Incluso se atrevieron a versionear de manera brutal el "Sobreviviré" de Mónica Naranjo, metalizada al máximo y con Fredy demostrando que es un vocalista de bandera, ¡cómo cantó el tema! Está claro que no tiene la imagen de un Leo o un Tete Novoa, pero ojito a este chico de La Rioja… Y para cerrar, "La luz del sol" desde sus primeros tiempos, más facilona tal vez pero con su gente coreando el estribillo a tope. CONCIERTAZO y un grupo que tiene que estar desde ya bien arriba… apuntar bien el nombre porque estarán en la primera línea pronto: INFAMIA.

Texto: David Esquitino

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo

 


 

LUJURIA

Un Leyendas sin las huestes de Óscar Sancho va a resultar difícil de imaginar. Una vez más, animaron el inicio de la jornada como nadie, además contando con un sonido atronador y nítido. La banda pinta muy compacta con su actual formación, y no lo digo sólo por el consabido plus que supone Manuel Seoane a la guitarra o la artillería pesada de Maikel desde la batería, sino que la imagen de la propia banda sobre el escenario ha ganado enteros. Es una pena que, cuando cae el invierno y las giras por salas con cincuenta personas o menos hacen perder la esperanza al más optimista, todo quede en el olvido, pero estos ratitos de Lujuria en los festivales merecen la pena.

Bandera palestina en mano, embutido en vinilo rojo y con unos flecos dignos de récord, Óscar Sancho se lanzó a por todas, sin perder tiempo en lanzar todas las consignas lo antes posible: “Arriba mi gente!!”, “Leña al mono!!”, “A morir!!”. Para mayor fortuna de los que seguimos admirando a la banda tras más de diez años, y también de la fabulosa chavalería que siempre está cuando Lujuria los convoca, nos encontramos un set list acertadísimo desde el minuto uno con la fabulosa “Mozart y Salieri”, tras una evocadora e irónica intro con el “Hallelujah” de Haendel. El propósito claro del grupo era poner aquello patas arriba enlazando las tres primeras seguidas, y el “efecto llamada” fue devastador, porque entre un tema y otro… la presencia de público ¡se doblaba!

Heavy Metal y compromiso social son y serán el sello identificativo de LUJURIA, lo que no impide que recuperen la ironía cachonda de temas como “Sperman” a unas revoluciones difícilmente calificables. Sólo se me ocurre decir que el triángulo Seoane, Chepas, Maikel eran la tormenta perfecta. Sonó devastador y nos llevó al mar de cuernos que supuso la celebración de “Cinturón de Castidad”, dedicada a todos los “comecabezas” que quieren hacer “su mundo mejor” a costa nuestra. Viejas reivindicaciones para nuevas ratas. Y hay que estar ahí para señalarlos, como está Lujuria de la mano de Óscar.

El momento emotivo, generoso y de justicia llegó con la anunciada presencia del tío Luis, bajista y miembro fundador de OBÚS ya alejado de los escenarios por una enfermedad que le ha afectado a la garganta, pero que no le impidió darse el gustazo de disfrutar del “Vamos Muy Bien” con sus amigos Lujuria, arrimando hombro con Óscar y terminar aporreando el bajo-hacha caracteristico de rodillas. Muy aplaudido y muy merecido, máxime cuando estaba una hora antes, en la carpa de la barra comiéndose un bocata como un asistente más al festival, casi desapercibido.

Desde ahí hasta el final, ya sabíamos que era cuesta abajo y con viento a favor. Óscar no aguantó en el escenario y bajó a recorrer la amplia primera fila de lado a lado, mientras cantaba “Estrella del Porno”. Tras darle tiempo para denunciar que somos el país más asquerosamente corrupto de este lado de la Tierra, denunciar el genocidio palestino a manos del poder sionista y dejar claro que no nos vamos a callar, llegó obviamente “Joda a Quien Joda”. Y aún quedó lugar para darle a un amigo -Óscar Endara, cantante de WILD- la oportunidad de estar en un escenario grande haciendo “Corazón de Heavy Metal”. Para el final, dejaron tres retazos del disco de versiones (BRUQUE, MURO y BANZAI) y el tema que compusieron el año pasado en homenaje al “Leyendas del Rock”. Pegadizo, por cierto, y aprovechado por Seoane para dejarnos con la boca abierta, otro poquito más. En definitiva, un show muy por encima del año anterior. Que no falten.

Texto: Alberto Martínez

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo

 


 

RAVENBLOOD

A las 17.30 de la tarde, y ya sumergidos de lleno en la última jornada de festival, teníamos a los catalanes RAVENBLOOD asaltando el Mark Reale ante media pista que poblaba la carpa, sin contar los bancos laterales, que la gente ocupaba casi en su totalidad para descansar un poco ante lo que se venía. La banda catalana me era bastante ajena salvo por el nombre, y tengo que decir que me sorprendieron muy positivamente en escena, aunque su mezcla de metal épico/ folk con death metal, casi tirando a brutal death, no me terminó de convencer demasiado. Algo que no me gusta es que un grupo utilice teclados en sus canciones y que en directo los metan grabados.

Creo que no es tan complicado llevar ese instrumento al directo, vaya, que si hablamos de orquestaciones, ambientaciones electro o instrumentos raros no estoy del todo en contra de ello, pero samplear un teclado no sé, lo vi algo pobre quizás.

Me gustaron sin embargo las voces limpias de Jordi Mata, muy del estilo WINTERSUN, aunque luego ambas bandas tampoco es que tuvieran mucho en común. Sonaron bien, y Dani Pérez sacó a relucir las pedazo de tablas que tiene ya de su época en AVGRUNN, entre otros, con una performance que a pesar de etiquetas y diversas influencias más ‘flokies’ que presentan RAVENBLOOD me recordó al ‘brutal/ death’ e incluso al ‘black’, con una voz super gutural que bordó.

El grupo no obstante dio un concierto de una intensidad salvaje, con sus dos guitarristas sin parar de hacer ‘headbanging’ y eso sí, el personal un poco parado, de resaca todavía, imagino. Sonaron temas como “Ghost’s Pride”, “Hanging Over The River”, o una versión curiosa cuanto menos del “Engel” de RAMMSTEIN, donde Martí de DÖRIA les acompañó sobre el escenario, para despedir con una mezcla instrumental de las melodías de Juego de Tronos y Piratas del Caribe. Muy buen concierto aunque, como resaltaba, no me terminó de convencer la mezcla de estilos.

Texto: Jorge del Amo

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo

 


 

ELUVEITIE

Tras su paso por la edición del 2012, los suizos ELUVEITIE regresaban al Leyendas para presentar su nueva obra de estudio “Origins”, y dar fiel  testimonio del crecimiento que ha experimentado la formación durante estos últimos años. Como ya sucediera en su anterior participación en el festival, la suya fue una de las actuaciones más seguidas de la tarde, consiguiendo congregar frente al escenario “Jesús De La Rosa” a un buen número de curiosos y seguidores dispuestos a cantar y bailar al ritmo de sus contagiosas melodías. Y es que la formación suiza parece haber encontrado la fórmula perfecta para fusionar en su sonido el death metal melódico y las sonoridades típicamente folk  que aportan instrumentos como la flauta, la gaita, el violín, el arpa clásica,  o, como no, la zanfoña.

Acompañados por la introducción que abre y da título a su nueva obra “Origins”, los músicos de la formación suiza se apresuraron a tomar posiciones para dar el pistoletazo de salida a su show con una de las piezas más crudas e impactantes de su último trabajo “The Nameless”, con el que pudimos comprobar que Chringel Glanzmann no ha perdido ese filo cortante y amenazante que siempre ha caracterizado las composiciones de la banda. Sin abandonar su faceta más afilada, la siguiente en sonar fue  “Nil”, conformando  así una compacta e imponente  dupla de apertura. Sin duda fue una auténtica lástima  que los problemas técnicos deslucieran el arranque del show, impidiéndonos disfrutar de ambas piezas en todo su esplendor.

Ahondando en su faceta más “folky”, y por tanto concediendo unas mayores cuota de protagonismo tanto al violín como a la zanfoña, llegaba el momento de la oscura “Thousandfold”, para rápidamente dejar paso a una de las piezas más celebradas de su extensa discografía, una coreadísima  “Inis Mona”, que curiosamente fue la composición más antigua que interpretaron, ya que prácticamente la totalidad de su repertorio estuvo centrado en  el material de sus tres últimas entregas  “Everything Remains (As It Never Was)”, “Helvetios” y ” “Origins”.

Precisamente, de su más reciente trabajo sonaron piezas como la seductora “The Call Of The Mountains”, en la que una sonriente Anna Murphy sería la encargada de hacerse cargo de las tareas vocales, mostrando un registro realmente elegante y cautivador. El contraste a tanto  preciosismo lírico lo pondrían piezas como “Neverland” o “Kingdom Come Undone”, en las que los suizos supieron recrear sobre  las tablas la perfecta fusión entre el folk y el metal, logrando una sonoridad realmente vibrante y atractiva, que acabaría convirtiendo el recinto en una auténtica fiesta.

La vuelta a los parámetros más potentes y metaleros  estaría marcada por la arrolladora “The Siege”, en la que además de la velocidad de las guitarras pudimos apreciar como la nueva violinista de la banda, Nicole Ansperger, también sabe apretar al máximo su instrumento.  El retorno a las melodías folk, con aromas de la campiña, estaría marcado por la novedosa  “Kings”, mientras que la encargada de finiquitar su descarga sería una fantástica interpretación  de “Havoc”, con la que los suizos ponían de manifiesto la imparable progresión de una banda que parece que todavía no ha alcanzado su cima, y que continua innovando y reinventándose en cada uno de sus trabajos.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo

 


 

VISIONS OF ATLANTIS

Para cuando los austriacos salían al Mark Reale apenas si había 3 filas de gente esperándoles. “At The Back Of Beyond” fue el tema elegido para abrir, del “Trinity”, y poco a poco la gente fue acercándose tímidamente hacia esta ‘women-fronted-band’ que nunca ha llegado a calar demasiado entre nuestro público, quizás porque las hay mucho mejores. VISIONS presentaban a sus dos nuevas voces, Clémentine Delauney, también en SERENITY, y Siegfried Samer, y decir que mientras la primera me pareció que estuvo bastante correcta, el segundo me pareció un tanto mediocre, de pose anticuada y sonrisilla fácil.

No quiero ofender a nadie, pero me recordó muchísimo a un músico de orquesta, no me dijo gran cosa (con el máximo respeto para el gremio, vaya por delante). En el caso de Clémentine, al menos la voz justificaba con creces su presencia en un grupo no en vano muy importante para el género, desde luego.

El set me gustó más que el concierto en sí, y me explico. Sonaron algunos de los mejores temas de VOA, que tienen ya unos cuantos, y por ahí se hizo ameno escuchar una banda diferente dentro del Leyendas, pero objetivamente, lo que se vio encima del escenario no valió ni 5 céntimos. Estatismo, teclados grabados, músicos ramplones saliendo a cumplir y una sensación de monotonía constante que no me abandonó en un concierto que se nos hizo a muchos eterno.

No creo que llegasen a conectar en ningún momento con el público, algo que, por ejemplo, no ocurrió después con DELAIN, lo que ya es bastante significativo. Tan sólo me llegaron a decir algo durante “Winternight”, que Clémentine presentó en perfecto castellano en dedicatoria a Nicole Bogner, primera vocalista del grupo, quien falleciese hace 2 años debido a una enfermedad crónica. Fue un tema emotivo, precioso, aunque hubiera lucido mucho más con un teclado haciendo el piano y un telón, que por cierto tampoco llevaron los austriacos. Un concierto soso, con buenos temas pero cumplidor, demasiado cumplidor.

Setlist VISIONS OF ATLANTIS:

  • At The Back Of Beyond
  • Through My Eyes
  • Seven Seas
  • Lost
  • Winternight
  • Lovebearing Storn
  • Last Shut Of Your Eyes
  • New Dawn

Texto: Jorge del Amo

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo

 


 

H.E.A.T.

Desafiando el sol y el intenso calor de media tarde llegaba la actuación de H.E.A.T. Su descarga en esta novena edición del Leyendas significaba la tercera incursión de los suecos en nuestro país durante los últimos meses. Tras su presentación  abriendo para los míticos SCORPIONS en la capital, y tras su explosivo paso por el Rock Fest de la Ciudad Condal, el quinteto aterrizaba en el escenario "Azucena" dispuesto a ratificar por qué son una de las bandas más prometedoras y emergentes dentro de la escena del  hard rock europeo.

Aunque para los que ya les habíamos visto en directo no resultó ninguna sorpresa, fueron muchos los que acabaron cayendo rendidos ante el potencial y la entrega de unos chicos que están llamados a hacer grandes cosas en los próximos años.

Liderados por ese auténtico animal de directo que es su vocalista Erik Grönwall, la banda firmó una descarga atractiva, vibrante y refrescante, con la que supieron conectar con la gente, obligándonos irremediablemente  a levantar los brazos para corear cada uno de sus fantásticos estribillos. Un rotundo "Point Of No Return", fue el encargado de inaugurar su efectiva actuación, dejando claro que la formación ha conseguido ya una buena base de seguidores en nuestro país.

Para los que todavía no conocían sus composiciones, quizás el mayor atractivo de su descarga fuera el propio Erik, quien durante todo el show  no dejó de saltar, bailar, animar a la concurrencia, e incluso bajarse al foso para fundirse con los seguidores que copaban las primeras filas, demostrando un entusiasmo y una actitud poco habituales en los vocalistas de hard rock actuales.

Y es que resulta prácticamente imposible no rendirse y dejarse arrastrar por el ritmo intenso y vacilón de piezas como "Better Off Alone", o levantar los brazos para corear los pegajosos estribillos de "It’s All About Tonight", toda una declaración de intenciones que pregona el  descaro y el desparpajo de este abrumador quinteto sueco.

A pesar del ritmo eléctrico y desenfrenado de su actuación no faltaron algunos momentos más melódicos como la composición que presta el nombre a su último lanzamiento "Tearing Down The Walls", que su vocalista cantó cerveza en mano y ataviado con un sombrero que le lanzaron desde el público. Pero evidentemente los momentos más calientes de su show llegarían con el desenfadado y primerizo "Late Night Lady", presentado con una descarada invitación a que las chicas se quitaran la ropa, o con el triunfador "Beg Beg Beg", que puso a todo el recinto a cantar, antes de que Erik se mostrara totalmente desatado al atacar  sus compañeros un fragmento del "Rock n´Roll"  de LED ZEPPELIN.

Entre ovaciones y declaraciones de amor hacia nuestro "cálido país", los suecos encaraban la recta final de su show ofreciéndonos la sobriedad de "Downtown", el descaro hard roquero de "Emercency", y la fantástica "Breaking The Silence", con Erik a pecho descubierto bajando nuevamente al foso para fotografiarse junto a la gente de las primeras filas. El remate definitivo vendría de la mano del marchoso "Linving On The Run", con el vocalista invadiendo el otro escenario para aproximarse desafiante a los que prefirieron seguir su descarga refugiados a la sombra, cerveza en mano.

Creo que ya lo comenté al hablar de su descarga en el Rock Fest, y me sigo ratificando en mi opinión de que los suecos están creciendo de forma vertiginosa, demostrado que están llamados a convertirse en una referencia obligada para todos los amantes del hard rock. Actitud y buenos temas no les faltan y, además, cuentan con el descaro y el desparpajo de un explosivo vocalista como es Erik Grönwall.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo

 


 

ARS AMANDI

Después del conciertazo de H.E.A.T. en el escenario principal (uno de los triunfadores de todo el fin de semana) era el momento de ver a ARS AMANDI en el escenario Mark Reale, que personalmente hacía varios años que no les veía en directo. Me encontré a una banda renacida y tocando ante una audiencia considerable, más de la que me esperaba inicialmente y que realmente cuajó un muy buen show. Dejando más atrás el punto netamente folk/rock de sus primeros tiempos y centrándose en una propuesta más hardroquera y rotunda (aunque el punto del pito castellano es marca de la casa, nos guste o no), los actuales ARS AMANDI están formados por los ya "veteranos" en el grupo Dani Aller (cantante, y en buena forma vocal), Teto Viejo (batería) y David Noisel (bajista) junto a una gran pareja de guitarristas formada por Nacho de Carlos (SILVER FIST o ÑU, aparte de haber formado parte de la última etapa de la banda) y el gran Manolo Arias (ex- ÑU, NIAGARA, ATLAS, MURO…), uno de nuestros guitarristas más legendarios y que le aporta a ARS AMANDI ese punto extra de clase, elegancia y deje clásico (que encima tuvo que tocar lesionado en un pie en el festival, lo que tiene más mérito)… casi nada.

Calidad de sobra por tanto, una buena puesta en escena y gran imagen del grupo, que ya digo que me sorprendieron en directo después de varios años en los que les teníamos algo perdida la pista. Combinando en el set temas clásicos de su discografía con cortes del que fue su último disco, "El rincón de los deseos" en 2010, sonaron de nuevo muy bien en el escenario "pequeño" poniendo a bailar a todos los presentes de la mano de cortes conocidos como "1º de la ESO", "La suerte está echada", "No queda sino batirnos" o el clásico "Escuchando el corazón", además de esa fantástica versión de "Abre la puerta" de TRIANA que cerraba el primer álbum de la banda allá por 2003, que se dice pronto. Una grata sorpresa de un grupo que me entra mejor en sus tesituras actuales que en su comienzos y que en esta nueva etapa parece que han cogido el escenario con muchísimas ganas.

Excelente formación, gran sonido y toda la ilusión recuperada del mundo, además del apoyo de su gente, que no es moco de pavo, y es que fueron una de las bandas que prácticamente llenaron ya la explanada cubierta en la tarde del sábado. ¡Bien por ARS AMANDI en el Leyendas!

Texto: David Esquitino

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo

 


 

HEAVEN SHALL BURN

HEAVEN SHALL BURN eran otra de esas bandas atípicas en el cartel de este año, que no obstante prometían intensidad y ‘circle pits’ en masa (o lavadoras, como creo que se dice también por la zona de Murcia). Es realmente complicado ver a la banda de Turingia por nuestras latitudes, han venido poco porque realmente tocan poco, festivales aparte, que es donde mejor se mueve este gran combo de ‘melodeath/ metalcore’.

Venían presentando “Veto”, su séptimo disco ya de estudio, y su espectacular portada lucía como gigantesco telón de fondo cuando salían a degüello con “Counterweight” después de la intro, todos con camisas rojas y entre buenas aglomeraciones en las primeras filas. Fue un concierto brutal, pero el sonido no fue bueno una vez más, esta vez debido a las guitarras, que saturaban muchísimo produciendo como un “chisporroteo” muy desagradable que no nos dejó en todo el concierto.

A pesar de ello fue sin lugar a dudas el concierto más caótico del día, y por momentos parecía que estuviéramos en cualquier festival alemán afín. “Voice Of The Voiceless” sirvió para que el mayor ‘wall of death’ de esta edición tuviese lugar, y la locura desatada en “Endzeit” fue difícilmente comparable a nada este año. Sonaron también temas como “Godiva”, “Land Of The Upright Ones” o “Hunters Will Be Hunted”, en uno de esos conciertos que a pesar de todo se hicieron cortos.

Impecable Marcus a las voces, una vez más, pero impecables también Maik y Alexander a las guitaras a pesar de ese mal sonido. Siempre maestros HEAVEN.

Texto: Jorge del Amo

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo

 


 

BATTLE BEAST

La sorpresa sin duda del día y posiblemente del festival, al menos en el escenario Mark Reale, fueron estos finlandeses que nos dejaron a todos con la boca abierta. Y es que si en España hay muy buen nivel de nuevas bandas, en el Norte de Europa sobre todo la cantera es inagotable. Un rato antes los hardroqueros H.E.A.T. habían puesto patas arriba el escenario Azucena, y los fineses BATTLE BEAST hicieron lo propio aquí aún de día, congregando además a mucha gente (fans bastante jóvenes entre ellos, lo que me llamó la atención) y arrebatando sin duda público de HAMMERFALL que nos quedamos hipnotizados por la fuerza de la espectacular Noora Louhimo y los suyos… además de clavados en el escenario pequeño por mucho que los suecos empezaran su show en el grande a mitad de actuación. Fineses como digo, con dos discos en el mercado, bastante jóvenes aún, muy heavies y con chica al frente, lo de BATTLE BEAST fue impresionante, y eso que curiosamente fueron de las pocas bandas que no sonaron tan perfectas en ese escenario, pero nada que no se pudiera solventar con la energía que nos desgarró de principio a fin…

La única pega por mi parte, el excesivo sonido de teclado del grupo, que no me termina de pegar con su estilo 100% heavymetalero clásico, y los problemas de sonido iniciales con los que contaron (sobre todo a nivel de los coros que no se oían casi). ¿El resto?, conciertazo de principio a fin y una de esas bandas que ves "a ver qué tal" y que te atrapan para siempre como que no quiere la cosa… Energía total, excelentes melodías, temazos uno tras otra y una cantante brutal que se convierte en protagonista en cuanto abre la boca.

Me recordó a una Jutta Wewinhold de ZED YAGO de hecho, o a Ann Boelyn de HELLION, nada de referentes de "princesitas" de turno o de cantantes en tesituras más melódicas o angelicales sino toda una leona que nos devoró uno a uno sin piedad, ¡qué barbaridad de registros, de fiereza y de potencia y actitud! Una tía con los cojones más grandes del festival, como la presentó su propio bajista durante el show. Y perfecta tanto en las tesituras de los temas del disco en el que canta ella como en el debút "Steel", que no era fácil superar a su predecesora, y sobre todo dar la talla en directo con canciones de la envergadura de "Let it roar", "Justice and metal", "Out on the streets" (¡qué buenas melodías!), "Enter the metal world" o el single "Black ninja", más "dulce" en los registros y a medio tiempo (pero un temazo en toda regla).

El perfecto ejemplo de banda que ha sabido aunar el heavy metal más clásico, y épico incluso, con el poderío y sonido más actual pero sin sonar en ningún caso moderno sino demoledor. Una de las sorpresas y revelaciones del Leyendas de este año, y una banda a seguir muchísimo porque son tremendos en disco, lo que ya sabíamos, pero también en directo. Espectaculares, tremendos… ¡qué buenos!

Texto: David Esquitino

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo

 


 

HAMMERFALL

La inminente salida de “(r)Evolution” y sus anunciadas ganas por regresar al estilo de los dos iniciales álbumes, que les propiciaron un lugar predominante en el Power Metal Europeo, generaban grandes expectativas sobre lo que podía representar la actuación de HAMMERFALL en este Leyendas. La banda salió en el mejor horario posible, con la noche comenzando a caer y una maravillosa luna presidiendo el festival, pero me extrañó la forma un tanto sosa, pues fueron de las pocas bandas “de peso” que no hizo uso de una intro (con la pomposidad que da esto a las bandas de este estilo), sino que se limitaron a ir saliendo progresivamente los Oscar Dronjak, Pontus Norgren, Joacim Cans y compañía, para abrir, eso sí, con un sonido notable que para más inri mejoraría a partir del tercer tema.

HAMMERFALL vinieron a dar un show serio, “correcto” (como bien se dijo en su día en esta web, en el avance de lo ocurrido esta jornada), pero no nos dejaron con la boca abierta. Yo sigo diciendo que la personalidad de Joacim Cans tiene mucho que ver en esto aunque se presentara con una camiseta del festival, que no deja de ser un detalle simpático. Es un tipo introvertido, muy simple entre tema y tema a la hora de comunicarse con el público… y todo eso queda, aunque luego haya unas coreografías fabulosas. Desde el principio ya se dejó entrever la capacidad de Pontus Norgren para dejarnos con la boca abierta, y es que el ex The Poodles ha aportado desde el primer día un salto de calidad significativo a la banda, que también descarga de responsabilidad a Óscar Dronjak, a quien se ve disfrutando más con las poses y los coros.

Dos años habían pasado desde la última visita de HAMMERFALL a nuestro país, como bien dijo Cans introduciendo “Any Means Necessary”, otro tema que fue muy celebrado y que confirmaba los derroteros de un set list muy inspirado en el pasado, como así demostraron después “Black Bound” y “The Dragon Lies Bleeding”. Pero fueron  “Steel Meets Steel” y “Renegade” las que impregnaron absolutamente de Heavy Metal el festival, sobre todo ésta última que se prestaba estupendamente para que la banda ejecutara sus coreografías más conocidas, hasta llegar a “HammerFall”, punto y aparte en el show de los suecos que se retiraron un par de minutos.

El regreso no pudo ser más idóneo. La potente balada “Glory to The Brave” puso el punto místico al festival, siendo muy coreada y compartida por el público. Cans aprovechó para hacer lo que él entendía que era un guiño a nuestra cultura musical, para sentarse sobre los monitores delanteros con Pontus Norgren cual cantaor flamenco y guitarrista, para hacer un tramo del citado tema. Poco después, era el momento de anunciar que volverán encantados a visitar a sus “Templars of Spain” antes de que concluya el año, para hacer tres fechas presentando su nuevo álbum, del que nos dejaron “Bushido”, siendo uno de los temas que para mi gusto mejor sonaron.

Un tremendo estribillo, con melodía pegadiza y unos coros épicos que sí, indiscutiblemente, llevan a los HAMMERFALL más primitivos, que se despidieron enlazando con un celebrado “Hearts on Fire”, que puso el broche final a un show muy profesional a la vez que sobrio.

Texto: Alberto Martínez

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo (www.musifota.com)

 

 

 

13 COMENTARIOS

  1. De los grupos que comentáis en esta primera parte me gustaría destaca a H.E.A.T. Hicieron un concierto y con una actitud para enmarcar. Un frontman de los de antes, y es que en Suecia se mueve mucho buen rock. Hago una petición al festival, el año que viene traednos una versión mas dura del hard rock sueco, Hardcore Superstar, en directo son brutales y si Erik es espidico lo de Joakin se sale del mapa.

    Tengo otra mención que hacer a Lujuria, soy consciente de que tienen muy buena relación con el festival y tienen su tirón pero no me parece una banda para un escenario principal año tras año. Me cansan esos discursitos vacíos y tanta tontería.

  2. H.E.A.T. son el futuro del hard rock y la próxima banda grande de verdad, cada vez estoy más convencido. Un grupo de hard rock divertido y vacilón a la vieja usanza de los grandes del estilo y con unos temazos y actitud, sonido y demás de quitarse el sombrero, además de un directo espectacular. Alfonso lo ha reflejado muy bien en la crónica pero había que estar ahí para verlo y disfrutarlo in situ. Yo desde que les vi comerse el enorme escenario de SCORPIONS con todo el morro y desparpajo del mundo supe que estos tíos serán grandes. Y en Villena refrendaron lo dicho, ¡alucinantes!

    • Yo fui con gente que no los conocía demasiado y también les molaron bastante; H.E.A.T son un grupazo, y por cierto, simpatiquísimos, durante el concierto de WarCry su vocalista Erik se estuvo haciendo fotos con el público sin problemas, además de que horas antes habían sido de los pocos grupos internacionales que habían accedido a hacer sesión de firmas en la carpa destinada a ello. Para mí, fueron los mejores, aunque disfruté mucho también con grupos como Wasp, Beethoven R., Stryper, Hammerfall, Unisonic, Rising, etc.

  3. Estoy bastante de acuerdo con el análisis del concierto de Battle Beast.

    Yo estuve entre las primeras filas, y difiero con el redactor respecto al sonido, ya que sonaba muy bien, y también en lo de los teclados, ya que si tienes en cuenta que Warlock (y Doro) los usaba con profusión, pues no sobran… En cuanto a buscar parecidos, yo diría que están en un punto medio entre Warlock y Accept, aunque a Noora la compararía yo con la cantante de Chastain, por la energía que desborda…

    • Muy de acuerdo en lo de Leather Leone de CHASTAIN, lo apunté en mi libreta del metal durante el concierto pero luego en la crónica se me pasó mencionarlo, incluso esa fuerza de Xina de OKER en ese sentido, gracias por el apunte! En lo del sonido no tanto, sobre todo al principio y además cuando en ese escenario todos los conciertos sonaron de maravilla, pero vamos, bastante correcto fue. Los teclados va en gustos, a mí me parecen excesivos tanto en disco y directo para una banda tan heavy como ellos, pero bueno, cuestión de gustos como digo, nada más. Bandaza y conciertazo, sin duda, y un grupo a seguir la pista en el futuro.

      • Yo lo único que espero es que el año que viene tengan un poco más de ojo a la hora de poner los horarios, porque… ¿por qué ponen dos grupos del mismo estilo (heavy metal clásico) a la misma hora, como sucedió con HammerFall y Battle Beast? Por no hablar de lo de Michael Schenker y Sherpa, parecía una broma que los pusiesen a la vez… En fin, en ese aspecto un cero para el que los puso juntos, con las de bandas de otros estilos que había, deberían de haber tenido más ojo.