Inicio Conciertos Crónica y fotos del LEYENDAS DEL ROCK – 1ª parte del viernes...

Crónica y fotos del LEYENDAS DEL ROCK – 1ª parte del viernes día 8

7
ROCK N ROCK
Madness Live!
ROCK N ROCK
Madness Live!
   

 

LEYENDAS DEL ROCK

Jueves 7, Viernes 8 y Sábado 9 de Agosto  de 2014 – Polideportivo Municipal – Villena

Viernes 8 – Primera parte

BURNING KINGDOM

El viernes arrancó el festival a las 15:40 con la banda del guitarrista Manuel Seoane, BURNING KINGDOM, con el vocalista Danny Vaughn al frente, conocido por sus proezas con TYKETTO.

Yo ya vi en directo a esta formación en Madrid y quedé prendado de su calidad, canciones, y puesta en escena.

Seoane puso toda la leña en el asador, -y nunca mejor dicho porque hizo calor de lo lindo por la temprana hora-, así como todos sus compañeros: el batería Johnny Benson, el bajista Tobbe Tosigalen, y el teclista y ocasional guitarrista Rasmus Ehrnborn. Claramente destacó un Danny que posee personalidad a raudales, carisma y una voz impresionante como para encandilarnos sobradamente a los más madrugadores que allí estuvimos. 

Sonaron muy bien, demostraron simpatía y entrega y presentaron material de su último CD, “Simplified”, disco grabado ya con Vaughn.

De entre sus temas destacaron los iniciales "Simplified" y "Watching As It Burns" y el movido “That’s My Boogie”, dejándonos un sabor a lo Dave Lee Roth reseñable.

También echaron la vista atrás recordando canciones como la estupenda "Big Bang", o "Rock On The Radio", con Vaughn dándole su sello.

Danny se hizo dueño del escenario junto a un siempre sonriente Manu, que tocó sobresalientemente, y llevó en todo momento las riendas de una banda que aunque toca, de momento, bastante poco parece curiosamente muy rodada y experimentada.

Seoane contó en una reciente entrevista exclusiva para esta web que en otoño/invierno por fin girarán por varios países europeos, algo que seguro les va situando en un lugar más destacado entre las bandas de su estilo.

Pusieron el hard rock, la calidad y el buen gusto en el LEYENDAS.

Texto: Rafa Basa

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo


 

ESCLAVITUD

Los canarios ESCLAVITUD que se estrenaban en el Leyendas en el escenario Mark Reale a eso de las 16:30 de la tarde. Fue una actuación breve, unos 45 minutos y ante no mucha gente inicialmente (aunque poco a poco, y ante el buen hacer de los tinerfeños se fue aumentando el número de presentes). Por cierto, destacable desde el primer día que se abrió ya este escenario más pequeño el hecho de que prácticamente todos los conciertos sonaron realmente bien aquí: potentes, nítidos y con mucha chicha, algo que en los escenarios grandes fue más deficiente a lo largo de los dos días principales. ESCLAVITUD de hecho sonaron de maravilla, con una clase y poderío espectacular y poniendo de manifiesto una vez más que, fuera de los grandes nombres, la "nueva" cantera de bandas de heavy metal de este país es alucinante (como veríamos en todo el fin de semana con gente como CRISIX, INFAMIA o los citados en este caso).

En formato de cuarteto, con músicos ya veteranos en sus filas y contando con un cantante excelente como es Adrián Lugo, ofrecieron durante su actuación esa mezcla entre heavy metal clásico (con sus queridos IRON MAIDEN como primera banda clave en sus influencias) con ligeros tintes progresivos en sus largas composiciones pero que no se hacen pesadas sino que te dejan con la boca abierta… ¡qué guitarras, qué melodías, qué líneas de bajo y vocales…! Con bastantes compatriotas canarios también en las primeras filas, fue un lujo ver a ESCLAVITUD en la península y en un festival así, que no es habitual, y disfrutar de temazos de bandera como "Mi decisión", "Lágrimas de sal", "La última estación" y "Orgullo y libertad" para cerrar (que nunca perdamos nuestro orgullo ni nuestra libertad, como dice la canción).

Ya lo dijo el propio cantante del grupo al final de la actuación: "Gracias por apoyar a las bandas menos conocidas"… en ello estamos, y más si son tan buenos como ESCLAVITUD, en disco y, a tenor de lo visto, también en directo… Y eso que me comentaron a posteriori que por circunstancias llevaban casi un año sin actuar (lo que no se notó en absoluto, os lo aseguro). Bandaza, musicazos, muy buena respuesta de la gente y uno de los mejores conciertos del día en la "carpa" desde el principio, ¡sí señor!

Texto: David Esquitino

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo


 

MOONSPELL

Puede quedar bien decir que la presencia de la icónica banda de Fernando Ribeiro añadía un punto más de calidad al Leyendas en sus primeras horas del viernes. Con la habitual majestuosidad y elegancia que les caracteriza, una puesta en escena cuidada y la tranquilidad que pueden permitirse unos profesionales que llevan veintidós años juntos, fueron apareciendo los portugueses  para arrancar con un perfecto y demoledor “Axis Mundi”.

Puede ser correcto seguir comentando que, tras reconocer el mérito de los presentes, por el calor habitual a esas horas, el maestro de ceremonias dio paso a “Alpha Noir”, también de su álbum homónimo de 2012, donde ya comenzamos a disfrutar, entre otras muchas cosas, de la brillantez del guitarrista Ricardo Amorim. Y puede quedar educado añadir que sería injusto hacer invisible el acompañamiento en la otra guitarra y teclados, por parte de Pedro Paixao, el divertido Aires Pereira o el implacable Miguel Gaspar en la batería.

Todo eso está muy bien, pero me parece una falta de respeto a los seguidores de esta irrepetible banda -y hacia sus propios protagonistas- contar las cosas como si de unos músicos más se tratara. Para no andar por las ramas: sí, tocaron “Opium” (y pronto, además), también “Vampiria” y “Alma Mater”. Y cerraron con “Wolfheart”, en marcada alusión al carácter de todos sus fans. Por ser justos: ni media mancha en el sonido. Limpio, oscuro, potente, atronador… Tan perfecto que nos permitió entrar en la atmósfera de MOONSPELL y no abandonarla hasta el final, muy a pesar del sol, del calor y la falta de ambientación más acorde su idiosincrasia.

Aún así, en medio de esa hostilidad atmosférica, Fernando Ribeiro no desaprovechó oportunidades de mostrar su agradecimiento al público presente. No dejó pasar más de dos temas para comentar que iba a hablar en castellano por deferencia y añadió humor para presentar lo que sería su puñetazo en la mesa, “Finisterra”, en alusión al culo del mundo que es su país “aún más que España”. Pero el que no estuvo, debe saber que hay sensaciones que no transmitirán mil libros. Existe una impecable trayectoria que respetar, una progresión y un limpio historial de profesionalidad poco habitual.

El pequeño pie de micro dio paso al volante con el logotipo de la banda en “Opium”, que siendo un tema que nos alejaba de la guturalidad y el frenesí del arranque, fue muy celebrado y coreado. Para entonces, iba llegando más público, que seguramente se sorprendieron de las voces femeninas grabadas en “Scorpion Flower”, pero es que les apetecía tocarla muy a pesar de las vacaciones de su vocalista colaboradora. Y lo comentaron, de la misma forma que avisaron que íbamos a bailar, y sonó “Ataegina”, que nos llevó a otro concierto distinto.

Fernando Ribeiro, guía espiritual de esta banda, sin perder la compostura ni un solo segundo, marcó el camino de principio a fin con esa señal característico gesto en su mano derecha, pero también acompañando a sus instrumentistas en coreografías de headbanging, y pidiendo al final que todos cantáramos con ellos un devastador “Alma Mater” y un intenso “Wolfheart”. En definitiva, MOONSPELL sin fisuras. Una delicia.

Texto: Alberto Martínez

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo


 

SACRAMENTO

El show especial que nos tenía prometido la banda del magnífico vocalista Manuel Escudero no sólo comenzó con el adelanto suficiente para impedir que estuviéramos desde el minuto uno, sino que parece ser que pilló desprevenidos a una buena parte de los casi cuatrocientos asistentes al escenario “Mark Reale-Riot”, puesto que cuando llegamos – entre el cuarto y quinto tema- encontramos una apatía bastante preocupante.

La cuestión es que SACRAMENTO no enfocaron esta actuación en el Leyendas como un escaparate para su disco de salida “A Sangre y Fuego”, sino que querían aprovechar el encuentro de su vocalista con un miembro fundador de la legendaria banda escocesa NAZARETH, su guitarrista Manny Charlton, para hacer un show especial recordando temas significativos, junto a otros temas clásicos, como así fue.

Si bien la solvencia de Manuel Escudero interpretando los temas quedaba acreditada de forma sobresaliente, tal vez el desconocimiento mayoritario de los temas hacían que su entrega no fuera correspondida con el mismo entusiasmo desde el otro lado del escenario. De hecho, extrañaba bastante encontrar a un Adrián Phoenix casi intimidado a la guitarra por la presencia del carismático guitarrista escocés, con una camisa bastante llamativa, por cierto.

Bajo mi punto de vista, el homenajeado se limitó a cumplir, mientras Escudero se dejó la vida como en él es habitual, aunque llevar todo el peso, arrollar con su vozarrón… no bastó para transmitir entusiasmo y temas que pudieran ser coreados, a pesar de que en el tramo final sí que se coreó el nombre de la banda. Eso trató de aprovecharlo Manu para enganchar al público y pidió colaborar en el “Hair Of The Dog” sin mucho éxito, para concluir poco después con una fabulosa interpretación del "Keep on Rockin’ in the Free World" de Neil Young que sí logró hacer participar el público, pero que dejó patente que, como banda, desaprovecharon una oportunidad maravillosa para hacerse notar, máxime cuando en el festi se corría la voz enseguida cuando estaba habiendo conciertazo en el escenario de arriba.

Texto: Alberto Martínez

Fotos: Rafa Basa


 

HELL

Tenía muchas ganas de ver a HELL, su primer disco me gustó y el segundo superó todas mis expectativas, pero tengo que decir que sin decepcionarme y sin hacerlo mal, la banda no tuvo su día.

Ya desde el principio la cosa no pintaba muy de cara para los británicos, tras la introducción con “Gehennae Incendis”, el sonido de la PA se caía por completo sonando solo el backline del grupo durante prácticamente todo el primer tema “The Age Of Nefarious”, lo que indefectiblemente deslució por completo la entrada.

A pesar de eso la banda no se amilanó y siguió a lo suyo con “Let The Battle Commence”, tema en el que comenzó a escucharse la PA pero con un rebufo de graves insoportable en algunos momentos. Aunque el equipo no consiguió sonar en condiciones en ningún momento de la actuación, con “The Oppressors”, “End Ov Days” y “Blasphemy” la cosa mejoró algo hasta hacerse más o menos audible pero poco más.

En lo que a la banda se refiere a mí me gustaron a pesar de no tener su día, tienen la actuación muy ensayada y su cantante David Bower es todo un  líder. Muy teatral y cantando lo que se escucha en el disco con una fidelidad digna de mención. No puedo decir lo mismo del guitarrista Andy Sneap, a quien se le vio un poco lento en algunos solos, y mostrando una digitación un tanto deficiente. No había visto nunca a Sneap en directo, así que no puedo decir si tuvo un mal día o es que toca así. En el estudio desde luego que no, pero en las grabaciones ya se sabe. Creo que estuvo mucho mejor el guitarrista fundador Kev Bower, quien sí calcó sus interpretaciones del estudio.

Volviendo a la actuación continuaron con uno de los temas más esperados, el single “Darkhangel” que como empieza a ser norma en Leyendas del Rock, no contó con la pirotecnia que aparece en el vídeo del tema ni con los zancos. A pesar de ello, ya nos habíamos acostumbrado al carente sonido y la banda estaba haciendo un concierto del que yo tengo que decir que disfruté.

Quiero hacer un apunte sobre la falta de espectáculo de los grupos extranjeros en este festival. Este año salvo VOLBEAT, nadie ha sacado nada a nivel de fuegos o pirotecnia, y STRYPER por no llevar no llevaban ni telón. IN EXTREMO también vinieron a pelo y en VENOM el año pasado tampoco hubo ni una explosión. No es que esto sea imprescindible para disfrutar de un concierto, pero sí que cansa un poco que aquí siempre nos quedemos a medias. A ver si toman nota para el año que viene.

Tras este inciso, regreso con lo que nos ocupa que es HELL, y que comenzaron la parte final de su actuación con una versión algo decelerada de “Land Of The Living Dead”, no es que se viera desmerecida, pero sí que sonó algo escasa. “The Quest” y “Something Wicked This Way Comes” recuperaron el pulso para pasar a un excelente “Plague And Fire” con el que se despidieron. Comentar que aunque en el repertorio cerraban con “On Earth As It Is In Hell”, el tema no sonó por motivos que desconozco.

A mí me gusta mucho la banda y disfruté del concierto, pero no creo que los que lo vieran por curiosidad sin conocerles gozaran de una buena ocasión para juzgarlos. En cualquier caso espero verlos en una mejor ocasión porque creo que lo hicieron bien a pesar de los problemas y sigo pensando que tienen un gran futuro por delante.

Texto: Antonio Cerezuela

Fotos: Marta Errea


 

LEPROUS

La primera formación internacional en pisar las tablas del escenario Mark Reale fueron los experimentales LEPROUS. Quizás a muchos pudo sorprenderles la inclusión en el cartel de este año de una banda como los noruegos, pero lo cierto es que el quinteto de Notodden supo poner la nota elegante y progresiva a esta primera jornada del Leyendas. Aunque a priori podría parecer que la propuesta de los noruegos,  sin sus proyecciones y sin sus efectos lumínicos,  podría quedar algo deslucida, la verdad es que  LEPROUS demostraron ser unos excelentes músicos y unos auténticos maestros en su género, proponiéndonos a lo largo de su show una catarata imparable de cambios de ritmo, camaleónicas ambientaciones y algunos momentos altamente hipnóticos, todo ello matizado y potenciado a su máxima expresión por la versátil polivalencia de su vocalista Einar Solberg, quien sin dejar de tocar su sintetizador nos ofreció un auténtico recital, intercalando registros cristalinos con otros más crudos y desgarradores , que ayudaron a dar un plus de crudeza  a los momentos álgidos del show.

A plena luz del día y sin ninguna clase de parafernalia externa el quinteto daba por inaugurada su descarga con los aromas ambientales contenidos en “Foe”, que nos dejaba la imagen de toda la banda machacando intensamente sus instrumentos mientras la audiencia permanecía inmóvil y casi hipnotizada con las armonías vocales que salían de la garganta de Eiran Solberg. Sin apenas dirigirse a los presentes, y sin abandonar el material contenido en su última entrega “Coal”, unas intrigantes notas de piano serían las encargadas de introducirnos en “Chronic”, haciendo subir considerablemente el nivel de intensidad del show, con la banda sonando mucho más cruda y descarnada para lograr arrastrarnos a través de esos seductores estribillos marca de la casa.

Mucho más emocional e introspectiva sonó “The Cloak”, que se convertiría en la excusa perfecta para que la formación nos mostrara su vertiente más ambiental y delicada, prescindiendo de la agresividad y sabiendo canalizar sus emociones en favor de la elegancia y la sobriedad. Sin abandonar esa orientación más comedida, llegaba el momento de adentrarnos en el material de su anterior trabajo “Bilateral”, del que los noruegos nos ofrecieron un suculento bocado, regalándonos temas como “Thorn”, o el más progresivo y cañero “Forced Entry”, durante el que todos y cada uno de los miembros mostraron su destreza y talento.

Pese a que los noruegos no consiguieron congregar a un gran número de aficionados, lo cierto es que los nos dimos cita para seguir su actuación acabamos realmente impresionados y coreando de forma reverencial el nombre de la banda. La elegida para poner el punto y final a la descarga de los noruegos fue la grandilocuente “The Valley”, que pasa por ser una de las composiciones que mejor puede resumir su propuesta, combinando para ello la contundencia de sus guitarras con la sutileza  de los sintetizadores. Aunque para algunos pasó totalmente desapercibida entre la extensa oferta del festival, la descarga de LEPROUS fue una de las más entretenidas e innovadoras de esta novena edición de Leyendas del Rock.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo


 

STRYPER

Por circunstancias, STRYPER fue una de las bandas con las que más contacto tuvimos en la web durante el viernes, con entrevista y sesión de fotos incluida, pero lo más importante era la actuación a media tarde (que presentó el propio Rafa Basa). Comenzaron después de HELL (por si alguien quiere buscar el morbo), que se habían marcado un muy buen concierto justo antes, y ya fue una de las actuaciones más numerosas del día, que STRYPER son palabras mayores. Pero no terminaron de sonar bien hasta el final del concierto, con un sonido sin fuerza y con detalles incomprensiblemente irregulares, como la voz del gran Michael Sweet sonando por debajo de la música, al igual que los coros, el bajo de Tim Gaines sin la preponderancia habitual y las guitarras sin el ataque y filo de una banda como ellos (e incluso más desganados que otras veces en nuestro país tal vez).

Todo ello deslució una actuación destinada a ser de las triunfadoras pero que no lo fue, incluso por detalles como incluir tres versiones en su set, que bien, pero que quizás muchos hubiéramos preferido sólo una y un par de cortes propios más (de "In God we trust", que siguen sin recuperarlo, o incluso de sus dos últimos discos, que son muy interesantes, sobre todo "No more hell to pay"). Eso sí, elegantes al máximo, presentando un aspecto y forma excelente, con los instrumentos tuneados más atractivos del festival (como ya comenté de su concierto en Bang Your Head) y contando con alguien tan magnético como Michael Sweet al frente (al que le he visto cantando mejor que esta tarde pero que siempre hay que quitarse el sombrero ante tamaña leyenda de nuestro rollo… y un tipo encantador y realmente educado y agradable).

Tocaron una hora y el set list fue muy clásico, centrado en sus dos primeros discos (tres con el EP), y con ligeras concesiones tanto a "Against the law" y "No more hell to pay", además de las tres versiones citadas: "Shout it out loud" (KISS), "Breaking the law" (JUDAS PRIEST) y la sorprendente (que no la esperaba) "Ain´t talking about love" (VAN HALEN), curiosas y con Michael demostrando que aún en sus días más "flojos" puede cantar lo que quiera y como quiera, ¡qué tío!

El concierto fue de menos a más, muy heavy en todo momento, comenzando con "Sing along song" y siguiendo más potentes con "Loud&clear" y "The rock that makes me roll" (que no la habían tocado en Alemania hace unos días), dos de sus cortes más poderosos pero que no se escucharon con la potencia sonora habitual, una pena… "Calling on you", más comercial pero muy coreada, "Free" y "More than a man", ya más guitarreras, comenzaron a subir enteros el concierto, pero el escenario Azucena no terminaba de sonar con STRYPER. Guiño al nuevo disco con "Marching into battle" y la citada "Breaking the law" y parte del "Shout it out loud" marcaban la parte intermedia del show.

Como sorpresa, "All for one" nos recordaba casi a medio tiempo ese infravalorado y más roquero "Against the law" del 91, aunque está claro que "Soldiers under command" y "To hell with the devil" son tan imprescindibles como magníficas. Y para cerrar, recordaron a VAN HALEN (con imperceptible guiño previo de Michael al chaval seguidor del Leyendas fallecido hace pocos meses) con el vocalista ya sin la guitarra colgada e integrantes de varios grupos en los laterales viendo el final del show. En definitiva, son STRYPER, reverencia mediante, pero sin duda podía haber sido mejor concierto de noche, con algo más de tiempo y sobre todo ellos con más energía y contando con un sonido más potente y compacto, una lástima… siendo una de las bandas estrella.

Texto: David Esquitino

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo


 

PATRICIA TAPIA KHY

A eso de las 19,30 horas, en el escenario Mark Reale irrumpieron en escena KHY, previa presentación mía.

La banda liderada por Patricia Tapia estaba muy ilusionada por tocar en el LEYENDAS DEL ROCK. Tanta ilusión se convirtió en un orgasmo musical para la vocalista y sus compañeros, que se compartió con el numeroso público que saboreó sus evoluciones escénicas y cantó sus canciones.

Ha visto a KHY muchas veces, pero esta actuación tuvo algo “distinto”, otro sabor…De hecho cuando Patricia salió a escena soltó un grito agudo “ultra-heavy” como diciendo: “Ya estamos aquí, preparaos porque KHY han llegado!”

Y a partir de ahí, los temas fueron sonando más incisivos y metaleros que nunca, como queriendo demostrar que aunque el estilo de KHY es más suave que heavy, en el LEYENDAS deseaban ofrecer su cara más afilada, y así lo hicieron. La banda sonó poderosa de verdad, con una Patricia más fiera que de costumbre. Sin olvidar que su voz es su arma más diestra y rica, la vocalista cantó con más poder y rotundidad y se movió más incluso que de costumbre.

El resto del grupo estuvo a la misma altura, además sonó muy bien, y poderosos.

Temas como “Frente a Frente” o “Nada importa” sonaron redondos, así como “Cerca de la Rendición” o la magnífica “En mis sueños”. No entendí porque la obsesión de tocar la versión de Anastacia, y más en un festival como LEYENDAS DEL ROCK, pero no seré yo quien les critique por ello…

El final fue bestial con “Vidas en Ruinas” y la mortal y rotunda “Revolución”, que cerró una estupenda descarga magnética y a la vez potente.

Creo que con esta actuación en el LEYENDAS, KHY han subido un escalón más. Espero y deseo que les sirva para mucho!

Texto: Rafa Basa

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo


 

ANNIHILATOR

Hacia las ocho menos diez ya empezaba a confirmarse que la afluencia este 2014 iba a ser bastante superior al pasado año, y cuando ANNIHILATOR atacaban el “Jesús de La Rosa” con “Smear Campaign”, perteneciente a su último “Feast”, terminamos de confirmarlo. Ciertamente había mucha gente y muchas ganas de ver un poco de thrash metal de la vieja guardia, y los canadienses siempre son un seguro de vida en estos casos, siempre apetece verlos.

Empezaron sonando mal, rematadamente mal. Ya había pasado con HELL en el anterior concierto en el mismo escenario, y de nuevo la gente durante esos primeros compases se giró hacia la torre increpando al técnico de sonido, que no tuvo su día. El bombo se comía la voz, era muy obvio, la batería saturaba, y aunque con “King Of The Kill” y “No Way Out” la cosa mejoró, quiero subrayar que los de Ontario no llegaron ni de lejos a tener un buen sonido, lo que tampoco hizo del concierto algo insoportable, sino más bien llevable.

Ya no hubo más referencias a su último CD, el tiempo apremiaba (había algo de retraso), y el cuarteto de Ontario se marcó un concierto “al grano”, bastante bueno en cuanto a actitud en el que su público se entregó al 100% en el pit, incluso cuando su set quizás no fue todo lo “thrasher” que pudiera haber sido.

Creo que a pesar de todo el de ANNIHILATOR fue un concierto que se nos hizo a todos corto, y a mí personalmente me sorprendió encontrar 3 referencias a un disco como “Set The World On Fire”, que dicho sea de paso encuentro muy especial, y no dejar tiempo para clásicos de ausencia imperdonable como “Never, Neverland”, “Phantasmagoria” o tantos otros.

Es curioso, porque a pesar del sonido, de la brevedad del ‘set’, o de la elección de temas (siempre discutible), no creo que a nadie se le quedase la sensación de haber visto un mal concierto, sino todo lo contrario. Bien Dave en las voces, siempre en un segundo plano, muy bien Mike a la batería, y colosales Óscar al bajo, que no paró con el ‘headbanging’ y Jeff, que es la esencia de todo.

Setlist ANNIHILATOR:

  • Smear Campaign
  • King Of The Kill
  • No Way Out
  • Set The World On Fire
  • I Am In Command
  • Alison Hell
  • Road To Ruin
  • Brain Dance
  • No Zone
  • Human Insecticide

Texto: Jorge del Amo

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo


CENTINELA

Tenía muchas ganas de este concierto de CENTINELA porque se había anunciado que solo iban a tocar temas de sus tres primeros discos, y tengo que decir que cumplieron y con creces.

No sé a qué se debió esta decisión por parte del grupo, pero a mí me encantó e hicieron un concierto absolutamente sensacional, el sonido les acompañó y se les vio más sueltos en el escenario que de costumbre.

La apertura con “Rencor” ya auguraba una gran velada, lo que se confirmó con “Mi Ley, mi voluntad” y sobre todo con “Rey del tiempo”. El cuarteto de Albacete había congregado a una notable audiencia, la cual por lo que pude ver disfrutó con creces de la actuación.

“El sabio” dio paso a lo que para mí fue uno de los momentos estelares de la actuación, “Desde el infierno” de su tercer trabajo “Pánico”, la cual sonó como un auténtico cañón antes de dar paso a “Hora de marchar” que nos dio un poco de cuartel. El cuarteto retomó el ataque con “Pánico” y “El desterrado” dejando lo mejor para el final.

Como digo la actuación concluyó de forma sobresaliente, con una soberbia interpretación de “La herida”, para mí uno de los mejores temas del grupo, y con una cañera “Como un huracán” que me dejó contento pero con ganas de más.

Por supuesto me faltaron algunas canciones como “Fiel servidor”, “Frío” o “Sangre eterna”, pero a pesar de eso fue EL concierto de CENTINELA. Impresionantes de verdad.

Sin desmerecer al resto de la banda que sonó compacta y bien engrasada, tengo que hacer una mención especial a su cantante Cano, su voz sigue tan espectacular como el primer día y dio la talla como pocos cantantes pueden hacerlo. Sobresaliente.

Quiero hacer un apunte y es que aunque el concierto fue increíble, no creo que el futuro de CENTINELA pase por hacer una gira con este repertorio o algo así. Entiendo que como músicos quieran evolucionar y hacer cosas diferentes, pero a lo mejor tendrían que buscar un término medio entre su pasado y su presente para volver a la palestra. Es un grupo que prometía mucho y que ha quedado un poco relegado al segundo plano y un tanto olvidado, lo que es una pena.

Texto: Antonio Cerezuela

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo


 

ARCH ENEMY

El sol y el calor ya no eran un problema, y aunque el ‘prime time’ lo tenían W.A.S.P. un rato después, el escenario Azucena era un auténtico hervidero de expectación para ver a los nuevos ARCH ENEMY con Alissa White-Gluz al frente tras la misteriosa marcha de Angela Gossow. Era el primer concierto de esta nueva etapa del grupo en España, y creo que el escenario no podía ser mejor para presentarse ante nuestro público.

Tiempo habrá en Noviembre para sacar más conclusiones ya como protagonistas de sus 2 conciertos en Barcelona y Madrid, pero si tuviera que recoger brevemente las sensaciones que nos dejaron en Villena, diría que se observa mucho menos cambio del que todos nos esperábamos, y que el continuismo va a ser la nota dominante de ahora en adelante.

Por otro lado, una grandísima parte de lo que ahora son se lo deben a Angela, y parece lógico pensar que con Alissa buscaban a alguien comprometida que perpetuase justamente eso, que tuviera sus ‘growls’ o que incluso los mejorase y que le diera a la banda sueca una continuidad que quizás Gossow no podía darle más.

ARCH ENEMY nos destriparon de comienzo a fin con un sonido atronador, nítido, muy bien ecualizado, dejando protagonismo para todos por igual. Especialmente Alissa salió a morder a las primeras filas, tal y como siempre hacía Angela, y desde “Yesterday Is Dead And Gone” pudimos comprobar que el suyo es un registro un poco más gutural que el de su predecesora, y que para nada le vino grande su papel de ‘frontwoman’ recién adquirido. La canadiense no paró de hacer ‘headbanging’ en todo el concierto, de moverse de un lado a otro y de pedir la participación del público, que se entregó en cuerpo y alma a ARCH ENEMY.

Eso sí, también es justo destacar que mientras que Angela mantenía muy bien la voz a lo largo de sus conciertos, a Alissa en el último tercio del set se la vio ya menos "sobrada", algo que tendrá que ir puliendo con el tiempo. Me gustó mucho también el ex- ARSIS Nick Cordle, quien se está adaptando genial a la disciplina del grupo como buen escudero de Mike Amott. Su pose me recuerda infinitamente a la de Zakk Wylde, y en la nueva tendencia del grupo más heavy creo que va a tener un gran peso, este joven guitarrista.

En cuanto al repertorio, creo que quien más y quien menos se esperaba algo similar, quizás algo “encorsetado” últimamente sobre todo en lo que a los temas más clásicos se refiere, que parecen bastante inamovibles, pero igualmente efectivo y popular. De lo mejor del día, y seguramente de toda la novena edición, aunque el listón este año seguro que ya habéis visto que quedó realmente alto.   

Setlist ARCH ENEMY:

  • Khaos Overture (Intro)
  • Yesterday Is Dead And Gone
  • War Eternal
  • Ravenous
  • My Apocalypse
  • You Will Know My Name
  • Bloodstained Cross
  • As The Pages Burn
  • Dead Eyes See No Future
  • No Gods, No Masters
  • We Will Rise
  • Nemesis
  • Fields Of Desolation (Outro)

Texto: Jorge del Amo

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo


 

WORMED

Nada más terminar ARCH ENEMY, marchamos a la carrera hacia el Mark Reale donde WORMED llevaban ya un rato destripando gente. Ya pudimos contaros lo que dio de sí su actuación en Viveiro el fin de semana anterior, y quizás por eso priorizamos un concierto como el de los suecos más que por cualquier otro motivo por su trascendencia, por lo que de antemano pido disculpas a todos los fans de la banda de Phlege y compañía.

Les vimos dos o tres temas, y me sorprendió principalmente la gran cantidad de gente que les arropaba en la carpa, no porque no lo merezcan, sino porque para mí era toda una incógnita la respuesta de un festival como el Leyendas ante el brutalismo de WORMED.

Sonaron increíblemente bien, y aunque no podemos profundizar mucho más en tan poco tiempo, el público gozó de lo lindo en el final de su concierto antes de que 15 minutos después recibiéramos como se merecen a POSSESSED. Pero eso ya nos lo cuenta Antonio…

Texto: Jorge del Amo

Fotos: Marta Errea (martaerreaphotography)

7 COMENTARIOS

  1. Totalmente de acuerdo con la crónicas de los grupos que vi (vi casi todo,me refiero los que vi con los 5 sentidos),annihilator…arch enemy…moonspell enormes!!! un apunte en cuanto a estos últimos,cerraron con el full moon madness,wolfheart es el nombre de su primer disco.Demasiados grupos,demasiadas canciones,demasiados conciertos…jejeje lo raro es no equivocarse de vez en cuando (de hecho en el slaves shall serve de behemoth estaba cantando la letra y todo y no era capaz de recordar el titulo,me quede en blanco XD)
    Saludos! 😉

  2. Con respecto al inciso que se hace en la crónica: “Quiero hacer un apunte sobre la falta de espectáculo de los grupos extranjeros en este festival. Este año salvo VOLBEAT, nadie ha sacado nada a nivel de fuegos o pirotecnia, y STRYPER por no llevar no llevaban ni telón. IN EXTREMO también vinieron a pelo y en VENOM el año pasado tampoco hubo ni una explosión. No es que esto sea imprescindible para disfrutar de un concierto, pero sí que cansa un poco que aquí siempre nos quedemos a medias.”

    Bien, no puedo estar mas de acuerdo. Me llevo fijando en varios festivales, y casi siempre pasa lo mismo. No se a qué (o a quién) es debido esto, pero pasa DEMASIADO a menudo.
    Ves los conciertos de otros festivales y los grupos llevan “de todo”, ves los conciertos y festivales aqui y “nada”.

    ¿Porque los montajes en escenografía aqui se quedan siempre cojos? ¿a quién hay que darle el tirón de orejas en base a este aspecto?

    Si, tienes razón, no es imprescindible para disfrutar de un concierto, pero creo que es algo que todos valoramos y que “molesta” si “pasan de ello”, sobre todo si en otros sitio SÍ lo llevan.

  3. Totalmente de acuerdo con todo. Inclusive la pirotecnia, pero creo que su carencia se debe al encarecimiento del espectáculo y por tanto el festival. Traer escenografía conlleva gastos de transporte y de material y supongo que de personal. Pero vamos, que el festival ha alcanzado un nivel como para que In Extremo y Hell tengan su expectáculo.

    Destacaría del festival a Leprous. Directazo!! Mucha clase encima del escenario. Creo que fue un acierto traer a esta joya.

  4. El tema de la pirotecnia es muy caro por 3 motivos. El primero, es el propio coste del material pirotécnico, el segundo es la obligación de contar con personal autorizado a su manipulación y su colocación y el tercero es que la prima del seguro se dispara.

    Haciendo números es más rentable prescindir de este tipo de elementos y poder centrarse en otros aspectos que si bien no brindan espectáculo sí son necesarios para el funcionamiento de un festival.

    • aja, bien, encarecen el espectáculo….
      ¿debemos pensar entonces que los grupos tienen dos cachés diferentes: uno con montaje y pirotecnia, y otro “a palo seco”? por lo que ¿es entonces la organización del festival la que decide contratar al grupo sin su montaje para que le salga mas económico?

      • Pues posiblemente tal cual 😉 (la primera parte de la pregunta seguro, la segunda depende, la organización valora posibilidades y costes y decide). Hay que tener en cuenta seguros, coste en los aviones, montaje… No es tan fácil, aunque soy el primero que me da rabia cuando veo los montajes de las bandas en Hellfest, Wacken y demás y aquí poco o casi nada.

        • Gracias por responder. Pues si, entiendo que no sea facil montar un festival y “hacer números” para cuadrar las cuentas, hasta ahí bien.
          Pero no, no da rabia: JODE un huevo!! Seguro que gente habrá a la que no le importe este aspecto, a mí si… mucho.
          A mi, personalmente, me gustaría entonces (para que les cuadraran las cuentas) que trajeran menos grupos, pero los que vinieran… que trajeran TODO lo que hay que traer para que el concierto esté completo: música y escenografía.
          Sinceramente, hay conciertos que parecen pruebas de sonido: entre lo mal que suenan la mitad del concierto (o todo), y que no traen ni un mísero telón de fondo, y si encima les toca de día ya ni luces…. jajaja… horroroso 😉 De esta forma NO has visto realmente un concierto de ese grupo.