Inicio Conciertos Crónica y Fotos de EXTREME en Madrid

Crónica y Fotos de EXTREME en Madrid

6
Madness Live!
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
CENTURY MEDIA
NIGHTFEAR - Apocalypse
BARON ROJO 21 Marzo - Barcelona
ROCK THE NIGHT FESTIVAL
ROCK N ROCK
PACO VENTURA - GIRA 2020
METAL PARADISE 2020
Madness Live!
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
CENTURY MEDIA
NIGHTFEAR - Apocalypse
BARON ROJO 21 Marzo - Barcelona
ROCK THE NIGHT FESTIVAL
ROCK N ROCK
PACO VENTURA - GIRA 2020
METAL PARADISE 2020
ROCK THE NIGHT FESTIVAL
ROCK N ROCK
PACO VENTURA - GIRA 2020
METAL PARADISE 2020

 

EXTREME

+ ELDORADO

Domingo 29 de Junio de 2104 – Sala La Riviera – Madrid

El pasado domingo asistíamos en Madrid a un nuevo conciertazo de los bostonianos EXTREME en nuestro país, a los que hacía ya unos tres o cuatro años que no disfrutábamos en la capital y que, al igual que ocurrió la última vez, nos dejaron tremendamente satisfechos… tanto a propios (fans roqueros) como extraños (fans menos roqueros, jeje). Y eso que en este caso primaron sin duda los primeros, y más sabiendo que en esta gira están homenajeando su clásico “Pornograffitti” (1990), tocándolo completo de hecho en la primera parte del show.

Como curiosidad, hay que decir que eran, y son, una de las mejores bandas de su generación, además de una de las más originales y, tras su reunión allá por 2007/2008 para editar un gran “Saudades de rock”, siguen realmente en forma y demostrando que por ellos es como si no pasaran los años, ¡es que están igual! Obviamente mantienen su particular mezcla entre funky, rock clásico y hard rock como el sello marca de la casa, además de su excelencia en directo, ¡que son buenísimos encima de un escenario!, y también esa dupla mágica y ganadora que forman su cantante Gary Cherone, tan histriónico, enérgico y “bailón” como siempre (aunque “hoy” algo más justito de voz que otras veces), y el gran Nuno Bettencourt, uno de los mejores guitarristas de su generación (vale, y uno de los más guapos y deseados también), un guitar-hero clásico por el que parece que no pasan los años, y de esos músicos por los que sólo por verle tocar y actuar en directo merece la pena pagar una entrada.

De todos modos, aparte del obvio protagonismo de ambos, desde ya me gustaría destacar la alucinante base rítmica actual de la banda, con el bajista clásico del grupo, Pat Badger, demostrando que es un musicazo (y un crack a los coros), y un Kevin Figueredo que lleva en el grupo desde la reunión (antes tocaba con la banda en solitario de Nuno si no me equivoco) y que demostró que es un batería estratosférico, de esos músicos de escuela clásica que, sin virguerías ni virtuosismos excesivos, te deja con la boca abierta todo el concierto.

Quiero pedir disculpas a ELDORADO, que abrían esta noche pero a los que no pude llegar a ver. Sé que hicieron un buen show, que para ellos fue un lujo y un honor abrir para EXTREME y que en la algo más de media hora que tuvieron de concierto convencieron sin duda a los presentes con su rock rotundo de toda la vida y la clase, elegancia y magnetismo que atesoran… pero no llegué, no puedo decir otra cosa. Aludir una vez más a los horarios de las salas madrileñas, no tan “Disney” como otras veces pero aún así dificultando muchas veces el que algunos con otras obligaciones (laborales, personales, familiares y demás) podamos llegar en ocasiones con tranquilidad al inicio de los conciertos en Madrid. De todos modos, era domingo y no es excusa… pero no pude llegar. Espero acepten mis disculpas y emplazo a todo el mundo a verles la próxima vez que tengan ocasión porque son un grupazo ya con tres discos editados (dos de ellos con su correspondiente versión en inglés) y además cuentan con un cantante espectacular, Jesús Trujillo.

A eso de las 21:10 de la noche, y ya con la sala mostrando una muy aceptable entrada, casi tres cuartos de la Riviera completa y con público bastante variado en el recinto, tanto de gustos, de imagen como sobre todo de edades (aunque primábamos los seguidores veteranos), salían EXTREME con un telón del citado disco homenajeado de fondo, con ese pequeño y gamberro niño de la portada para arrancar con el repaso al álbum completo de principio a fin. Por cierto, aunque el sonido tardó un par de temas en ecualizarse correctamente, fue espectacular de principio a fin, demostrándose una vez más que los grupos grandes lo son a todos los niveles y que el nivel de EXTREME en directo es soberbio, ¡qué musicazos, qué rollo tocando, qué sonido y qué clase en todo momento! Como digo, Gary Cherone, siempre elegante y sin parar de moverse con su personal estilo inconfundible (y su imagen habitual de “dandy” del rock, a su manera, con pantalones abombados y demás, aunque ahora de nuevo con su pelo más largo… que se recogería pronto con su bandana/pañuelo habitual), pero esta noche estuvo más tocado de voz que por ejemplo nos comentaban buenos amigos que en Hellfest hace pocos días, donde cantó increíble parece ser. Esta noche se reservó mucho más pero aún cumplió, está claro, aunque quizás por una vez casi por debajo de los coros y segundas voces tanto de Pat como de Nuno, como son otros dos buenísimos cantantes.

Curioso el hecho de que, pese a tocar uno de sus grandes clásicos, es obvio que no es un disco que la gente conozca de “Pe a pa“, y es más, me atrevo a afirmar casi con soberbia que es un trabajo con cierto relleno, lo que se notó en algún momento del concierto donde bajó mucho la intensidad con respecto a ciertos temas sobre otros. Pero bueno, de cualquier manera fue  noche histórica sonando “Pornograffiti” al completo, comenzando muy arriba con ese “Decadence dance” que animó al más pintado. Interesante escuchar canciones nada habituales en el repertorio como “Lil Jack horny” y la muy interesante “When I´m president”, sonando además tan guitarrera como funky, en esa mezcla que EXTREME manejan como nadie. Subidón con “Get the funk out”, uno de sus momentos álgidos, y curiosa la presencia tan temprana de “More tan words”, que pilló a muchos de improviso y que sonó mucho más fría de lo habitual, pero el orden del disco es el orden, chicas… digo chicos.

Demostración suprema de la instrumentación de primer nivel en “Money (in God we trust)”, y un tema que gustó mucho, pero “It´s a monster” subió enteros, como es lógico, y nos volvió a poner a bailar, ¡qué canción tan chula! La propia “Pornograffitti” ponía de manifiesto que las bases funkies y groovies del grupo siguen siendo una pasada, aunque Gary se reservó los agudos de parte del tema, no así los coros, que sonaron brutales como en toda la noche. Bromeaba el vocalista comentando que estaban tocando canciones que, en muchos casos, no habían tocado nunca o hacía 20 años que no lo hacían… y que incluso alguno de los presentes ni habría nacido, para introducir el primer momento crooner de la noche con esa preciosa “When I first kiss you”, con intro de teclado de Nuno incluido y Pat sacando un bajo acústico casi a modo de extraño violonchelo bastante curioso… el momento jazz/blues/intimista de la noche sin duda. Volvíamos al movimiento de la mano de la fantástica “Suzy (wants her all day what?)”, otro de los temazos del disco y de los más funkies…

Está claro que “Pornograffitti” fue un disco adelantado a su tiempo, un álbum de fusión en una época en la que era raro que los grupos de hard rock se metieran en camisas de once varas, pero ellos lo hicieron y con muy buenos resultados. Y eso que para mí no es un disco de los que se considera piedra angular del rock duro, pero está claro que tuvo su importancia, relevancia e influencia en mucha gente, con lo que fue bonito y agradable rememorarlo esta noche… Bueno, nos pasábamos al punto más hardroquero y guitarrero con “He-Man woman hater”, tras breve sólo “abejorro” del guitarrista portugués, para retomar el punto más tranquilo con “Song for love”, uno de los medios tiempos más atractivos del grupo en mi opinión, “moñas” pero con mucha magia y feeling. Y para cerrar el capítulo centrado en el disco, era inevitable que interpretaran “Hole hearted”, en este caso en formato 100% acústico, con pequeña batería incluso en primera línea y Nuno blandiendo una preciosa guitarra acústica con motivos indios realmente atractiva. Cerrando además con un pequeño guiño al “Crazy Little thing called love”, de sus admirados QUEEN, en ese momento Elvis de la noche que no desentonó en absoluto.

Se cerraba por tanto la primera parte del show tras casi hora y cuarto de concierto diferente, atractivo y en el que EXTREME demostraron que incluso tocando ante un público que no conocía 100% ese álbum completo, se metieron a todos en el bolsillo a base de clase,  simpatía y sobre todo buen hacer… insisto aún a riesgo de ser pesado, ¡qué grupazo en directo! Y es curioso porque a mí nunca me apasionaron, ni los ví en aquel legendario concierto del Palacio de los Deportes del año 93 teloneando a AEROSMITH, ni siquiera “Pornograffiti” está entre mis discos favoritos del estilo, pero es una banda que conquista y que tiene algo especial que hace que vayas a verlos porque sabes que será un concierto ganador y una noche musical diferente pero especial… y lo fue.

Segunda parte del show como decía, y ya más desenfadado y de grandes éxitos (fuera de los del disco homenajeado, se entiende), comenzando con la genial “Play with me”, que sonó muy cañera y heavy, aunque nada que ver con la reacción de “Rest in peace”, con esa intro inconfundible y el punteo rapidísimo que abre el temazo, ¡impresionante! Relajábamos un poco con el tema que cerraba su otro gran disco clásico, “III sides to every story”, “Am I ever gonna change”, con su inicio casi reggae que luego va subiendo enteros, ¡otro temazo!… Ahora era el momento de Nuno en solitario quien, guitarra española en mano (y esta vez sin quitarse la camiseta como es habitual en él… aunque el tío mantiene una imagen espectacular, con esa sonrisa y mirada que desmontan, sus raíces indio/portuguesas, su melena algo más corta de lo habitual pero sobre todo esa clase suprema y esos dedos que acarician o golpean sobre el mástil como nadie), nos ofrecía sus raíces latinas sobre fondo pregrabado con la instrumental “Midnight express”, que él siempre presenta como “mi fantasía, mi sueño”.

Íbamos ya terminando pero antes nos ofrecen su faceta más de “gitanos de rock n´roll”, casi a lo QUIREBOYS con ese alegre y divertido “Take us alive” de su más reciente álbum con el que nos volvían a hacer sonreír y mover el culito, ellos los primeros, una vez más. Y para cerrar esta noche, volvíamos al rock más rotundo y guitarrero pero a la vez 100% funky con ese “Cupid´ dead” que ponía broche a un nuevo conciertazo de un grupo diferente y único. Curioso, por cierto, la despedida de Cherone andando a lo funambulista sobre la valla de protección y chocando manos, y la cercanía de todos los miembros del grupo saludando agradecidos y en primera línea a un público que les despidió entre aplausos, vítores y muestras de afecto… No todos lo consiguen y no todos lo merecen. ¡Gracias una vez más, EXTREME!

Texto: David Esquitino (david_esquitino@rafabasa.com)

Fotos: Daniel Garrido (www.photo2riff.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 

 

 

6 COMENTARIOS

  1. La verdad es que disfruté mucho en el directo, aunque el sonido no fue tan bueno como en la anterior gira.

    Extreme es para mi una banda muy infravalorada, tiene un directo increíble, y sus 4 primeros discos son muy buenos, especialmente Pornograffitti, que en mi opinión solo le sobra ‘When I First Kiss You’, lo demás brutal, un disco casi perfecto. Hay ganas que graben nuevo disco que desde 2008 no han sacado nada en estudio.

  2. Que rabia no poder verlos en directo. Extreme son una de mis bandas favoritas. Me acuerdo allá por el 92 cuando me compré mi primer cd de música con mis primeros ahorros. Ese disco fue el sublime III Sides to every story, sin duda su mejor disco, al cual como es lógico tengo mucho cariño.
    Pues nada, esperando ansioso su nuevo trabajo y contento por leer que siguen dando caña en directo. Gran banda.