Inicio Lanzamientos A-Z Crítica del CD de ONSLAUGHT – VI

Crítica del CD de ONSLAUGHT – VI

2
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
Century Media - DREAM THEATER
AYRA - Silent Veil
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up

LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up

ONSLAUGHT  – VI

Discográfica: AFM

ONSLAUGHT - VIDesde que volvieron tras casi veinte años de silencio en 2005 de la mano de Nige Rockett, guitarrista fundador de la banda, y del vocalista Sy Keeler, el otro miembro que permanece en el grupo de su etapa ochentera, los británicos ONSLAUGHT parecen querer asentarse con más fuerza y presencia que nunca en la escena thrash metalera. Con un más que correcto "Sounds Of Violence" hace un par de años ya mostraron un nivel mayor que en cualquiera de sus anteriores trabajos que si bien recogían la rabia y fiereza de la juventud de los de Bristol, también mostraban claras carencias técnicas y compositivas, quedando como tema más recordado de su primera época una acelerada versión de "Let There Be Rock" de AC/DC con Steve Grimmett (Grim Reaper, Lionsheart) a la voz.

Ahora con este "VI" nos encontramos una formación que reafirma las buenas sensaciones de su anterior entrega, más compacta y madura, con un sonido absolutamente thrash de esencia clásica pero de sonido actual y pulido sin dejarse una gota de energía en cada una de sus andanadas sonoras. En este sentido me parece remarcable la labor de Keeler, que sin ser ni mucho menos un dechado de virtudes vocales, sí sabe dotar de sentido y personalidad a las composiciones en las que los guitarristas Rockett y Andy Rosser-Davies dejan muy buenas pinceladas, siempre sobre la poderosísima base rítmica que ejecutan Jeff Williams al bajo y Mic Hourihan a la batería.

Después de la breve instrumental a modo de intro "A New World Order" rompen con el avasallador ritmo de "Chaos Is King" corte pleno de fiereza con el que nos pasan por encima como una apisonadora a toda velocidad, pero con la calidad y llegada suficientes como para no quedarse en un mero ejercicio de agresividad sonora, recuerda un poco a los maestros Slayer, sobre todo en sus speedicos ataques guitarreros, como sucede en la terrorífica "Slaughterize" descerrajando riffs y solos como auténticas ametralladoras.

Crudeza y potencia marcan la más cortada "Fuel For My Fire" golpeando con su áspero estribillo doblado pero dejando también curiosos dibujos de guitarra, al igual que en "Children Of The Sand" en la que incluso rodean la gruesa y por momentos angustiosa voz de Keeler de algunos ecos árabes creando una original ambientación que rompe un poco dentro de tanta rapidez y contundencia. Algo que en una primera impresión también parece que podría repetirse en "66′ Fucking ‘6" por su calmado inicio que se rompe bruscamente con su agrio estribillo retador y groovie que sigue marcando el tema a golpes de voz que junto con unos rítmicos riffs duros y limpios recuerda a los germanos Kreator.

Atemperan un poco el ritmo en la potente pero algo monótona "Cruci-Fiction" dejando que las guitarras suenen más agudas y afiladas, tornándose más pesadas pero igualmente atractivas en la agria "Dead Man Walking", para terminar mezclando punzantes riffs y afilados solos en "Enemy Of My Enemy" de base machaconcilla y explícito estribillo rompiendo sobre su extenuante agresividad rítmica.

Paso adelante en mi opinión de estos referentes del thrash metal británico que creo que pueden estar en su mejor momento de forma, al menos su producción en estudio desde su regreso así lo atestigua aunque habría que comprobar cómo se desenvuelven en directo actualmente para acabar de ratificarlo, pero de momento este último trabajo me parece de lo más competente.

Mariano Palomo

Lista de Temas:

  1. A New World Order
  2. Chaos Is King
  3. Fuel For My Fire
  4. Children Of The Sand
  5. Slaughterize
  6. 66’Fucking’6
  7. Cruci-Fiction
  8. Dead Man Walking
  9. Enemy Of My Enemy

2 COMENTARIOS

    • Sí, es cierto que “In search…” es otra cosa, no como los discos anteriores, es más técnico, sin duda, pero tampoco nada del otro mundo. A mí ese disco siempre me pareció una imitación de lo que por entonces hacían al otro lado del Atlántico Metal Church: un híbrido entre thrash y heavy clásico. Como se ha dicho, nada del otro mundo. Ah, y la versión de ACDC es más mala que el balagre.