Inicio Conciertos SWEDEN ROCK. Crónica y fotos de RUSH, AVANTASIA, EUROPE, ACCEPT, SAXON, DORO,...

SWEDEN ROCK. Crónica y fotos de RUSH, AVANTASIA, EUROPE, ACCEPT, SAXON, DORO, etc

11
Madness Live!
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
ROCK N ROCK
LEYENDAS DEL ROCK 2020
METAL PARADISE 2020
Madness Live!
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
ROCK N ROCK
LEYENDAS DEL ROCK 2020
METAL PARADISE 2020
ROCK N ROCK
LEYENDAS DEL ROCK 2020
METAL PARADISE 2020

 

Sweden Rock

 

Viernes 7 Junio de 2013 – Sölvesborg – Suecia

Después de la paliza del primer día (aunque, como se suele decir, sarna con gusto no pica), atacábamos el viernes con muchas más ganas si cabe, especialmente después de levantarnos y volver a ver un sol radiante perfecto para la nueva jornada festivalera que nos esperaba (de hecho hizo mucho calor el viernes). Viendo el "rooster", queríamos haber llegado a ver a TREAT, toda una celebridad local y una banda realmente querida y respetada en Suecia (no en vano son uno de sus grupos de hard rock más importantes y exitosos, y además se estaban despidiendo), pero al final nos fue imposible y nuestra jornada empezó con otro de los conciertos especiales del día, el de los norteamericanos HARDLINE…

 

 

HARDLINE

Lo primero es comentar que hacía 10 años que la banda no tocaba en directo, como nos comentó orgulloso el propio vocalista varias veces sobre el escenario, y era un honor para ellos hacerlo en Sweden Rock precisamente… Curioso el caso de esta banda, que comenzaron como un supergrupo casi paralelo a JOURNEY (con gente como Neal Schon, Dean Castronovo e incluso Jim Peterik, aún de SURVIVOR entonces), pero de la mano de los hermanos Gioeli, aunque finalmente se quedaron como uno de esos proyectos hardroqueros que lamentablemente no llegaron donde apuntaban. Entre unas cosas y otras han podido grabar 4 discos en total a lo largo de los años, quedándose a día de hoy como el proyecto en solitario del señor Johnny Gioeli (AXEL RUDI PELL), para mí uno de los mejores cantantes actuales, por cierto… Pues bien, hay que decir que estaban previstos a las 13:30 en el escenario grande pero, motivado por la suspensión previa de WITCHCRAFT, les reubicaron a la 1 pero en el Sweden Stage, mucho más adecuado para ello.

Además, había bastante gente para verles tan temprano, y encima llevaban una formación de lujo en la que destacaban el guitarrista Josh Ramos (guitarrista del segundo disco de la banda allá por 2002), el batería trotamundos Mike Terrana (compañero de Gioeli durante muchos años en AXEL RUDI PELL), además de una bajista femenina llamada Anna Portalupi, con una gran actitud sobre el escenario… Eso sí, el protagonista lógico es Gioeli, un cantante soberbio y además un frontman excelente que no para de moverse, gesticular, correr, animar y dar lecciones de hecho de lo que debe ser un cantante encima de un escenario. Sonando muy potentes desde el principio, comenzaron de la mano de su reciente "Danger zone", para tirar rápidamente de un clásico como es "Takin’me down" para subir la temperatura y el rollo del show desde el principio. A partir de ahí fueron alternando temas pero con lógica predominancia de aquel maravilloso "Double eclipse" del 92.

La fantástica y hardroquera "Everything" ponía el punto "mueveculitos", hardroquero y pegadizo, mientras que la banda seguía sonando como un cañón y la gente disfrutando de un conciertazo… Buenos cortes como "Dr. Love", "Weight" (único vistazo a "II") o "In this moment" mantuvieron el tono del concierto mientras un acelerado Gioeli no para y nos sigue agradeciendo la presencia e incide en lo especial que es éste concierto para él. De todos modos, el punto álgido lo puso un temazo único como es "Hot cherie", posiblemente su canción más conocida y un lujazo escucharla en directo por fin. Incluso hubo breve sólo de Mike Terrana, como no podía ser de otro modo (sí, fantástico y poderoso… aunque el mismo de siempre) pero lamentablemente el cierre llegaba a la hora de concierto con la potente y divertida "Rythm from a red car", hardroquera y perfecta para cerrar uno de los mejores conciertos del día… y eso que acabábamos de empezar…

David Esquitino

 


 

FIREWIND

El adelanto de media hora del concierto de HARDLINE me permitió ver gran parte del concierto de los griegos FIREWIND en el 4Sound Stage, así que perfecto porque tenía muchas ganas de ver a los liderados por el ahora muy famoso Gus G. (guitarrista actual de OZZY OSBOURNE, para más señas) y encima hacía muchísimos años que no les veía en directo. Pues bien, decir que había bastante gente para verles también y que, aunque me perdí el principio del show, pude comprobar que la banda está perfectamente engrasada y en buena forma, aunque lógicamente a día de hoy su actividad se tenga que limitar a los períodos en los que OZZY está parado. Pero me encantó la sensación de ver a Gus en su grupo de amigos de toda la vida, volviendo a tocar con sus colegas como quien dice y además disfrutando de su banda y de sus propias canciones, que tiene que ser satisfactorio también.

Además, una ración de buen heavy/power al mediodía sienta bien y es divertido, y de hecho se marcaron un muy buen concierto, sonando potentes y realmente bien y con Gus como protagonista pero también con una banda realmente interesante donde me gustó el cantante, Apollo, si no me equivoco. Aún bastante jóvenes pero ya veteranos en cierto modo y con experiencia y tablas, se divirtieron sobre el escenario y lo hicieron pasar bien de la mano de canciones como "Head up high", "World on fire", "Till the end of time" o la curiosa versión del clásico del pop ochentero "Maniac". Con un pequeño deje progresivo que no tenían en sus primeros tiempos (al menos que yo no les recordaba) lo cierto es que sonaron muy heavies y con una gran actitud y calidad. ¡Bien por la humildad y sencillez de Gus G., un tipo encantador y además un guitarrista excelente!

Tras FIREWIND surgía una vez más la duda de a quién ir a ver, y en este caso estábamos entre los clásicos del rock sinfónico ASIA y NEWSTED, la nueva banda del ex bajista de METALLICA. Al final, entre que nunca había llegado a ver a ASIA (y en los festivales grandes es donde se tiene la oportunidad de ver a grupos que tal vez en solitario no irías) y que los comentarios del concierto de NEWSTED en el Sonisphere hacía unos días no habían sido demasiado positivos, me decidí por los clásicos… Y qué calor ya hacía a esas horas, ¡buff!

 David Esquitino

 


 

ASIA

Unos de los clásicos del rock sinfónico y de las bandas más importantes de la historia del género, aunque muchos sólo les conozcan por la inmortalidad de su gran éxito, "Heat at the moment". De cualquier manera, había mucha gente para ver al grupo en su gira de 30 aniversario, y en el segundo escenario principal… aunque su guitarrista clásico, Steve Howe, se ha bajado del carro y ahora les acompaña el joven Sam Coulson. De todos modos, son los "originales" (vamos a decirlo así sin darle muchas vueltas) John Wetton (cantante y bajista), Carl Palmer (batería) y Geoff Downes (teclista) los que llevan el peso del show y en los que se posaban la mayoría de las miradas. Personalmente quería ver al gran Palmer, uno de los más grandes y uno de los precursores de la batería moderna, tocando además con ese estilo tan particular cogiendo las baquetas al estilo del jazz, como si fueran palillos chinos, vaya. Y perfecto, pero la banda me aburrió soberanamente, pese a que empezaron muy fuerte con uno de sus superclásicos como es "Only time will tell", y me gustó otro de sus clásicos, en este caso del 83, como es "Don’t cry".

Y sí, muy buenos y tienen mucha clase y elegancia, pero son tremendamente fríos y un concierto de este tipo, totalmente sinfónico y casi de jazz como digo, tal vez no sea lo más adecuado en un festival, aunque tuvo su público y especialmente el público veterano y menos heavy disfrutó con ellos… Pero fuimos unos cuantos los que vimos tres y cuatro temas y desistimos porque esto "no era lo nuestro", la verdad. Mucho sonido de teclado y la guitarra realmente baja, y además ellos muy parados… En fin, seguro que los fans de ASIA me crucifican pero me parecieron soporíferos y les dí de lado muy rápido… Tal vez en otra ocasión, en una sala y con el cuerpo y mente preparado para ver un tipo de concierto así, seguro que lo disfruto más y le saco más jugo al grupo. Cerraron con "Heat at the moment", por cierto, pero lo escuchamos de fondo en la distancia, bastante distancia… Tal vez sea que no está hecha la miel para la boca del asno, ¿quién sabe?

Y a eso de las 4 teníamos otro de los grandes dilemas del día, que coincidían (con 15 minutos de diferencia) DORO y AXXIS nada más y nada menos. En este caso sí que tenía muchas ganas de ver a las dos bandas, pero había que elegir y Doro es mucha Doro, y además me apetecía ver a la banda desenvolverse en el escenario principal, y no defraudó un ápice como os cuento en un momento. Pero ahora le paso el testigo a David Collados que se quedó a ver a AXXIS mientras yo pude disfrutar sólo de un par de temas de los liderados por el inefable Bernhard Weiss y hacer las correspondientes fotos.

 David Esquitino

 


 

AXXIS

A pesar de que iba a coincidir buena parte con DORO, AXXIS reunió ante sí una numerosa congregación de público, que los conciertos de los germanos siempre son buenos y divertidos, y la gente lo sabe. Y salieron a por todas en el 4Sound Stage desde el primer momento… Dieron un concierto lleno de energía, con muchísima fuerza y se notaba que la banda estaba cómoda y a gusto sobre el escenario, ya que lucían todos una enorme sonrisa, alabando además al público que estaba allí para verles, al festival, al sol y el buen día que hacía… Su vocalista Bernhard Weiss es un torbellino con esa manera de moverse sin parar quieto un segundo (y por supuesto se preocupó de decir algunas cosas en sueco, con su papel en la mano, lo que siempre se le agradece). Estuvo muy carismático todo el concierto, bromeando, bailando "a su estilo", haciendo chistes e incluso a mitad del show, sacó a un chaval voluntariamente al escenario y éste participó en dos canciones con el grupo: En la primera, Bernhard le enseñó a tocar a ritmo una pandereta y luego todo el grupo se marcó una batucada a pie de escenario, con el chaval tocando un enorme tambor.

Un concierto con un sonido buenísimo, en el que destacaría la labor del bajista Rob Schomaker (¡qué buena imagen tiene!) y el gran trabajo que hizo a la guitarra el joven Marco Wrietd. Con una primera parte dedicada a la faceta de los últimos años del grupo, y la segunda más centrada en sus primeros años (con una selección de clásicos fantástica, cerrando con la cañera "Little look back" y el imprescindible himno "Kingdom of the night"), el power melódico de los germanos triunfó de sobra y fue un concierto potente, de gran calidad y muy divertido… lástima la coincidencia con un grupo "similar" como DORO.

David Collados

 


 

DORO

Ya sabéis el tópico, que estamos "hartos" de ver a los mismos… pero es que luego "los mismos" son siempre los mejores en cada concierto o en cada festival que vamos dejando atrás, por algo será… Y además, en el caso de Doro y su banda con el atenuante del cariño y respeto máximo que se le tiene allá donde vaya, ganado con su música lo primero pero también con su actitud, la pasión, entrega y agradecimiento que destila siempre nuestra querida metal queen. 55 años recién cumplidos y sigue estando en una forma increíble, dándolo todo sobre el escenario y dando conciertos soberbios… como una vez más volvió a ser el del pasado viernes por la tarde en el escenario principal de Sweden Rock. Por unos momentos tuve la duda de si el mastodóntico escenario no se les quedaría un poco grande a DORO, pero desde que en el primer tema la pequeñita tigresa de Dusseldorf tomó posición en la larga pasarela e iba alternando atención al lado derecho, izquierdo y central del público sin inmutarse tirando de toda la clase, profesionalidad y chispa del mundo, se disiparon mis dudas. Grande, muy grande el concierto, la banda, el set list, la comunión entre público y banda (sobre todo con Doro, como es lógico) y por supuesto la protagonista en el fondo, tirando de muchos temas de WARLOCK, como es habitual, pero con un set muy interesante en el que hubo un poco de todo y creo que acertó.

Enorme telón de fondo con la portada de su reciente "Raise your first", la excelente banda base que lleva acompañando a Doro ya un tiempo (destacando siempre al bajista Nick Douglas y al batería Johnny Dee, musicazos y que llevan 20 años con ella), un sol radiante alumbrando la actuación y una siempre sonriente Doro Pesch en primera línea cantando de maravilla y dándolo todo como siempre… Por cierto, hora y media de concierto y con un repertorio fantástico donde sólo eché de menos "Hellbound" pero ya sabéis la máxima: si metes temas nuevos (que es lo suyo) tienes que quitar alguno antiguo. Muchos clásicos de WARLOCK como digo y muchísima caña y heavy metal clásico desde el principio a ritmo de "I rule the ruins" y "Burning the witches", ¡casi nada! Hubo interesantes pinceladas de sus dos recientes discos, destacando para mí un par de cañonazos como son "Revenge" del último y "Night of the warlock" del anterior, aunque está claro que "Raise your fist in the air" es todo un himno para el directo. De todas formas, "Metal racer" (¡cómo sonó!), "True as steel" o "Für immer" son palabras mayores… También Doro nos recuerda la primera vez que estuvo en Suecia en el 86 (girando con JUDAS PRIEST, y se atreve con "Breaking the law" incidiendo en que siguen siendo su banda favorita), saluda a la gente de los muchos países que había viéndola, le dedica orgullosa la preciosa "Hero" a un tal Ronnie James Dio y se entrega en cuerpo y alma a sus fans agradeciendo una y otra vez el que estén allí desde hace tantos años.

Está pletórica y se le nota inmensamente feliz, mientras la banda suena como un cañón… No podía faltar "All we are" para cerrar el show, y luego unos bises de infarto con "Earthshaker rock", "Burning up" y "Metal tango" para cerrar con toda la banda saludando y despidiéndose desde la pasarela, como los grandes. Gracias como siempre, Doro, ¡conciertazo!

David Esquitino

 


 

UFO

Entre AMARANTHE y UFO la duda se disipó rápido, aunque tengo que reconocer que se me ha roto algo con los actuales UFO tras ver de nuevo a Michael Schenker hace un par de domingos en Madrid. No, sus clásicos ya no me suenan igual y es verdad que Phil Mogg está poco a poco perdiendo fuelle, como es lógico. Y en un festival está claro que suelen ser apuesta segura, pero esta vez no triunfaron como es habitual en ellos en Sweden Rock, en absoluto. Concierto monótono con unos UFO sonando con menos chispa que otras veces y la gente con cierta desidia. De hecho, no fui el único que me marché aburrido tras ver unos 40 minutos de show a dar una vuelta por el resto de escenarios. Quizás es que los he visto muchas veces ya, la última hace no demasiado, el punto claro de mi amor irredento por Michael Schenker que ha vuelto con más fuerza que nunca (lo siento, Vinnie Moore, pero es lo que hay), y que al final sus conciertos en este tipo de eventos suelen ser iguales desde hace tiempo. Me sonaron más bluesies, lentos y aburridos que nunca, y eso que empezaron con "Lights out" y "Mother Mary", aunque los dos temas nuevos que tocaron fueron insufribles, las cosas como son.

No faltaron los clásicos como "Let it roll", "Only you can rock me", "Shoot shoot" y demás, pero por mi parte decidí darles una tregua mucho antes. Ni siquiera ví "Love to love", "Rock bottom" y "Doctor doctor" (aunque los escuché de fondo) e incluso no quise esperar a ver si daban el sorpresón de tocar algo con el gran Schenker (que sabía que andaba por allí ese día porque luego saldría con EUROPE), lo que efectivamente no ocurrió. Una lástima pero esta vez no tuvieron su día e incluso algunos habituales les dimos de lado aprovechando que lo que se avecinaba era gordo…

Por cierto, a la vez que UFO estaban tocando LENINGRAD COWBOYS en el Sweden Stage, que fueron una de las sorpresas del festival para muchos, aunque a mí la "pachanga roquera" no me va, así que prefiero que os lo cuente David Collados, que le encantaron.

David Esquitino

 


 

LENINGRAD COWBOYS

Han sido sin duda alguna, el mejor descubrimiento que he hecho en este festival. Me acerqué por curiosidad con idea de ver un poco de su concierto, y llegar después a ver la segunda mitad del concierto de UFO… Pero me quedé clavado delante de los LENINGRAD COWBOYS por el pedazo de show que estaban montando: Once músicos y dos bailarinas sobre el escenario, sonando maravillosamente bien y haciendo un concierto visual lleno de teatralidad que me recordó en cierto modo a MEAT LOAF, salvando las distancias, claro. Las dos bailarinas, iban disfrazadas de pin-ups y cambiaban de trajes continuamente, interactuando con todos los músicos y con el público también. Y los músicos de la banda, absolutamente impresionantes.

Hay que decir que llevan vocalista (buenísimo por cierto), cuatro guitarras, bajo, batería, teclista que hacía las veces de acordeonista, saxofón, trompeta y trombón de varas. Todos ellos ataviados con trajes de mariachis y unos enormes tupés de más de palmo y medio (algunos falsos y otros con el pelo verdadero), y unas botas con punteras de dos palmos curvadas hacia arriba. Son divertidísimos actuando entre ellos, pero sobre todo unos músicos como la copa de un pino. En el show hay temas propios pero sobre todo versiones de todo tipo, llenas de arreglos musicales que las hacían muy originales a su modo: versiones que iban desde el "L.A. woman" de los DOORS, pasando por el "Pretty Fly (for a white guy)" de THE OFFSPRING, o el "Gimme some loving" de THE SPENCER DAVID GROUP o incluso el "Delilah" de Tom Jones.

En un momento del show uno de los guitarristas (el más grueso de todos) sale disfrazado de Elvis Presley pero en su última etapa decadente y se pone a cantar el "Easy living" de URIAH HEEP, descubriendo ¡que canta incluso mejor que el vocalista del grupo!, que era muy bueno, por cierto. En fin, un grupo divertidísimo que estuvo haciendo saltar, bailar y cantar a una gran aglomeración de público. Genial y original propuesta.

David Collados

 


 

KROKUS

Otro de los conciertos importantes del día y una de las bandas que no me quería perder, aunque sigo pensando que el escenario principal se les quedó enorme para disfrutar de su propuesta roquera, divertida y macarrilla. Reunida la formación clásica hace pocos años y presentándose en formato de tres guitarras (ya que se ha mantenido Mandy Meier con ellos), fue genial ver juntos a Marc Storace (¡qué bien sigue cantando y qué rollo cercano tiene!), Fernando Von Arb, Chris Von Rohr y demás encima de un escenario y tocando temas clásicos de KROKUS, además de alguna pincelada de sus dos últimos y fantásticos nuevos trabajos. De hecho, era un enorme telón con la portada vacilona de su reciente "Dirty dinamite" la que decoraba imponente el fondo para darle un gran aspecto al escenario de KROKUS.

Enormes en Suiza, su país (aunque Marc Storace sea maltés), no hay que olvidar que fueron también grandísimos en Estados Unidos a mediados de los 80, y quizás han vivido mucho de esas rentas, aunque nadie les puede quitar el mérito de haberlo conseguido y todos los discazos de aquella época… como tampoco se podrán quitar de encima las comparaciones con AC/DC, época Bon Scott, aunque tengan más facetas en su sonido. De todos modos, al final las formaciones clásicas tienen algo especial y fue bonito ver esa reunión de viejos roqueros sonriendo y disfrutando ellos los primeros como niños con zapatos nuevos, además de sonar de lujo (como es lo habitual en Sweden), pese a que quizás en este caso me faltó un punto de volumen y que insisto que hubiera sido mejor verles en uno de los escenarios medianos, tanto por la banda como por la afluencia de público.

Pero bueno, gran concierto y es que teníamos ganas de rocanrolear y bailar al ritmo de sus temas roqueros, tanto los más actuales como "Hallelujah rock n’roll" o "Better than sex", o la propia "Hoodoo woman" ya en los bises, y por supuesto con sus clásicos como "Long stick goes boom", su versión de "American woman", uno de sus mayores éxitos como es "Bedside radio" o "Heatstrokes". De todos modos, personalmente siempre he preferido sus temas "no tan AC/DC", y me quedo personalmente con el maravilloso medio tiempo "Screaming in the night" y "Tokyo nights" (uno de sus mejores temas comerciales), o ese "Eat the rich" de su exitoso "Headhunter" casi para cerrar.

David Esquitino

 


 

SAXON

Y después de KROKUS ya venía SAXON, que son palabras mayores, y además con la pradera de delante del Rock Stage absolutamente abarrotada para ver uno de esos conciertos que además nunca fallan (o casi nunca, como ahora explico). Presentando su reciente "Sacrifice" y ya a punto de anochecer, se presentaron los británicos en Sweden Rock además con un espectáculo a la vieja usanza: varios telones diferentes, el águila de luces que veríamos más adelante, batería con elevador hidráulico, un juego de luces impresionante, fuego… Luego nos chivaría Byfford que estaban grabando el concierto, y quizás esto hiciera que el sonido no fuera todo lo bueno que hubiéramos deseado. Me explico: son SAXON y siempre están bien y son un torbellino sobre el escenario, además de que por temas, calidad y actitud siempre van a triunfar, pero no sé porqué empezó la batería y sobre todo el bajo de Nibbs Carter altísimo, lo que a veces hacía una tremenda bola de ruido que afeó lo que de otra manera hubiera sido otro de los conciertos rotundamente triunfadores del festival. Y lo raro es que las guitarras sonaron perfectas, limpísimas de hecho, y lo mismo la voz de Byfford, que está en una forma envidiable, por cierto…

En fin, lo quería decir de primeras para que nadie se lleve a engaños, pero el tema es que aparte de esto el concierto fue una vez más genial, tocando además casi hora y tres cuartos y demostrando ese nivel de superclásico que tiene SAXON y ese status de ser una de las bandas históricas más en forma (tanto en estudio como en directo). Tocaron bastante de su reciente "Sacrifice", y no creo que hicieran la mejor selección del tracklist del mismo para tocar en directo, aunque aún así la propia "Sacrifice" y sobre todo el himno "Stand up and fight" me encantaron. ¿Del resto? Pues muchos clásicos y algunas sorpresas, como el sólo de batería espectacular de Nigel Glocker (con la batería subiendo hacia el techo y las letras de su nombre iluminadas en las pantallas de luces), o recuperar canciones no tan habituales como "I´ve got to rock (to stay alive)", "Conquistadores" (que sonó horrible por la bola de sonido, una pena) o la propia "Solid ball of rock", que llevaban un par de giras sin tocarla. Luego, ya sabéis, cera y clase de la buena con "Heavy metal thunder", "747 – Strangers in the night", "Motorcycle man", "Denim and leather", "Princess of the night" y demás canciones imprescindibles del repertorio de SAXON.

Conciertazo sí, y una banda que está en una forma espectacular, pero espectacular, aunque en Sweden Rock contaron inexplicablemente con un sonido horrible, de los peores del festival, que nos impidió disfrutar al 100% de lo que hubiera sido uno de los tres o cuatro mejores shows de este año sin duda, lástima.

Por cierto, durante KROKUS y SAXON hubo algunos conciertos interesantes en otros escenarios a los que me hubiera gustado echar un ojo por curiosidad, tanto NAGLFAR (la única pincelada de black metal del festival), AT THE GATES (idem con el death) y CRAZY LIXX (que este año había mucho menos hard rock sleazy que otras veces), pero ya digo que no se puede estar a todo, así que no pudo ser… Y empezaba EUROPE (que coincidía con HYPOCRISY, por cierto)…

 David Esquitino

 


 

EUROPE

El cabeza de cartel del viernes, y uno de los conciertos más esperados del festival era el de los ídolos locales, EUROPE. Show especial de 30 aniversario, tocando dos horas y media, con invitados especiales (aunque no salió su primer batería, Tony Reno, como se había insinuado, ni obviamente Kee Marcello) y un repertorio recuperando canciones diferentes según nos habían prometido… Pues bien, lamentablemente todo se quedó un poco en agua de borrajas y fue la gran decepción del festival para la mayoría.

Voy a explicar claro el porqué naufragaron (y no es cosa mía sólo, que era la comidilla general esa noche y al día siguiente). Pues bien, el caso es que estructuraron fatal el set list, hubo parones demasiado largos entre tema y tema (que sí, que estaban grabando DVD pero se notó demasiado y el show no fue nada dinámico en este sentido), Joey Tempest estuvo muy bien, simpático y sonriente pero más de cara a la grabación del DVD que de manera natural para su público (al menos fue la impresión de muchos que lo comentamos), el acústico con mandolina incluida a mitad del show sobraba y que John Norum no se moviera ni un milímetro de su esquina estuvo feo, por decirlo suave.

Y lo siento, pero es inevitable que los viejos fans acabáramos hartos de tantos temas nuevos (que ellos defienden a muerte su etapa actual y por otro lado hay temas interesantes en esta nueva etapa, pero en dos horas y media hay tiempo para hacerlo mejor) y de ese sonido modernizado que se carga algunas canciones clásicas (como "Scream of anger", "Paradyze bay" o incluso "Girl from Lebanon"). Y sí, es cierto que hubo algunas sorpresas agradables y temas recuperados del pasado que fue un puntazo escuchar como "In the future to come", "Seven doors hotel", "Wings of tomorrow" o la propia "Prisoners in paradise", pero por contra se dejaron fuera canciones imprescindibles como "Cherokee" o "Ready or not". Y es cierto que la banda está en gran forma (aunque se empeñen en sonar modernos por narices), y que se les ve realmente compenetrados y disfrutando con el grupo a día de hoy, pero el viernes no acertaron. Lástima también del gran sistema de luces empleado, incluso con algo de pirotecnia también (aunque bastante poquito, casi a modo de "lo que les sobró a los KISS el día anterior que se lo han encontrado por allí", como bromeaban algunos a mi alrededor).

El concierto ya empezó torcido metiendo directamente los tres primeros temas de "Bag of bones", con lo que la mayoría ya bufamos, porque si empiezas con "Riches of rag", que es cañera y tal, perfecto, pero seguidamente tenían que haber tocado un clasicazo de los de "se caga la perra" como "Rock the night" o "Cherokee" y todo hubiera sido otra cosa. Pero no… "Scream of anger" nos cogió fríos, helados, y encima sonó modernísima, así que mal seguíamos. Recuperaron algo de crédito con "Superstitious" o una "New love in town" que quedó bastante bien, pero el modernizar más temas clásicos o tocar canciones nuevas totalmente intrascendentes como "No stone unturned" no mejoró el mal comienzo. Algo levantó la cosa la sorpresa de "Prisoners in paradise", fantástica a medio tiempo electrificado y una gran "Always the pretender", para mí sin duda su mejor tema actual con diferencia. Y de repente otro plumazo con el breve acústico y encima minimizando el impacto de la gran "Open your heart"…

La segunda parte del concierto mejoró mucho pero ya era tarde, y de hecho ya había desfilado bastante gente o estaban mirando hacia otro lado, aunque en las pantallas se veía a muchísimas chicas disfrutando del show en las primeras filas, que al menos nos alegrábamos la vista todos. Ya digo que en esta segunda parte se equilibró el concierto y disfrutamos de la mezcla entre buenos temas de la etapa actual de EUROPE como "Love is not the enemy" o "Start from the dark" junto con clásicos y buenas sorpresas como "Sign of the times", la preciosa "Carrie" o "Seven doors hotel" (que sí sonó como tenía que sonar). Incluso fue genial ver subirse a Scott Gorham para hacerse con ellos una versión fantástica de "Jailbreak" de THIN LIZZY, y lo mismo poco después con Michael Schenker para "Lights out", justo después de la entrañable "Let the good times rock". Y no me olvido del curioso sólo de batería de Ian Haugland, con música clásica de fondo y tocando sobre esas bases de manera muy imaginativa e interesante… Y ya para rematar, primero "Rock the night" para cerrar (bastante tarde en el set creo yo, aunque siempre sea grande), y luego "Last look at Eden" (igual, totalmente desubicada en el set en mi opinión) y "The final countdown" para poner obvio punto final a un concierto del que se esperaba muchísimo pero que decepcionó sobremanera.

Y es una pena porque seguramente si se hubiera hecho en uno de los escenario medianos (que también creo que se les quedó muy grande el principal), tocando dos horas pero con un set más equilibrado y con ellos más centrados en el concierto y no tanto en el DVD, la cosa hubiera sido mucho mejor, pero no lo fue. La decepción del festival (y me da rabia porque tienen calidad de sobra, buenísimos temas y están en una gran forma), y espero que sean mucho más listos y efectivos de cara a los próximos conciertos en nuestro país con DEF LEPPARD y WHITESNAKE.

David Esquitino

 


 

Sábado 8 de Junio de 2013 – Sölvesborg – Suecia

 

El cansancio ya hacía mella de manera bastante seria en el cuerpo, que después de tres jornadas de festival es imposible no acusarlo. Total, que el último día nos lo tomamos con más calma, sobre todo la primera parte, que luego el final sería de aúpa… Así, aunque me hubiera encantado poder ver a grupos como SATAN o JON ENGLISH, no fue hasta TANKARD a las 14:45 cuando empezó el domingo festivalero para nosotros. Eso sí, escuchamos de fondo la reunión fantástica de músicos suecos a modo de ROCKKLASIKER ALL-STARS, que estaba hasta arriba, por cierto, y donde gente como Joacim Cans de HAMMERFALL o incluso Ian Haugland de EUROPE interpretaron en directo clasicazos como "Jailbreak" (THIN LIZZY), "Thunderstruck" (AC/DC), "Hearts on fire" (HAMMERFALL) o "We´re not gonna take it" (TWISTED SISTER).

 

 

TANKARD

Entre unas cosas y otras era la primera vez que tenía la oportunidad de ver a los cerveceros germanos, una de las bandas más clásicas dentro del thrash metal europeo, por cierto, y ya tenía ganas. Concierto divertido y brutal para empezar el día en el 4Sound Stage, sonando supercañeros y ofreciendo todos los elementos marca de la casa: thrash acelerado, cerveza, cachondeo y buenos temas pese a todo. La banda liderada por el orondo "Gerre" Geremia (mucho más delgado que en su época, pero a su vez recuperando algo de la panza cervecera que le hizo famoso) y el bajista Frank Thorwarth siguen a lo suyo y parece que no pasan los años por los TANKARD, y además les da igual tocar en un sucio garito apestoso que en un festival a la luz del día, porque la diversión y la entrega están aseguradas.

Curioso, eso sí, ver un concierto en Sweden Rock con pogos y parcheados saltando y bailando mientras volaban las cervezas por encima de la gente, pero si tenía que pasar en algún concierto del fin de semana, tenía todas las papeletas de que fuera en éste. Diversión y cachondeo a raudales como digo, y todo ello sin dejar de meter cera de la buena, que la verdad es que apetecía un poco de caña en el festival… Resaca en "The morning after", sed en "Stay thirsty!", declaración de intención en "Die with a beer in your hand", mucha caña en "Rectifier" e incluso una preciosa chica subida del público para bailar y hacer algún coro en "A girl called cerveza", antes de cerrar con los himnos "Chemical invasión" y "Empty tankard". Perfecto concierto para despertarnos a eso de las 3 de la tarde y empezar el día con una sonrisa cervecera en el rostro y buena marchita cañera en el cuerpo.

Tras esto, la opción era ver un poco más de caña y de heavy metal de la mano de los suecos BLOODBOUND o el disfrutar de tranqui con los QUIREBOYS en acústico, y elegimos la segunda opción, que en Sweden Rock es inevitable estar más roquero y clásico (y además ya habíamos tenido nuestra ración de metal con TANKARD).

David Esquitino

 


 

THE QUIREBOYS

Muy particular el concierto de los británicos en Sweden Rock, tocando en acústico en el escenario principal porque el domingo estaba todo montado para RUSH y no cabía más equipo en el escenario más grande (luego veríamos porqué). Aún así, aunque de primeras descolocaba un poco la idea, y más viéndoles bajo un sol de impresión y en un escenario tan grande, fue un lujazo tener a Spike y los suyos en su versión más puramente de gitanos del rock, vestidos elegantes para la ocasión y en formato de dos acústicas y un piano… y sonando de maravilla y con un rollo impresionante y hasta muy cercano. Está claro que no es lo mismo que verles en eléctrico, donde suenan de maravilla, pero disfruté mucho con la curiosidad y con una banda que siempre me ha gustado pero que la verdad es que hacía años que no veía en directo.

Parece que no pasan los años por Spike, que se mantiene tan elegante, pícaro y encantador como siempre, además de tener esa voz perfecta para la banda, aguardentosa y rasgada pero con encanto. Perfecto contrapunto de su eterno compañero Guy Griffin y Paul Guerin, aportando toda la marchita necesaria para que un acústico a las 4 y pico de la tarde no fuese aburrido. La gente iba despertando al ritmo de canciones como "Mona Lisa smiled" o "There she goes again", y ellos cada vez más animados y poniendo a bailar y corear a todo el mundo, ¡todo un mérito! En la preciosa balada "Roses & ring" de sus primeros tiempos, Spike nos tira la rosa que adornaba su solapa, veterano del rock donde los haya y sabiendo aún engatusar al público, y "I don´t love you anymore" nos termina de enamorar y enganchar al tipo ése del pañuelo que tiene un rollo bestial. Para terminar, es inevitable recurrir al superclásico y a la marchita que siempre tiene "It´s seven o´clock", que la verdad es que les quedó muy guapa en acústico. Un concierto diferente y breve pero del que salieron triunfadores los británicos QUIREBOYS, ¡sí, señor!

Después de QUIREBOYS era el momento de descansar un poco, comer algo y rematar las "últimas" comprar (malditos puestos y tiendas de discos y camisetas que me arruinan siempre…), a pesar de perdernos a KREATOR (que los tengo muy vistos, también es cierto) y sobre todo a CIVIL WAR (los ex SABATON junto al gran Neil Patrick Johansson), a los que sí les tenía muchas ganas y que, a tenor de lo escuchado de fondo, se marcaron un conciertazo… pero no se puede ver todo en Sweden Rock, acordaros del dicho. Así pues, nos preparábamos para la increíble recta final que nos esperaba para rematar el festival, que era de aúpa: BLACK STAR RIDERS, ACCEPT, RUSH y AVANTASIA, ¡casi nada! Empieza David Collados hablándonos de la continuación de THIN LIZZY, y luego retomo yo el diario para cerrar…

David Esquitino

 


 

BLACK STAR RIDERS

Sin duda BLACK STAR RIDER están haciendo una especie de borrón y cuenta nueva tras su pasado como continuación del legado de THIN LIZZY. Y al haber sacado ahora su primer disco, pues se han rebautizado como BSR con gran acierto. La banda liderada por Scott Gorham, heredero actual por derecho de THIN LIZZY, presentaban este primer CD de título "All Hell breaks loose", y salieron a defenderlo con fuerza, aunque inteligentemente fueron intercalando tema y tema nuevo con grandes clásicos de la antigua banda. Pero es que los nuevos son tan buenos que quedan perfectamente integrados entre los viejos himnos…

Con Ricky Warwick al frente en la voz y una tercera guitarra en muchas de las canciones, BLACK STAR RIDERS, dieron un soberbio concierto, en el que Scott Gorham se sintió muy cómodo y se marcó unos muy buenos solos de guitarra, escudado a la perfección por Damon Johnson a la rítmica, si bien es cierto que también tuvo sus momentos de lucirse en un par de solos propios. El "serpenteante" Marco Mendoza (como le presentó entre risas el vocalista), viejo conocido de la escena internacional, estuvo enorme al bajo y tanto él como Damon y el propio Ricky no paraban de correr y cruzarse por el escenario, disfrutando de una perfecta actuación.

Evidentemente la gente alucinó con los temas clásicos de THIN LIZZY como "Jailbreak" (que con la tontería ha sonado un montón de veces en el festival), "Rosalie", "Emerald" y demás, pero los nuevos como "Hey Judas", "Bound for glory" o "Kingdom of the lost" fueron muy bien acogidos, que tienen calidad sobrada y ya digo que no desentonan en absoluto con el legado anterior del grupo. En definitiva, un divertido concierto con una banda carismática sobre las tablas y un repertorio muy bien seleccionado y escogido, cerrando con dos himnos como son "Cowboy song" y "The boys are back in town". Muy buenos y sonando perfectos.

David Collados

 


 

ACCEPT

Después del buen concierto de BLACK STAR RIDERS, era el momento del heavy metal más clásico y rotundo de la mano de ACCEPT nada más y nada menos. Ya con la "polémica" superada de si debería estar Udo o no, con la nueva formación totalmente asentada y Mark Tornillo con el puesto 100% ganado, sólo tienen que seguir demostrando que son uno de los nombres claves del estilo por algo. Y en Suecia se marcaron un conciertazo de los de quitarse el sombrero (de cuero y tachas) una y otra vez. Sonando poderosísimos, realmente rítmicos y marciales pero sobre muy, muy heavies, con esta torre de Marshalls que se presentaban imponentes desde el fondo del escenario, junto al enorme pero sobrio telón de la etapa actual de la banda, dieron el concierto más potente del festival, además de uno de los mejores. ¡Cómo suenan, qué calidad y qué clase!, y qué forma de dejar claro que han vuelto no sólo para quedarse sino para seguir siendo uno de los grandes. Por cierto, "petado" de gente para ver a ACCEPT y ellos respondiendo con hora y media de concierto soberbio… Y no me importa que quizás "pecaran" de repertorio fácil en el sentido de muchos temas de los dos últimos disco mezclados con los clásicos imprescindibles (incluso dejando de lado la faceta más melódica y pegadiza de la banda con esos "Midnight highway", "Living for tonite", "Midnite mover", "Screaming for a love bite" o "Love child" que quedaron fuera) porque triunfaron se mire como se mire.

Mark Tornillo es un cantante impresionante, y Stefan Schwarzmann (batería) y Herman Frank (segundo guitarra) cumplen a la perfección su papel secundario (aunque muy importante en el sonido rítmico y poderoso marca de la casa), pero al final los que mandan y parten el cotarro son Peter Baltes, impresionante bajista y un animal de escenario total (además de un tipo encantador, por cierto), y sobre todo el gran Wolf Hoffmann, de la mano de su eterna guitarra de flecha (en este caso cambiando el blanco habitual por un precioso modelo plateado). Ambos se plantaban en medio de la pasarela dando lección tras lección, enseñando a los jóvenes y mayores lo que es el heavy metal y cómo se toca en directo, jugando entre ellos y con nosotros y sobre todo tocando como los dioses del metal que son, ¡impresionantes! Y no faltaron las poses y los "bailes" en primera línea no sólo de ellos sino también con sus compañeros, en una imagen de escenario 100% marca de la casa, por supuesto.

Como digo, dieron mucha cancha a su último trabajo, "Stalingrad", de la mano de temazos como "Hung drawn and quartered", "Hellfire", la propia "Stalingrad" o la fantástica "Shadow soldiers", sin olvidarse de mirar de reojo al grandísimo "Blood of the nations" que le precedió, con ese "Bucket full of hate" y sobre todo "Pandemic" (¡qué buen tema!) y la increíble "Teutonic terror" que ya es todo un himno a la altura de cualquier clásico de la banda (¡y cómo sonó!). De todos modos, es imposible no emocionarse escuchando pedazos de historia como "Losers and winners" (sonando con la misma rapidez y caña de antaño, por si alguien lo duda), "Restless and wild", "Breaker" (atronando todo el recinto) o "Up to the limit" (también rapidísima), e incluso con alguna sorpresa inesperada como "Bulletproof", de su segunda etapa con Udo ya en los 90. Y los superclásicos no podían faltar, como "Princess of the dawn" (que se me hizo hasta un poco pesada quizás), la grandiosa y emotiva "Metal heart", "Fast a shark" (sí, posiblemente el primer tema de thrash/speed metal de la historia, y en Sweden sonó como tal, ¡uff!) y ese imprescindible "Balls to the wall" para cerrar, certificando que no sólo están increíbles sino que posiblemente vivan uno de los mejores momentos de su historia.

En el Leyendas nos lo vamos a pasar muy bien viéndoles, os lo aseguro. ¡HEAVY METAL!

David Esquitino

 


 

RUSH

No sé muy bien cómo encarar el comentario de RUSH en Sweden Rock, quizás porque aún estoy boquiabierto, así que supongo que lo más sencillo será decir que unánimemente fue el mejor concierto del festival. Tengo que reconocer que no es una banda que me guste ni que tuviera mayor interés en ver fuera de la curiosidad, de tachar a otro de los nombres grandes que me faltaban en la lista, e incluso de "callar" a mi buen amigo Fernando Checa que siempre me ha dicho que RUSH es uno de los mejores grupos en directo del mundo. Pues bien, Fer, ahora puedo decir con conocimiento de causa que tienes razón, y es que son increíbles en todos los sentidos: musicalmente lo primero (¡que no dejan de ser tres tíos!) y luego a nivel de espectáculo, montaje, preparación, estructura y presentación del show, e incluso todo ello con una clase, elegancia y además sentido del humor fuera de cualquier discusión. ¡Y encima llevaban muchos, muchísimos años sin venir a Europa, así que hemos sido unos privilegiados!

Ya dije antes que el domingo el escenario principal estaba reservado 100% para RUSH, pues bien, después de ver el show te dabas cuenta de porqué: Empezando por un escenario lleno de detalles y cachivaches, (a modo de máquina futurista del tiempo tal vez, pero ya digo que además con un sentido del humor superlativo, con una máquina de palomitas funcionando todo el show, un pollo metido dentro de un altavoz y cosas así, además de guiños constantes a ese reloj y al tiempo que es motivo principal de su último disco). Luego está la pantalla con la mejor definición que he visto nunca (y con un trabajo de realización mastodóntico pero sencillamente perfecto), y un sistema de luces, pantallas, móviles y demás de otro planeta…  y fuego y pirotecnia… Finalmente está la coordinación necesaria de equipo para que todo suene perfecto y además coordinar a los tres músicos con una sección de cuerda de apoyo para una parte del show,

Encima, está la divertidísima película dividida en tres partes que va llevando un poco el show (con ellos como actores/duendes que de verdad que es desternillante), las proyecciones, el trabajo de realización de las pantallas que insisto que es el mejor que he visto nunca. Y finalmente los tres músicos, tres amiguetes de Canadá que ahora sé porque están considerados cada uno el mejor posiblemente en lo suyo: Neil Peart imperturbable desde su mastodóntica y preciosa batería, Alex Lifeson usando prácticamente una guitarra para cada tema (a cada cuál con un sonido más limpio y perfecto) y Geddy Lee que no sólo es un bajista de otro planeta sino que encima toca las partes de teclado y es uno de los mejores y más carismáticos cantantes que he visto nunca en directo, ¡y encima un tipo simpático, cercano y entrañable! E insisto, no me gustan, no me han gustado nunca y posiblemente sigan sin gustarme, pero cuando lo que ves y lo que te ofrecen es de otro planeta, no puedes más que quitarte el sombrero y rendirte a la evidencia. ¿Un espectáculo mayor que el de KISS? Pues es diferente y el concepto del show de ambas bandas es distinto, pero seguramente sí, y en cuanto a concierto a nivel completo el de RUSH engloba un todo mientras que KISS se basa más bien en la espectacularidad en sí y en la diversión. En fin, los dos son impresionantes pero RUSH está un peldaño por encima, es innegable… Y es curioso porque sigo pensando que yo sólo quería ver dos o tres temas del concierto y en cuanto me aburrieran me marcharía a ver a SKID ROW en otro escenario que es más de lo mío… pero no ocurrió.

El show de RUSH duró dos horas y media (y eso que el completo que están haciendo en la gira es de tres horas) y, con la única pega de un sonido que no fue absolutamente perfecto hasta la segunda o tercera canción, es una delicia para los ojos y los oídos. Tras una intro absolutamente delirante en la que vemos como inflan a Alex Lifeson, recomponen a Neil Peart y a Geddy Lee le estiran y ponen a punto el cuello y las cuerdas vocales, el concierto se dividió como en tres partes: En la primera, meramente musical tal vez aunque ya pudimos disfrutar de algunas proyecciones y esa primera parte de la divertida película que digo con múltiples guiños a la historia de RUSH y demás, abarcaron temas como "The big money" o "The analog kid", aunque a partir de "Caravan" hay una parte íntegramente dedicada a presentar su nuevo trabajo, que tocaron casi en su totalidad (que me parece lo suyo si lo haces como RUSH, a lo grande y dotándole de la misma importancia, o más, que al resto del show), acompañados de un cuarteto de cuerda y destacando momentos alucinantes como la propia "Clockwork angels", "The anarchist", o el precioso final bucólico con el medio tiempo "The garden" acompañado de unas proyecciones absolutamente maravillosas que nos dejaron a todos alucinados (pura ensoñación y magia visual).

Finalmente, la última parte del show la presenta Geddy Lee entre risas diciendo que ya está bien del coñazo del último disco y que ahora es el momento de divertirse. Y ahí es dónde metieron los cortes más conocidos y clásicos como "The spirit of radio" o "Tom Sawyer", tras lo que se despidieron y retiraron mientras podíamos ver la última parte de la película a modo de fin de fiesta dejándonos a todos más que satisfechos y aún alucinados por lo que acabábamos de ver y vivir, todo una experiencia audiovisual y totalmente en tres dimensiones. Y por cierto, no quiero dejar de comentar otro de los detalles que hacen grande a una banda en directo, y es que antes de comenzar los bises estuvieron tirando literalmente muchas decenas de camisetas al público, en agradecimiento por la participación y estar ahí para verles. Grandes, muy grandes y ya digo que es uno de los conciertos más impresionantes y espectaculares (y perfectos que he visto en mi vida)… Tendré que volver a verles alguna vez a ver si me acaban gustando… aunque me temo que este show es imposible de traer a España, una lástima.

David Esquitino

 


 

AVANTASIA

Haciendo gala de una heroica casi épica, éramos muchos los que aún nos emplazábamos al Rock Stage para ver el concierto de AVANTASIA, cerrando la edición de 2013 de Sweden Rock a lo grande. Si los comentarios del concierto de Sonisphere en España hace pocas semanas habían sido espectaculares tocando sólo una hora, imaginaros lo que fue ver dos horas completas de algo tan brutal como es a día de hoy el proyecto de Tobias Sammet (cada vez más de AVANTASIA que de EDGUY, las cosas como son). No me quiero enrollar así que lo voy a resumir: escenario (flanqueado por un enorme telón con la preciosa portada de "The mistery of time"), sonido y coordinación perfecta, un set list realmente acertado, y una formación y una pléyade de artistas invitados de primerísimo nivel. Empezamos por la banda base, y es que sobre todo me quedé alucinado con cómo toca la batería Felix Ehmke (otro que ha crecido a pasos agigantados desde EDGUY) y sobre todo la pareja de guitarristas, que son de otro planeta: Sasha Paeth (de mis añorados HEAVENS GATE y mano derecha de Tobi desde el principio) y Oliver Hartmann (cantante, sí, de AT VANCE y algunos otros proyectos… además de un excelente guitarrista, no cabe duda). Grandes también los coristas, de primerísimo nivel tanto Amanda Sommerville como el señor Thomas Retke (más parado y en segundo plano incluso aunque "casualmente" era la voz que doblaba a todos los cantantes y que se oía por encima al final de las frases de los protagonistas… por algo sería)… ¿para cuándo esa reunión de HEAVENS GATE, por cierto?

Dejo a propósito para un apartado propio el comentario sobre Tobbias Sammet, cada vez mejor cantante, cada vez mejor frontman y cada vez más querido, aceptado y apreciado por toda la comunidad metálica… Y es que se lo merece porque a día de hoy está a su edad ya a un nivel artístico, compositivo y de interpretación que ya lo querrían para sí muchos veteranos. Y es que estando al lado de los más grandes se tiene que aprender por narices, ¡vaya que sí! Y encima es un tipo simpático y que cae bien, así que lo tiene todo… le envidio (supongo que de manera sana. ¿Y a qué pléyade de artistas vimos sobre el escenario en esta ocasión? Pues los mismos que en España pero tocando más tiempo y dando pie a algunos duetos y momentos muy interesantes entre ellos (impagable el momento cómplice entre Eric Martin y Tobi, diciéndole el primero que estaba orgulloso de ser ahora ya un "avantasian" más, y que le podía nombrar con su espada arrodillándose ante Tobi… arrepintiéndose al momento de broma diciendo que no quería saber nada de la espada de Tobias ni sobre todo la quería sobre su cabeza, jeje).

Personalmente soy un gran fan de PRETTY MAIDS, así que me encantó ver a Ronnie Atkins en plena forma, muy macarra y bastante protagonista del show. Mucho más chulesco se presentaba Michael Kiske (lo siento pero no termino de tragar su estilo pasota tan particular), aunque vocalmente es inimitable y está pletórico de nuevo. En el extremo opuesto, la elegancia y veteranía del gran Bob Catley de MAGNUM, soberbio y dando lecciones de voz, tablas y saber hacer a sus muchos años. Eric Martin es otro tipo simpático, que además tiene el gen de Marty McFly, que nunca envejece, y además una voz interesante y realmente bonita (no tan potente como antaño pero con mucho feeling). Y finalmente está la reputada Amanda Sommerville, que aparte de ponerme mucho (lo reconozco), tiene un encanto y una voz increíble, además de una gran química sobre el escenario con Tobias (y con Michael Kiske, con quien ha compartido ya un par de trabajos en solitario).

¿Repertorio? Pues algo más extenso que en España como digo, y sonando maravillosamente bien, con una perfección, elegancia y pulcritud de sonido digno de las bandas más grandes, como creo que ya lo es un proyecto como el de AVANTASIA, que comenzó sin comerlo ni beberlo y a día de hoy se ha convertido en algo gigantesco… y creo que merecidamente. Las canciones, perdón, las canciones, pues ya digo que una selección de lo mejor de AVANTASIA hasta ahora como "The spectres", "Black orchid", "Farewell", "Reach out for the light", la propia "Avantasia" (que me encanta, no lo puedo evitar), "The story ain´t over", "Dying for an angel" (fantástico el dueto entre Tobi y Eric Martin), "The scarecrow", "Saviour in the clockwork" (que me encantó, especialmente por la voz y el rollo de Bob Catley si no me equivoco) o el grande finale con todos sobre el escenario para "Sign of the cross". Perfecto fin de fiesta para un concierto sublime y un proyecto que ya está por derecho en la primera línea… Ahora el futuro está en mantenerlo y/o seguir superándose, que no es fácil, pero seguro que Tobbias lo acaba consiguiendo (aún a sabiendas de que EDGUY cada vez está más enterrado o al menos a merced de las migajas que le deje AVANTASIA).

Pues nada, esto ha sido Sweden Rock 2013, una experiencia increíble y que espero volver a repetir directamente en 2014. Ya sabéis, el que va repite, y el que no ha ido nunca acaba yendo. Es el mejor festival en el que he estado en mi vida hasta ahora sin ninguna duda… Y al final la sensación es de nostalgia por un lado, y es que ya lo echo de menos, pero también en cierto modo agridulce porque no puedo dejar de pensar en todo lo que nos queda por aprender en España para estar de verdad al nivel de los grandes países de Europa, en este sentido a nivel de rock y de organización de festivales. Bueno, pero ése es otro debate, ¿verdad? ¡Gracias y hasta pronto, Sweden Rock!

Texto y fotos: David Esquitino

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 

 

 

11 COMENTARIOS

  1. Hombre, la crítica de Europe… no estuve allí, así que no puedo opinar. Pero estoy seguro que en el dvd se apreciará que dieron un gran concierto (los parones se omitirán;)- Sobre su nueva etapa o que suenan excesivamente modernizados, uff, no sé, supongo que nunca llueve a gusto de todos! A mí personalmente me gustan mucho los discos de su segunda etapa, y es una pena que no rescataran Flames, Let the children play o Demon head, esta última de su nuevo disco y que si tocaban en su set list! Supongo que nunca llueve a gusto de todos, pero aún así, me parece un set list buenísimo y muy equilibrado. Saludos.

  2. Vaya por delante en primer lugar, aunque suene un poco pelotillero, que es un auténtico gustazo leer una crónica tan bien redactada y estructurada y encima acompañada de unas fotos tan alucinantes a todos los textos. Sobre el tema de Europe, pues bueno, ya no es la primera crónica que leo de que no lo hicieron del todo bien y efectivamente, la opinión general es esa, que estaban más pendientes en la grabación del DVD que dejarse llevar por el momento y hacer un gran concierto. De todas formas, al ser fan del grupo, pues muy posiblemente me pille el DVD cuando salga porque estoy convencido de que no me defraudará. En lo que sí que estoy totalmente de acuerdo es en la elaboración del Set List, que como apuntaba en una noticia anterior, me parece casi delito no haber tocado Ready Or Not, Cherokee o Stormwind, pero bueno…
    De verdad, me alegro de que este pedazo de festival siga manteniendo este nivelazo. Espero poder ir algún año! 🙂

  3. Es increíble como el señor tornillo puede hacer olvidar en cierta medida a un personaje tan entrañable como lo es UDO en accept,si me lo llegan a decir hace 10 años no me lo creo.Meten en el setlist siempre pocos temas de mi álbum favorito (breaker)creo que solo dos en este.Seguro que un gran festival.

  4. He estado viendo los vídeos del festival y he podido comprobar que el cantante de FIREWIND no es Apollo como dice en la crónica, es Henning Basse , cantante de Metallium, ya ha cantado con la banda en varias giras, el motivo no lo se, estaría muy bien que os enterarais y comentarais algo al respecto, el motivo por el cual Henning sustituye a Apollo y cual sera el cantante oficial de la banda o Henning es esporádico …

    Un saludo.

  5. Lo ví desde bastante cerca y no me parecía Henning Basse en ningún momento, por eso pensaba que era su cantante de siempre, Apollo (aunque con el pelo más corto y “escondido” tras las gafas de sol, que pegaba de lo lindo en ese escenario y al mediodía ese día). Gracias a Condenado por la aclaración 🙂