Inicio Conciertos Crónica Concierto Crónica y fotos del concierto de RAMMSTEIN en Madrid

Crónica y fotos del concierto de RAMMSTEIN en Madrid

3

 

RAMMSTEIN

Domingo 21 de Abril de 2013 – Palacio de los Deportes  –  Madrid

Voy a escribir estas líneas como realmente lo que soy, un virgen de la vorágine germana que incendia todo lo que va a su paso, hablo de RAMMSTEIN…No me considero un fan acérrimo y fiel seguidor del sexteto berlinés. He escuchado en algún momento de mi vida todos sus discos y he admirado todas sus fechorías y provocaciones. Era el momento de dejarme violar por RAMMSTEIN como solo ellos saben hacer, con guitarras ásperas y sucias, con esa electrónica industrial ácida y corrosiva, con ese Till provocador y lascivo y con fuego; mucho fuego.

De siempre los alemanes se han ganado una fama merecida al respecto de la provocación en sus shows, pero; sinceramente, es más que eso. Es todo un circo grotesco, sonoro, impactante y multisensorial. Dicen que, el ser humano es morboso por naturaleza, lascivo y obsceno (así hasta los siete pecados capitales si queréis) RAMMSTEIN ha hecho de estas palabras su libro de cabecera y lo ha convertido en su religión musical. Letras ácidas y atípicas, críticas criminales entre líneas (y no tan escondidas), videoclips que levantan ampollas y remueven conciencias.

Y, un servidor, no podía dejar escapar (por fin lo logré) la visita de los germanos con motivo de su gira de su último lanzamiento: un "grandes éxitos" y un boxset con toda su filmografía. Algunos dicen que verles esta vez sería algo poco novedoso respecto a su anterior gira, otros encontrarán en esta visita una nueva oportunidad o simplemente una muesca más en su cinturón de actuaciones en directo. Sea como fuere, es innegable que RAMMSTEIN vino con todo su arsenal y no se guardaron nada. Como dato solo hace falta fijarse en cómo entre bolo y bolo (casi) siempre hay dos días, y es que, montar todo lo que arrastran los berlineses debe llevar su tiempo de preparación.

La noche la abría Dj Joe Letz, batería de COMBICHRIST. Las colas, los chequeos de seguridad y la complejidad del acceso a pista hizo que sólo llegase para escuchar dos temas de pasada. Por lo que pude recoger en pista, no fue gran cosa, y todo el mundo estaba allí para ver a los germanos.

Con puntualidad británica los berlineses desgarraron el aire de la pista madrileña para susto de muchos y sobresalto de otros cuantos. Era el turno de "Ich tu dir weh" y con la cortina echada la banda imponía un respeto y un terror simultáneo y sobrecogedor. Till bajaba de una plataforma con su abrigo lleno de plumas rosas listos para empezar su particular viacrucis sobre el escenario. Habían escogido su primer tema de su primer disco para hacernos vibrar y el público reaccionó desde el primer petardazo pirotécnico. Sobrecogedor como sonaba el Palacio de Deportes, todo tema de la banda vio multiplicada exponencialmente su potencia y pegada. Till empezaba la noche expresivo a más no poder. Ollie con un aureola de monje fantasmagórico (no le podía durar mucho ese atuendo) y la dupla de guitarras de Landers y Kruspe cual estatuas imponentes y vigilantes. El particular estrambótico y errático Flake en los teclados era todo un poema del esperpento. Traje de cuero de pies a cabeza, gafas de sol ridículas, movimientos robóticos (pero si el genio tenía una cinta de correr a sus pies que encendía y maneja a su antojo para llenar de más realismo sus movimientos, eso, o sabe hacer el muy bien el "moonwalker"). Doom, tras la batería, pegada brutal y mucha presencia musical. El sexteto estaba a tope.

No tardaron en empezar a mostrar su amor por el fuego y la pirotecnia. Till manejando bengalas mientras cantaba. Los pies de micro de Landers y Kruspe ardiendo mientras se acercaban a hacer algunos coros (¿cómo puede ser que aún conserven sus cejas?). El grandullón Till que se atreve con un arco de fuego y bengalas mientras gira como un poseso. Pirotecnia y explosiones por doquier y llamaradas de fuego que si me daban calorcito a mi no quiero imaginar cómo debería estar el ambiente por allí arriba. Pero esto es lo más normalito que sacan a la palestra RAMMSTEIN. Su show contó con algunos de los momentos más peligrosos que yo haya visto.

Cuando Till se vistió de carnicero para "Mein Teil" sacó una olla gigantesca donde estaba el escuálido Flake tocando sus teclados. Allí mismo le quería cocinar el gigantón así que sacó su soplete tamaño XXL y le dio bien de fuego a la olla. Una y otra vez. Y otra. Y como aquello no se cocinaba sacó el del tamaño XXXL lo que produjo una serie de explosiones y un baile ridículo de Flake huyendo de explosiones y pirotecnias varias.

Aún quedaba por ver esos artilugios que Till y sus guitarristas se acoplan a la cabeza para convertirse en escupidores de fuego que dejarían a los del circo y los callejeros a la altura del betún. En otra ocasión, mientras sonaba "Benzin", Till volvió a coger su "mecherito" y empezó a expulsar llamaradas por doquier, y, de la nada, salió un personaje con capucha al que prenden fuego y recorre el escenario ardiendo. Simula las veces de un fan que invade el escenario, pero, realmente, está preparado, así que, no hubo que lamentar incidentes.

Con "Wiener Blut" bajaron del cielo una gigantesca plataforma de luces para dar rienda suelta al momento más industrial y admirado (por mi parte). Y es que, RAMMSTEIN no son solo fuego y provocación, el juego de luces es digno de cátedra y desde que estuvo esta plataforma colgando (abierta, cerrada, ardiendo, con luces estroboscópicas, semicerrada) las luces cobraron mucha más personalidad y protagonismo.

Antes de empezar el núcleo gordo o durante, ya ni lo recuerdo. Fue el turno de sacar a pasear al perro Flake. El teclista, ataviado como un sumiso sexual se convierte en el perro de Till, que finaliza el tema simulando un sexo animal y salvaje con el pobre Flake con un miembro de plástico, que, definitivamente estalla convirtiéndose en una manguera que refresca al público durante varios segundos. Todo esto, subidos a una plataforma elevada para que ningún alma se perdiese dicha atrocidad cómica y sexual.

Desde "Links 2-3-4" empezaron a dejarnos sin aliento tema tras tema. Himno tras himno. (¡Qué fácil es aprender alemán con estos tipos!), "Du hast", Bück dich" y "Ich will" cerraron la velada para despedirse a camerinos, y, dejarnos a nosotros con los cuerpos para el arrastre. Tiene mucho más sentido este orden, que otro que estaban llevando en el tour, acabar con "Ich Will" es una de las decisiones más sabias que pueden haber tomado. De hecho, una preguntaba rondaba mi cabeza, ¿por qué no acabar el show con "Ich Will" en lugar de "Pussy"? seguir leyendo y lo comprenderéis.

Vuelven a escena con la versión en piano de "Mein Herz Brennt". Es sin duda algo hermoso, peculiar y especial, pero, lo considero un error. "Mein Herz Brennt" con el piano suena lacrimoso y emotivo, pero, si hacia el final le meten esas guitarras y la batería dejarían paso a la crueldad y al desgarro propio del tema. Para un servidor, es como si Guns N’ Roses tocasen "Sweet Child Of Mine" en acústico al completo. Bonito, pero irreal. Por suerte entró en juego "Sonne" y el colofón fue "Pussy". ¿Y por qué "Pussy" ahora sí que lo defiendo como colofón? Pues porque, si tenéis  la oportunidad de ver a Till subido en un mega cañón con forma de pene gigante echando espuma al más puro fiesta de la espuma a lo largo y ancho de la pista mientras el confeti no deja de llover por los aires, os daréis cuenta, que es el mejor fin de fiesta posible. Ya no es un show de fuego, ha dejado paso al show más cachondo y cómico, su faceta más irreverente y excéntrica nos brinda una sonrisa en la boca. Y no hay mejor forma de despedirse de ellos.

Amor y odio. Hermosura y decadencia. Crueldad y esperanza. Eso es RAMMSTEIN y todo fan del metal y rock duro, debería verles en directo una vez en su vida para sentir ese antagónica constante.

Texto: Jorge Cárcamo Yagüe

Fotos: Marta Errea (martaerrea.pasarelastudio.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

Set list:

  1. Ich tu dir weh
  2. Wollt ihr das Bett in Flammen sehen?
  3. Keine Lust
  4. Sehnsucht
  5. Asche zu Asche
  6. Feuer frei!
  7. Mein Teil
  8. Ohne dich
  9. Wiener Blut
  10. Du riechst so gut
  11. Benzin
  12. Links 2-3-4
  13. Du hast
  14. Bück dich
  15. Ich will
      Encore:
  16. Mein Herz brennt (Piano Version)
  17. Sonne
  18. Pussy

 

 

OBUS - MADRID
EASY RIDER - Metamorphosis
SARATOGA GIRA
DARK RAILS - HELL-TRAIN
GUADAÑA – Erytheia
KIVENTS
AGENCIA - AREA51METAL
EVIL HUNTER - Lockdown
ROCK GUITAR EXPERIENCE – COLECCIÓN DE LIBROS
ROCK GUITAR EXPERIENCE

 

 

 

RESURRECTION FEST
METAL PARADISE
KIVENTS
MAGO DE OZ - Bandera Negra
CELTIAN - Sendas de Leyenda
ROCK GUITAR EXPERIENCE – COLECCIÓN DE LIBROS
ROCK GUITAR EXPERIENCE

3 COMENTARIOS

  1. Yo aun sigo alucinado,mira que los he visto a toda mecha en mi technics con el vokerball,pero esto se pasa de lo imaginable,el sonido aplastante con el espectaculo es sublime.Lo que me llamo mucho la atencion es que habia mucha gente de distintas edades,pensaba que eran mucho mas para gente adolescente-juvenil.Solo decir que estoy de acuerdo con tu cronica,es ESPECTACULAR.

  2. Conciertazo sin lugar a dudas, de lo mejorcito que se puede ver hoy en día. Además de grandes músicos son unos profesionales como la copa de un pino y siempre que vas a verlos (en mi caso por 3ª vez) sabes que no te van a defraudar y que te van a sorprender con algo nuevo. Por cierto, DJ Joe Letz me sorprendió para bien, fue un buen preludio para lo que se avecinó después.

  3. Espectacular!!Un conciertazo alucinante de principio a fin, con un sonido perfectamente atronador y unos músicos impecables en su labor, tanto en lo musical como en lo escénico.Yo no soy su mayor fan pero disfrute tanto que ahora me gustan mucho más jeje!!Solo dos pegas:el dj ese del principio se lo podían haber ahorrado…a mí por lo menos no me gusto nada, y a mi me parecio un concierto corto, “solo” hora y media te deja con ganas de más!!!