Inicio Lanzamientos A-Z Crítica del CD de GIANT X – I

Crítica del CD de GIANT X – I

1

 

GIANT X –  I

Discográfica: Steamhammer/SPV

GIANT X - I Tras su aventura roquera al frente de TOXIC TASTE y la  buena noticia que supuso el retorno de RUNNING WILD, el incombustible Rolf  Kasparek regresa al primer plano de la actualidad discográfica de la mano de su nuevo proyecto GIANT X , para el que ha contado con la colaboración de su compañero en los "piratas"  germanos desde 2005, Peter J. Jordan  quien además de compartir las labores de composición de los temas que integran "I", se ha encargado, junto al propio Kasparek, de las labores de producción de un álbum que nos propone un interesantísimo viaje a través de las diferentes influencias que marcaron la juventud de ambos  músicos y que les hicieron dedicarse a este negocio.

 
Aunque evidentemente las composiciones  de GIANT X guardan una estrecha conexión con el sonido de RUNNING WILD, especialmente por el característico timbre vocal de Kasparek, lo cierto es que los temas contenidos en "I", lejos de ser una extensión de los himnos metálicos de la formación germana, nos ofrecen unos parámetros más cercanos al hard rock  clásico de bandas como  KISS, THIN LIZZY  o AC DC.

 
Tras una fugaz introducción  bautizada como "The Rise Of The Giant X", el álbum se abre con el dinamismo y la contundencia arrolladora de "On A Blind Flight", una pieza rápida y directa que guarda muchos paralelismos con el material más reciente de RUNNING WILD, especialmente a la hora de embarcarse en unos estribillos muy marchosos y melódicos  que mantienen la estructura y entonación clásica  de  los temas de la mítica formación alemana. Tras unos primeros compases, en los que parece que el material de este debut no  va a alejarse en exceso de lo que nuestros protagonistas nos tienen acostumbrados, es al sonar los primeros compases del hímnico "Don’t Quit ‘Till Tomorrow", cuando la formación parece abandonar sus raíces más netamente metálicas para adentrarse en terrenos más cercanos al hard rock tradicional, dando forma a un medio tiempo  con mucho gancho y un descarado aire festivo, que gracias a sus líneas vocales y a sus efectivos  estribillos se quedará dando vueltas en tu cabeza después de tan solo un par de escuchas.

 
Tras un inicio estilísticamente variado, las sorpresas no se detienen con la llegada de "Badland Blues", una pieza que como su propio nombre indica, está repleta de ese inconfundible aroma blues junto a un marcado sabor sureño, en un tema  que destaca por el uso de la guitarra "slide", creando una ambientación y sonoridad  típicamente americana, detalle que puede llegar a sorprender, si tenemos en cuenta la procedencia europea de las dos cabezas pensantes de GIANT X, pero lo cierto es que a lo largo de los 13 cortes que componen "I",  si hay algo que queda claro, es que la pareja de compositores se han decidido a  dar a cada uno de los temas, una identidad propia, lo que hace que el disco sea muy ameno y de fácil escucha. Aunque claramente muchos de los cortes  de GIANT X  están orientados hacia un rock de raíces clásicas de los 70 y los 80, Kasparek y Jordan  también han sabido insuflar a sus composiciones  un toque de modernidad, que se puede apreciar en la entrada de cortes como "Now Or Never",  donde los sonidos electrónicos marcaran el arranque de un tema que por su estructura y sonoridad vuelve a situarse cerca del sonido más característico de RUNNING WILD, dando forma a una composición rápida y melódica, que se verá culminada por unos estribillos contagiosos  en los que destacará el contundente sonido de la batería  y la fiereza metálica de sus guitarras. Otra de las sorpresas del álbum, es sin duda, la inclusión de "Nameless Heroes", una power-ballad con un ritmo ascendente que contiene unas guitarras al más puro estilo años 80, en las que se adivina la influencia de KISS, no en balde Kasparek se ha declarado, a lo largo de los años, como un ferviente seguidor de la banda liderada por  Simmons y Stanley. Aunque quizás "Nameless Heroes", no sea una pieza excesivamente brillante, si resulta cuanto menos curioso escuchar cómo se desenvuelve la rugosa voz de Kasparek a la hora de afrontar tempos balísticos.

El rock n´roll más directo y macarra, salpicado con ciertos tintes glam, regresa de la mano de la roquera  y fiestera "Go 4 It",  una descarga compacta y altamente contagiosa, en la que un fácil y pegadizo estribillo será el encargado de liderar un tema de estructura clásica y ritmo arrollador redondeando  una pieza que gracias a la inclusión de algunas pinceladas electrónicas, cobrara una dimensión moderna y contemporánea. Dando continuidad a la misma línea cachonda y desenfadada nos encontramos con "The Count", un corte que pese a sonar muy divertido durante las primeras escuchas del disco, por su marcado aire festivo y vacilón, acabara  convirtiéndose después de unas cuantas repeticiones, en una pieza excesivamente  lineal y repetitiva, perdiendo toda su frescura y atractivo, sonando falto de ritmo y contundencia,  convirtiéndose en una de las piezas menos inspiradas  de "I".

 
Si ya durante el tramo inicial del álbum Kasparek y Jordan nos habían mostrado su afición por el blues en "Badland Blues", el sabor sureño retorna de la mano de "Rough Ride" en el que destacan los coros que acompañan, durante casi todo el tema,  a Kasparek dando forma a un rock n’ roll guitarrero y marchoso, que puede llegar a recordar muy ligeramente a Z.Z. Top, pero que dudo que acabe de agradar a los fans de RUNNING WILD. Apoyado nuevamente sobre unas novedosas  bases electrónicas arranca "Friendly  Fire",  donde las guitarras suenan bastante más contundentes y afiladas, en un tema que se desmarca de la línea festiva que rige la mayoría del material del álbum, para sonar un poco más consistente y hasta cierto punto oscuro,  facturando un medio tiempo intenso y machacón que se verá culminado por un incisivo solo de guitarra y un estribillo envolvente y pegadizo que lo  convierten en una de los cortes  más densos  y agresivos  de este debut.

  
Tras el momento de seriedad, el retorno a la tónica general de álbum viene de la mano de otra pieza directa y jovial, donde vuelve a reinar ese ambiente festivo y desenfadado que  domina la mayoría de las composiciones del plástico, así que "Let’ s Dance" vuelve a mirar directamente al rock de la década de los setenta , sustentándose sobre unos riffs que ya están demasiado desgastados, lo que a la larga hace sonar al tema un poco falto de frescura  y como si se tratara de una mera reiteración de sonidos que ya todos tenemos más que asimilados. Bastante más inspirada resulta "Soulsurvivors", que parece ser la mezcolanza perfecta  entre el estilo metálico de RUNNING WILD y el hard rock de GIANT X, completando un tema en el que las guitarras suenan más afiladas, y donde un estribillo muy marcado y pegadizo, hará ganar muchos enteros a la composición.  La encargada de cerrar el plástico es la hímnica "R.O.C.K. con un sonido de guitarra más ambiental,  y basado en los cánones de un hard rock más estándar; una buena melodía central, un estribillo ideal para el directo  y un solo de guitarra fresco y efectivo  constituyen  las principales armas  del tema que sirve como clausura  del álbum.

Después de toda una vida consagrada al heavy metal con sus RUNNING WILD, puede que la edición de este disco de GIANT X haya sido incluso "terapéutica" para el bueno de Rock ‘ n ‘ Rolf  Kasparek, a la par que una buena oportunidad para dar salida a sus inquietudes musicales, pero lo cierto es que creo que este disco no pasara de ser una mera anécdota para todos los seguidores de la mítica formación germana. Así que después de haber pasado un tiempo desconectado de su banda madre, y tras la edición de este nuevo trabajo, esperemos que los próximos pasos del guitarrista estén encaminados hacia un nuevo  trabajo de estudio de RUNNING WILD, y más después de que el retorno de la mítica formación alemana  se materializara  el año pasado con la publicacion de "Shadowmaker".

Alfonso Díaz

Lista de Temas:

  1. The Rise Of The Giant X (Intro)
  2. On A Blind Flight
  3. Don’t Quit Till Tomorrow
  4. Badland Blues
  5. Now Or Never
  6. Nameless Heroes
  7. Go 4 It
  8. The Count
  9. Rough Ride
  10. Friendly Fire
  11. Let’s Dance
  12. Soulsurvivors
  13. R.O.C.K.

 

 

 

1 COMENTARIO

  1. Hace tiempo que lo escuché y la verdad es que me esperaba un álbum de Heavy Metal al uso al estilo de Running Wild y lo cierto es que me sorprendió la capacidad de Rolf Kasparek por ofrecernos una faceta más Hard Rock hasta el momento desconocida en su trayectoria;cosa que por cierto ya hizo en su último álbum con su propia banda y me sorprendió gratamente.

    Es una buena forma de evolucionar dentro de su estilo y la verdad es que le sientan bien esos nuevos aires a la característica voz de Rolf. A veces algún tema me ha recordado al antiguo Gary Moore y al Rock y Heavy Metal de principios de los ’80.

    Es cierto por otra parte que no inventan nada nuevo y coincido en que algún tema suena un tanto manido pero bueno…