Inicio Conciertos Crónica Concierto Crónica y Fotos del concierto de MURO y CICLÓN en Madrid

Crónica y Fotos del concierto de MURO y CICLÓN en Madrid

6
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
ROCK N ROCK
LEYENDAS DEL ROCK 2020
METAL PARADISE 2020
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
ROCK N ROCK
LEYENDAS DEL ROCK 2020
METAL PARADISE 2020
LEYENDAS DEL ROCK 2020
METAL PARADISE 2020

 

MURO

+ CICLÓN

 Sábado 6 de abril  de 2013 – sala Live –  Madrid

El pasado sábado teníamos el placer de asistir a una noche imprescindible para todos los amantes del heavy clásico de Madrid (aunque también vino público de otras ciudades, como se encargó de comentar el propio Silver en algún momento). Y es que MURO presentaban su reciente "El cuarto jinete" acompañados de unos de sus "discípulos" como son los también madrileños CICLÓN. Fantástica dupla que dio color (negro cuero, azul vaquero y plateado metal) a una gran noche de reencuentro y de "macarreo" con la vuelta a la actividad en directo de una de nuestras bandas clásicas más queridas como es MURO.

Me sorprendió para bien que la sala prácticamente se llenó para ver el concierto y además con público variado (predominantemente heavies de pro, como es lógico) y de edades muy diversas, desde gente muy joven que veía a MURO por primera vez hasta veteranos de la edad de los protagonistas y para los que era un placer reencontrarse con los "viejos" MURO de toda la vida. Y también había bastantes músicos entre el respetable, al menos más de lo habitual, lo que siempre me parece un dato reseñable y como tal lo destaco.  Además, contamos con buen sonido general a pesar de que quizás la Live! a priori no creo que sea la sala más adecuada para un concierto de este tipo, aunque finalmente estuvimos a gusto y pese al lleno no había agobio más que en momentos puntuales en los que muchos nos arrimamos a primeras filas puño en alto y melena al viento.

Comenzaban la noche unos CICLÓN a los que cada vez veo más asentados y en el camino adecuado para convertirse poco a poco en otra de las bandas más destacadas de nuestra nueva hornada de heavy metal nacional (si es que no lo son ya). De la mano de su reciente "Sol Naciente" y ya con su bajista Rubén recuperado de sus problemas físicos que le han tenido parado un par de meses (aunque aún estaba un tanto convaleciente y lógicamente no le vimos moverse tanto como es habitual en él, pero sin perder la sonrisa y el entusiasmo habitual, ¡faltaría más!). Ante una oportunidad y un lujo importante para ellos como era telonear a una de sus bandas de cabecera (es más, el nombre les delata como podéis imaginar) me gustó verles tan centrados y disfrutando del concierto, aunque también es cierto que estaban nerviosos y algo menos sueltos que otras veces, que la responsabilidad era grande y, aunque jugaban 100% en casa, en algunos momentos les pesó un poco el momento.

De cualquier manera, cada vez les veo mejor, como digo, más compenetrados y mostrándose  mejor en escena que antaño y además de la mano de su heavy/rock de vieja escuela, sencillo pero efectivo como siempre digo, pero que tiene algo que llega y triunfa. Kike (cantante y guitarrista, "estrenando" Les Paul negra, por cierto) y Pablo (guitarrista) cada día están más cómodos sobre el escenario y Rubén (bajista) y Víctor (batería) aportan de manera solvente esa base rítmica clásica, más roquera pero muy heavy pese a todo que marca el paso de la banda. Lástima que tuvieran que recortar el setlist preparado por razones de tiempo, que además comenzaron unos 10 minutos después de lo previsto por razones que desconozco, y que la sala se fuera llenando poco a poco, lo que a ellos les hizo crecerse y llevar la actuación de menos a más. Pero de cualquier manera la gente estuvo con ellos, coreando y cantando los temas (que no es lo habitual ni mucho menos para alguien con sólo un disco en la calle), moviéndose al ritmo de su música y reaccionando de manera muy positiva ante un grupo que ya digo que cada vez le veo mejor y subiendo peldaños de manera pausada pero segura.

Desgranando temas tanto del primer disco como algún guiño puntual a sus primeras maquetas, fue un placer disfrutar en directo de temazos como "Criaturas de la noche", "Palabras de acero", "Manos siniestras" (con acertada dedicatoria de Kike a aquellas manos siniestras que nos gobiernan y dirigen), "Salvaje" (con la colaboración del bajista de RANCOR, Serra), la propia "Sol naciente", una siempre cañera "Matar por matar" (con su "mascota" sobre el escenario estrenando nuevo vestuario militar), las hímnicas "Rock n´roll" (muy coreada) y "Caballeros del rock" y el final con la versión del "Alíate" de SOBREDOSIS con la colaboración de Óscar de LUJURIA presente sobre el escenario. Insisto en que tal vez aún les falten tablas (aunque yo les veo cada vez mejor) y que una noche como ésta estaban algo más nerviosos de lo normal, pero CICLÓN siguen en su carrera y su pelea avanzando y sonando cada vez mejor, ganando adeptos y haciéndose su particular huequecito en nuestra historia del heavy metal actual. Tiempo al tiempo, pero serán importantes…

Y acercándose las 10 de la noche, la intro de "El cuarto jinete" nos anunciaba que ya llegaba el momento álgido de la noche, con unos MURO que salían a comérselo todo desde el principio de la mano del rapidísimo tema que da nombre al nuevo disco, con toda la sala realmente metida en el concierto y enchufada desde el principio. Imagen, sonido, actitud… todo denotaba que MURO han vuelto al 100% y con muchas ganas. Quizás en algún tema puntual se pueda resentir en parte la velocidad de ejecución original, pero en general fue un placer escuchar a los MURO clásicos desde el escenario, en buena forma y con tantas ganas y hambre de no hacer prisioneros. Y es que, pese a ser una banda tan dura y auténtica, no faltaron las sonrisas y los guiños cómplices entre ellos, señal para mí siempre inequívoca de que todo va bien. E incluso cuando se les fue el tono y tuvieron que parar "Juicio final", primó la profesionalidad, las tablas y las ganas de hacerlo bien sobre el potencial enfado, falta de concentración y nerviosismo inevitable del momento.

Caña, agresividad y la gente con ellos desde el principio, cantando todos los temas (también los nuevos aunque obviamente son los clásicos los que desatan la locura) y "moviendo la peluca" puño en alto, como en todo buen concierto de heavy metal que se precie. Silver nos arenga a nosotros (y cantó bastante bien pese a perder algo de fuelle al final), Largo arenga a la banda, Julito disfrutando como un niño pequeño y moviendo la cabeza sin parar, y Lapi dando cera y sudando a pecho descubierto detrás de su imponente batería. Desde los temas más clásicos como "Juega fuerte", "La maldición de Kcor" (¡uno de los favoritos de uno de los miembros de la banda!), el himno "Traidor" o su "balada" por excelencia, "Mata", hasta sus nuevos temas como "Maldito bastardo", la fantástica "Otra batalla" (¡vaya trallazo!) o la muy celebrada "Honorable" (que ya es más conocida), aquello era un hervidero y una muestra de corazón de metal puesto sobre un escenario. Íbamos avanzando y Julito nos presenta con su bajo el clásico "Telón de acero" con la sala patas arriba… Aunque después quizás no les beneficio el parón demasiado largo para prepararse y tocar "Ciclón" junto a los ídem al completo sobre el escenario, que quedó como un momento bonito pero algo desdibujado dentro del conjunto del concierto.

Había que volver a coger tono y ritmo, y qué mejor que de la mano de dos superclásicos como "Sólo en la oscuridad" y "Acero y sangre", espectacular, por cierto. Para el bis, está claro que "La voz" ya se ha convertido en un miembro más de la familia (con la emotiva dedicatoria para Ronnie James Dio y el guiño al nuevo "heavymetalero" que a partir de junio mantendrá el legado del grupo, de Dio, de Silver y demás), antes del final un tanto previsible pero siempre atractivo con el "Fast as a shark" de ACCEPT (una versión que casi siempre han hecho en directo) y el "Mirada asesina" que, sin parecerme de sus mejores canciones, indudablemente es de los más conocidas e imprescindibles en el set. En definitiva, y tirándoles un poco de las orejas por tocar sólo temas de los dos primeros temas y del último (lástima de las canciones de "Pacto de sangre" sobre todo, además de ese "Amos de la oscuridad" que me parece imprescindible), se remataba una gran noche de heavy metal en la que fue un placer recuperar a "la banda más dura y el grupo más duro" en esta nueva andadura que esperemos que no sea temporal ni tenga fecha de caducidad como haya podido pasar otras veces.

Como suelo decir, ni son los más virtuosos ni los más guapos ni siquiera los más exitosos, pero MURO siempre han sido un grupo especial para la comunidad metálica de nuestro país y tienen algo especial, sin duda. Y en este caso sin ser el mejor concierto que les he visto (que aún tienen que engrasar la máquina y volver a coger la dinámica del directo y la carretera), fue genial disfrutarlos una vez más en directo en Madrid  y macarrear, metalear y mover la peluca (como nos decía Rubén de CICLÓN desde el escenario) de la mano de una de nuestras formaciones más clásicas e imprescindibles. ¡Por siempre MURO, por siempre metal!

Texto: David Esquitino (david_esquitino@rafabasa.com

Fotos: Daniel Garrido (www.photo2riff.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

  

6 COMENTARIOS

  1. estuvo muy bien, el único pero quizás que el público tampoco es que diera mucho calor.
    la media de edad era bastante elevada

    El sonido fue bastante bueno toda la noche y la selección de temas correcta.
    el último disco me encanta, eché de menos algún tema más aunque “la vieja guardia” que presenciaba el concierto, no parecía conocerlo demasiado

    cuando Silver empezó “honorable” cantando el poderoso estribillo:
    “un río de sangre a mi alrededor.. condenación, en mi epitafio una sola oración MUERTE ANTES QUE DESHONOR”
    media sala no supo seguirlo ante la atónita mirada del amigo Silverio.
    quitando ese tema de un público algo frío salvo con los temas de hace 25 años, todo bien.

    Vi que Silver se ha tatuado el martillo de Manowar (no recuerdo que lo llevara antes) desde luego alguien que lleve eso jamás traicionará el metal por muchos años que pasen.
    Grandes por seguir siendo auténticos, por seguir tocando Heavy Metal.
    Como se comenta en la crítica no serán unos virtuosos pero al menos no son traidores

  2. si jajaj..es verdad,bueno el tatoo de sign of the hammer lo tiene de hace ya tiempo…tambien en el otro brazo tiene el de rising de rainbow con el puño haciendo un catch the rainbow,atrapando el arco iris vaya….
    y si,estos hasta la muerte nunca van a traicionar….que banda mas especial tenemos……a aprovecharla y apoyarla ahora como nunca antes para que dure…..!!!!!

  3. Ahi ahi…tatuarse algo relacionado con Manowar o bien el guerrero o bien una señal tan significativa como el sign of the hammer…dice mucho de la persona que lo porta,y sobreseguro jamas traicionara ni dara la espalda al Heavy Metal…para algunos,esto no es mas que un chiste,pero…para otros,toda una filosofia de vida,una declaracion de principios y un acto de fidelidad al Heavy Metal por encima de todo.
    Y cuando Manowar hablaban de todo esto,de no traicionar a los fans y no cambiar,se referian a todo esto del true metal…lo que pasa es que mucha gente no entendio bien todo este tema y se liaron un poco…