Inicio Conciertos Crónica Concierto Crónica y Fotos del concierto de DELAIN + 69 CHAMBERS + SEÑORITA...

Crónica y Fotos del concierto de DELAIN + 69 CHAMBERS + SEÑORITA NOCTE en Madrid

3
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil

 

DELAIN

+ 69 CHAMBERS + SEÑORITA NOCTE

Sábado 13 de Octubre de 2012  – Sala Caracol  – Madrid

Este sábado 13 de Octubre nos desplazamos hasta la madrileña sala Caracol para la presentación oficial del último trabajo de DELAIN, "We Are The Others". Algo menos de medio aforo, que ya desde primeras horas estaba presente para deleitarse con  no sólo los cabezas de cartel sino dos interesantes bandas teloneras, todos ellos disfrutando tanto de un buen sonido como de un espectacular juego de luces.

Con cierto retraso respecto a la hora oficial, lo cual creo que les hizo tener que acortar algo su actuación, los vallisoletanos SEÑORITA NOCTE saltaban a escena a dar una breve pero intensa muestra de lo que es su propuesta musical.

Con formación de cuarteto, desgranaron su pop rock melódico repleto de oscuridad y matices por doquier, dejando un muy buen sabor de boca entre los asistentes. Especialmente me quedo con el trabajo a la guitarra de Juan Diego, dando brillo a sus acordes con un sonido del que creo que una de sus principales influencias es el genial The Edge, amén de unas pinceladas melódicas realmente exquisitas.

Su vocalista Ana es una buena frontwoman, manteniendo la atención del público y sabiendo cómo ganarse a este, si bien no estuvo del todo acertada perdiendo el tono en más de una ocasión.

Cargados de una ilusión que se reflejaba en sus rostros, descargaron su original propuesta con temas que no pasaron desapercibidos como la rockera y movida "Medios Tiempos", el elegante single de título idéntico a su último disco "Intemporal" o "Tempest", con un estribillo discotequero que puso a todos a bailar.

Y si SEÑORITA NOCTE pusieron la nota relajada y detallista de la noche, 69 CHAMBERS pondrían la sucia y macarra, capitaneados por la sensual y carismática Nina. El trío suizo dispuso de mayor tiempo para desplegar su rock con ciertos tintes industriales.

"The Peep Hole" y "Anhedonia" fueron su carta de presentación al público madrileño, con una Nina que lo mismo me recordaba a Joan Jett cuando abordaba tonos graves (incluso en su pose y actitud), que sacaba su voz angelical, de la que hizo buena muestra en el tema final, la preciosa "Elegy", que sacaba toda su furia a base de guturales.

La punkarra "Bloodaxe"supuso todo un despliegue de energías por parte de una banda que iba enganchando cada vez más a ese público que minutos antes no se había mostrado demasiado numeroso cuando la vocalista preguntara cuántos de los presentes les conocían de antes.

 

El single "Cause and Effect" ponía casi el punto final hasta el mencionado "Elegy" con el que se despidieron por todo lo alto ante el aplauso general.

Poco a poco se iba preparando el escenario para la banda principal. Un enorme telón con la portada de "We Are The Others" presidía el fondo del mismo, con dos telas laterales que mostraban el logotipo de DELAIN.

Pusieron dos plataformas grandes para ubicar la batería a la izquierda (para no perdernos nada de la contundente actuación de Sanders Zoer) y los teclados en el lado derecho, desde donde Martijn presidía y dirigía toda la parte musical. Un Martijn al que vimos entregado en todo momento, sintiendo cada nota, cada arpegio, además de  feliz de estar en Madrid una vez más.

Por su parte, Timo Somers a la guitarra rubricó una gran actuación, así como Otto Schimmelpenninck al bajo y segundas voces, las cuales fueron casi todas guturales. Ambos dispusieron del escenario a placer, moviéndose por el mismo, tocando realmente bien y sobre todo animando al personal sin parar.

Y por supuesto hablamos de Charlotte Wessels. La pelirroja no lo pasó bien en algunos momentos -reconoció que estaba enferma y solicitó nuestra ayuda para cantar con ella- pero esto no le hizo perder la sonrisa en casi ningún momento. Además, si es capaz de cantar como lo hizo esa noche, ¡qué hará cuando esté en plenitud de condiciones!

El público lo vivió "a tope" y si bien es cierto que al principio estuvo algo más frío, la cosa fue de menos a más progresivamente hasta desembocar en una gran fiesta. Especial mención hacia una pareja situada junto a la zona de merchandising que lo dieron todo desde el minuto cero, bailando y cantando poseídos por la música de los holandeses, contagiándonos a los que estábamos junto a ellos; chapeau por su entusiasmo.

En hora y media aproximadamente, dieron un buen repaso a sus tres discos, de hecho eché en falta varias del último, y es que casi pareció más la presentación del genial "April Rain", del que tocaron bastantes.

Abriendo con la poderosa y guitarrera "Mother Machine" en la que hubo un pequeño problema técnico pues el micrófono no sonó durante las primeras líneas de voz, engancharon en seguida con el respetable gracias a dos de los temas más representativos de "April Rain" (del que como digo, tocaron bastantes) como son "Stay Forever" y "Go Away", pasando Charlotte algunos apuros en el estribillo de la primera de ellas. En "Go Away" además harían acto de presencia por vez primera dos chorros de humo a sendos lados del escenario que darían bastante juego durante la velada conjutados con las luces, creando una imponente bruma en la que apenas se divisaban las siluetas de los músicos, para desdicha de los fotógrafos.

"Virtue and Vice" de su segunda obra, nos condujo a uno de los momentos especiales de la noche, un "Milk and Honey" que me sigue pareciendo el mejor de su reciente "We Are The Others", sonando espectacular, con ese gran trabajo a las melodías de Martijn y soberbio estribillo donde Charlotte lo dio todo.

Una Charlotte que se tomó un merecido descanso para su voz, con la presentación del clásico de Within Temptation "Deep Within" cantado por el bajista Otto, desentonando con todo el ambiente melódico que la noche estaba ofreciendo, pero suponiendo una gran sorpresa sobre todo para los fans de la primera época de los Within, cuando Martijn aún militaba en sus filas junto a su hermano Robert.

Rompiendo con el doom de "Deep Within", la ultramelódica "Hit Me with your Best Shot" puso a toda la sala a botar, suponiendo el momento a partir del cual la temperatura ambiental subió varios grados y no paró hasta el final del concierto. "Invidia" como digo, continuó contagiando la fiesta con todo el público cantando el estribillo a pleno pulmón, siguiendo con el ya clásico "Sever" de su primera obra, que nos inundó a todos de instrumentalidad mágica y pomposa, mientras Otto y Timo permanecían subidos a sendas plataformas delanteras.

"Get The Devil Out Of Me" nos inundó una vez más de melodía con sus geniales líneas vocales para volver a los clásicos de la mano de "Sleepwalkers Dream" -super bien recibida- y "Pristine", ambas pertenecientes a su primer álbum y con las que se despidieron antes del bis.

Un bis para el que volvieron a petición popular con un "Control the Storm" enorme, con Charlotte realizando todas las labores vocales en el y en el que no echamos en falta al simpar Marko Hietala.

Su single "We Are The Others" fue aclamadísimo, para poner el broche final con "The Gathering" donde el respetable terminó por darlo todo.

En definitiva, buen concierto de una banda repleta de calidad, muy trabajadora y que sigue dando muy buenos conciertos en su lucha por llegar a la primera línea como sus compatriotas Within Temptation. Merecido desde luego, lo tienen.

Texto: J. José Jiménez

Fotos: Daniel Garrido (www.photo2riff.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

3 COMENTARIOS

  1. Me hubiese gustado que tocaran electricity y I want you del ultimo disco,pero como dices la voz estaba mermada y esos temas exigen mucha voz.April rain es muy buen disco pero este ultimo es para mi mucho mejor,mas fresco y menos orquestado que hace que la super voz de charlotte se aprecie mucho mas,un 10 para esta banda.

  2. Es cierto lo de Charlotte, en Bcn también le noté la voz un tanto “picada” desde el principio y a veces le costó un poco mantener el tono, pero en general dio un concierto espléndido, siempre sonriente, amable y encantadora. Lo peor sin duda del concierto… una hora y cuarto. No culpo a nadie en concreto, pero una entrada que cuesta 20 euros + robo de ticketmaster no se amortiza con una hora y cuarto de, por otra parte, muy buen concierto (eso sí).

  3. Yo tambien eché de menos alguna más del último trabajo; Electricity y sobre todo Not enough, pero lo pasé en grande, ya que son un grupo que transmiten mucho positivismo y alegría en el escenario, concierto algo breve, pero como dicen “lo bueno si breve…”. Además tras el gran concierto bajaron y nos alegraron del todo la noche firmando y permitiendo fotografiarnos con ellos (Charlotte y Martijn los más solicitados) en definitiva, han mejorado y mucho, desde la última vez que los pude ver en la “Ritmo y compas”.