Inicio Noticias Noticias Breves W.A.S.P. – Decimoprimera parte de la biografía escrita por Blackie Lawless

W.A.S.P. – Decimoprimera parte de la biografía escrita por Blackie Lawless

3
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
Century Media - DREAM THEATER
ANGELUS APATRIDA
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up

 

W.A.S.P.

 

 

  Seguimos con el siguiente capítulo de la biografía que está escribiendo por partes el líder de W.A.S.P., Blackie Lawless. En este caso, tras la interesante y enrevesada décima parte, vamos con la decimoprimera, algo más sencilla y breve pero con muchísimo contenido de fondo. Aquí la tenéis:

 

"LONG LIVE, LONG LIVE THE KING OF MERCY"

Antes de la edición de "Idol" me embarqué en una gira promocional de dos meses y medio en la que hice como 800 entrevistas. Unas 15 al día durante dos meses al día, imaginar… Todo ello pasando por toda Europa, Japón, Corea, Latinoamérica y los Estados Unidos. Ya estaba enloquecido antes así que podéis suponer lo que fue cuando terminé. ¡Y AHORA era el momento de empezar la gira real!W.A.S.P

EL primer concierto fue el "Monsters of Rock Manheim" en Alemania pero antes había tenido que viajar a Londres por unos días para firmar las 5.000 copias de la edición limitada de "Crimson idol". Esto me llevó tres días para hacerlo y, cuando terminé, sentí como que algo iba físicamente mal. Empecé a tener escalofríos, fiebre y cosas así, con lo que vino un médico a mi habitación de hotel. Me examinó y me dijo que no sabía lo que tenía pero que había estado con Michael Jackson un par de días antes y que los síntomas eran muy similares. Como nota adjunta, comentar que Jackson iba a tocar dos noches en Wembley pero tuvo que cancelar ambos conciertos… un par de días más tarde pude entender porqué. Era miércoles y el concierto de Manheim era el sábado. El médico me dio tres píldoras y me dijo que me tomara una el jueves, otra el viernes y la última el mismo sábado. A última hora de esa noche empecé a vomitar y estaba con dolores de cabeza y todo jodido. El jueves por la mañana me desperté y no podía mantenerme en pie, y cada vez que intentaba levantarme me volvía a caer. He tenido antes gripes varias pero os puedo asegurar que no se trataba de nada de eso. Yo sólo trataba de pensar en lo que el médico me había dicho, "no sé lo que tienes", y yo tampoco sabía lo que tenía pero estaba claro que era peor que cualquier otra cosa que me hubiera pasado antes.

Llegó el viernes y todavía no podía mantenerme en pie, así que volví a llamar al médico y le dije lo que me pasaba. Me dijo que no me preocupara que las pastillas que me había dado matarían a un elefante, y que de todos modos la última me haría pasar por cualquier cosa. ¡Vaya!, cuando escribí "Dr. Rockter" nunca pensé que le iba a conocer de verdad y de manera real tan pronto… Llegó el sábado por la mañana y al menos ya me podía levantar aunque me sentía fatal. Ahora tenía que intentar llegar de Londres a Manheim, así que fuimos al aeropuerto pero cuando intentamos aterrizar en Frankfurt resulta que el espacio aéreo estaba congestionado así que estuvimos dando vueltas como una hora. El médico me había dicho que me tomara la última de las misteriosas pastillas dos horas antes de la hora del concierto, así que lo hice mientras estábamos aún en el aire sin saber aún que estaríamos dando vueltas en círculo durante tanto tiempo.

W.A.S.PManheim normalmente está como a hora y media de Frankfurt (por carretera) así que cuando me tomé la pastilla pensaba que los horarios cuadraban bien, y recordar que no tenía NI IDEA de lo que esta cosa me iba a hacer. La verdad es que cuando aterrizamos no sentía ningún dolor, pero todo se puso peor desde ahí aunque básicamente lo que estaba era atontado y adormecido. Aterrizamos muy tarde así que el conductor me metió directamente en el coche y salimos pitando. Recuerdo mirar el cuentakilómetros por encima de su hombro y él iba a 220 km/h, pero yo iba tan cargado que ni me daba cuenta. El caso es que llegamos en 45 minutos… Pero en ese momento yo era un desastre total, y no había ningún tipo de subidón o de buena señal en mi estado. De hecho, estaba alucinando y difícilmente podía ver nada. Finalmente salimos al escenario y recuerdo mantenerme cerca del borde del escenario pensando "hagas lo que hagas, no te caigas del borde". Era aterrador porque de hecho pensaba que era algo que no podría evitar si sucedía.

Habían pasado como tres horas desde que me tomé la pastilla y cuanto más tiempo pasaba peor iba todo. Veía todo como a cámara lenta y realmente distorsionado, era como una mala pesadilla. De hecho, estuve parado y pegado al suelo todo el tiempo que estuvimos sobre el escenario, y recuerdo que sería ya la cuarta canción cuando finalmente levanté la mirada y ví la masa de gente (que había allí) por primera vez: 180.000 personas y no les había visto en los primeros 20 minutos… Recuerdo mirar y pensar "¡guau, mira a toda esa gente!". De todas formas, es lo último que recuerdo de ese concierto, y luego lo último de lo que me acuerdo de ese día es volver a mi habitación de hotel. Estaba en la cama y comencé a sudar y a sacudirme descontroladamente. Es más, cuando me desperté a la mañana siguiente la cama estaba empapada de sudor, aunque al menos me sentía algo mejor… Eso había sido el primer concierto de la gira mundial, ¡así que sólo podía ir a mejor desde ahí!W.A.S.P

El resto de la gira fue bastante bien, y terminamos en Japón. Después, volví a casa y pensé que, vale, que había estado bien, "¿y ahora qué?". Estaba viviendo entonces en el Hyatt House en Hollywood y mi habitación estaba en la última planta sobre Sunset Blvd. Salí al balcón y me senté allí durante algunos minutos… serían las 11 de la noche. Cuanto más tiempo pasaba allí sentado, más tristeza abrumadora empezaba a sentir. Pensé en todo lo que había ido pasando haciendo el disco, y luego para hacer la gira, y todo me estaba sacando de quicio. Había empezaba a vivir con el personaje de Jonathan desde hacía tres años y todo me empezaba a colapsar y se me caía encima como una avalancha. Me levanté en el balcón mientras pensaba esto y miré a la ciudad mientras comenzaba a gritar y llorar. Grité tan fuerte como pude durante unos 10 minutos, en los que estuve totalmente histérico. De hecho estoy seguro de que tuvo que sonar como si alguien estuviera siendo asesinado, y me extraña que nadie llamara a la Policía en ese tiempo, la verdad. Unos minutos después conseguí calmarme finalmente, y es que todo había sido una catarsis total.

Más tarde comprendí que estaba exorcizándome de todos mis demonios justo allí y en ese momento. Me senté ahí durante las horas siguientes y esto me golpeó fuerte: Parte de todo lo que había ido pasando partía del hecho de que estaba entrando en el final de un viaje en el que no me estaba acercando a ese personaje sino que ¡estaba viviendo el personaje! Y de tan atormentado y flagelado que estaba, había llegado a amarle, pero ahora le dejaba marchar…

Me ha llevado bastante tiempo posterior el entender sinceramente porqué mucha gente siente tanta pasión por ese disco. No entendía que pudieran ver esa historia del mismo modo en que yo lo hacía. Quiero decir que estaba tan cercano a ello que pensaba que nadie nunca podría verlo así porque en mi cabeza todo aparecía de manera demasiado complicada. Pero al final era algo simple: sólo un chico buscando amor. A veces aún me reflejo en él, miro atrás y veo a Jonathan. Es como pensar en un viejo amigo, pero él ha cambiado mi vida para siempre… ¡y para mejor!

Más el mes que viene,

Blackie Lawless

Aquí tenéis el enlace al capítulo anterior, y si vais pinchando hacia atrás tenéis todos los enlaces previos desde el primero.

 

 

 

 

 

3 COMENTARIOS