Inicio Conciertos LEYENDAS DEL ROCK – Crónica y Fotos del Sábado (Segunda Parte)

LEYENDAS DEL ROCK – Crónica y Fotos del Sábado (Segunda Parte)

17
METALLICA - BARCELONA-MADRID 2019

METALLICA - BARCELONA-MADRID 2019

METALLICA - BARCELONA-MADRID 2019

ROCK N ROCK
LIZZIES
Madness Live!
ROCK N ROCK
LIZZIES
Madness Live!
ROCK N ROCK
LIZZIES
Madness Live!

 

Viernes 17 y Sábado 18 de Agosto de 2012 –  Beniel – Murcia

 

Sábado 18 de agosto

Segunda Parte

SARATOGA

Aunque el pasado año SARATOGA no tocaron en el LEYENDAS, la banda de Niko del Hierro es "de las fijas" en el clásico festival. Salieron a escena con más de 40 grados de calor, chorreando de sudor, y con un sol apabullante. A Niko, Tony, Andy y Tete pareció no importarles, porque se vaciaron en cuanto a entrega, aunque a quien si le importó tanto calor fue a la guitarra de Tony, que solo aguantó a duras penas el primer tema. Su afinación se fue rápidamente, lo que hizo que Tony las pasara "canutas" todo el concierto tocando con otra guitarra que estaba afinada en otro tono (preparada para ocasiones puntuales). Eso lastró en parte el ánimo de Hernando, aunque no fue óbice para que SARATOGA ofrecieran un conciertazo, igualando los anteriores ofrecidos por ellos en otras ediciones.

Tocaron tan pronto porque esa misma madrugada tenían otro concierto en Valencia y estaban obligados a llegar a la otra cita, cosa que hicieron.

Con Tete tan sonriente como siempre, arrancaron con "Juicio Final", con potencia y la solvencia y seguridad que posee desde hace tiempo esta consolidada formación.  Como digo, los problemas surgieron pronto, por lo que Tony Hernando tuvo que improvisar y cambiar de guitarra.

El público, que estaba ya calentito con el tema inicial, se incendió totalmente con "A morir" ese mortífero himno que hizo saltar a todo el mundo, mientras Niko también brincaba y Andy atacaba sus timbales, (esta vez no tocó "físicamente" el teclado, que disparó desde su móvil), ya con Tete sin camisa y Tony tratando de arreglar el entuerto guitarrero que apañó con solvencia a pesar del problema. La experiencia es un grado,  Hernando la tiene y la demostró.

Llegó "Las Puertas del Cielo" con la correspondiente respuesta continuista de un público rendido a la causa, "Contigo y Sin ti" y tras un pequeño parón, "Hasta el día más oscuro" y un estupendo "Deja Vú" que fue el punto meridiano de un gran show de los de Niko.

"Luna Llena" se ha ido haciendo sitio por derecho en los repertorios de la banda, algo que se notó, por la buena respuesta del respetable. Me gustó mucho "La última Frontera", que sonó redondo. Con "Maltratador" bajó un pelín el listón, que volvió a ponerse por las nubes con un "No sufriré jamás por ti" que es uno de los ya consolidados temas imprescindible de SARATOGA.

¡Claro que faltaron canciones, y muchas, sobre todo de la anterior etapa!, pero en un festival donde el tiempo es restringido, ya se sabe…La preciosa "El planeta se apaga" y la demoledora "Vientos de Guerra" redondearon una sobresaliente descarga. Para disfrutar de un repertorio más completo, habrá múltiples ocasiones de ver a la banda en la gira que desarrollarán a partir de septiembre…

SARATOGA volvieron a vencer y convencer en el LEYENDAS!!

Texto: Rafa Basa

Fotos: Marta Errea (martaerrea.pasarelastudio.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.


 

ANGELUS APATRIDA

Lo de los ANGELUS en directo es mucho, como se suele decir, y es que están a un nivel estratosférico a día de hoy, sin NADA que envidiar a cualquier formación (clásica o nueva, nacional o internacional) que se les ponga por delante. Y encima de un escenario son una apisonadora cada vez más poderosa, engrasada y dominante, de esos grupos a los que incluso sin apasionarte el estilo los ves con la boca abierta y levantando la cerveza en señal de aprobación. Pero el caso es que gustan y mucho, y en el Leyendas ya son un clásico, y más tocando a media tarde y aportando esa ración de tralla que tal vez nos hacía falta para despertar y sobre todo quitarnos el calor que poco a poco empezaba a remitir todavía demasiado tímidamente. Presentando "The call" y manteniendo su formación habitual (Guillermo, David, Víctor y José), por si algún marciano les tiene despistados, está claro que a día actual son una de nuestras formaciones más en forma y lo pusieron de manifiesto ofreciendo uno de los conciertos más agresivos, perfectos y a su vez mejor recibidos de todo el fin de semana. Sonando de lujo, y es que el "nivel internacional" de la banda cada día es más acentuado (y lo digo en el mejor de los sentidos, por supuesto) además de las tablas que han adquirido en estos últimos meses girando por toda Europa y codeándose con los más grandes, y demostrando que van sobrados.

Guitarra blanca de flecha en ristre y portando su habitual camiseta de HAVOK en esta gira, Guillermo da el pistoletazo de salida al pandemonium, y ¡vamos ya! a que se sucedan sin parar los moshpits, headbanging, carreras y demás al ritmo de los trallazos que se iban sucediendo: "Flesh pleasure", "Killer instinc", "Clockwork"… Me encanta ver la actitud de José, por cierto, con elásticos, cada día más barbudo y supermacarra, y lo mismo digo de David, dominando el sonido más thrasher desde su rojiza guitarra de flecha. Mientras tanto, Víctor marca el punto agresivo desde atrás, aunque al final todo se canaliza en la fuerza y la voz de Guillermo, cada día más cómodo y suelto como frontman y que no se cansa de pedirnos más caña, más respuesta y de hacer bromas notándole muy, muy agusto sobre el escenario del Leyendas. Y la gente 100% con ellos, que es increíble el punto de fidelidad de seguidores que ha alcanzado la banda en tan poco tiempo y el grado de "pleitesía" (si es correcto el término hablando de thrash metal) que le rendimos a ANGELUS mientras nos atacan desde el escenario.

Pero había ganas de diversión, de seguir pasándolo bien "pegándonos ahí abajo", como decía Guillermo, y qué mejor que hacerlo al ritmo de sus temas más netamente heavies como "Versus the world", uno de sus ya grandes clásicos, o "Be quick or be dead" (su acelerada versión de MAIDEN), recuperada ex profeso para el Leyendas. Y para quien quisiera más cera, tranquilos que llega "Corruption" (con chinita más que merecida para los banqueros y políticos que nos amargan la vida en este país mientras se ríen en nuestra cara desde su poltrona de oro), y el "Wall of death" más o menos improvisado para "Give´m war", otro de sus cañonazos más rotundos… "Hondonadas de ostias", pero siempre primando las risas y el buen rollo, ¡por supuesto!, con "Blast off" para ir rematando con "Free your soul" y "Thrash attack" para cerrar su hora de actuación luchando por esto, por lo que nos une, ¡por la escena! Gran finalpara un conciertazo que certifica que ANGELUS APATRIDA no sólo ya han llegado sino que siguen escalando posiciones y pidiendo más a marchas forzadas.

Uno de los conciertos del festival sin ninguna duda…

Texto: David Esquitino

Fotos: Marta Errea (martaerrea.pasarelastudio.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.


 

ELUVEITIE

Todos los años es bonito en el Leyendas tener alguna pildorita internacional diferente, y en este caso la banda más interesante al respecto eran los suizos ELUVEITIE, que aportaron un colorido especial dentro del espectro más netamente heavymetalero del día y que además me sorprendió la grandísima cantidad de gente que tuvieron delante durante su actuación. De hecho, sin haberles seguido demasiado en estos últimos años, tenía interés en ver a una de las formaciones de folk metal de las que más y mejor se está hablando en el panorama internacional en los últimos tiempos, y fue una gran sorpresa positiva en todos los sentidos. Como digo, lo primero es que fue uno de los conciertos con más audiencia del día, ¡y con muchísima gente cantando sus temas aunque lo hacen en tres idiomas diferentes! Luego, me gustó comprobar que, pese a la multitud de miembros e instrumentos particulares que muestran en directo, son una banda más de metal que de folk, y finalmente hay que alabar la original y calidad de una banda muy interesante, gustos de cada uno aparte.

Liderados por el vocalista y multi-instrumentista Chrigel Glanzmann (que canta con voz gutural y tiene una gran presencia sobre el escenario pero es que toca flautas, flautines, mini-arpa, mandolina, gaita…), el caso es que la banda suena de maravilla e inundaron de fiesta la última hora de la tarde en Beniel. Personalmente me gustó muchísimo la calidad y potencia del batería, aunque está claro que las miradas se centraban también en la violinista Meri, aunque el protagonismo se lo llevaba Anna Murphy, alternando tareas vocales y esa zanfoña tan poco habitual de ver el directo (y con preciosa camiseta de Lobezno, detalle friki del día, jeje).

Ya digo que el concierto fue toda una fiesta aunque me sonó más metal que folk en todo momento en cortes como "Helvetios", "Neverland", "Alesia"  o "Uis Elveti" (el primer tema que compusieron para la banda, como nos comentaron desde el escenario). Fantásticas melodías celtas para su conocida "Inis mona", uno de sus temas más coreados y a seguir la fiesta de la mano de una de esas bandas que seguro que más de uno se apuntó para verles en directo de nuevo en el futuro.

Al final ellos acabaron encantadísimos con la recepción del público, que seguro que muchos no se esperaban algo así (de hecho había habido mucha gente en la firma de discos para verles y saludarles) y fue sin duda otro de los conciertos exitosos del día. Y es que de vez en cuando está bien descubrir y disfrutar con bandas diferentes y que aporten algo nuevo más allá del "sota, caballo y rey" habitual, por mucho que nos guste. Muy bien por ELUVEITIE y les seguiré la pista en el futuro, ¡sí señor!… Eso sí, no me pidáis que lo pronuncie bien, ¡que no me sale!

Texto: David Esquitino

Fotos: Marta Errea (martaerrea.pasarelastudio.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.


 

AVALANCH

Con un poco de cansancio en el cuerpo, aunque con mucho menos calor, AVALANCH salieron a escena en una hora estupenda, con el recinto casi repleto.

Imperaron su calidad, su clase, su buen hacer y sus grandes canciones, todo ello acompañado de una banda muy sólida, encabezada por Ramón, incansable y enérgico, cantando muy bien, y Rionda, feliz, sonriente y erigido como príncipe de las seis cuerdas, portando la preciosa guitarra que luce en esta última gira, serigrafiada  con ilustraciones de Luís Royo.

Fueron de menos a más. El show fue encabezado por dos temas de "Malefic", que atentamente fueron saboreando tanto la banda como el público: "Malefic Time" y el fantástico "Baal".

AVALANCH con su toque personal, nos fueron introduciendo en su tela de araña con "Aún respiro", "Mil motivos" y el precioso "Alas de Cristal".

"Pies de barro" desencadenó que el público comenzara a participar más y más. Ramón dijo que a partir de ese instante iban a dar "más caña" y claro que dieron con "Semilla de Rencor" y un "Lágrimas Negras" realmente asesino que dinamitó el show. En el momento más álgido "Del Cielo a La Tierra" hizo estragos…¡¡Qué temazo!!

Con la partida ganada, los tres temas finales encandilaron aún más a la audiencia: "Lucero",  una buena versión de "Xana" y "Torquemada" cerraron el cofre de las delicias de AVALANCH.

¡¡Qué grandes!!

Texto: Rafa Basa

Fotos: Marta Errea (martaerrea.pasarelastudio.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.


 

STRATOVARIUS

La banda grande internacional del día eran los fineses STRATOVARIUS, quienes además se presentaban en Beniel ya con su nuevo y jovencísimo batería Rolf Pive (bastante bueno, por cierto). Lógicamente mantienen parte de su crédito y su nombre pasado para que aquello estuviera repleto para ver a los liderados a día de hoy por Timo Kotipelto y Jens Johansson… Y personalmente tenía ganas de verles después de varios años dándoles de lado y pasando muy de soslayo por sus últimos trabajos. Pues nada, me reafirmo en que seguiré otros tantos sin hacerlo porque a día de hoy seguimos estando en puntos muy, muy diferenciados. Además, Kotipelto está a años luz del que fue y los temas desde hace 12 o 13 años para acá me siguen pareciendo bastante insulsos, cuestión de cambio de gustos, supongo.

Perdón si soy un tanto subjetivo en esta crónica, pero me decepcionaron mucho y la verdad es que, con Timo Tolkki o sin él, y respetando totalmente su actual etapa (que les está funcionando bastante bien y además con dos discos ya editados en este tiempo, que tiene mucho mérito), STRATOVARIUS a día de hoy me parece un grupo que no tiene nada que ver con aquella formación que fue tan importante a mediados de los 90. Es más, escuchándoles en directo noté tal diferencia entre los temas de entonces y los de los últimos años que de verdad que me parecían totalmente otra banda. Y lo hacen bien, por supuesto, y son tremendamente profesionales, pero ya no tienen chispa, ni temas ni esa gracia y clase de antaño que, gustara o no, les hacía ser una banda especial. El "nuevo" guitarrista Mathias Kupianien no transmite nada por mucha velocidad que quiera imprimir a los cortes clásicos (porque los nuevos son mucho más reposados y "progresivos"), el sonido de teclado a día de hoy es 100% protagonista y ya digo que Kotipelto… Físicamente parece que no pasan los años por él pero vocalmente no arriesga nada, no llega a nada y se deja llevar haciéndolo bien pero quedándose en un nivel del montón (obviamente ni acercarse a los agudos de "Against the wind" o "Kiss of Judas). Al menos no desafina como sí le hemos oído sufrir mucho en el pasado, una cosa por la otra.

Comenzaron con temas más actuales como "Under flaming skies" o "Phoenix", aunque rápidamente el velocísimo sólo/riff inicial de "Against the wind" cortaba la noche remarcando que aquellos fueron otros tiempos, para volver al punto más soporífero con "Deep unknown", "Eternity" y similares. Con la facilona "Eagleheart" se recuperaba un poco de tino, aunque sinceramente creo que tienen singles mucho, muchísimo mejores de aquella época. Poco a poco la banda iba sonando mejor, que empezaron fallones, y Timo calentando un poco la voz, pero la verdad es que la preciosa "Forever" me sonó totalmente falta de chispa y magia (y mira que me gusta esa canción), al igual que las imprescindibles "Kiss of Judas" y "Black Diamond", que no podía faltar. Ya en los bises, sigo sin entender el tirón de "Hunting high and low", que parece que se ha convertido en el superclásico de la banda y como tal la gente reaccionó a saco con la misma. De todos modos, personalmente me pareció un cierre más que previsible a un concierto de los típicos de festival de una banda así: de los de cumplir y mantener el status actual pero aportando muy poquito de interés.

En fin, quedémonos con que era una fiesta, que la gente lo disfrutó y con que el grupo de cualquier manera está claro que es muy profesional y que encima de un escenario, nos gusten mucho o no, son solventes y lo hacen bien. Eso sí, yo a los leyendas les pido muchísimo más y creo que tienen que ofrecer conciertos a la altura del nombre que llevan bien grande en el telón de detrás. No sé, tal vez es que me he hecho mayor para este tipo de bandas o que me esperaba mucho más de la actual encarnación del grupo, pero lo cierto es que me dejaron tan helado como si el concierto hubiera sido al aire libre en Finlandia en enero.

Texto: David Esquitino

Fotos: Marta Errea (martaerrea.pasarelastudio.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.


 

WARCRY

 

Con el recinto "hasta la bola", como se suele decir vulgarmente, WARCRY, con montaje reducido pero muy completo, comparado con el que han lucido en la gira de "Alfa", salieron a escena, tras mi breve presentación.

El público estuvo al 200% con ellos desde el principio, cantando, botando, dando palmas…Lo de WARCRY es a estas alturas incuestionable…

"Alma de Conquistador"  encendió la mecha, con Víctor cantando muy bien, mucho mejor que en el Costa de Fuego, sin ir más lejos y dominando el asunto firmemente. La banda salto al escenario sonando como la piña que es, con Pablo, gritando "¿qué pasa"? alentando al público, Rafa elevado en su tarima tocando poderosa y majestuosamente, Novoa a las teclas imperial, aunque esta vez no hizo coros, Roberto feliz, como siempre y llevando el peso de las cuatro cuerdas.

Víctor alertó que harían un repertorio especial para el LEYENDAS y así fue, aunque no faltaron clásicos imborrables del set list., como los dos siguientes: "Alejandro" y "El Anticristo", presentado por García con la rabia habitual. Ambos fueron interpretados a la perfección y adueñados por un público  enfervorecido.

"La muerte de un sueño" de "Alfa" me encantó. La intro sintetizada de Santi y la batería power de Rafa arrancaron a un Víctor invencible. El público saltando…Todo perfecto…El estribillo fue aplastante.

La siguiente canción fue "Tu recuerdo me bastará" de "La quinta esencia", cantada muy bien por Víctor, y con todos los contrapuntos sonoros muy marcados, amarrados y contundentes, con un estribillo maravilloso y un solo de Pablo grandioso.

La fornida guitarra de Pablo introdujo un poderosísimo "La carta del adiós" que machacó literalmente y que todo el mundo cantó y saltó.  "Cobarde", -uno de mis favoritos temas de "Alfa"-, siguió la fiesta, que subió más grados aún con un "Ardo por dentro" clamoroso.

Llegó una sorpresa: "Cada Vez", un tema presentado para la ocasión, que muchos seguro agradecieron escuchar esta señalada noche. Fue cantado magistralmente por Víctor e interpretado de lujo por todo el grupo. Un gran medio tiempo de corte "baladístico", que sonó genial en Beniel.

Siguieron con la festiva "Amistad", que todo el público cantó demostrando otra vez más que WARCRY no solo vive de los viejos himnos. La canción arrasó!

La siguiente fue otra novedad: "Más allá", donde la banda puso una guinda más y el público se extasió. Hace tiempo que no la tocaban, pero fue recuperada para la ocasión, recordando "La quinta esencia".

Tras un parón mínimo, Pablo salió con una acústica y una silla alta erigido en el centro de la escena, para con Víctor, marcarse una versión preciosa y emocionante de "Nana". Hubo unos fragmentos altamente emocionantes donde solo el público cantó la canción… Un momento para recordar, sin duda…

"Espiritu de amor" y "El trono del metal", con delirio generalizado,  pusieron el cierre a una gran actuación, tras la que una gran cantidad de  público se marchó para tristeza de las bandas que a renglón seguido tocarían,  bien por el cansancio acumulado de la jornada, o porque "sus" WARCRY ya habían terminado.

No puedo despedir estas líneas sin comentar que parte del concierto lo vi desde arriba del escenario con Alberto Rionda, con quien comenté varios lances de la actuación de unos WARCRY  que le encantaron, y a los que el líder de AVALANCH vio esta noche en directo por primera vez.

Para finiquitar mis reseña, tres palabras: ¡¡WARCRY, WARCRY, WARCRY!!

Texto: Rafa Basa

Fotos: Marta Errea (martaerrea.pasarelastudio.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.


 

BANZAI

El LEYENDAS no sería el LEYENDAS sin reuniones de bandas míticas de nuestro heavy metal nacional. Aunque BANZAI ya tocaron hace meses en el barrio madrileño de Aluche, donde grabaron su DVD, la ocasión era ideal, y muchos "viejos roqueros" y otros jóvenes metaleros estuvimos prestos a disfrutar de Salvador Domínguez y compañía. Tras mi emocionada, efusiva y afónica presentación (me quedé casi sin voz por el calor y el cansancio), BANZAI tomaron el escenario, comenzando una descarga que fue de menos a más, iniciada por "Crimen sin castigo", el segundo tema de su mítico segundo redondo "Duro y Potente", al que siguió "Traición" del mismo disco de 1984.

José Antonio Manzano, quien muestra un estado de voz estupendo y un look que ya quisiéramos muchos a sus años, dijo: "¡Aquí estamos BANZAI, 25 años después!" Los que gozamos de la banda en tu época dorada nos emocionamos. Ver a Salva y Manzano, junto a David Biosca encima del mismo escenario tocando sus clásicos, es histórico, único y hace que a los que gozamos de aquellos años casi se nos saltaran las lágrimas. Vi parte del concierto en el foso, junto a Julito, guitarrista de LUJURIA y al propio Óscar, nos mirábamos, cantando, como diciéndonos: "Joder, tío, esto es "mucho"! Mientras, cantamos los himnos que iban interpretando tema tras tema.

Salvador fue uno de los más grandes guitarristas de los 80´s, junto a Armando de Castro, entre otros. Han pasado casi tres décadas y Salva sigue siendo "genio y figura", sigue teniendo su duende especial, una actitud y una forma de tocar única y magnética. Quizás no use todos y cada uno de los racks de efectos digitales del siglo XXI que hacen que los guitarristas actuales gocen de un sonido estratosférico… Domínguez no lo necesita, es "él mismo", con su sonido añejo, el de siempre, el clásico e inimitable. Fue una gozada escuchar sus solos, su sonido ochentero, y sobre todo ver sus caras de placer, éxtasis y orgasmo cada vez que hizo un solo, que tocaba un riff…

Pasa lo mismo con Biosca a la batería. No es un batería espectacular, es sobrio, sencillo…pero, ¿para que más? BANZAI necesita de Biosca como Biosca de BANZAI.

Manzano fue de menos a más, se fue creciendo tema a tema. Le vi un poco fuera de sitio en los primeros compases del show, pero una vez cantado el primer tercio de éste, José Antonio se adueñó de la escena, cogió el pie de micro con sus clásicas poses a lo Coverdale, y recordó al Manzano de los 80´s, cantando con una gran y clara voz, incluso con más seguridad y convicción que antaño.

Junto a los tres, destacaron y cumplieron con creces, el bajista Niko Martínez y al guitarrista/teclista Fredy Fresquet, a los que vi muy centrados, emparejados en todo momento, demostrando un gran nivel musical.

Los himnos iban cayendo poco a poco…Fue un placer volver a escuchar "Coche rápido en la Noche", "Funciona Legal", "Grita", "Rock Duro"… Quizás los más jóvenes metaleros no entiendan mi emoción, pero los que vivimos aquellos años seguro que vibraron tanto como yo.  Es cierto que los temas del primer disco, donde cantaba Valentín del Moral "El Chino", son "como son" y hay quien piensa que no suenan con el mismo "rollo", pero la pasada noche Manzano los hizo más suyos que nunca, cantando y entonando sobresalientemente, cosa que hace años, le costaba, curiosamente…Los más puristas quizás no están de acuerdo conmigo y digan lo contrario, pero siendo justos a la verdad, esta noche Manzano hizo olvidar esa leyenda.

Me encantó particularmente volver a disfrutar de "Luces", el gran "No te enganches", donde Manzano hizo cantar especialmente el público…

El final del show fue muy especial con "Voy a tu ciudad", "Duro y potente" y "Banzai". Salva terminó en pleno orgasmo, por los suelos, restregando la guitarra en ellos…Como si no hubieran pasado más de 25 años…

¡¡Histórico!!

Texto: Rafa Basa

Fotos: Marta Errea (martaerrea.pasarelastudio.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.


 

OBÚS

Tras WARCRY y BANZAI, abordábamos la fantástica recta final del Leyendas con los conciertos de OBÚS y SAUROM. Ya con menos gente que con WARCRY y STRATOVARIUS pero aún con muchos que seguíamos desafiando al cansancio después de las largas horas que llevábamos en pie, seguía quedando energía para disfrutar de uno de esos conciertos que sabes que no podían fallar. Presentando además ciertas novedades en cuanto al escenario, dominado por las plataformas y los enormes telones rojos con motivos del 30 aniversario de la banda, aparecían tras las cortinas del túnel central al ritmo de "Necesito más", como en sus mejores tiempos. Hablando con un amigo in situ comentábamos que tal vez OBÚS es la única banda de los 80 que sigue en activo funcionando realmente bien y viviendo una segunda (o tercera) juventud que lamentablemente ya no mantiene casi ninguna otra formación de su quinta.

Pero es que Fortu (el más chulo del lugar, ¡claro que sí!), Paco y compañía están ¡mejor que nunca!, rejuvenecidos y con un hambre de escenario que te contagia y te obliga a no parar de bailar y cantar desde que salen a escena. Además, siempre ofreciendo novedades, reclutando entre sus filas a nuevos adeptos y manteniendo con todo el orgullo y dignidad del mundo a los viejos seguidores que aún seguimos meneando la cabeza, moviendo el culito y levantando el puño con toda la decisión y convicción del mundo mientras ellos transmiten fuerza, morro y dignidad desde encima del escenario. Heavy/Rock duro, adalides del estilo y demostrando que en el rock hay que ser los que más en directo, incluso cuando los trucos escénicos no terminan de salir todo lo bien que habías planeado (me refiero al tema del sofá para cantar en acústico "Complaciente o cruel", acompañado de dos señoritas, o cuando tienes que acometer el final con toda la profesionalidad del mundo incluso comiéndote el cabreo de que te corten la actuación por falta de tiempo (cuando aún había un par de balas extra en la recámara).

Y da igual que toques temas nuevos como "Corre mamón", "Sin dirección" o la roquera y pegadiza "Cállate" (con dedicatoria más que acertada para los tiempos convulsos que vivimos… en los que habría que mandar callar a demasiada gente) o clásicos inmortales como "Autopista", "Dinero, dinero", "El que más" (riffs entre riffs) o "Juego sucio" (tal vez demasiado alargada esta vez, todo sea dicho).

Una pena el final obligado tras "Sólo lo hago en mi moto", pero en esta ocasión tenían 70 minutos y hubo que cortar antes de lo previsto. Saltándonos este detalle, siempre bien, siempre OBÚS, siempre diversión y siempre dando lecciones sobre un escenario… y eso que no llegaron esta vez al nivelazo del concierto del año pasado en Beniel, pero aún así es imposible no acabar sonriendo y con la sensación de que "necesitas más", por algo será…

Texto: David Esquitino

Fotos: Marta Errea (martaerrea.pasarelastudio.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.


 

SAUROM

Se acababa el Leyendas y había que poner broche de oro a la edición de 2012 con una actuación especial que ya los propios SAUROM habían anunciado que sería especial, ¡y vaya si lo fue! Con pirotecnia (pero que mucha pirotecnia, jeje), petardazos, preciosos telones, acompañamiento sobre el escenario, fuegos artificiales al final… y un repertorio especial elegido para la ocasión por su gente en la página web de la banda.

No es que difiera del set elegido, por cierto, pero al final los más heavies tenemos que plegarnos a la evidencia de que a mucha gente le gustan los SAUROM más festivos, y como tal lo mejor que podía hacer era unirme a la fiesta y disfrutar del conciertazo que nos ofrecieron los gaditanos para cerrar el festival. Les acompañaron en muchos de los temas sus amigos de WYRDAMUR, vestidos para la ocasión con sus pinturas de guerra y aportando tambores, tragafuegos, coros, fiesta y diversión a raudales, sin olvidarnos de malabaristas, "doncellas"… Toda una fiesta digna de la mejor taberna y del mejor festival, en la que la guinda obviamente la puso la propia banda, que cada vez suenan mejor, se muestran más compenetrados y cada vez que les veo, incluso tocando su cara más festiva, me transmiten esa sensación de bienestar y disfrute que es tan difícil de sentir en un concierto después de tantos años.

Por destacar, obviamente lo primero tengo que hacer mención a toda la banda, fantásticos… pero no puedo dejar de mirar concretamente al bajista José, sin parar de corretear y dar vueltas ni un momento por el escenario, quitarme el sombrero una y otra vez ante un acalorado Migue, cada vez mejor cantante y frontman (aunque siga siendo tan tímido, jeje, y finalmente alabar a Narci, multi-instrumentista y punto central del cotarro como jefe y mariscal de a bordo). Y por supuesto no me olvido de hacer mención al público, mucha gente que se quedaron hasta tardísimo para ver a SAUROM y que disfrutaron de lo lindo del concierto.

Además, aprovecharon para presentarnos dos de las canciones nuevas, "Cambia el mundo" y "La leyenda de Gambrinus", excelentemente bien recibidas ambas, y luego hubo tiempo de sobra para bailar con "El saltimbanqui" (El ladrón de sueños), "Dracum nocte", que puso el recinto patas arriba, "La posada del poney posador", "La batalla de los cueros de vino" y demás. Y no lo puedo evitar pero creo que no soy el único que canta emocionado esa oda a BARÓN ROJO que es "Dioses eternos" o que se sabe de pé a pá "La musa y el espíritu". Y también hubo tiempo de meter algún tema más cañero entre tanta fiesta como "Irae Dei" o "El monte de las ánimas", pero ya digo que "esta noche" primó el espíritu más "bailón" como fin de fiesta perfecto para el festival. Grande, muy grande el concierto de SAUROM, que por merecimiento propio se tiene que quedar en los primeros puestos al recordar las que fueron este año los triunfadores de esta edición 2012 del festival.

De hecho, ponía los pelos de punta el aplauso final de la gente al fin del concierto, y eso que eran las 4 de la mañana y que llevábamos casi 15 horas encima en el cuerpo sólo el sábado. Un abrazo muy fuerte para mis amigos de SAUROM que se lo curraron de lo lindo para darle al Leyendas de este año el final perfecto… ¡Gracias!

Texto: David Esquitino

Fotos: Marta Errea (martaerrea.pasarelastudio.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 

17 COMENTARIOS

  1. “No puedo despedir estas líneas sin comentar que parte del concierto lo vi desde arriba del escenario con Alberto Rionda, con quien comenté varios lances de la actuación de unos WARCRY que le encantaron, y a los que el líder de AVALANCH vio esta noche en directo por primera vez”… definitivamente, ¿han hecho las paces? :S

  2. La verdad es que Obús no estuvo a la altura del festival ni de su propio nombre. Vimos un Fortu bastante descentrado, y lo de no adaptar el repertorio al tiempo disponible es un poco falta de profesionalidad. Se dejaron a medias “Yo solo lo hago en mi moto”, y dejaron clásicos indiscutibles sin tocar, y de eso no tiene la culpa la organización, la tiene la banda, que se entretiene mucho alargando los temas y demás.

  3. Es curioso, porque cuando te gusta un grupo y lo ves en directo, la crítica debería ser objetiva, en el sentido de si el grupo lo ha hecho mal, bien, normal, muy bien, etc. No obstante parece haber cierta predisposición que provoca una ligera distorsión de la realidad, o espero que sea eso.
    Soy fan de Avalanch y de Stratovarius, y debo decir que el concierto de Avalanch fue atroz, y los he visto varias veces en directo y la mayoría de veces lo han hecho bien o muy bien.
    En cambio el concierto de Stratovarius me pareció muy bueno, y lo disfruté como un enano, y que conste que no he escuchado sus 3 últimos discos.

  4. lo que no puede ser es que tete (y lo he visto muchas veces y en todos los fregaos), cante de putísima madre en conciertos de grandes aforos y luego vaya a las salas y cante a medio gas, un profesional ante todo tiene que ir con la misma actitud a todos los lugares ya que en las salas te van a ver tus fans y pagan sus entradas para ver una buena acuación.

  5. Mi (humilde) opinión “resumida” de las actuaciones que se comentan:

    Saratoga: De los mejores conciertos que les he visto dar en mucho tiempo, Tete estuvo mucho más suelto que en otras ocasiones, tanto vocal como físicamente (Luna Llena sonó bestial)

    Angelus Apatrida: A pesar de esas horas… en las que 1 minuto meneando la melena te dejaba hecho polvo por el calor, arrasaron Leyendas, como siempre, buen setlist y esa versión de los Maiden fue una gran sorpresa.

    Eluveitie: Comenzaron sin encajarme mucho y no les vi a gusto del todo al principio, pero poco a poco fueron “acercándose” al público y al final resultó todo en un gran concierto.

    Avalanch: El peor sonido de todo el Leyendas, deslució en gran medida el concierto, aunque los temas fueron muy buenos (cuanto tiempo sin escuchar en vivo Del Cielo a la Tierra) y Ramón un hacha. La crónica me parece algo escueta.

    Stratovarius: No hablo de decepción porque en los dos o tres últimos conciertos suyos que he visto me han parecido muy flojos. Algunas canciones, por parte de Kotipelto sobre todo, estuvieron vacías y carentes de pasión.

    Warcry: Llegué ya para el final, con Nana, que me resultó uno de los momentos más emotivos de todo el festival, sin dejar atrás Trono del Metal, por supuesto.

    Banzai: Lo mejor del sábado con diferencia. Las ganas acumuladas, la formación con Manzano / Salva, las grandes expectativas… todo esto hizo del concierto un momento lleno de magia, un concierto para recordar toda la vida.

    Obús: Me pareció horriblemente mal el hecho de que les tuviesen que cortar, no por la organización, sino por la banda. Mucha chulería, eso mola, pero podrían haberlo comprimido todo un poco más…