Inicio Conciertos HELLFEST – Crónica y fotos del viernes 15 de junio

HELLFEST – Crónica y fotos del viernes 15 de junio

27
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - AVATAR - Hunter Gatherer
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - AVATAR - Hunter Gatherer

 

Hellfest

15, 16 y 17 de Junio 2012 – Clisson – Francia

Viernes 15 de junio de 2012 

HAMLET (11:40 – 12.10, escenario 2)

Curiosamente, el primer concierto al que asistimos del Hellfest fue en el Mainstage 2, para ver a los madrileños HAMLET. Era la primera vez que tenía la ocasión de disfrutarlos en directo y, sin conocer demasiado su trayectoria y discografía (lo siento, esto va a cambiar a partir de ahora), sólo puedo deciros que estos cuatro animales salieron a darlo todo desde que se colgaron los instrumentos antes de subir por las rampas. El primer tema como siempre es una putada para el técnico, ya que no hubo prueba sino que fue solo una comprobación rápida y a correr. Pero en el segundo todo estaba muy bien acomodado y ellos sonando ya cañeros del carajo, aunque Molly (con el pelo corto de nuevo) tenía problemas con el retorno de sus cascos y no se oye muy bien, así que lo que hace es arrancárselo y darle para adelante, ya que no le pueden resolver el inconveniente en el momento.

Comentar que hubo variedad de estilos en su concierto, no se dedicaron al thrash 100%, cosa que se agradece porque en tan poco tiempo yo prefiero ver un poco de todo y no 30 minutos de una canción con cortes… Así, en un corto set list tuvieron cabida desde temas más actuales de sus recientes "Amnesia" y "La puta y el diablo", como algún clásico de su discografía que nunca pueden faltar en sus conciertos. Los guitarristas Alberto y Luis se pegaron carreras por todo el escenario, poniendo al público con los pelos de punta ¡¡¡recién comenzado el Hellfest!!! Álvaro algo más quieto pero marcando la base del los temas dio solidez al sonido, mientras que Paco es una máquina detrás, lo que hacía que HAMLET descargara riffs tras riffs sobre la gente que los recibió muy bien y es que no eran pocos ya a esa hora tan temprana. Comentar que tras un leve inconveniente con un cable en la guitarra de Alberto, al pobre se le fastidió un solo de un tema, pero con la profesionalidad que les caracteriza salió del paso como si nada hubiese pasado y siguieron dando cera de la buena.

Quizá no fue el mejor sonido que pudieron conseguir, pero el par de huevos se lo dejaron cada uno de ellos en el escenario dándolo todo, de eso no cabe la menor duda. ¡¡Sigan así, máquinas!!

Texto: Pol DQ

Fotos: Mauricio Tapia

 


 

LIZZY BORDEN (13:35 – 14 -15, escenario 1)

Ya con nuestras acreditaciones solventadas y recogidas el propio jueves por la noche, llegábamos al recinto el viernes a eso de la una del mediodía (tras el paseo desde el hotel, pequeña odisea para aparcar y también primera caminata de reconocimiento por el recinto) justo para ver una de las actuaciones que personalmente más ganas le tenía en el festival: LIZZY BORDEN, banda legendaria, y de mis favoritas de heavy metal americano, que por unas razones y otros llevaba esquivando (y no a propósito precisamente) desde hacía años. Comentar, por cierto, que no pudimos llegar a ver a HAMLET, que habían tocado en las primeras horas del festival, pero ahí estaba nuestro buen amigo Pol al pie del cañón para daros unas nociones de lo que fue su concierto, como habéis podido leer antes.

Y nada, a eso de la una y media ya estábamos al pie del cañón en las primeras filas del aún no muy poblado escenario principal 1 para ver el concierto de los californianos, que sólo disponían de poco más de media hora. Y bueno, golpe de realidad en la frente desde el principio ya que pese a los disfraces, la cuidada puesta en escena, el rollo shock rock/teatral que siguen manteniendo al 100%, las bailarinas semidesnudas y demás, lo cierto es que el concierto fue un bluff desde el comienzo, sonando horrible y haciendo gala de la definición que con guasa les dedicaban a la banda desde el libreto oficial del festival: jubilados angelinos. Y es que fue la sensación que se me quedó en todo momento, de ver algo trasnochado pero en el peor sentido, con una banda flojísima y unos guitarristas (en especial el fortachón AC Alexander, toda una parodia en sí mismo) de tercera fila, por mucho que se las quisieran dar de guitar heroes rompebraguetas.

De todos modos, como es lógico el peso del show lo sigue llevando el inefable LIZZY BORDEN que de verdad que le agradezco que se lo currara tanto y que siga llevando ese concepto de espectáculo al directo (aunque a veces sea un tanto bizarro como el detalle del hacha de plástico), y que además no se cortó en bajar al foso a embadurnar personalmente de sangre a las primeras filas en "There will be blood tonite". Lizzy sale primero disfrazado de sombra/muerte, y se va cambiando de disfraz casi en cada canción: se pone y quita máscaras de todo tipo, exhibe calaveras, banderas (buen detalle el unir la norteamericana con la francesa… e incluso tuvieron el detalle de hacer un solo de guitarra homenajeando "La marsellesa", el himno nacional francés)… pero a su vez no canta ya un pimiento. Y personalmente he aprendido, no sé si con acierto, a poner ambas cosas en una balanza, y es que ya no me vale sólo un espectáculo currado (ni siquiera con mis grupos favoritos) cuando musicalmente la banda es tan floja.

Dicho esto, el show alternó algún tema de sus últimos años como la inicial (y fantástica) "Tomorrow never comes" con clásicos imprescindibles como "Red rum", "Me against the world" o "American metal" ya para cerrar. Una lástima porque se notó que la banda se lo había currado y tenía bastante ilusión por el concierto, pero entre que sonó fatal, que fue tan cortito, que las expectativas eran muy altas y que el grupo objetivamente es bastante malo a día de hoy, el pulgar tiene que ir hacia abajo con ellos. Eso sí, me reservo la opción de verles en una sala la próxima vez y que sin duda mejoren mi opinión de este fallido show.

Texto: David Esquitino


 

MOLLY HATCHET (15:05 – 15:45, escenario 1)

Llevábamos poco tiempo en el recinto del Hellfest cuando se acercó el momento de ver a una banda siempre interesante en directo: los sureños MOLLY HATCHET. Iban a actuar unas horas antes que sus compinches y amigos LYNYRD SKYNYRD y pulsar el estado de opinión del público ecléctico del festival francés ante su Hard Rock pasado por el tamiz del sonido del sur de Estados Unidos. Así, pocos minutos más tarde de las tres de la tarde los acordes de "Whiskey Man" hacían que ondearan las banderas confederadas y la banda capitaneada por Dave Hlubek (guitarrista y único miembro original) y el inmenso Phil McCormack (peculiar cantante) arrancaban su actuación. Adrenalina y buen rollo mezclado a partes iguales pero con un borrón para la organización que fue el pésimo sonido de este escenario, algo que en realidad se iba a repetir con casi todas las bandas el viernes.

Con un sonido en el que era difícil distinguir el trabajo de ese fantástico guitarrista que es Bobby Ingram, el concierto acabó resultando muy deslucido pese a estar trufado de himnos sureños como la movida "Bounty hunter". Sonaría también la larga y actual "Justice", acogida más tibiamente por el público, que mayoritariamente esperaba una sucesión de clásicos, como así ocurriría al fin con la reconocida "Beatin´ the odds", la bluesera "The creeper", donde nuevamente puede observarse que Bobby Ingram es un guitarrista impresionante, y sobre todo el tema que cerró el concierto, como no podía ser de otra forma, "Flirtin´ with disaster".

Pues nada, tras apenas 40 minutos (y dejando fuera uno de sus temas imprescindibles como es "Fall of the peacemakers") cerraban su actuación dejándonos un concierto tan solo correcto, bastante lastrado por el sonido y también mejorable en cuanto a la voz de McCormack, llevando a que el público fuera apagándose poco a poco o abandonando las cercanías del escenario principal.

Texto: Fernando Checa


 

UNISONIC (16:35-17:25, escenario 1)

Una de las bandas que más ganas tenía de ver en este Hellfest era UNISONIC, pese a que mi "relación" con Michel Kiske siempre ha sido complicada: me gusta mucho cómo canta en algunos trabajos, aunque no llego a admirarle tanto como la mayoría. No obstante, el proyecto UNISONIC me parece muy interesante y era una oportunidad de ver las evoluciones de la banda por fin sobre un escenario. De hecho, especialmente porque a Kiske llevaba sin verle sobre las tablas desde comienzos de los noventa. Y hay que decir que el concierto comenzó muy bien, con la canción que abre el disco, un tema tal vez sencillo pero efectivo, seguido por "Never too Late", otra perla del disco. Con Kai Hansen ejerciendo de Kai Hansen, con su sonrisa eterna, y Dennis Ward demostrando ser uno de los bajistas con más clase del rock. Y Michael Kiske cantando acertadamente. Llegando a las notas sin demasiado esfuerzo. Mirando al público pero demostrando un punto de insultante indiferencia que acabó por sacar de quicio a parte de los espectadores. Que Michael Kiske tiene una voz privilegiada es algo indiscutible, pero que su forma de entender la vuelta al Hard/Heavy es reflejando una actitud, cuando menos,  indolente es poco discutible, al menos en el concierto del Hellfest.

El medio tiempo "King for a day" se hizo demasiado largo aunque de nuevo el concierto se recuperó con "My sanctuary" interpretada algo más lentamente que la versión del disco y que fue seguida de uno de los momentos más esperados, la versión de la clásica "March of time" en la que Kiske sufrió de lo lindo, al menos por los aspavientos que realizaba para llegar a los tonos más altos. La preciosa balada "Over the rainbow" nos volvió a mostrar a Kiske disfrutando con temas más suaves, alcanzando sin problema los mayores agudos también, y "Star ride" y "We ride" nos llevaron a un epílogo esperado con "I want out" en los que seguimos observando dos formas de entender el concierto: de un lado una banda interpretando la sucesión de temas para el público, y de otro un cantante que parece cantar para sí mismo.

Finalmente, la anécdota que al parecer viene repitiéndose en todas las actuaciones en festivales de UNISONIC: Kiske desaparece por unos momentos del escenario mientras se escucha su voz cantando a capella como si de un "crooner" se tratara, algo que volvió a producirse en la despedida del grupo, con los miembros del grupo saludando al público mientras que el otrora rubio cantante continua cantando como si aquello no fuera consigo. Puede que tan solo sea una broma, pero desde luego las caras de los asistentes no mostraban que hubiera sido bien encajada. En definitiva un concierto de temas excelentes con una gran banda tratando de llegar al público y un cantante que pareció estar allí tan solo para cumplir el papel de poner la voz, algo que en el Rock and Roll resulta muy escaso.

Texto: Fernando Checa


 

GOTTHARD (18:20-19:20, escenario 1)

Después de pasar por el escenario 2 bandas mucho más brutas, hardrcoretas y actuales como STREET DOGS, THE BRONX o HEAVEN SHALL, a las que reconozco que no les hicimos mucho caso en un día que era más roquero y clásico para nosotros, había ganas de disfrutar a la nueva versión de GOTTHARD en el otro escenario. Así, apenas con un rato de descanso tras ver a UNISONIC aparecía otro de los platos fuertes del día para los que nos gusta el Hard Rock: GOTTHARD, a los que íbamos a tener ocasión de poder ver por fin con su nuevo cantante, Nic Maeder, tras la triste desaparición del añorado Steve Lee. Y la expectación que habían generado sí se cumplió en todos sus niveles pues GOTTHARD iban a dar un concierto muy serio y demostrar que, a pesar de todo, la vida sigue y que han encontrado un sustituto acorde al sonido del grupo.

Comenzaban con "Dream on", todo un reto para arrancar el concierto y, pese a que Maeder todavía observa cierta timidez sobre las tablas, clavó la canción a la perfección. Y de ahí, sin apenas pausa la movida "Gone too far", perfectamente interpretada y haciendo levantar las primeras ovaciones entre un público entregado. La actualidad de la banda llegaba con la vacilona "Starlight", tema de apertura de su nuevo disco, y que sonó sencillamente perfecto, rockero, vacilón y mostrando que las nuevas composiciones de GOTTHARD en directo siguen ganando como lo han hecho siempre… Algo que se vuelve a demostrar en el medio tiempo "Remember it´s me", pieza en la que Maeder se observa mucho más suelto y cada vez más comunicativo con la audiencia que supo valorar su trabajo desde el primer momento.

Una tal vez inesperada "Sister moon" sonó como un cañonazo y por supuesto el tema que la banda hizo propio hace muchísimos años, "Hush", nos llevó a un momento en el que, como es habitual en sus conciertos, el público se siente completamente entregado. Perfecto momento para enganchar con la intimista "One life, one soul" y con los toques cuasi psicodélicos de las guitarras en "Mountain Mama". No faltó el himno que crearan hace unos años "Lift u up" y "Anytime anywhere" para que la fiesta final fuera completa con miles de personas cantando y bailando (bajo la lluvia que se levantó al final del show) y demostrando que hay GOTTHARD para rato. Uno de los conciertos más esperados del festival y que cumplió con creces lo que se le demandaba. Muy bueno.

Texto: Fernando Checa


 

LYNYRD SKYNYRD (20:30 – 22:00, escenario 1)

Tras el momento a la par bizarro y muy divertido de disfrutar parte de la actuación de TURBONEGRO (fantásticos con su nuevo cantante al frente, que no tiene nada que envidiar al sin par Hank Von Helvete) en el otro escenario, el cielo se abrió de nuevo para disfrutar de los legendarios LYNYRD SKYNYRD de nuevo en el 1.

Así, para finalizar la tarde nuevamente volvían a ondear las banderas sudistas para recibir esta vez a una de las bandas más esperadas de esta edición, LYNYRD SKYNYRD. Los de Florida desgranaron su habitual set list cargado de clásicos de la primera mitad de los 70, arrancando con "Workin’ for MCA", y en el que no faltan "What’s your name", "Saturday night special", "Simple Man", "Gimme back my bullets" o "Gimme three steps". Sin forzar la máquina pero logrando una intensidad creciente en su show, la presencia de Rickey Medlocke (tan imponente o más que en su juventud con BLACKFOOT) sirve para apoyar la labor de Gary Rossington (único miembro original) a las guitarras, mientras que Johnny Van Zant rinde perpetuo homenaje a la interpretación vocal de su hermano.

Ni que decir tiene que el final versionando el tema de JJ Cale, "Call me the breeze", (que ya casi han hecho suyo) y una coreada "Sweet home Alabama" (presidida por una bandera del estado que pasó a cubrir todo el fondo del escenario) lograron aunar a parte del público que, en principio, había asistido al festival en busca de sonidos más estridentes. Pero aun faltaba un tema para el bis que, pese a hacerse esperar (incluso llegando a pensar que inexplicablemente el show había concluido), ha servido para cerrar históricamente los conciertos de esta banda. Y es que sin "Free bird" (tema para el que sacaron un nuevo telón con el águila volando entre unas nubes en las que figuraban los nombres de los miembros de la banda ya fallecidos) no podrían acabar el concierto; consiguiendo uno de los momentos más álgidos del fin de semana en ese duelo final a 3 guitarras entre Rossington, Medlocke y Mark Matejka.

Hora y media de show para disfrutar del mejor rock sureño con la banda que posiblemente más ha aportado a este estilo (sin despreciar a unos MOLLY HATCHET, también soberbios unas horas antes, o a 38 SPECIAL y BLACKFOOT) y que, sin hacer demasiadas concesiones a sus nuevos lanzamientos (tan solo cayó "Skynyrd Nation" del "God & Guns" del 2009), sigue haciendo historia.

Texto: Juan Manuel López


 

MEGADETH: (23:10 – 0040, escenario 1)

Tras los irlandeses DROPKICK MURPHYS, que pusieron patas arriba el escenario 2 con su particular y cuidada propuesta de punk/folk "de barrio" (como ellos mismos han comentado alguna vez), era el momento de seguir disfrutando de los, aparentemente, momentos álgidos del viernes: y es que las dos bandas grandes del día que nos quedaban eran MEGADETH y KING DIAMOND. Lamentablemente, fue una de cal y otra de arena, siendo los de Mustaine los que ofrecieron la peor versión en un concierto realmente multitudinario y donde lo tenían todo de cara pero que sinceramente ahora me arrepiento de no haber ido a ver a SATYRICON u OBITUARY en las carpas antes del concierto del Rey, que luego os comento.

Nos centramos en MEGADETH primero y, como decía, fue una de las decepciones del festival y eso que tocaban como (co-)cabezas de cartel de la noche en el escenario principal y con hora y media de show y unas fantásticas luces para habérselo llevado de calle… pero no fue así. De hecho, desde el principio empezó sonando fatal otra vez en el maldito escenario 1 que afortunadamente mejoró sus prestaciones el resto de los días pero nos hizo sufrir de lo lindo el viernes. Y la banda estuvo muy bien, no puedo decir lo contrario, pero al final cuando vas a ver a MEGADETH lo que importa es cómo lo haga Mustaine, por mucho que Dave Ellefson siga siendo el mejor escudero que nunca ha tenido (a nivel musical y de coros), que Shawn Drover sea un batería realmente solvente y que Chris Broderick sea un fantástico hacha para MEGADETH (quizás el más cercano a Marty Friedman en cuanto a sonido y calidad que han tenido desde entonces), aunque en directo siempre me ha parecido un tanto estático.

Pero Mustaine lleva meses que no está, y no sé cuál es el problema (si es algo serio o algo temporal, que ha perdido las ganas, que ha vuelto a malos vicios, o que físicamente se le han acabado las baterías) pero da pena verle en un estado tan malo, cantando fatal (gruñendo y sufriendo muchísimo) y encima físicamente desmejorado, casi balbuceando más que hablando e incluso afectando a su pelazo de siempre, envidia absoluta de tantos y tantos heavies y ensoñadora fantasía de una muy grande cantidad de féminas. Bromas (o no tanto) aparte, el caso es que ya había leído malos comentarios del estado de Mustaine en los últimos meses (sobre todo vocal) y en Hellfest pude comprobar que era cierto, que no está bien y obviamente esto afecta muchísimo a la calidad de los conciertos actuales de la formación. Y eso que pese a todo estuvo entregado y simpático, agradecido al público e incluso a la organización que les permitió tocar un par de temas extra que inicialmente no tenían previstos.

Además, es cierto que hicieron un set list muy completo, incluyendo agradables sorpresas (como "Angry again" o "Poison was the cure", que la han mantenido en el set tras la gira de "Rust in peace").  Y también con representación de material nuevo, con buenos temas como "Headcrusher" o el reciente último single "Public enemy nº1", lo que me parece muy coherente aunque obviamente "Guns, drugs and money" o "Never dead" queden por debajo de superclásicos como "Hangar 18", "In my darkest hour" o la siempre fantástica "Sweeting bullets". De todos modos, sigo sin entender que mantengan en el set como fijas canciones como "Trust" o "She-wolf" y se hayan olvidado tan pronto de "Sleepwalker" por ejemplo, aunque bueno, esto no deja de ser una apreciación personal… Finalmente, tras las imprescindibles "Symphony of destruction" y "Peace sells" (obviamente muy coreadas), y cuando parecía que estaba todo finiquitado, les permitieron tocar algo más y así pudimos disfrutar (¿o sufrir?) la interpretación de "Holy wars", con Mustaine blandiendo la preciosa guitarra de aquel disco ("Rust in peace") pero con la voz totalmente en el limbo y sufriendo horrores para empalmarlo con "Mechanix"  y retornando al tema inicial para rematar.

Una lástima porque con esta banda, las luces, tanta gente delante y un buen repertorio escogido debería haber sido suficiente para que hubiera resultado uno de los conciertos grandes del día… pero obviamente no lo fue. Una lástima pero sobre todo espero que no sea la tónica de cara al futuro de MEGADETH porque será un prematuro fin que ninguno deseamos.

 


 

KING DIAMOND (00:45 – 2:00, escenario 2)

Y si MEGADETH fue una decepción, lo de KING DIAMOND fue de matrícula de honor, un sobresaliente rotundo para un concierto esperadísimo y además me temo que muy difícil de ver, al menos con la dimensión del espectáculo que disfrutamos en Clisson (y que habían podido disfrutar unos días antes en Suecia en las dos únicas actuaciones exclusivas del danés en Europa este año… al menos por ahora). Hay que recordar, por si alguien no lo sabe, que el cantante ha pasado por momentos de salud realmente delicados en los últimos años (de hecho lleva un triple bypass en el corazón) y que además vive en Estados Unidos desde hace muchos años. Además, parece que no tiene muchas facilidades para conseguir visados de salida a Europa (por lo que sea, que no lo sabemos), con lo que a día de hoy poder ver a KING DIAMOND en directo es todo un lujo que sin duda iba a saborear con todo el malvado y maléfico deleite del mundo. De hecho, hace varios años que no tocaba en directo, y os aseguro que la resurrección no ha podido ser más satisfactoria. Y para más inri, parece que ser que Satán apareció por Clisson a esa hora de la noche para nublar la noche ya más que cerrada y descargar una ligera lluvia que diera indirectamente aún más ambientación y realismo al show que íbamos a ver. 

Empezamos por el espectáculo, sublime, totalmente a la vieja usanza y al modo de los grandes escenarios que podemos ver en los vídeos de los 80: una imitación de un viejo caserón/castillo/iglesia satánica con multitud de detalles y elementos de atrezo que hacían la propuesta de lo más vistoso desde el principio: plataformas, escaleras, rejas (en la primera parte del show) pentagramas, candiles, estatúas, cruces invertidas luminosas, copas de cristal (nada de beber agua o lo que sea en burdas botellas de plástico, que uno tiene una reputación oscura y elegante que mantener, jeje)… Toda una pesadilla visual 100% acorde con las historias de terror que el bueno (o malo, según se mire) de KING nos iba a ir escenificando durante hora y cuarto. Por otro lado, perfecta ambientación lumínica y con detalles sonoros y de humo para que la identificación con el concierto y los temas (que no deja de ser un musical de terror más que un concierto en sí, siempre lo he dicho). Y también contando con la colaboración de su mujer, Livia Zita, como corista (que ya ha participado en los dos últimos discos del Rey), y una bailarina que va escenificando diversos personajes de las canciones para darle más realismo y teatralidad si cabe a la propuesta.

No me olvido de reseñar el sonido, perfecto, nada que ver con los problemas sufridos durante todo el día en el otro escenario, además de citar ya la voz de KING DIAMOND, 100% en forma en todo momento y remarcando que en su estilo de agudos imposibles y falsetes sigue siendo la referencia absoluta y el rey, nunca mejor dicho. Él se muestra aterrador y elegante a un tiempo, por cierto, con sus mejores galas de vampiro/noble caballero oscuro del siglo XVIII o XIX, con botines, chaqué, sombrero de copa y demás, aparte de su maquillaje marca de la casa (en su versión "actualizada" de los últimos años) y su pie de micro de huesos cruzados, por supuesto. Siguiendo con esto, hablo también de la banda, sus leales "sirvientes" de toda la vida, especialmente el bajista Hal Patino (por el que parece que no han pasado los años, incluso su bajo destrozado por el paso del tiempo sigue siendo el mismo de antaño), y su mano derecha desde siempre, el guitarrista Andy LaRoque, y sin olvidarme de citar también a su compañero Mike Wead, que también lleva en la banda desde el 90, en dos etapas (también con MERCYFUL FATE desde el 96, por cierto). Fantástica banda, no puedo decir otra cosa, y sonando 100% fieles a los discos, por si alguien lo dudaba.

Y nada, como digo empezaba el aquelarre cerca de la una de la madrugada con un buen montón de fanáticos de la banda entre el público venidos de todas las partes de Europa (e incluso otros continentes) para ver una obra de teatro musicada única y perfectamente orquestada de principio a fin… y realmente currado todo, por cierto, nada de sustos de chichinabo o de gore/terror de serie B. Con dos de los cortes más sublimes como son "Welcome home" y "The candle" daba comienzo el "sabbath" con la banda aún enrejada, la abuela haciendo acto de presencia, la banda demostrando que son una pasada y King provocándonos y rompiendo el ambiente con sus agudos imposibles y demostrando que está perfectamente recuperado y con muchas ganas. Me gustó mucho además el set list, pasando más o menos por casi todas sus épocas aunque obviamente centrado en las historias maléficas de "Fatal portrait", "Abigail", "Them" y "Conspiracy"… y una pena que aquí no tuviéramos colaboraciones como sí hubo en Suecia, pero sinceramente no las eché en falta tampoco.

Así, aparte de muchos clásicos magistralmente interpretados como "The family ghost" (con embarazada incluida), "At the graves" (soberbia la interpretación primero con las acústicas y luego atacando la fuerza del tema posterior ya 100% en eléctrico) o "Sleepless night" (toda una pesadilla musical que realmente asusta al escucharla), con toda la maldad e inquietantes sensaciones que transmiten, también hubo tiempo para recuperar algunos temas menos esperados como "Voodoo" o "Up from the grave" de discos de su etapa de los 90, quizás no tan conocidos/reputados como los cinco primeros. Aunque también hay que decir que el repertorio fue 100% clásico, ya que todos los temas interpretados fueron de "Voodoo" (1998) para atrás… y es que al final en hora y veinte no se puede dar mucho más de sí. Ya para el final, no podía faltar un guiño a MERCYFUL FATE con "Come to the sabbath" o atacar "Eye of the witch" (¡uff!) o la grandiosa "Halloween" para terminar.

Para cerrar, y casi a modo de regalo, King anuncia que nos merecemos una más antes de volver a sacar las acústicas y ofrecernos esa joya de "Abigail" que es "Black horsemen" totalmente teatralizada y que puso perfecto punto final al, para mí, mejor concierto sin duda de todo el fin de semana. Grande, grandísimo KING DIAMOND y espero que podamos volver a verle en gira en unos meses con el mismo espectáculo pero, a ser posible, en un show algo más largo a modo de orgía satánica y aquelarre musical completo.

Texto: David Esquitino

Todas las fotos hechas por David Esquitino, menos TURBO NEGRO y LYNYRD SKYNYRD (Fotos de prensa de HellFest)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 

27 COMENTARIOS

  1. Una de dos. O el autor de la crítica no estuvo en el festival, o no conoce para nada a Hamlet. Eso de “un corto set list tuvieron cabida desde temas más actuales de sus recientes “Amnesia” y “La puta y el diablo”, como algún clásico de su discografía” lo demuestra. ¡Solo tocaron canciones de “Amnesia”! Es el primer disco que promocionan a nivel europeo, y querian presentarlo como toca.

    Tras esta barbaridad, me negué a seguir leyendo este intento de “crónica”.

  2. No se, a mi me parece que musicalmente tienen temazos y son muy buenos,pero el canta real mente mal, desafina constantemente y sus agudos, bueno falsetes porque su registro es bastante escaso si no tira de falsete, que por otra parte son los mas feos y poco adornados que he escuchado jamas, tanto que es desagradable, si que es verdad que para gustos los colores, pero lo cierto es que canta muy pero que muy mal.

      • *CHRISTIANDEATH, piensas lo mismo que mi padre, nunca le ha gustado King,le parece ridículo.
        Al que le gusta, por lo general le apasiona, pero comprendo que no es fácil que te entre, es un cantante completamente diferente.

        He estado flipando con sus historias durante 20 años, con su falsete y con su escaso registro(si a meter 5 ó 6 personajes por disco, cada uno con un registro diferente le llamas escasos registros, pues ya no sé de qué va todo esto, quizá estés de broma y no te he pillado).

        Actualmente está cantando de maravilla, pero si no conoces las canciones es imposible que lo aprecies. Yo creo que las clava. Es como si hubiera vuelto a renacer, pero vamos que en la gira del puppet master también cantaba muy bien.

    • Parece que no eres el único en pensar eso. Yo llevo toda mi vida pensando que este individuo es una especie de frontman teatrero que abusa de falsetes hirientes poco afortunados pero que ha pasado como uno de los grandes de la historia del heavy metal. Ya sabes cosas de la mitomanía…
      Jamás me he atrevido a comentar nada por miedo que me llovieran las críticas, pero si te soy sincero jamás entendí que a un individuo así se le respetara tanto. No dudo de su trayectoria e incluso de haber hecho cosas interesantes pero parece que nadie se da cuenta de que roza peligrosamente el punto en el que el show se convierte en una caricatura.
      No conozco bien su propuesta, lo mismo es precisamente eso, una caricatura deliberada de lo heavy y la gente lo sabe y lo acepta como tal, al estilo Gigatrón, pero algo me dice que no que él se lo toma tan en serio como sus fans. En tal caso simplemente no sabría que pensar…

      • Hombre, que a estas alturas de la pelicula se dude de alguien como king diamond me parece increible. Cuando mis amigos flipaban con los leppard y con skid row, yo flipaba con el señor diamond y creo q el tiempo y la profesionalidad de alguno me han dado la razon. No lo digo porque sea cabeza de festivales, sino por la maravilla de musica que nos ha dado y por los buenos momentos que nos ha hecho pasar con sus historias y minutos musicales únicos.

        Un saludo a la gente que sabe apreciar a Diamond y a los que no saben, de verdad que lo siento.

  3. Para nada estoy de broma, cosa que si que me parece que estáis de coña los que defendéis que este tipo canta bien.Yo si he comentado que el tiene buenos temas,particularmente me gustan mas los temas de mercyful fate y muy buenos la verdad pero sigo viendo que no tiene ni idea, cualquiera de vosotros si queréis hacer la prueba y hablar con un profesional que de clases de canto y le ponéis un directo, da igual el que sea y ya veréis que no estoy tan loco y digo locuras.Esta muy sobre valorado, en cuanto a su registro vuelvo a decir lo mismo , escaso, muy escaso (poner varias voces lo hacemos todos, ahora bien…) y o se va al falsete o tiene un medio tono y listo, a parte de que desafina y no va en el tono porque se va constantemente y no tiene potencia ninguna porque canta todo de pulmón y garganta … y David ,agudos imposibles????¿?¿? yo si que no entiendo nada y sobre todo que no seas capad de escuchar que desafina de la ostia. Otra cosa , este tío tiene una imagen que se aleja mucho de la realidad, de tipo duro y parece que escucharas un cantante burrako de la ostia y luego parece que estoy escuchando a mi prima de tres años quejándose por todo.Yo lo siento mucho y se que me vais a poner a caldo pero es lo que pienso, pero asi pasa con estas cosas, como miles de seguidores fanaticos de mago de oz dicen que txus es un batera de la ostia etc.

  4. Que envidia el concierto de King Diamond… es un genio, siempre lo ha sido y siempre lo será. A los que no les gusta por su voz muy bien, para gustos clores, pero a los que le critican creo que simplemente lo hacen por ignorancia de su obra (20 discos son muchos para escucharlos y hacer una crítica válida sobre su persona) y sus 30 años de carrera.
    Sobre mi archienemigo Soulgrey que puedo decir ya, es el único que me provoca vomitera cada vez que leo algo suyo en esta web.
    Ala, y espero que el maestro Diamond vuelva el año que viene con nuevo disco y gira, of course!

  5. En ese aspecto quizas si que tengasi razon y yo no lo haya pillado por lo que sea, pero esque no me entra, creo que este tio lebanta pasiones , o te gusta mucho o nada de nada, y joder ya me gustaria a mi que me molara porque ademas tengo colegas que les flipa mazo.Y yo no dudo de su trayectoria que esta claro que es muy buena al margen de lo que se piense de el y si le gusta a tanta peña pues sera por algo.Yo no lo soporto pero he de reconocer que en su epoca le hecho un par de huevos y marco tendencia y el canta de esa manera porque le sale de los cojones y a quien no le guste que se joda, por eso se merece todos mis respetos, pero yo no lo aguanto y me parece de coña este tio.

  6. del viernes yo vi a los siguientes: benediction(me impresionaron un monton),lizzy borden(como siempre),endstille(black metal),unisonic(no estuvo mal),heaven shall burn(death core,me gustaron bastante),gotthard,cannibal corpse(puro grind, y muy tecnicos),satyricon, y aqui en vez de ver a megadeth(que ya los e visto muchas veces),me fui a ver obituary(son la hostia de buenos,cada vez me gustan mas), y por ultimo al puto rey del festival el mejor sin duda KING DIAMOND,no puedo hablar objetivamente de el por que es mi puto idolo, me impresiono lo en buen forma fisica en que se encuentra,sin comentarios.jajajajajaa que satan nos guie.