Inicio Conciertos Crónica Concierto HELLFEST – Crónica y Fotos del domingo 17 de junio

HELLFEST – Crónica y Fotos del domingo 17 de junio

2
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - AVATAR - Hunter Gatherer
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - AVATAR - Hunter Gatherer

 

Hellfest

15, 16 y 17 de Junio 2012 – Clisson – Francia

Domingo 17 de junio

El domingo queríamos haber llegado a ver a VANDERBUYST y sobre todo a las legendarias GIRLSCHOOL, pero después de la paliza de los dos previos y en vista de que aún nos quedaba una jornada completa, nos lo tomamos con calma el último día del festival, especialmente sabiendo que los platos fuertes de la jornada para nosotros tocaban por la tarde. Así, tras los pertinentes ligeros problemas lógicos para aparcar y demás, llegamos al recinto sobre los dos y media de la tarde, y desde aquí os contamos el domingo…

 

 

BLACK LABEL SOCIETY (15:05 – 15:50, escenario 1)

Pasadas las tres de la tarde, y con mucha gente ya en la enorme explanada delante del escenario 1, comenzaba la actuación de unos BLACK LABEL SOCIETY tras la apoteósica intro de sirenas que lleva éste motero degenerado para comenzar el concierto a ritmo de "Crazy Horse". Como me ha pasado otras veces, mucha pose, mucha imagen de moteros duros, sonidos pesados y rudos saliendo por los altavoces… pero al final siempre me quedo más con la propia imagen de Zakk Wylde luciendo pose y modelitos de guitarras a modo de guitar hero al uso que con el concierto en sí. Sonaron bestiales, eso es impepinable, y evidentemente son una banda muy solvente sobre el escenario, pero a la vez muy aburridos y monótonos. Y el inevitable solo larguísimo de Zakk a mitad de show, cuando le sale la vena vanidosa, acaba por rematar un show que siempre acabo dejando a medias por esto mismo. Y es que es muy bueno pero sin nadie que le diga que por mucho que sea el jefe en su banda los solos de 10 minutos haciendo "tiruriruri" son soporíferos, sus conciertos no tienen remedio… al menos para mí. 

Eso sí, sonido grueso y poderoso en todo momento, imagen imponente sobre el escenario (y cuando ya saca el penacho de plumas es una pasada), base gruesa 100% SABBATH/STONER y raíces Hendrix/Rhoads/Iommy por todos los lados… pero al final me quedo totalmente con ver al bueno de Zakk al lado del "padre" que al frente de su propia banda. Tocaron poco tiempo, en un breve setlist con cortes destacables como "Fire it up" e incluso hubo amago de fiesta con lanzamiento de enormes globos a la gente que sobrevuelan cabezas desafiando al enorme telón que preside la producción de escenario de la banda… Pero lo cierto es que los temas finales como "Concrete jungle" o su ya clásico "Stillborn" los ví (yo y muchos) enfilando otras dependencias del festival… como siempre me ocurre con BLS.

Texto: David Esquitino

 


 

BLUE OYSTER CULT (18:35 – 19:35, escenario 1)

La avalancha de conciertos de los días anteriores acababa haciendo mella en todos nosotros, de forma que el cartel del domingo decidimos afrontarlo con calma para disfrutar aquellas bandas que teníamos especialmente ganas de ver. Y una de ellas, por derecho propio, eran los norteamericanos BLUE OYSTER CULT. Clásicos donde los haya, serios y solventes, jugaron el difícil papel de enfrentarse a un público heterogéneo, muchos de cuyos asistentes posiblemente no habrían ido en condiciones normales a un concierto de la banda. Y pese a todo salieron airosos.

Disfrutando nuevamente de un sonido bastante correcto, con los acordes de la banda sonora de "Games of Thrones" arrancaban su corto pero intenso concierto atacando "The Red and the Black". Sones blueseros, aoreros, setenteros, incluso psicodélicos, haciendo nuevamente bailar al personal. Tal vez "Burnin’ for you" llegó demasiado pronto, demasiado suave para el tipo de festival, si bien con la clásica "Buck’s Boogie" el concierto volvió a remontar el vuelo. No obstante el momento esperado de todos llegó por fin, tras "Godzilla", con la interpretación de (Don’t Fear) the Reaper", un tema por el que parece no pasar el tiempo y el cierre final con la metálica "See you in Black".

Ya sin el bajista Rudy Sarzo pero aún capitaneados por los guitarristas Eric Bloom y Buck Dharma, fue un concierto intenso sobre las tablas, aunque un tanto frío en la respuesta obtenida por el público. Y es que no era fácil que un grupo como BLUE OYSTER CULT engancharan a miles de personas tocando a comienzo de la tarde en el escenario principal y finalmente eso acabó pasándoles factura.

Texto: Fernando Checa


 

MÖTLEY CRÜE (20:45 – 22:00, escenario 1)

Tras el buen e intenso concierto de TRIVIUM en el otro escenario principal, que mostraron unas tablas y desparpajo de banda totalmente consolidada pese a ser aún bastante jóvenes (pero ya con gran experiencia, como puso de relieve su show en Hellfest), era el momento de disfrutar de una de las actuaciones más esperadas. Y es que tener a MÖTLEY CRÜE en Europa, aunque en los últimos años se ha hecho algo más habitual, me sigue pareciendo un lujo y, personalmente, todo un sueño pese a que era la tercera vez que los veía…

Una pena que desde el principio aquello empezó torcido, con un sonido horrendo (de los peores de todo el festival hasta casi la mitad del show, y sobre todo con el bajo atronando en todo momento y la guitarra casi inexistente) y la realidad nos dio de frente en la cara pues lamentablemente MÖTLEY están en la cuesta abajo. De hecho, me cuesta reconocerlo pero, por mucho nombre e historia que tengan detrás (que para mí siempre serán la banda clave, por aquello de ser pioneros, del hard rock americano y sleazy) ya tienen que dejar paso a todas aquellas formaciones nuevas para los que han sido el grupo de referencia y los mayores ídolos. Y no los ví en mala forma, en absoluto… bueno, Mick Mars aparte, que parece ya una sombra de sí mismo, delgadísimo y escuchimizado, escondido debajo de su eterno sombrero, sus tatuajes "talegueros" y sus pinturas de guerra (y quizás es la razón por la que en muchos conciertos de la gira no están permitiendo hacer fotos desde el foso).  De hecho, había oído críticas malísimas sobre el estado de Vince Neil, pero en Hellfest estuvo bastante bien, tanto a nivel de frontman, muy, muy activo y comunicativo, como cantando, aunque fue de menos a más, como el propio concierto. Y me sorprendió muchísimo el verle tan colega con Nikki Sixx, haciéndose guiños y bromas constantes, y llevando los dos el peso del show sin duda.

Por otro lado, esta vez no llevaron la batería rodante (a modo de montaña rusa que gira 360º) y se centraron en un show más musical que visual, lo que me parece bien según he visto los vídeos del solo de Tommy Lee con ese horrible ritmo electrónico-discotequero de fondo tan alejado de MÖTLEY. Por cierto, una vez más tengo que decir que me sigue pareciendo uno de los mejores baterías que he visto en directo, y a años luz el mejor músico de la banda, por si no lo he comentado nunca, jeje. Y me gustó también ver el rollo de banda que llevan a día de hoy pese a todo, la buena iluminación que tuvieron (y eso que casi todo el concierto fue de día) y los detalles 100% CRÜE para darle ambientación al concierto: como las dos chicas coristas/bailarinas que sacaron en varios temas, la gamberra guitarra de Vince que podéis ver en alguna foto, el micro colgante para el bajista o las habituales pinturas de guerra de Sixx y Lee.

Y por encima de todo un espectacular set list de grandes éxitos que quedó muy empañado por el malísimo sonido de los primeros 20/30 minutos, que nos dejó a todos helados hasta bien entrada la actuación, digamos hasta que con "Look that kills" aquello comenzó a arrancar… Y es que una pena sufrir "Live wire", "Too fast for love", el himno "Shout at the devil" o la divertida "Same old stuation" en tan horrendas condiciones sonoras. Por otro lado, quitándome la máscara de fan irredento de los CRÜE, reconozco también que actualidad de la banda, si bien es bastante digna (aunque sólo tocaran el tema título del último trabajo), está lejísimos del nombre y la leyenda que atesoran.

Pero bueno, al final me olvidé de lo que podía haber sido y no fue, y me puse en modo disfrutar del show y de canciones irrepetibles como "Dr Feelgood", "Girls, girls, girls" (con imágenes obvias de guapas féminas mostrándose entre el público), la recuperada "Smoking in the boys room" o la preciosa "Home sweet home", con piano de espejos en el centro del escenario incluido (tocado por el batería, y bastante bien cantado por Neil, por cierto). Finalmente, y aunque fuera tarde, aquello por fin sonó como tenía que haber sonado todo el show y "Kickstart my heart" fue un espectacular fin de fiesta (cubazos de "sangre"/pintura roja para el público incluidos) para un concierto que sin duda fue de menos a más y del que obviamente esperaba mucho más pero que, pensándolo días después, no estuvo tan mal (aunque in situ fuera un tanto decepcionante para muchos, para mí el primero). Lástima del horrendo sonido que fastidió la primera mitad del show y que a la postre lastró el que tenía que haber sido uno de los conciertos del festival y que obviamente se quedó como uno más perdido entre la intensa oferta de todo el fin de semana.

Texto: David Esquitino

 


 

SLASH (22:05 – 23:05, escenario 2)

Y tras MÖTLEY, girábamos hacia el otro escenario para disfrutar de otra de las actuaciones importantes del día… El sábado habíamos tenido la oportunidad de ver a GUNS N’ROSES en un concierto que había generado diversidad de opiniones entre los enviados de la web (a mí personalmente no me gustó nada), y menos de 24 horas después teníamos la oportunidad de hacer la mejor de las comparaciones posibles: ver a Slash con la tremenda banda que ha montado y ese inmenso cantante llamado Myles Kennedy. Y sin ninguna duda, al menos para este que escribe, la victoria tuvo dueño desde el primer acorde de "One Last Thrill". Absolutamente impresionante, con una actitud increíble, ver a SLASH es siempre un espectáculo supremo, pero es que además ahora mismo es una gozada sentir cómo se van desgranando temazo tras temazo los regalos del repertorio del protagonista.

No quiero comparar las versiones de GN’R con lo que habíamos visto la noche anterior, pues "Nightrain", "Mr. Brownstone", "Sweet Child of Mine" y "Paradise City" sonarían intercaladas entre temas de la carrera en solitario del guitarrista de la chistera y las eternas gafas de sol. Tan solo diré que escuchando esos temas míticos, cerrando los ojos y oyendo la voz de Kennedy, uno se siente transportado a la mejor época de los GUNS, y con eso para mí vale. Y además, si a ello se le une que los temas que sigue construyendo la mente de SLASH ganan enteros en directo, y que canciones como la neoclásica "Anastasia" o la vacilona "You’re a Lie", además de ese fantástico "Ghost" que abría su trabajo anterior, son auténticas maravillas, en la supuesta pelea entre los dos pistoleros el ganador fue el eterno guitarrista.

En definitiva, gran concierto, desde el principio al final, que nos reconcilió con los clásicos y que nos permitió volver a admirar a dos grandes. Y es que con Myles Kennedy al lado Slash es mucho más Slash que nunca. Que siga esa colaboración por mucho tiempo.

Texto: Fernando Checa

 


 

OZZY OSBOURNE & FRIENDS (23:10 – 00:25, escenario 1)

Empezaba el show con imágenes por las pantallas de toda la historia de Ozzy, desde BLACK SABBATH hasta la actualidad, pasando por todas las épocas y etapas (y formaciones) de la carrera del "madman". Y nada, en cuanto acaba sale esa pequeña figurilla entrañable embutida en su habitual ropa de directo para anunciarnos a modo de "let the madness begin!" que aquello comenzaba… "Bark at the moon", la explanada literalmente petada de gente, el escenario sobrio y sencillo como nos tiene acostumbrado en los últimos años, y su banda habitual formada por Gus G., Blasko y Tommy Cuflettos (aunque los emblemas relativos a SABBATH marcados en algunos altavoces nos indicaban que habría sorpresas). "Mr. Crowley" nos aporta esa sonrisa absurda de satisfacción, y una vez más el sólo de Gus G (imitando/homenajeando el inmortal original de Rhoads) es perfecto, mientras Ozzy nos riega por primera vez mientras se ríe como un niño pequeño gamberro (que en el fondo es lo que es, al menos cuando se sube a un escenario y se le nota la felicidad a kilómetros… incluso cuando la manía de no iluminarle la cara nos hace más imaginar que ver su sonrisa). Y la gente muy, muy animada, nada que ver con la pasividad con GN’R el día anterior, y sonando bastante bien, mientras "Suicide solution" (¡vaya riff supremo para empezar!) nos sigue retrotayendo a muchos años atrás….

De todos modos, Ozzy no se sentía cómodo con su voz y de hecho tira enfadado un vaso al suelo un poco por rabia e impotencia de verse sin poder dar lo máximo (es todo un profesional se diga lo que se diga y esté como esté). Y mientras empiezan los acordes de "I don’t know", comienzo a llover primero (y a diluviar después), lo que le daría al concierto tintes muy épicos pero a su vez le restó muchísimo a un show que empezó muy arriba y que lamentablemente iría decayendo un poco con la lluvia que gotita a gotita fue restando público y entusiasmo en los que nos quedamos, una pena (y más cuando todo el día había hecho un sol de impresión). Precioso el momento, al menos a mí me lo pareció, de ver a Ozzy tirarse encima un cubazo y mirándonos como diciendo "si vosotros os mojáis, yo también)… aunque de hecho era imposible no hacerlo porque caía de lo lindo y el escenario estaba literalmente encharcado y los músicos empapados.

Tras la magia de, para mí, posiblemente uno de los tres mejores temas de OZZY en solitario, "Shoot in the dark", y un breve sólo de guitarra y batería (espectacular una vez más el fornido Cufletos, por cierto), era el momento de dar paso a los "friends", en una parte del show tal vez más corta de lo que iba a ser inicialmente, pero que fue pura ambrosía para la vista y los oídos: Geezer Butler y Slash sobre el escenario (junto a los ya presentes) para interpretar tres superclásicos de SABBATH, que sonaron a gloria bendita… digo maldita, jeje: "Iron man", "War pigs" y "N.I.B." (introducida magistralmente por el bajo poderoso y carismático de Butler). Un lujazo y además me sigue pareciendo que el brillo en los ojos de Ozzy interpretando estos temas es diferente, y más cuando los toca con (al menos alguno de) sus ex-compañeros.

Quizás más abruptamente de lo esperado, y es que ya digo que llovía una barbaridad, salía Zakk Wylde para darle prestancia a ese inmortal "Crazy train", ¡madre mía cómo se disfrutó!, para volver a salir todos ahora para rematar con la imprescindible "Paranoid" a modo de fin de fiesta total mientras aquello parecía Woodstock 2012 por la lluvia y el barro. En definitiva, nuevo gran concierto de Ozzy y sus compinches (¿quién nos lo iba a decir tras la broma de mal gusto que fue el concierto en Zaragoza hace ya algunos años?). Lástima que la lluvia nos privó de un concierto más largo, que tenían previsto tocar 20 minutos más, aunque ya digo que estuvo de lujo y lo pasamos de maravilla… aunque salieron empapados de la explanada.

Texto: David Esquitino

Y nos hubiera encantado quedarnos a LAMB OF GOD o tal vez pasarnos a ver un rato de DIMMU BORGIR o BIOHAZARD en alguna de las carpas, pero estábamos empapados, aquello era un barrizal y al día siguiente había que levantarse pronto para marcharnos de nuevo hacia España, así que en cuanto acabó OZZY enfilamos para la puerta de salida que la cama (seca y caliente) nos esperaba por última vez… al menos hasta el año que viene. ¡Merci et aù revoir, Hellfest 2012!

Fotos: David Esquitino

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 

2 COMENTARIOS

  1. siento deciros que yo estuve alli por segundo año. y lamento que solo hayais visto estos grupos, se ve cual es vuestro gusto musical. yo de este dia vi a las girlschool, all shall perish( una super banda ),despues a d.a.d. ,black label( que a mi me encantan) luego vi a walls of jericho(me impresiono la vocal femenina y esa enegia que trasnmite),despues hatebreed(buenisimos como siempre),luego una maquina de matar devildriver,despues me fui a ver a lock up, y despues los clasicos motley crue (me gustarion mas que la ultima vez que los vi en el kobetasonik). slash(muy bien ,mejor que guns and roses), con el ozzy cayo el dilubio y se comio media hora de actuacion, y ya para terminar el festival ,una de mis fandas preferidas del momento lamb of god,habia poca gente viendolos pero lo disfrutamos de la hostia, se preparo un circle pit de cojones ,vaya barrizal. esperando a ver cuando llega el año que viene. esto es un festival en condiciones y no los que se hacen em españa, que siempre son las mismas bandas, 156 bandas en 3 dias y 6 escenarios. espero que os guste mi pequeña cronica.