Inicio Conciertos HELLFEST – Crónica genérica a modo de resumen, impresiones generales, detalles, etc

HELLFEST – Crónica genérica a modo de resumen, impresiones generales, detalles, etc

6
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - AVATAR - Hunter Gatherer
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - AVATAR - Hunter Gatherer

 

Hellfest

Crónica genérica a modo de resumen

15, 16 y 17 de Junio 2012 – Clisson – Francia

Ya de vuelta del periplo francés, es el momento de recopilar de forma genérica todo lo que ha dado de sí este largo fin de semana en la localidad de Clisson. Y empezamos por el principio, que es como se deben hacer estas cosas… Partimos la mañana del jueves desde Bilbao con dirección a Nantes (ciudad más cercana al emplazamiento del festival, donde nos resultó más fácil conseguir alojamiento, aunque tuviera que ser a las afueras, en un acogedor apartamento, eso sí) y ya el recorrido DIO para coincidir (en gasolineras y áreas de servicio) con numeroso público hispano que realizaba la misma peregrinación desde diferentes lugares de la península.

El check-in ya una vez en Clisson, tanto a nivel de acreditaciones como de bonos de entrada, fue cuestión de pocos minutos y algo después de las 10 de la noche ya estábamos disfrutando de la fiesta de bienvenida que se había organizado en la carpa más cercana a la zona de acampada con grupos locales y de versiones. La mañana del viernes, con amenaza de lluvia que acabaría por confirmarse y hacerse presente en los momentos más destacados (aunque la tónica general ha sido el sol y la buena temperatura, pese a los momentos puntuales de lluvia más o menos intensa, especialmente el viernes y el domingo a última hora, donde ya sí cayó un gran chaparrón), marcaba el arranque del festival en su edición de 2012. Resolviendo primero con calma los problemas lógicos de parking y de acceso al festival, empezamos a disfrutar a la luz del día de la cuidada presentación que los bretones hacen de "su festival".

Llama la atención desde el principio la decoración urbana que han montado en el recinto, ya desde la propia entrada a modo de fachada de catedral, las diferentes "esculturas" repartidas por cada una de las áreas, la ambientación de los locales de merchandising, la iluminación…; todo ello realizado magistralmente por Madneom, Marco di Metal y Monic La Mouche (creativos del evento desde su primera edición) y donde la pirotecnia ha jugado un papel destacado este año (con antorchas y lanzallamas desde el "castillo" de entrada, sobre todo en el espectáculo de despedida al finalizar cada jornada). Y no contamos demasiado de la zona/carpa VIP y prensa para no dar mucha envidia, pero os aseguro que aquello es "otro mundo" a todos los niveles, tanto para descansar como para trabajar, aunque también a última hora de la noche se dieran ciertas problemas por masificación y exceso de aforo en momentos puntuales.

La ubicación ha variado mínimamente con respecto a años anteriores y ha presentado a un total de 157 bandas en sus 6 escenarios: 4 carpas "pequeñas" de diferentes capacidades donde tuvieron cabida los estilos más extremos y alternativos, y 2 de grandes dimensiones al aire libre, donde se han podido ver a las bandas estrella del festival, al menos a nivel generalista. Encabezados el viernes por MEGADETH, con un show en el que Dave Mustaine mostró serias carencias (nunca ha sido un "chorro de voz", pero últimamente permanece rígido en el centro del escenario y apenas vocaliza). El público francés reclamó (alguno incluso después de interpretarla, curioso) "A Tout Le Monde", siendo el momento álgido de su floja actuación. KING DIAMOND, que volvía este 2012 en su segunda aparición (exclusiva tras el Sweden Rock Festival hace pocas semanas), dejó un muy buen sabor de boca incluso a los que no somos grandes fans de su peculiar forma de exagerar el falsete. Ya el sábado, GUNS N´ROSES, (saliendo en hora, ¡noticia!) contaron con un gran despliegue visual, y Axel Rose un tanto desganado, cantando sin forzar pero muy correctamente. También destacamos a unos MACHINE HEAD que cada día se afianzan más entre los grandes de su género. Y sin olvidarnos de Ozzy con sus "friends", como mal menor, sustituyendo a unos deseados BLACK SABBATH (que nos prometieron todo durante aquel 11.11.11 a las 11:11 en Los Angeles y que probablemente no veamos en su formación original nunca más; salvo que Sharon o el dinero… o ambas cosas lo resuelvan) y que hizo un corto show "in crescendo"; temiendo la suspensión inicialmente (salió con notorios problemas en su garganta), pero logrando el aprobado bajo una intensa lluvia como colofón del festival.

Pero dejando lo que serán las crónicas de las actuaciones para un próximo artículo más extenso (hablando tanto de los escenarios grandes como de las carpas temáticas) y centrándonos de nuevo en los aspectos reseñables de la organización, hay que volver al desgraciado tópico negativo de que "Spain is different…" y es que, sin ser HELLFEST el más exquisito de los festivales de verano en Europa ni presumir de una experiencia tan prolongada como otros de los grandes nombres europeos (aunque sea la 7ª edición ya como HELLFEST pero con varias previas con su denominación primigenia, FURY FEST); sí cabe señalar significativas diferencias: La primera, algo tan simple como es tratar al público como a personas, algo que debería ser obligatorio y redundante, pero que a la vista de la experiencia no parece quedar muy claro en la organización local en nuestro país (con independencia de quien acabe montándolo). Y hay que decir una vez más que, con toda seguridad, si este criterio ha resultado rentable para esta ocasión en Francia, también lo tiene que ser aquí de una vez en el futuro.

Son criterios e ideas que se repiten en la mayoría de los festivales europeos y en nuestro país lamentablemente no terminamos de aprender en este sentido. En HELLFEST en este caso, desde el primer momento todo son facilidades de acceso, el entorno es agradable, con árboles, zonas de césped y con múltiples zonas de descanso (acabaron complicándose las cosas dada la lluvia pero se mantuvo razonablemente confortable durante los tres días de festival), donde la limpieza es permanente (y el hecho de reutilizar tu vaso o jarra de bebida evita montañas de plástico y basura, entre otras cosas), y donde la cantidad y variedad de puestos de todo tipo permite que las colas no sean algo de lo que haya que quejarse fuera de la lógica y la paciencia normal de este tipo de eventos masivos. Además, tenemos cajeros, consigna, zona de primeros auxilios, fuentes, zonas con mesas y bancos para comer y descansar, varias zonas de mercadillo y merchandising oficial…

Luego, la oferta culinaria ha resultado variada; repartida en varias zonas del recinto y donde podías disfrutar desde especialidades de la zona (asaban cuartos traseros de vaca enteros y ofertaban vino… no os olvidéis de que Clisson es zona vitivinícola con denominación de origen Muscadet para vino blanco) hasta la habitual comida oriental (pasta y arroz) pasando por pizzerías, hamburguesas, kebabs, platos vegetarianos, paella, comida preparada, bocadillos de todo tipo… Y había hasta ostras (algo que se ha puesto de moda), y todo ello con precios que oscilaban entre 6 y 10 €. Y también destacamos precios asequibles en las bebidas, refrescos y cerveza del festival, a unos 11 euros la jarra de litro y medio y dos euros el vaso de "caña", para que os hagáis una idea. Finalmente, comentar que también había puestos para cafés, dulces (incluso churros), helados y hasta chucherías.

Tal vez una de las pegas de este año pueda estar en la habilitación de baños, que aquí sí que me ha parecido que dada la afluencia de personal (el festival ha podido estar un tanto masificado ya este año) se han quedado un poco cortos, y eso que había cantidad y variedad, incluso algunos reservados especialmente para las chicas, tradicionalmente con más problemas y aglomeraciones al respecto.

Además, y esto es a nivel personal, pienso que el hecho de contar con 2 escenarios principales en un evento al que asisten más de 30.000 personas en un día (el sábado con GUNS N´ROSES fue el de mayor asistencia), presenta una serie de inconvenientes como son los problemas de ubicación en los desplazamientos entre banda y banda o las notorias diferencias de sonido que se producían dependiendo de la posición. Y es que yo soy más partidario de emplazamientos como Graspop, Download,… con un único escenario grande. Por cierto, se ha calculado una asistencia total en los 3 días de más de 110.000 personas, según cifras oficiales… aunque teniendo en cuenta la suma total "sui generis" que se ha hecho habitual en las cifras de asistencia a los festivales ("presuponiendo" que los asistentes diarios no repiten el resto, aunque esto es otro tema, vaya). Aún así, digamos que han sido unas 30/40.000 personas cada jornada, cifra algo incrementada el sábado, donde tal vez fue más gente sólo ese día sobre todo para ver a GN´R y WITHIN TEMPTATION. Un éxito a nivel de asistencia, sin duda, pero veteranos de ediciones anteriores resaltaban que en 2012 había más gente que nunca en un festival que indudablemente se ha hecho muy popular en los últimos años.

Terminando con este breve resumen y/o comentario introductorio, a nivel general podemos dar un aprobado alto a esta séptima edición de HELLFEST (versión 2.0), con su nuevo campo de batalla ("A New Battlefield" como ellos pregonaban y que escenificaron para la ocasión con gente caracterizada con ropa militar por todo el recinto, además de ver durante el largo fin de semana todos los disfraces y atuendos habidos y por haber de los asistentes, como podemos observar en las fotos), quedando a la espera de la crónica general con los detalles de lo que fueron las actuaciones en sí (que al fin y al cabo es lo que íbamos a ver…).

Texto: Juan Manuel López

Fotos: David Esquitino


 

Ya hace una semana desde que volvimos de Clisson, y es el momento de poner en orden en la cabeza todas las ideas, imágenes, recuerdos, anotaciones, fotos y demás de cara a escribir las crónicas correspondientes y sobre todo hacer balance de lo que ha sido esta edición de Hellfest 2012. Sobre datos, cifras, emplazamientos y demás ya os ha comentado Juanma, para que os hagáis una idea general, y yo tengo que decir que una vez más ha sido un éxito de festival, aunque reincidiendo en que tal vez con la apertura cada año mayor del espectro de bandas que acoge el festival (por ejemplo este año ha habido más hard rock y rock clásico, e incluso AOR, que nunca), la popularización y masificación es inevitable. De hecho, a día de hoy no creo exagerado decir que Hellfest ya compite directamente con Wacken o Graspop a nivel de ser los festivales europeos más grandes e importantes.

De todos modos, sigue siendo un lujo llegar en este caso al campo de Val de Moine, en la localidad francesa de Clisson (cerca de Nantes y en peña campiña bretona/francesa), y encontrarte con una organización tan eficiente, un festival tan bien preparado para acoger a tantísima gente y donde sabes que, aparte de los rigores y "dificultades" lógicas de estar en un festival y no en un resort de lujo en el Caribe, vas a pasar tres días muy agradables de música, fiesta, vacaciones y buen rollo a todos los niveles. De hecho, a mí me sigue sorprendiendo (tal vez por venir de un país aún atrasado a nivel de organización de festivales, le pese a quien le pese, como es España… aunque ojalá los próximos festivales este verano me hagan rectificar mis palabras para el futuro) el llegar al recinto y encontrarte facilidades y comodidades a todos los niveles desde que entras, además de por supuesto un emplazamiento espectacular, muy cuidado, precioso y lleno de detalles que te quedas embobado mirando (me refiero sobre todo a a nivel de decoración, iluminación, detalles ornamentales en todos los sitios, esculturas…). Y es que ya decía Juanma que no sólo hay lo "normal" (o al menos lo que debería serlo) en este tipo de eventos como bares, puestos de comida, baños, mercadillo… sino que de repente tenemos dos cajeros según entras, consigna, varias zonas de restauración diferente (donde puedes encontrar desde comida rápida hasta platos de comida muy variada y a precios perfectamente asequibles y con una relación calidad/precio bastante buena), zonas de descanso y esparcimiento, arboles, césped, zonas para beber agua, asearse y demás… Si acaso eché de menos esos baños portátiles para chicos que sí se han puesto más de moda en nuestro país y que cumplen su función a la perfección, evitando que sean las vallas y rincones correspondientes los que inevitablemente se conviertan en zonas de alivio improvisado, con los olores, suciedad y demás que esto provoca. Por otro lado, se mantenían algunas baños exclusivamente para chicas, lo que es un acierto, aunque hay que decir que este año se han quedado algo escasos también.

De la zona de acampada no os puedo decir demasiado, al menos de de primera mano, porque para mal o para bien mis años de campista pasaron hace tiempo (que obviamente se vive un festival de otra manera durmiendo en hotel, o apartamento en nuestro caso esta vez, y te pierdes cosas inevitables a nivel de batalla, fiesta, juerga y penurias divertidas que luego se recuerdan hasta con cariño). Pero lo cierto es que los lugares habilitados para acampar son enormes, con múltiples zonas con césped, arboladas, sombras… e incluso una carpa y zona de ocio expresamente construida para la gente que acampa. De hecho, este año incluso había una gran pantalla a la entrada donde se proyectaban videoclips y hasta películas, y los inevitables partidos de fútbol de la Eurocopa también. Sí es cierto que este año nos han trasladado quejas en el sentido de que los baños y sobre todo duchas (muchas con agua caliente) se habían quedado algo insuficientes con respecto al volumen de público que han acogido este año. Pero en general la calidad de la zona de acampada es algo que siempre se ha cuidado mucho allí y este año no ha sido una excepción. Por cierto, sigo viendo muchísimas caravanas y similares en este tipo de festivales, que es una opción mucho más extendida en el resto de Europa que en nuestro país, y que siempre me ha parecido una opción más que válida para disfrutar de este tipo de eventos sin tener que irte lejos a dormir, tener que vivir la odisea de aparcar y/o llegar/salir del recinto todos los días y demás. Me lo apunto sin duda en letras mayúsculas y en negrita para años venideros en Hellfest o dónde sea, ¡sin duda!

De todos modos, sigue siendo una pasada ir andando por el festival y encontrarte tal cantidad de heavies/metaleros y roqueros de todo tipo campando por el recinto en paz y armonía, sin el más mínimo problema (al menos nada de relevancia o problema real en ningún momento). Además, este año especialmente me ha llamado la atención la mezcolanza de estilos y atuendos de cada "sub-tribu urbana", por decirlo de alguna manera, dentro del festival, encontrando desde los heavies más clásicos con chalecos de parches, melenas con flequillo, camisetas sin mangas y demás hasta los metaleros más extremos, pasando por los góticos, hardcoretas, chicas al más puro estilo pin-up, hardroqueros más o menos pintones según el grupo al que idolatraban… Y luego mucha, muchísima gente "normal", sin una imagen definida me refiero, y es algo que me encanta ver en este tipo de festivales donde el rock y el metal está mucho más asimilado y aceptado entre el público "mainstream" y la propia sociedad y entorno donde se ubican. Además, y por citar detalles más puntuales que creo que son bastante relevantes, había desde gente jovencísima hasta público realmente mayor, y que además no se cortaban en recuperan sus mejores galas roqueras para el evento, ¡me encanta!

Y también había muchos, muchísimos críos de todas las edades… Y es que son especialmente reseñables las facilidades del festival al respecto, tanto de condiciones para que estén a gusto como a nivel de precios, ya que los menores de 12 años no pagan y hasta 18 años cumplidos la entrada les cuesta la mitad, algo que obviamente favorece para que familias enteras y muchos padres con hijos en general acudieran al festival. Por otro lado, no comento mucho sobre los personajes que te encontrabas campando a lo largo y ancho del recinto, y es que cada año se supera el nivel de frikismo en los disfraces de la gente, como podéis ver en algunas fotos, ¡madre mía! Eso sí, es un honor haber recibido en Hellfest 2012 la visita de asistentes tan importantes como Obelix, Darth Vader, Jesucristo, Borat, Angus Young, Spiderman o Sarkozy, jeje.

Otro detalle a lo mejor intrascendente pero que a mí me ha sorprendido (y gustado) enormemente es ver tantísima gente tatuada y no con precisamente "detallitos", florecitas, letras chinas y demás, sino con enormes tatuajes por todo el cuerpo, hombres y mujeres por igual, y es que una vez más se demuestra que Europa está más avanzada que España en ciertas cuestiones, al menos a nivel de aceptación de ciertas costumbres, estética y demás. ¡Ah!, y no me olvido de resaltar una vez más que los mercadillos de los festivales grandes son un peligro para el bolsillo y el espacio que uno tiene en casa para guardar sus cachivaches y memorabilia del rock. En Hellfest en concreto la oferta es enorme y, aunque sigo echando de menos algún puesto más centrado en ropa de cuero e incluso figuritas y similares, lo cierto es que puedes encontrar lo que quieras a nivel de ropa de todo tipo y discos, tanto nuevos como viejos e incluso rarezas muy curiosas, y a precios para todos los bolsillos. De hecho, ¿a qué no sabéis dónde está ya el EP/single de ÑU que veis en las fotos (entre otros) y alguna de las camisetas blancas vintage que te decían "cómprame" en todo momento? Sí, habéis acertado, jeje…

Y antes de meterme con las bandas para terminar este pequeño comentario general (que en un festival no todo es música precisamente, aunque sea lo más importante, o al menos la razón para ir, ¿verdad?) me falta tal vez hablar del tiempo, que este año hemos tenido sol y lluvia, aunque en general la meteorología ha sido benevolente con el festival. De hecho, menos la lluvia del jueves por la noche, que volvió a caer de manera intermitente el viernes (con los problemas que genera a nivel de barro y demás, aunque en este caso no ha sido algo relevante o especialmente problemático), y sobre todo el diluvio universal que cayó el domingo justo cuando empezada OZZY OSBOURNE, en el resto del festival hemos tenido una temperatura bastante agradable, incluso diría que con excesivo calor por momentos sobre todo el sábado y el domingo durante el día.

Paso ya a comentar de manera muy rápida y general sobre los grupos que han tocado en el festival, y dando mi propia opinión personal de lo que vimos y aconteció a nivel musical en Hellfest 2012 (antes de los crónicas más extensas y particularizadas que os contamos en breve), y si me permitís terminaré este balance/comentario general con una reflexión sobre la que hemos hablado mucho en este largo fin de semana en Clisson. Lo primero, por cierto, es apuntalar la idea de que en una festival tan enorme es imposible, absolutamente imposible verlo todo. De hecho, ni siquiera es factible ver mucho y hay que seleccionar inevitablemente lo que quieres ver y lo que de alguna manera tienes interés por echar un vistazo "a ver qué tal", ya sabéis, esas bandas que seguramente no verías en su propia gira pero que en un festival la ocasión se pinta calva al respecto. Es más, tener en cuenta que aquí había nada más y nada menos que 6 escenarios, y que los conciertos se solapaban entre los escenarios principales y las carpas más "pequeñas" (y lo entrecomillo porque pequeñas precisamente no es que fueran, como os podéis imaginar).

Además, han tocado más de 150 bandas durante los tres días de festival, comenzando aproximadamente los conciertos a las 11 de la mañana y terminando ya de madrugada, a eso de las dos o las tres según el día, y además es una pena pero esto hace que algunos conciertos sean muy cortos, pero es lo que hay… Por ello, si duermes fuera, y nosotros nos hospedábamos a las afueras de Nantes, a unos 40 km, es inevitable no llegar a algunas bandas que tocan a primera hora (por ejemplo nos fue imposible llegar a ver grupos que personalmente tenía mucho interés en ver como CHRASDÏET, GIRSLSCHOOL, STEEL PANTHER, VANDERBUYST o KOBRA AND THE LOTUS, e incluso a nuestros HAMLET o AVULSED, además de curiosidades como BIOHAZARD o LAMB OF GOD, en este caso por lo contrario, por tocar a última hora y que el cuerpo ya no dé más de sí); y a su vez sabes que por coincidencia hay bandas que no puedes ver, que yo en este caso tuve que elegir en muchas ocasiones, ya fuera por propio gusto personal o por interés de la página/generalidad de nuestros lectores.

De todos modos, hay que decir que nos han echado un cable con las crónicas de las carpas más extremas nuestros amigos Pol y Carlos Calderón (¡muchas gracias, chicos!), que tanto Juan Manuel López, Fernando Checa como yo mismo sabéis todos que no somos los mayores expertos en la materia precisamente, pero queríamos daros una visión general de todo el festival y no sólo de las propuestas más clásicas y heavy/roqueras. De todas formas, ya os digo que sólo con los conciertos de los escenarios grandes, junto con alguna pildorita "underground" que nos apetecía mucho ver (como PENTAGRAM o IN EXTREMO) es imposible aburrirse y encontrar huecos libres para descubrir bandas, escuchar grupos diferentes o ver conciertos "a ver qué tal estos tíos". Una pena pero en estos casos es lo que hay, para mal o para bien como decía antes… aunque sí es inevitable esa sensación de decir, ¿porqué no habré visto a más grupos, o porqué no habré dejado de ver por enésima vez a tal clásico y no ir a ver a nosequién que me han dicho que son buenísimos en directo? En fin, no hay tiempo ni fuerzas para todo, y el que mucho abarca poco aprieta, como se suele decir.

Dicho esto, mi opinión personal es que ha habido grandes triunfadores en Hellfest 2012 y a su vez importantes decepciones, y es que me ha parecido un festival de grandes contrastes a este respecto. Y a su vez, si me permitís entrar ahora en la reflexión que anunciaba hace unas líneas, está claro que tiene que haber una revolución y un cambio generacional efectivo desde ya mismo. Y me ha costado darme cuenta, lo reconozco, y más estando tan en confrontación directa con mis propios gustos personales e incluso "creencias" al respecto, pero lo cierto es que te das cuenta de estoviendo la fuerza de bandas nuevas como TRIVIUM, MACHINE HEAD (aunque lleven 20 años), CRASHDÏET, HATEBREED, AMON AMARTH, GAMMA BOMB, o incluso gente no tan nueva como GOTTHARD, SLASH o los propios EDGUY (felizmente renacidos y que dieron uno de los mejores conciertos del festival sin duda). Y sin meterme en terrenos extremos que domino menos, pero la realidad es obvia, y es que duele ver a bandas como MEGADETH (al menos a Mustaine) o LIZZY BORDEN arrastrándose por los escenarios (que la experiencia es una grado y un mal día lo tiene cualquiera, vale), mientras de repente otros grupos con mucha menos historia salen comiéndose el escenario y sonando como un cañón.

Por otro lado, está claro que las bandas históricas lo son por algo y que los temas insuperables y legendarios los tienen los grupos clásicos, y así, es imposible no disfrutar viendo a OZZY, SEBASTIAN BACH, MÖTLEY CRÜE (aunque sonaran fatal, sobre todo en la primera parte de su concierto) y demás, pero creo que sabéis a lo que me refiero. Y es que el ciclo se acaba y obviamente es un lujo disfrutar de superclásicos en directo en tan buena forma como URIAH HEEP, LYNYRD SKYNYRD, MOLLY HATCHET, KING DIAMOND y demás pero, o hay un cambio real de la tendencia o esto se muere. Y lo cierto es que en Hellfest aquello estaba a reventar para ver a muchos de los grupos nuevos, lo que me parece una tendencia positiva y acertada, y que de hecho pienso que es el camino a seguir para el futuro… ¿Quién me ve a mí diciendo esto, eh?, pero es la realidad y hay que ir dejando atrás poco a poco el glorioso pasado y abrir la puerta de par en par a nuevas formaciones que vienen pegando realmente fuerte (y en cualquier estilo, ¡eh!, no me malinterpretéis) o esto se nos muere de verdad. 

Comentado esto (y ya digo que de los escenarios extremos hablamos en concreto en otro artículo específico para ello), personalmente me quedo con los conciertazos supremos de KING DIAMOND (para mí sin duda el triunfador absoluto de este año), EDGUY, URIAH HEEP, OZZY & FRIENDS (recortado el set lamentablemente por la lluvia intensísima) y SLASH, aunque por ejemplo gustaron muchísimo también gente como EXODUS, TRIVIUM, MACHINE HEAD, LYNYRD SKYNYRD o TURBONEGRO o GOTTHARD (que se han sobrepuesto perfectamente a la muerte de Steve Lee y van hacia arriba sin duda… bien el nuevo cantante, por cierto, aunque aún le faltan tablas). Personalmente me dejaron más fríos buenos conciertos pero que no terminaron de ser lo grandes que se preveía como MÖTLEY CRÜE (otros que están en las últimas, por mucho que me pese), UNISONIC (bien pero se esperaba más… y al final los temas de HELLOWEEN son los que inevitablemente parten la pana, aunque sea injusto), MOLLY HATCHET (demasiado sureños esta vez y que no terminaron de sonar con la fuerza de otras veces) o SEBASTIAN BACH (8 de 10 temas de SKID ROW, con eso lo digo todo, y Seb gran frontman, como siempre, pero justito de voz) o BLUE OYSTER CULT (elegantes y con clase pero sonando demasiado suave y tranquilo para un concierto en un festival de este tipo).

Y en el lado negativo sobre todo tengo que hablar de MEGADETH (horripilante sonido y con Mustaine inexplicablemente muy mal) y LIZZY BORDEN (mucha pose, mucho espectáculo y demás, que se agradece, una cosa no quita la otra, pero banda muy mala, sin cantar ya el protagonista un pimiento y encima tocando 35 minutos y sonando fatal… una pena). Y dejo a GN´R para el final, porque fue un concierto raro ya que tocaron dos horas y media, salieron a su hora (¡aleluya!), el espectáculo estuvo perfecto, sonaron razonablemente bien (aunque la falta de fuerza en precisamente "Rocket queen", "You could be mine", "Nightrain" y "Civil war" fue alarmante) y Axl cantó rallando el sobresaliente… pero sin ganas ni actitud, y así no hay manera, una pena.

Pues nada, con sus luces y sombras y momentos grandes y otros no tanto, dejamos atrás otro año en Clisson (para mí era la segunda visita consecutiva) en una edición bastante positiva a grandes rasgos pero ya digo que quizás un tanto masificada esta vez. Seguro que se me olvida comentar alguna cosa pero, pese a todo, siempre es un placer acudir a Hellfest y disfrutar de uno de los grandes festivales europeos, con una organización fantástica (la única pega importante, por cierto, que el sonido en el "Mainstage 1" fue bastante peor y con menos volumen que en el 2, aunque la razón sea en principio inexplicable porque eran a priori exactamente iguales) y unas condiciones para la gente que lamentablemente seguimos echando de menos en la generalidad de festivales nacionales. ¿Se cambiará la tendencia en años venideros, como decía al comienzo del artículo? Esperemos que sí… ¡Au revoir, Hellfest 2012!

Texto y fotos: David Esquitino (david_esquitino@rafabasa.com)

 


 

MÁS FOTOS…

 

6 COMENTARIOS

  1. Hola! no se si no sufriste el problema de transporte de Clissom a Nantes, pero me pareció patético, tampoco se si dependía de la organización del festival. El hecho es que para volver a Nantes una vez acabados los conciertos solo había un autobus, que había que esperar, eehh, pues donde te diera la gana, ya que paraba donde le daba la gana, no había una zona acotada para esperarlo con lo cual daba igual estar esperando 2 horas como 2 minutos, que si eras capaz de meterte en el pues bien, si no tendrías que esperar cerca de hora y media a que llegara de vuelta y…otra vez la misma operación! era eso o pescar un taxi al vuelo para que te cobrara sobre 100 € por un recorrido de 30 km, eso si, los mejores taxis que vi nunca, tremendos Audis, BMW…Lo dicho, a mi me pareció muy mal este aspecto, el viernes acabé muy decepcionado ya que contaba con algo acorde a tremendo festival.
    En el resto coincido en casi todo contigo, sin colas, mucha oferta de comida y merchandising, la decoración espectacular, sobre todo las tiendas oficiales y bares, con el fuego al anochecer…lo peor, el olor…
    SALUDOS!!! \m/

  2. Hola,
    Es el tercer año que voi la hellfest,el motivo es muy sencillo,despues de patear varios festivales españoles durante varios años,solo puedo decir que no hay color.
    Evidentemente tiene sus detalles como cometaba un compañero el bus.. y seguro que unas cuantas cosas mas,Pero lo que es innegable bajo mi punto de vista,es que estan años luz de lo que se organiza aqui por españa.
    Tanto a nivel de organizacion como trato al personal,la embergadura y configuracion del recinto,me parecen muy bueno.
    El cartel para mi,muy bueno,agrupan un monton de bandas de todos los estilos.Y cada año va a mas.
    Yo lo tengo claro, mientras pueda(y el cartel me llene),no faltare;).
    Saludos.

  3. Lamentablemente aquí jamás se alcanzará un nivel que le llegue siquiera a la suela de los zapatos a estos festivales europeos. Esto sí son festivales de metal de verdad. Pero el que quiera seguir tragando polvo, destrozándose la espalda al dormir, servicios de comida y bebida de pésima calidad… pues siempre le quedará Spain. Como dicen por ahí arriba, no hay color en la comparación.

  4. Desde mi punto de vista, y para sacarle los fallos con respecto al Graspop, ya que yo no había ido antes al Hellfest, para mi lo peor del festival han sido los baños, principalmente los del camping, que no sé que les cuesta poner un lavabo, pero los de dentro del recinto tampoco se quedaban cortos, los podían haber ido desatascando poco a poco o algo para que no llegaran a los niveles del domingo, que tenías que medir el chorro que echabas para que no desbordara. Otra cosa es el hecho de que el suelo fuera de tierra (que se convirtió en barro que resbalaba) y no de hierba, porque aunque el domingo el suelo hubiera acabado prácticamente igual, quieras que no habría resbalado algo menos.
    De todas formas el festival en general estuvo muy bien, y desde luego mejor que los festivales españoles.