Inicio Conciertos Crónica Concierto RIVERSIDE en Madrid – Crónica y Fotos de José Mª Saiz.

RIVERSIDE en Madrid – Crónica y Fotos de José Mª Saiz.

0
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - PAIN OF SALVATION
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - PAIN OF SALVATION
Riverside

Miércoles 05 de Octubre de 2011 – Sala Live – Madrid

Segunda fecha de los polacos RIVERSIDE en España tras la de Barcelona dos días antes. Los amantes del rock progresivo estábamos de enhorabuena con la gira décimo aniversario y con sus cuatro conciertos en territorio nacional. Esta iba a ser la primera vez que un servidor iba a poder asistir a su magnífico espectáculo y, la verdad, ya había muchas ganas de poder verlos.

Mientras el sol iba cayendo, ya se veía a la gente rondar por los aledaños de la Sala Live en Carabanchel, Madrid. No era mucha, pero poco a poco nos íbamos congregando en la plazoleta antes de abrir puertas. Pocos fuimos una vez acomodados en la baja y escueta Live aunque cierto es, que esta joven banda aún no tiene todos los adeptos que se merecen en este país. Todo el grueso del público se congregó en la parte delantera, como es lógico, pero tampoco la distribución de la sala ayudaba a que la gente se disgregara más allá de la mesa de sonido ya que éste se empobrecía notablemente.

Media hora para entrar y ponernos en nuestras posiciones y, en cuanto daban las diez en punto, comenzaba a sonar la intro y a aparecer los cuatro miembros. El murmullo de las poco más de cien personas se silenciaba estrepitosamente en cuanto Piotr comenzaba a golpear suavemente sus timbales. La melódica voz de Mariusz nos metía en ambiente y After iba interpretándose sosegadamente sobre el escenario. Un inicio muy tranquilo pero extremadamente prometedor, con un sonido a muy buen nivel para las condiciones de la sala pero, eso sí, como os decía, en la parte delantera.

Habiendo hecho acto de presencia y tras romper el hielo, sin mediar palabra alguna, Piotr Grudzinski seguía con el riff de Artificial Smile. Los preciosos fraseos de la guitarra se van entremezclando con la grave base del bajo de Mariusz Duda a la que acompaña el tintineo de los platillos con sus enrevesados ritmos. Acto seguido, el protagonismo recae sobre Michal y su introducción de teclado a Hyperactive, de su último larga duración Anno Domini High Definition. Con ese rollo más cañero que gusto mucho a la crítica en su día, consiguieron hacernos vibrar y saltar con sus duras guitarras y esas primeras notas del hammond de Michal.

Ahora ya Mariusz nos habla brevemente sobre su gira décimo aniversario para la cual han editado el EP Memories In My Head. Precisamente de ese EP tocarían ahora la más representativa de las tres que consta, Living In The Past. La primera de larga duración con casi doce minutos de sensaciones, evoluciones y transformaciones casi imposibles. Su complejo compas y ese ritmo a veces entrecortado de los instrumentos fue literalmente clavado por los cuatro. La calidad musical de los polacos sobresalía en este medio tiempo mientras nos iban atrapando poco a poco en sus variopintas idas y venidas de una obra extremadamente elaborada. Para enmarcar fue la interpretación de la parte final y sus cortes fielmente encajados con la iluminación.

Ultimate Trip seguía con las largas duraciones. Algo más floja que las anteriores, hizo que nos distrajéramos un poco del concierto. Quizás no terminó de cuajar. Pero ahí estaba Loose Heart para devolverlos por la senda correcta. El estado de relajación y mimetización era perfecto, el público concentrado al cien por cien, y todo lo que pudiera estar pasando en ese momento, era despreciable por completo, únicamente podíamos disfrutar de la melodía. Conceiving You daba un respiro a nuestras mentes que sin dejar de lado lo presente, estábamos ante un tema, que como bien presenta Mariusz, es más sencillo y accesible para todos los oídos. Era el momento de corear esta dulce balada directa y breve.

De vuelta al año 2009 y a su último LP, sonaba Egoist Hedonist. De corte más bruto, con la guitarra más desgarrada que de costumbre y la voz de Mariusz más potente aún si cabe dentro de su versatilidad, teclados al más puro estilo ‘70s… Todo se unió para darnos el tema más duro.

Los pelos comenzaban a erizarse con los primeros acordes, el resto del mundo desaparecería a nuestro alrededor y solo ellos cuatro estaban delante de nosotros tocando Left Out. La belleza se hizo canción, la dulzura inundaba nuestros corazones mientras este daba saltos de alegría. El bajo se nos clavaba en el pecho haciendo retumbar nuestra caja torácica y, el teclado nos sumergía en la psicodelia más setentera. La armonía vocal nos conquistaba el alma y nos rompía las cuerdas vocales al grito de los coros que todos juntos, al unísono, cantábamos junto a Mariusz. La conexión fue máxima y la atmosfera más progresiva nos atrapó a todos y cada uno de los asistentes. Solo añadiré una cosa más: “¡Brutal!”

Tras el momentazo Left Out, vino 02 Panic Room. La que en su día fue single del Rapid Eye Movement y para la que incluso grabaron videoclip, tampoco defraudo ni un poco. La oscuridad cubrió el escenario de tenebrosidad y locura contenida. Larga y majestuosa fue el inicio de Second Life Syndrome a cargo de Piotr y su guitarra limpia sin distorsión alguna. Según avanzaban los segundos, el resto iban entrando progresivamente para dar con la melodía inconfundible de esta gran canción de quince minutos de duración. La ambientación iba dominando la situación y conseguía meternos a todos, nuevamente, en el saco de las elaboradas partes instrumentales, capaces de transportarte a mundos inhóspitos y tremendamente abstractos donde la mente fluye a su libre albedrio y consigue encontrar esa paz pocas veces hallada. La belleza de sus pasajes y su complejidad literalmente nos enamoró en directo.

Los polacos se tomaron un breve descanso antes de afrontar los bises. El tercer tema del nuevo EP, Forgotten Land, era el encargado de reengancharnos al concierto. Este tema fue compuesto para el videojuego “The Witcher 2: Assassins of Kings”. No tan brillante como Living In The Past y no tan envolvente pero no por ello exento de calidad. ¿Su seña de identidad? El inicio con el bajo le da la personalidad. Un bajo coqueto que tramó a la perfección toda la base del corte. Al igual que en el comienzo de Reality Dream III, la única instrumental de la actuación donde pudimos ver a la mejor versión de los cuatro instrumentistas.

Pronto todo terminaría. El final se acercaba estrepitosamente y para cerrar, The Curtain Falls se encargó de hacerlo especial. Sus inicios serían esta vez los que cerrarían el show con nota. El título le va como anillo al dedo para dar por terminado el concierto. Fue la última, pero las ganas de más se iban acrecentando según transcurrieron los minutos. Cuando el tema llegaba a su fin, uno a uno fueron terminando y saliendo del escenario no sin un último saludo a los asistentes. Piotr Grudzinski fue el primero dejando la guitarra, Mariusz siguió con unas pocas notas más de su bajo para hacer lo propio. Piotr Kozieradzky golpeaba los platillos suavemente en su despedida mientras Michal Lapaj mantenía unos segundos más sus teclados para apearse en última posición del escenario.

Hacía mucho, mucho tiempo que un concierto no conseguía levantar tantas expectativas sobre mí los días anteriores. Había muchas ganas de verles por fin y la excitación previa era palpable y, ciertamente, lo consiguieron, consiguieron brindarnos una noche excelente de rock progresivo. No era el emplazamiento más apropiado, poca luz y sonido en ciertos momentos pobre, pero aún con ello, lo hicieron, nos hicieron disfrutar de sobremanera.

Saludos del Metal!!

Texto y fotos: José Mª Saiz

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.


Galería de Fotos: