Inicio Conciertos Crónica Concierto EDGUY + KOTTAK en Madrid – Crónica y Fotos

EDGUY + KOTTAK en Madrid – Crónica y Fotos

3
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - PAIN OF SALVATION
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - PAIN OF SALVATION
EDGUY

+ KOTTAK

Viernes 14 de Octubre  de 2011 – Sala Heineken – Madrid

Siete de la tarde del viernes, en los aledaños de la sala Heineken y una gran cola de gente, como hacía tiempo que no veía allí, daba la vuelta a la sala y a la plaza del parking que hay justo detrás de la misma. Una Heineken que, desde su remodelación hace años, es un sitio bastante decente para ver y escuchar conciertos, pero no para albergar este volumen de personas. Aunque dieron acceso a la planta superior de la sala, buscar un lugar donde poder ver bien o "algo" de lo que se cocía en el escenario o el hecho de poder desplazarte a barra y baños era en general bastante complicado.

Público muy joven en su mayoría, que no quería perderse un concierto de Tobias Sammet y sus muchachos, algunos para disfrutarlos por vez primera, un buen ambiente festivo del que se beneficiaron los teloneros KOTTAK, banda de la que tenía mis dudas sobre si serían los teloneros adecuados a nivel de estilo. Y es que, aunque EDGUY hace años que introdujeran el hard rock mezclado con el power aleman clásico en sus discos, un grupo de tintes punk/rock/sleazy está bastante alejado de ellos.

El batería de Scorpions James Kottak es un viejo zorro en las artes escénicas y sabe como llevar una actuación, no cabe duda. Demostrando una buena dosis de actitud junto a su mano derecha, la guitarrista Stephanie Smith, luciendo voz cazallera (ella también), tatuajes y repertorio de camisetas de su banda, de Scorpions y del último disco de EDGUY.

Desde el principio se tomaron en serio su rol de calentar la velada para el grupo principal, interactuando con el público, haciéndoles cantar, gritar, intercambiando voces, hasta un punto que, aunque mucha gente participaba y se veía que lo pasaban bien, a mi se me llegó a hacer cansino.

Repasando sus tres discos, cayeron cosas como "Do you Want to Play?", "Let’s do it Tonite", la ramoniana "So Disconnected" o "Ripped" que entretuvieron y animaron al público, hasta llegar a una versión del "Holiday" de Scorpions que empezó acústica y fiel a la original pero desvarió en un tema punk en el que repetidamente iba encajando la frase del estribillo una y vez, y otra, y otra…

El medio tiempo "Time to Say Goodbye" y "Rock&Roll Forever" pusieron punto y final a una actuación que como digo, entretuvo y resultó amena, que no es porque el estilo personalmente no me guste, pero aumentó mis dudas sobre la compatibilidad de estilos entre telonero y grupo principal.

Como expuse en la crítica de su último disco, creo que "Age of the Joker" supone una mejora en relación a los dos anteriores álbumes de EDGUY, acercándoles a la época "Hellfire Club" aunque sin llegar a estar a la altura de sus primeros álbumes. Precísamente en la gira de aquel ya lejano "Hellfire Club" tuve la oportunidad de verles por vez primera, y la verdad que han cambiado mucho las cosas desde entonces.

Sé lo odiosas que son las comparaciones, y soy el primero que valora que los grupos evolucionen, apoyen en directo su música reciente, y que épocas pasadas no siempre tienen que ser mejores que la actual, en todo caso diferentes.

Lo que no se puede hacer es estructurar una serie de conciertos para una gira de la manera que ellos lo están haciendo ahora. Tocar trece canciones y un solo de batería en dos horas, es pasarse en cuanto a alargar los tiempos entre tema y tema.

Entiendo la idiosincrasia de EDGUY -que no deja de ser la de Tobias Sammet- su sentido del humor y percepción de lo que es un concierto, que su máxima sea provocar la diversión, interactuar con sus fans; en definitiva pasárselo y hacérselo pasar bien a los que van a verlos y que  "sabes a lo que vas".

Aún así que creo que la lógica númerica es aplastante en este caso, y de nuevo me remito a: trece canciones y un sólo de batería en, practicamente, ciento veinte minutos. Canciones alargadas en exceso para interactuar, hacer cantar y gritar (sobre todo "Lavatory Love Machine" en su comienzo) pero lo que consideré ya excesivo es las largas oratorias entre canciones del líder de la banda, entre las que nos encontramos referencias a los músicos, sus técnicos de sonido y luces (que por cierto, hicieron una gran labor, no tanto las luces de la sala que mientras preparaban los instrumentos para EDGUY enfocaron las luces blancas fijas hacia el público y molestaba mucho), lo pequeño que es el backstage de la sala (doy fe), su último disco, un repaso a sus venidas a España, el heavy metal en general -y Iron Maiden en particular- e incluso hubo tiempo para departir sobre las indiscutibles cualidades futbolísticas de Lionel Messi, amén de más monólogos que me perdí por perder el hilo e incluso reconozco que falta de interés. Tanto que el día menos pensado cambian su intro por "ladies and gentlemen, welcome to the talk show".

Como puntos positivos la banda estuvo correcta y compenetrada, incluyendo a su vocalista, a parte del ya mencionado sonido que, si bien la guitarra solista se mantuvo baja al principio, llegó a conseguir  un buen nivel de ecualización.

Comenzaron con dos de los más rápidos temas del último "Age of the Joker": "Nobody’s Hero", que me encanta sobre todo con el cambio al estribillo, y la power "The Arcane Guild", rematando con el primero de los pocos clásicos que tocaron, un "Tears of a Mandrake" recibido por todo lo alto.

"Pandora’s Box" con sus toques country sonó muy bien en directo, así como la extensa "Rock of Cashel", que en su parte intermedia consiguió hacer corear sus melodías folk.

Vuelta al pasado con la alargada y fiestera "Lavatory Love Machine", con la sala coreando al ritmo impuesto por el maestro de ceremonias Tobias, para conducirnos al parón que supuso "Behind the Gates to Midnight World", tema que en disco me gusta bastante, pero con todos los discursos, parones y alargamientos previos hizo que decayera el ritmo bastante.

Vuelta a la fiesta con el celebrado single "Robin Hood", que la verdad me gustó más que en estudio, aunque sigo pensando que le sobran dos o tres minutos. Llega el turno para el solo de batería. Felix es un buen intérprete, y lo hace bastante ameno, pero en cómputo general lo veo innecesario entre tan pocas canciones y demasiados monólogos. Seguimos con el bajón retomando con "Ministry of Saints", que no retoma el buen ritmo y una muy coreada "Superheroes", sobre todo al estribillo, aunque a mí siempre me pareció sosa en exceso, para ahora terminar rememorando  lo grandes que fueron en sus comienzos y remontando el ritmo aunque tarde, con según Sammet, ese tema robado a Europe llamado "Vain Glory Opera".

Vuelta para los bises, con un "Babylon" que fue lo mejor de la noche, puro power metal alemán heredado de los Keeper of the 7 Keys, sonando muy bien y haciéndonos disfrutar como no lo habían hecho antes.

A partir de aquí se volvió a perder el tiempo con más monólogos, dos amagos de versiones de Iron Maiden ("Hallowed be thy Name" y "The Trooper") y por fin, "King of Fools" que de nuevo sonó grande, y es que se ve que cuando quieren y tocan, lo saben hacer como siempre.

Sensación amarga, en definitiva, y es que es un set list discutible en cuanto a reparto de discos, aunque entiendo que den prevalencia a canciones del último álbum en su gira de presentación,  pero que sí es cierto que con el tiempo empleado, recortando hablar tanto entre canciones, alargar otras, el solo de batería y la vacilada con las versiones de Maiden, un mínimo de cinco temazos dejados en el tintero podrían haber supuesto la diferencia entre un show rácano (porque insisto, tocar tocaron muy bien, sólo que en poca cantidad) y un conciertazo, que lamentablemente la noche del catorce de Octubre no nos tocó vivir.

Texto: J. José Jiménez

Fotos: Daniel Garrido (www.photo2riff.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

3 COMENTARIOS

  1. aver….900 personas que habria, multiplicado ( tirando por abajo ) por 30 leuros…madre…mmmmmm 27.000 euros …ya les vale…joder, primero children of bodom en la riviera van y tocan 55 minutos ( 36 € anticipada ) y ahora estos niñatos 13 canciones…

    LOS VA A VOLVER A IR A VER SU P*** M****.

  2. totalmente de acuerdo con la critica,tocarón muy bien,tobias cantó muy bien pero me aburrieron con tanta parrafada en las que yo tambien a veces perdí el hilo y ya no sabia de que coño estaba hablando el colega.30 euros y 13 temas…….para eso que no me tengan allí de pie 2 horas y acaben el concierto en 1:15 o que se junten con children of bodom y a lo mejor vemos un show entre los 2,pero hasta a ellos les dará verguenza y lo alargan así.Me recuerda a epocas pasadas de manowar en las que hasta su club de fans mando notas quejándose.Resumiendo sonó muy bien,tocaron muy bien,tobias canto muy bien pero que no nos tomen el pelo porfavor.