Inicio Conciertos Crónica Concierto THE QUIREBOYS – Crónica y fotos de Fran Cea de su concierto...

THE QUIREBOYS – Crónica y fotos de Fran Cea de su concierto en Madrid

4
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
Century Media - DREAM THEATER
ANGELUS APATRIDA
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
THE QUIREBOYS
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up

Jueves 5 de Mayo de 2011   – Sala El Sol – Madrid

Excepcional el concierto que se marcó la banda de Newcastle el pasado día 5 en la madrileña sala El Sol ante una audiencia que disfrutó del espectáculo con autentica pasión rockera.

Y es que las visitas, cada vez más frecuentes, de THE QUIREBOYS a nuestro país son sinónimo de liturgia musical para muchos seguidores de la banda que no necesitan del pretexto de la aparición de un nuevo lanzamiento discográfico para acudir en masa a sus conciertos.

La confusión en la hora que aparecía impresa en las entradas y las ganas de conseguir un buen lugar en el coqueto recinto propiciaron que 90 minutos antes de la apertura de puertas la cola de gente ya doblara la esquina. Muchas caras conocidas de los conciertos de la capital y pocos rostros de los “más jóvenes” adelantaban que un cierto componente de nostalgia flotaría esta noche en el ambiente.

Dentro de El Sol aún hubo que esperar un rato para la aparición de la banda que lo hizo de manera muy original. Mientras por los altavoces sonaba el clásico de Muddy Waters Hoochie Coochie Man fueron apareciendo elegantemente vestidos uno a uno los músicos, en primer lugar su teclista Keith Weir, que se unieron con sus instrumentos a la grabación de ambiente hasta componer una base musical sobre la que destacaba la voz del gran Waters, momento en el cual saltó a escena el auténtico “Halfpenny Dancer” Spike para unirse a la fiesta e interpretar el tema en su totalidad ante los aplausos de la gente.

Su mítico “We are The Quireboys and This Is Rock´n´Roll” dio el pistoletazo de salida a 100 minutos de concierto en los que el repertorio se interpretó de manera veloz y sin pausas entre las canciones, creando la sensación que el tiempo estaba pasando excesivamente rápido.

Misled ya nos demuestra que la banda está en muy buena forma y además de muy buen humor, probablemente el día de descanso precedente a este concierto tenga que ver, y se entrega con pasión. Spike no cesa de moverse de un lado a otro del pequeño escenario y de lanzar su pie de micro contra el techo, y los dos guitarras, Guy Griffin con su estilo sobrio y “Stones” y sobre todo la clase y maestría de Paul Guerin (Michael Schenker, Brian Robertson…) sacan chispas a las composiciones mientras se intercambian solos (con más protagonismo para Guerin) y complicidad escénica.

C´Mon repasa su disco This Is Rock And Roll pero son los primeros acordes de There She Goes Again, con su tono tradicional, los que hacen saltar a los presentes que responderán siempre de manera más entusiasta cuando las canciones de su debut, A Bit Of What You Fancy, suenan. Todo el mundo corea el estribillo y es tras Tramps & Thieves cuando llega la fase más interesante del concierto con la más actual Mona Lisa Smiled, del impresionante Homewreckers & Heartbreakers, interpretada en su inicio con el único acompañamiento de la batería y que ya es un clásico del repertorio, Roses & Rings con su tono The Faces, I Love This Dirty Town dedicado por Spike a su natal Newcastle y ese blues largo y pesado a ritmo de teclados que es Ode To You  donde la voz rota del vocalista encaja como un guante y nos lleva a la fase más tranquila e introvertida del recital mientras Griffin y Guerin intercambian los punteos y adornos musicales.

Este ambiente de tranquilidad dura justo hasta los primeros compases de la festiva  Lorraine Lorraine, esta vez con el slide en el mástil de Guerin, que precede al ritmo más lento de Searching, dedicada a Gary Moore, con ese estribillo tan cadencioso y donde una vez más es el sonido de teclado de Weir el que lleva el peso de la canción.

Spike estuvo una vez más genial a la voz, con su tono cada vez más ronco que parece al borde de la ruptura, su vestimenta de dandy británico de los barrios bajos, su clavel en la solapa y las reminiscencias a Rod Steward y los grande vocalistas de soul de los 60 y 70 presentes en todo momento. Hiperactivo, bebedor, cercano, comunicativo, elegante y sobre todo carismático ha sabido readaptar su status al cambio de “tendencias musicales” y a pasar de llenar grandes recintos durante los 80´s, en los que llegaron a compartir escenario con los más grandes (STONES, GNR; WHITESNAKE…) a disfrutar de las pequeñas audiencias que le permiten sufragar los diferentes trabajos en solitario que sigue editando en una orientación más soul clásico.

La recta final del repertorio no dejó prisioneros, y desde su declaración de intenciones de This Is Rock´n´Roll, su single definitivo Hey You, que cantaron todos los presentes, o la espiritualidad de Whipping Boy crearon una comunión entre los presentes que se habían rendido a la calidad de las ejecuciones y al calor que la abarrotada sala emanaba.

Sweet Mary Ann y la pregunta obligada. What Time Is It?. A la que todos respondimos  It´s  7 O´Clock, cuando ya estábamos en plena madrugada, acabaron con las últimas dudas mientras Spike tocaba su harmónica.

Para los bises la balada I Don´t Love You Anymore, alargada en su minutaje y en la que intercalaron una parte del Fool To Cry de los Stones y el fin de fiesta con Sex Party donde todos cantamos y bailamos.

Da igual que vengan a presentar un nuevo disco (en el 2008) o a celebrar el 20 aniversario de su primer trabajo (2009), con prácticamente el mismo repertorio. Un concierto de THE QUIREBOYS es una fiesta de Classic Rock, una celebración de un estilo de música puro que cada vez encuentra menos referentes a los que dirigirse y que por consecuencias del destino, o tal vez del mercado, se disfruta en una sala de pequeño tamaño que lo que propicia es que se aceleren las pulsaciones ante la cercanía de la banda. Aquí no hay red ni truco, solamente grandes e intemporales canciones ejecutadas por una banda con calidad más que suficiente y con un vocalista sobrecogedor.

Por mi parte y tras lo visto en su tercera visita (y para mi la mejor) a la sala El Sol, esperaré su siguiente visita y acudiré fielmente, al fin y al cabo”This Is Quireboys and This Is Rock And Roll”.

 Texto y fotos: Fran Cea

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

Repertorio Madrid:

  • Hoochie Coochie Man
  • Misled
  • C´mon
  • There She Goes Again
  • Tramps & Thieves
  • Mona Lisa Smiled
  • Roses & Rings
  • I Love This Dirty Town
  • Ode To You
  • Lorraine Lorraine
  • Searchin´
  • Finer Stuff
  • This Is Rock´n´Roll
  • Hey You
  • Whipping Boy
  • Sweet Mary Ann
  • 7 O´Clock
  • I Don´t Love You Anymore
  • Sex Party

Galería de Fotos:

4 COMENTARIOS

  1. gran crónica,yo estuve en barna y fué mas de lo mismo,una fiesta en toda regla,siempre que vengan allí me tendrán,porque pocas bandas ofrecen un directo mejor,cercano y festivo como los QUIREBOYS(al precio irrisorio de 18 euros,si costara 30 también iría encantado)
    sin duda “this is rock&roll” con letras mayúsculas!!!!!