Inicio Festivales Crónica Festival VIÑA ROCK – Crónica y fotos del viernes 29 y resumen general

VIÑA ROCK – Crónica y fotos del viernes 29 y resumen general

1
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
Century Media - DREAM THEATER
AYRA - Silent Veil
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
VIÑA ROCK 2011

Viña Rock 29, 30 de Abril y 1 de Mayo de 2011 – Recinto de Festivales de Villarrobledo – Albacete

LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up

Comentario general sobre VIÑA ROCK 2011

Casi recién aterrizados de Villarrobledo, como quién dice, comenzamos a organizar papeles, fotos, notas, recuerdos, ideas e opiniones para dar forma a la extensa crónica sobre lo que ha sido VIÑA ROCK 2011. A modo de resumen, aperitivo o de piedra de toque para el artículo completo que viene a continuación, decir que ha sido una edición del popular festival manchego marcado por la lluvia (especialmente el sábado), una lástima pero que lamentablemente ha lastrado la afluencia.

Pese a todo, yo me he llevado una buena impresión general (y es que hacía 4 o 5 años que no me acercaba personalmente por allí), constatando eso sí, que en el festival el rock duro y heavy metal como tal es, siendo generosos, una simple opción más dentro del amplio rango de estilos musicales que dan forma completa a lo que es VIÑA ROCK a día de hoy (y no lo digo como crítica, que nadie me malinterprete, sino que simplemente "es lo que hay"… nada que ver con los primeros años del festival en este sentido, vaya). Por otro lado, y siguiendo con los detalles a protestar, al menos desde el punto de vista de una web con la línea editorial de www.rafabasa.com, es una pena constatar que el escenario netamente metálico ha sido el menos concurrido de los tres grandes, denominados "Villarrobledo", "Orange" y "Metálika", que hay en VIÑA ROCK (que el de hip hop y el de bandas de versiones creo que no entran en esta categoría). De hecho, supongo que el VIÑA hace años que no es un festival de heavy ni de rock duro, y esto pasa factura a la asistencia netamente metalera. Por otro lado, bien es cierto que en actuaciones como las de WARCRY o TIERRA SANTA la afluencia sí fue mayor… aunque nada comparado con las de SOZIEDAD ALKOHOLICA (sin duda la más numerosa de todo el festival) o las de gente como DELINQUENTES, TODOS TUS MUERTOS o BOIKOT, por citar conciertos que tuvieron mayor afluencia de público sin duda.

Y hablando de actuaciones, me quedo sin duda con el conciertazo de ÁNGELES DEL INFIERNO, de menos a más y muy por encima de las dos últimas veces que les habíamos visto (algo inesperado sin duda, lo reconozco), WARCRY y su numerosa convocatoria de público, y luego ha sido curioso vivir de primera mano el "pique" entre RULO Y LA CONTRABANDA y LA FUGA (recientemente disgregados y que aquí tocaron en días distintos, congregando más gente los segundos, pero a nivel musical y de respuesta del respetable creo que el gato al agua se lo llevó el ya ex vocalista de los de Reinosa). Además, "sustituyendo" a BARRICADA este año en el cartel, (unos habituales por derecho del VIÑA ROCK en muchas de sus ediciones), también TXARRENA obtuvieron una gran respuesta y nos dieron un conciertazo de la mano de El Drogas, Brigi (KOMA, otros ilustres ausentes este año) y compañía. Y como sorpresas, hablar de gente que personalmente tenía muy perdida la pista como BRUJERÍA o MADBALL quienes, cada uno en su estilo y sin ser ni de lejos de "mis grupos", me resultaron una grata curiosidad positiva, además de esos luchadores TRANSFER que tuvieron que lidiar de primera mano con un "tormentón" que cayó justo antes de empezar, y que pese a todo salieron victoriosos.  

Y como curiosidad, me han encantado los conciertos de versiones, pese a que comenzaban cuando terminaban los "normales" en la explanada principal, destacando actuaciones excelentes de gente como OVERDOSE (tributo a AC/DC, especialmente de su primera etapa), THE RAMONS (genial y muy realista tributo obvio a los RAMONES), LA LEÑERA (idem a LEÑO) o unos geniales CULT TO CULT (tributo a THE CULT), que nos amenizaron a unos cuantos valientes que resistimos hasta tarde (o pronto, según se mire, jeje) las respectivas noches/madrugadas de festival. De la carpa Babilonia/Viña Beat, es decir, la dedicada a Hip Hop y chunda, chunda, no comentamos nada como comprenderéis porque no era nuestra guerra, y aunque hubo bastante gente durante todo el día y la noche, nosotros no estuvimos, que "mi rollo es el rock", que dirían los Barones. Apuntar, eso sí, que se situaba en la parte de arriba del festival, cerca de la zona de la entrada general y detrás de donde se ubicaban los puestos de comida, mercadillo y demás (y por cierto, había cajero y máquinas de tabaco, creo que un acierto en este tipo de eventos multitudinarios).

De todas formas, en este caso no me voy a enrollar hablando de los puestos/carpas de comida y bebida (con variedad y precios asequibles, por cierto), zona de "acampada" (que para eso ya comentaréis los que la utilizasteis en los foros correspondientes), urinarios mixtos (unos cuantos portátiles en la parte de arriba, y luego ya, en la parte de abajo, en la gran explanada de conciertos generales dejémoslo en que se habilitaron unas paredes para los chicos, con el consiguiente hueco interior del que se apropiaron las chicas, rudimentario pero efectivo, las cosas como son), mercadillo con mucho material de todo tipo (hippie, punkie y rockero conviviendo en perfecta armonía, sin duda… aunque el producto estrella este año fueron los chubasqueros y sudaderas, jeje), stand de firmas gestionado y auspiciado por nuestros amigos de la revista Rock Estatal, y demás. El caso es que al final siempre se queda uno con la buena convivencia entre la gente, la diversión, las risas, el buen rollo y las ganas de pasarlo bien, además de con los conciertos guapos que has visto, en una edición de VIÑA ROCK que, sin ser la más numerosa, afortunada y exitosa de su historia, ha tenido su punto, ¡claro que sí! Eso sí, la lluvia se podría haber puesto una camiseta diferente este año e irse a molestar a otro sitio, la verdad…

Crónica del viernes 29 de abril

 

Dicho esto, vamos con las crónicas de los muchos y variados conciertos que tuvimos la oportunidad de ver durante todo el fin de semana. Y comenzamos por el viernes, que daba el pistoletazo de salida a un festival que iba a resistir sin problemas los tres días pese a la lluvia que desde la primera jornada comenzaba a asomarse amenazante en varios momentos de la tarde/noche. Pedir disculpas a los grupos previos porque, entre la salida tardía de Madrid, llegada al hostal a dejar el equipaje, gestión de acreditaciones y demás, no pude llegar al recinto hasta pasadas las 9:30 de la noche. Así, entré para ver el final de un PONCHO K, que reconozco que nunca me había llamado demasiado la atención, aunque lo cierto es que había mucha gente en el escenario principal viendo su actuación y el grupo no sonaba mal. Eso sí, las reminiscencias de Robe/EXTREMODURO son cada vez más obvias en el sevillano (musical, física y estéticamente), y esto me hizo desistir de prestarle más atención que lo que me exigía la cortesía.

WARCRY

Era el primer grupo grande de la noche en el escenario metal (con el permiso de HAMLET, por supuesto, que tocaron a las 20:30) y lo cierto es que contaron con mucho público delante, mucho más del que lamentablemente nos encontramos el resto de noche y días del festival en el mismo escenario, como comentaba antes. Y lo cierto es que me sorprendieron para bien sonando muy compactos, y además haciendo gala de unas tablas obvias y dominio del escenario que sólo tienen los grupos absolutamente establecidos. También me encantó el gran juego de luces que llevaban (sobre todo verdes y azules, en contraste de su habitual ropa de escena totalmente negra), además de gozar de un sonido mucho mejor y mayor (más alto, vaya) del que lamentablemente fue la tónica en el escenario Metálika durante todo el festival (lo curioso es que era el que menos sonaba de los tres, siendo en principio el más duro, algo que no entendí en ningún momento).

Creo que esta vez sí han acertado 100% con la formación, sonando realmente empastados y destacando a mi parecer la labor de conjunto frente a la individual, lógicamente comandada por Víctor y Pablo García, cada vez más comandante en jefe del sonido de la banda, con el permiso del vocalista… Por otro lado, me convenció especialmente la sección rítmica, con un Rafa Yugueros y Roberto García que le dan a la banda una contundencia y solidez que no tenían hace años en directo. Y por cierto, es impresionante el cariño que les transmite a la banda su público, aunque ya digo que sin duda Pablo y Víctor (cada vez mejor frontman, las cosas como son) se llevan la palma.

Siendo un concierto de festival, se centraron en un repertorio de éxitos, aunque no perdieron la ocasión de presentar algún tema de su reciente "Alfa", muy bien recibido por la gente, por cierto, aunque al final los temas mejor aceptados lógicamente fueron sus clásicos como "Nuevo mundo", "El guardián de Troya" , además de un "Devorando el corazón", más melódica y que me parece de sus mejores temas, o la imprescindible "Tú mismo", que siempre es ganadora en cualquier concierto de los ovetenses. Buen show y uno de los triunfadores de la noche, sin duda… Eso sí, tirón de orejas a los miembros de seguridad del foso que todavía no se enteraban demasiado de que a los fotógrafos se les debería facilitar la labor, no entorpecerla con pretensiones absurdas… menos mal que el sábado ya imperó la lógica y coherencia al respecto.

ROSENDO

Y terminaban WARCRY (que coincidía con ALBERT PLÁ y su poesía surrealista y musicada de cantautor pseudoroquero… con bastante gente delante, por cierto) y nos pasábamos al escenario principal que era la hora de uno de los clásicos imprescindibles del festival, un ROSENDO que sigo diciendo desde hace muchos años que tiene la pólvora mojada a nivel compositivo (con unas rimas absurdas e imposibles, impropias de alguien que ha escrito temas como "Pan de higo", "Sorprendente", "Entre las cejas", "A la sombra de una mentira" y demás), pero que cuando se sube a un escenario, y suenan sus temas clásicos, la cosa cambia. Y es que fue realmente curioso cómo nos ofreció un show totalmente diferente en las dos partes de la hora y diez de la que disponía.

Así, comenzando instrumental y de manera bastante estática con temas de los que se calificarían como "sin chicha ni limonada", y eso que me sorprendió escuchar un "Deja que les diga que no" casi para abrir. Pero el caso es que los cortes de sus últimos trabajos ("No son gigantes"…) son soporíferos en directo, y personalmente creo que tiene muchos mejores temas antiguos para recuperar que "La voluntad pasiva" (además tocada a velocidad de geriátrico, con un Miguel a la batería tocando con una monotonía aplastante, no había más que ver su cara por las pantallas) o la citada al principio. Poco a poco iba recuperando el tiento con cortes con más chispa como "Por meter entre mis cosas la nariz", "¿De que vas?" o la más roquera "A veces me cuesta llegar al estribillo", de su último trabajo, (sonando muy bien todas ellas, eso sí), además de un "Y dale" que, aunque no es la alegría de la huerta, al menos nos hace pensar en muchos años atrás.

Y de repente cambió absolutamente el chip del concierto con "El tren" de LEÑO (que no tendrá temas menos típicos y mejores para recuperar…, pero bueno, estamos en un festival popular y ya está), y te encontrabas a un Rosendo mucho más activo, sonriendo, con más ganas, interactuando con la gente y con su inseparable bajista Rafa… Y claro, también el público se animó y el concierto tomó un cariz absolutamente diferente, especialmente cuando llegó una de las joyas rotundas de todo el festival, un "Flojos de pantalón" que sonó como los ángeles, con ese sólo inmortal que demuestra que Rosendo es mucho mejor guitarrista de lo que aparenta (y además que lo sigue clavando en directo), y que de repente te hacía ver que ya estabas en otro concierto, con toda la gente saltando, ellos corretando por el escenario, tocando con ganas… El día y la noche, os lo aseguro.

Así, el final del concierto se presentaba realmente excitante, y de hecho fue grande con una popular "Masculino singular" (sí, la de "Picaporte", jeje) y sobre todo un "Agradecido" que todos coreamos con ganas. Rematábamos con "Maneras de vivir" (que sigo diciendo lo mismo de LEÑO, ¿no habrá otros temas?), con toda la explanada entusiasmada y que, pese a todo, puso perfecto punto y final a un concierto extraño que empezó muy mal y acabó muy bien. Y no es ni la primera, ni la segunda ni la tercera vez que me pasa exactamente esto con Rosendo y sus chicos en los últimos años… algo que os aseguro que no me pasó viendo a LEÑO en su miniconcierto en Caracol el año pasado, ni a ROSENDO años ha…

ILL NIÑO

Después de ROSENDO, la opción era TODOS TUS MUERTOS o ILL NIÑO, y aunque ninguna de las dos me convencía, por identificación con el metal me acerqué a ver a los segundos, aunque lo cierto es que no había demasiada gente que me secundara, y además sonaron sin chicha ninguna, bastante suaves para el tipo de banda que son (y es que reitero que el volúmen de este escenario estuvo casi siempre por debajo de lo que debería… ¡si incluso se solapaba por momentos con la otra actuación!, que sonaba mucho más fuerte).

Comentar que ILL NIÑO son de New York, pero de ascendencia latina, con lo que obviamente se comunicaron con nosotros en todo momento en castellano, aunque sus temas son en inglés en la mayor parte. Su estilo es un nü metal/hardcore que personalmente no me atrae pero lo cierto es que son una banda solvente, que suena con mucha caña y que tiene bastante rollo encima del escenario, aunque yo siga prefiriendo melenas y cuero a rastas y ropa amplia, defecto generacional supongo. Total, que no los había visto nunca en directo y la verdad es que me recordaron a grupos como los SEPULTURA de los últimos años, e incluso ese rollo de IN FLAMES e incluso de BIOHAZARD por momentos, presentando temas de sus últimos trabajos.

Los liderados por Christian Machado le pusieron muchas ganas para sobreponerse a la fría respuesta y al sonido del escenario, aunque la verdad es que la poca gente congregada estuvo con ellos coreando temas como "This is war" o "My revolution", aunque también es cierto que no se vivió ni de lejos el entusiasmo de lo que habíamos visto con WARCRY por ejemplo, o lo que veríamos con otras bandas al día siguiente. Y es que las bandas o gustan o no, y ahí el público es soberano, y en este caso la verdad es que entre desconocimiento, sonido muy flojo y demasiadas paradas entre tema y tema, lo cierto es que ILL NIÑO no terminaron de enganchar en VIÑA ROCK 2011. Una pena porque me habían dicho que eran un cañón en directo, aunque, gustos aparte, no es eso lo que nos ofrecieron esta vez…

MADBALL

 

Al VIÑA ROCK hay que ir con la mente y los oídos abiertos, y así me resultó interesante disfrutar de actuaciones que en otro momento o en otro lugar seguramente no habría ni visto. Y uno de estos ejemplos fueron MADBALL, una leyenda del hardcore melódico neoyorkino de vieja escuela (aunque también con miembros latinos en sus filas, al menos al cantante y el orondo bajista) que la verdad es que dieron un gran concierto frente a bastante poca gente ya a altas horas de la madrugada, aunque con muy buen ambiente de concierto en el que se vivieron los primeros pogos propiamente dichos del festival.

Flanqueados por un enorme y efectista telón con su "bola loca" como protagonista (por cierto, comentar que surgieron a finales de los 80 como un proyecto paralelo a AGNOSTIC FRONT, aunque la mayoría de miembros son nuevos), los de Freddy Cricien ofrecieron una hora incendiaria, pero melódica, en la que incluso hubo algún guiño a su banda primigenia y remataron con un cañero tema en castellano pero de reivindicación latina como es "Para mi gente". ¡Buen show!

OVERDOSE

Y era viernes y había ganas de seguir la fiesta, y por ello nos dirigimos a la carpa de "VIÑA clon" a ver a un par de bandas tributo de esas que, con polémica o no, siempre te alegran la noche y acabas cantando temas inmortales agarrado a tu colega de al lado y blandiendo litros de cerveza/calimocho con todas las ganas del mundo. Así, disfrutamos muchísimo con los valencianos OVERDOSE, un tributo a AC/DC que sonaron de maravilla (no en vano, llevan el mismo equipo, dentro de sus posibilidades, de los australianos) y la verdad es que lo hicieron de lujo liderados por un Pembo (ex cantante de MANDRAKE entre otros) que se salió emulando sobre todo a Bon Scott y que no paró de corretear por el escenario, animarnos, hacer poses… plena actitud de rock n´roll necesaria para que los tributos sean coherentes y tengan sentido.

Eso sí, un poco de sangre y de sudor de Angus no le hubieran venido nada mal guitarrista encorbatado que tocaba muy bien, sí, pero que no transmitió nada de la electricidad y ganas que se supone que debe tener todo admirador del pequeñito australiano de los cuernos (¡pero si ni se quitó la chaqueta!). "You shook me all night long", "Touch too much", Shoot to thrill", "High voltage", "Let there be rock" y demás clásicos fueron un puntazo que nos alegraron la noche a muchos, ¡vaya que sí!

THE RAMONS

Ahora, si me gustaron OVERDOSE, para mí la noche del viernes a nivel de esta carpa se la llevaron RAMONS, y eso que tardaron un rato largo en salir al escenario. Además, es que un tributo debe ser eso, una "copia" de la mejor manera posible de la banda a la que quieres homenajear, y en este caso THE RAMONS lo clavan, imitando no sólo la música sino también la imagen de los neoyorkinos locos: con pelucas, camisetas blancas (de dibujos animados, por cierto), zapatillas desarrapadas, chupas de cuero ajustadas y pose y discurso 100% ramoniano. De hecho, me gustó mucho el detalle del cantante (con gafas oscuras redondas y peluca algo más larga, claro) de dirigirse a nosotros con sorna aunque con chispa en inglés pero muy a lo Joey Ramone, y luego por ejemplo el guitarrista llevaba la misma guitarra que hacía sonar tan bien (o tan mal, según se mire) el angelito Johnny Ramone.

Por cierto, me comentó gente de Valencia que el guitarrista era el propio dueño de la sala Durango, a quien no conozco pero que me dejó una gran impresión con sus ganas y su perenne sonrisa denotando que lo disfrutó más que nadie. Y nada, "one, two, three…" y a darle con ganas a toda la retahíla de clásicos de menos de tres minutos entre los que sólo eché de menos "Comnando" o ese "Pet semetary", que tanto me gusta. Pero vamos, que lo disfrutamos de lo lindo con los "Rockaway beach", "KKK took my baby away", "Blitkrieg pop", "Beat on the brat", "Sheena is a punk rocker", "I believe in miracles" y por supuesto "Pinhead" a ritmo de "Gabba, gabba hey", como veis en las fotos. ¡Muy buenos!

Y tras esto nos íbamos a la cama que ya eran las 6 de la mañana y un concierto más se nos hacía demasiado cuesta arriba con lo que teníamos aún por delante el sábado y domingo.

David Esquitino (david_esquitino@rafabasa.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 


Galería de Fotos:

Varios

 


Viernes

WARCRY

ROSENDO

MADBALL

THE RAMONS

OVERDOSE

 

 

 

 

 

 

 

1 COMENTARIO