Inicio Conciertos Crónica Concierto RAGE – Crónica de Ángel Rúiz y Fotos de Juan Ramón Felipe...

RAGE – Crónica de Ángel Rúiz y Fotos de Juan Ramón Felipe de Villaba

3
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
Century Media - DREAM THEATER
AYRA - Silent Veil
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
Rage

+ SEVEN

LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up

Sábado 19 Marzo de 2011 – Sala Totem – Villaba (Navarra)

 Hacía ya un par de giras que no había podido asistir a mi cita habitual con una de mis bandas favoritas, precisamente una de las que me hizo elegir el metal definitivamente el metal por encima de otros estilos entre lo que también picoteaba. Y recuerdo perfectamente cuál fue el disco que me hizo dar el paso hacia el "lado oscuro" de la fuerza como dirían algunos, "The missing link", trabajo que me enganchó desde el primer momento y los afianzó ya por siempre jamás en mi "top ten" de bandas favoritas.

 En esta ocasión venían con los checos SEVEN de teloneros, una banda de la que poco o nada sabía pues no los vi en su anterior paso por la península, pero me habían hablado muy bien de ellos, y no son ningunos novatos precisamente, pero a todo no llega uno. El lugar, la sala Totem de Villaba, y la fecha, el horario razonable y los precios asequibles de la misma hicieron el resto a la hora de no dudar antes recorrer los 100km que me separan de dicha localidad.

 Soy más partidario de las giras de dos o tres grupos por cartel como mucho, pues así los teloneros siempre tienen más tiempo de lucirse y nosotros de disfrutarlos, aunque más tiempo sobre las tablas también puede significar el suicidio de muchos si su propuesta no llegar a calar, y no sería el primer caso, pero no fue así.

 Los paisanos de la auténtica Budweiser , los rockeros SEVEN, saltaron al escenario ante un público más numeroso del habitual en los tiempos que corren, pero tampoco es algo tan raro si hablamos de un sábado a las diez de la noche, fecha y hora más que razonables para no tener excusa a la hora de asistir al evento.

  Como ya he dicho, poco sabía de ellos, pero poco a poco me fueron ganando, quizá no llenen estadios en un futuro, pero los veo tocando mucho años. Su vocalista me agradó para bien (de nuevo pido disculpas por mi ignorancia, pero pese a tener varios discos en el mercado y a colaboraciones con DORO, nunca los había escuchado), versátil, potente y sobre todo rockero, muy rockero, voz rota como manda la tradición que sonaba bien tanto en los temas más clásicos como en los más metalizados, quizá le vendría bien una actitud algo más agresiva y/o chulesca, pero nada que objetar en general.

Su guitarrista me sorprendió y mucho, y supongo que a quienes como yo no los conociera, también. Se nos mostró como un hacha que va más allá de lo cumplidor y resultón, tiene recursos más que suficientes para no necesitar un segundo guitarrista en la banda e incluso se atrevía a adornarse y lucirse en momentos puntuales, y motivos no le faltaban. No era un Victor Smoslki, pero es que a su lado casi cualquiera parece poca cosa.

 En general una descarga mucho más que correcta, de hecho pocas veces he visto que unos teloneros sean despedidos entre aplausos y vítores varios, y eso ya es mucho decir, muchísimo, pues hay formaciones que pasan casi desapercibidas. Pueden estar muy satisfechos.

 No hubo que esperar mucho para poder ver sobre el elevado escenario al orondo Peavy y sus actuales RAGE, quienes, pese a no contar con un batería tan especial y del nivel de Mike Terrana (los había quienes no sabían que ya no estaba en la banda y esperaban su habitual solo, doy fe de ello), me atrevo a decir que han salido ganando con el fichaje de Andre Hilgers (ex AXXIS), y eso que ya lleva tiempo en la formación. Quizá no tenga el nivel técnico de Terrana, pero si con su marcha nos aseguramos poder salir de los habituales "Higher tan the sky", "Don’t fear the Winter" etc me doy por satisfecho y me alegro del cambio. Y quienes hayan seguido la historia de la banda sabrá perfectamente de que hablo.

 Sin muchos miramientos "The edge of darkness", de su último trabajo hasta la fecha, fue la encargada de ir caldeando el ambiente, un tema donde claramente se ve el cambio de orientación de la banda, en muchos aspectos un guiño a los disco de años atrás, con temas más directos y metaleros en muchos aspectos, prueba de ello este primero que nos ocupa, y que salvo que mis oídos me engañaran, sonó perfectamente desde un principio. Peavy sin problemas a la voz, y Victor como viene siendo habitual, demostrando que lo que graba en el estudio puede hacerlo en directo sin ningún truco.

 Fuerte empezaron y así siguieron con "Soundchaser" uno de sus mejores temas de su etapa con Terrana a bordo, y es que del disco al que da nombre y del "Unity" casi se podría elegir cualquier tema para un directo, para que negarlo, y si encima son capaces de llevarlos tan bien en vivo para que más. Volvieron como era lógico a su último disco con "Hunter and prey" e "Into the light", de nuevo dos temas muy bien recibidos, y personalmente el primero es innegable que podría haberse colado tranquilamente entre su material antiguo y pasar desapercibido, lo cual para mi es algo positivo.

"Drop dead" fue el único tema de la noche del "Carved in Stone" y me acojo a lo dicho hace un momento, un tema en la línea de su material antiguo que personalmente me encantó como sonó y que para nada desentonaba con lo visto hasta el momento. Una de las sorpresas de la noche llegó cuando Peavy se puso a hablar de la existencia de dos tipos de RAGE por así decirlo de algún modo, los RAGE "a palo seco" y su alter ego con la orquesta, "Lingua Mortis" y como era una locura tener dos proyectos en uno por decirlo "grosso modo", ¿y a que venía todo eso?, "Empty hollow" fue la explicación.

 El público se mostró más que entusiasmado, coreando con ganas la melodía inicial (las partes orquestales la incluyeron pregrabadas, no sería lo mismo sin ellas) ante el regocijo de la banda, y aquí hago un inciso para comentar algo. Hay bandas que intentan ganarse al público con los mismos chistes, gracias y numeritos allá por donde van, son simpáticos pero superficiales, y cuando el público reacciona positivamente en muchas ocasiones se muestran artificialmente halagados, pero no creo que fuera el caso. Me atrevo a pensar, y me gustaría no equivocarme, que realmente se vieron sorprendidos por la buena respuesta de los allí presentes, que sintieron su cariño, y nos lo devolvieron por igual, y no solo eso, pocas veces he visto bandas con tan buen rollo y feeling entre ellos, sobre todo entre Peavy y Victor (Andre lleva menos tiempo con ellos aparte de que su instrumento no da pie a mucho juego con sus compañeros), y es que ante todo parecen unos amigos que trabajan juntos. En lo estrictamente musical fue todo un gustazo escuchar este tema en directo, aunque en algún momento me pareció ver a Peavy sufrir un poco en los tonos más agudos, pero nada grave.

 La inevitable "Higher than the sky" (será por temas para elegir…) fue la siguiente en caer, aunque en esta ocasión no la alargaron tan excesivamente como en otras actuaciones en el pasado, lo cual es de agradecer, dando paso de sin demasiados preámbulos a otro gran conocido como es "Set this world on fire", pieza que una vez más obtuvo muy buena acogida y es que ya sabemos que es una fija y que siempre funciona igual de bien. Sencilla para ellos, sencilla para nosotros a la hora de destrozarla berreando, todo lo contrario (desde el punto de vista del "berreador") que "War of world", un corte mucho más cañero y rápido en general pero que nos hizo mover la cabeza sin parar de principio a fin. Y es que cuando uno tiene tanto y tan bueno donde elegir solo algún personaje puede estropearlo.

 Como no podía de otro modo, el solo de guitarra de un cercano y virtuoso Victor Smolski dejo a propios y extraños con la boca abierta, y con la moral por los suelos a más de un aprendiz de las seis cuerdas. Con "Straight to hell" levantaron un poco el pie del acelerador (lógico después de un solo por otro lado), a mi parecer fue quizá el tema menos afortunado de toda la noche, no porque ellos lo hicieran mal, suena incluso mejor en directo, sino porque no es precisamente su mejor composición en general, aunque siempre es positivo variar un poco, algo que se echaba en falta en los últimos años.

 "Black in mind" fue otra de las sorpresas agradables, y es que variar de vez en cuando el repertorio más antiguo no está de más, y más con una discografía tan extensa a sus espaldas. Pero ya sabemos todos supongo el por qué de tocar siempre durante años las mismas canciones una y otra vez. Bienvenidos sean los cambios cuando son para bien.

 La conocida y potente "Down" anunciaba que esto se acababa, sonó como un cañón y las primeras filas fueron un hervidero de cabezas en movimiento, sin lugar a dudas uno de los mejores temas que han compuesto nunca.

 Tras esto esperaba personalmente al menos un par de temas más, a lo que añadimos que si Peavy a veces hablara un poco menos, habría tiempo para otros dos más, para que negarlo… pero bueno, las cosas son como son, y nos deleitaron con una muestra más del buen rollo reinante entre ellos al hacer una pequeña "jam session" en la que se mezclaron melodías del "Run to the hills" de IRON MAIDEN, "Smoke on the water" de DEEP PURPLE, "We´re not gonna take it" de TWISTED SISTER y finalmente "Highway to hell", lal cual interpretarían al completo finalmente, y a modo de anécdota decir que viéndolo tocar este clásico a Victor es cuando uno se da cuenta de lo sencillo del mismo realmente.

 En fin, para gustos los colores, quizá se podrían haber marcado un par de temas más y pasar de versiones etc, con su carrera no lo necesitan, pero a veces un poco de cachondeo no viene mal supongo. Me habría encantado escuchar temas como "Without a trace", "Enough is enough", "Firestorm", "Wasteland", "All this time"…y es que por pedir que no quede, ¿no?

 En los últimos tiempos entre situaciones personales y malas actuaciones (no malas, flojas sin más, faltas de gacho o garra) estaba perdiendo la ilusión por los conciertos, en muchos casos me costaba hasta el ir, por no hablar de la pereza que me daba el escribir sobre ellos después, pero fuere por lo que fuere todo eso cambio gracias a RAGE, uno de los mejores conciertos que he presenciado en los últimos meses, sino el mejor, y con diferencia. Firmaba volver a verlos mañana mismo, sin duda alguna, y sino a ellos, a cualquier banda que nos regalara una actuación así. Gracias Peavy, gracias Victor, gracias Andre, gracias por hacerme sentir el metal de nuevo, gracias pos hacerme sentir la fuerza que hay en él y no perder la esperanza. Ya lo decía Silver, por siempre metal.

Texto: Ángel Ruiz

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo (www.musifota.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 


Galería de Fotos:

SEVEN

RAGE

 

 

 

3 COMENTARIOS

  1. Muy buena crítica pero sin menospreciar a Andre Hilgers, que hace un trabajo encomiable allí por dónde pasa, no entiendo la recurrente crítica a la labor que Mike Terrana hizo en Rage.El punch que esa bestia da a cada trabajo en el que participa es brutal, y verle en directo aporrear la batería es un motivo añadido por el que pagar una entrada, gire con quien gire. No sé, entiendo que no es algo personal y que algo tiene que haber para que tanta gente se ponga de acuerdo en que muchos grupos suenan mejor y más compactos sin él (Rage, Masterplan…), pero yo lo sigo sin comprender.

    • Terrana es con diferencia uno de mis baterías favoritos de entre todos los estilos que escucho, pero hace tiempo que se confirmó que él era la razón por la cual no tocaban temas antiguos, de ahí provienen mis críticas hacia su persona, no hacia su labor. Cómo músico es una bestia.