Inicio Conciertos Crónica Concierto ELECTRIC WIZARD + MOHO en Madrid – Crónica y Fotos

ELECTRIC WIZARD + MOHO en Madrid – Crónica y Fotos

1
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
Century Media - DREAM THEATER
AYRA - Silent Veil
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
ELECTRIC WIZARD

+ MOHO

LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up

Miércoles 16 de Marzo – Sala Caracol – Madrid

Ganándole el pulso a la pereza y a los quehaceres diarios que suelen ser un impedimento a la hora de acercarme a Madrid entre semana, me plantaba el pasado Miércoles en la Caracol para presenciar una de las citas que esperaba con más ganas de este Marzo no tan ventoso, la venida nada menos que de ELECTRIC WIZARD, una de las bandas más en forma del doom en la actualidad que nos visitaban por segunda vez en su historia presentando "Black Masses", su nuevo trabajo de estudio, un disco casi perfecto que para un servidor fue, con mucho, lo mejor del género el pasado año. Además el atractivo era doble con Iñaki y sus MOHO abriendo la noche para su público, un público que como era de esperar tardó en ir llegando hasta completar al final unos tres cuartos largos de entrada en la sala de Embajadores, una cifra más que buena teniendo en cuenta la barbaridad de conciertos que hay en Madrid este mes y por supuesto el día, que al estar en mitad de semana no ayudaba tampoco demasiado, aunque la gente del doom (y no solo del doom) se portó y aportó el toque de color a la velada, tras la cual por cierto hubo disparidad de opiniones…

MOHO salían un poco más tarde de lo previsto ante una entrada algo escasa todavía, algo menos de un tercio de la sala, algo que les importó más bien poco a la hora de repartir cera a diestro y siniestro en un concierto típicamente MOHO, de poco hablar y mucho repartir, aprovechando los 35/ 40 minutos de que dispusieron al máximo. Buen sonido, muy alto, como siempre, y buen concierto también de la banda madrileña, que dio un buen repaso por sus tres LP’s que de momento tienen editados (además del EP homónimo y el compartido). Buena sangría de sludge/ doom sucio y visceral marca de la casa, en un concierto en el que no recuerdo ningún tema nuevo, algo que quizás ya se va echando de menos, pues han pasado casi tres años desde "Chotacabra". A ver si Iñaki saca tiempo de entre tanto compromiso y podemos ver nuevo material de este referente a nivel nacional y por supuesto también europeo…

Ya con bastante más gente en la sala se cambiaba el backline por espacio de unos 25/ 30 minutos como mucho y en medio de la más absoluta sobriedad, ELECTRIC WIZARD empezaban su descarga con el quinto tema de su anterior "Witchcult Today", "The Chosen Few", un trabajo del que por cierto demostraron seguir muy orgullosos a pesar de encontrarse presentando nuevo material. El sonido al principio no fue demasiado bueno, la verdad sea dicha, aunque después fue mejorando notablemente hasta alcanzar un nivel aceptable, donde yo personalmente hubiera subido la guitarra de Jus Oborn, que estuvo un tanto baja en todo momento haciendo difícil escuchar sus solos, que tanta personalidad le dan al doom psicodélico/ alucinógeno de los de B’mouth.

Era la primera vez que tenía oportunidad de disfrutar de esta "droga sonora" en directo, y reconozco que tenía muchas reservas, tantas como altas eran mis expectativas. ELECTRIC WIZARD no son un grupo de doom más, eso está claro. Todos sus trabajos, del primero al último, son verdaderas experiencias ultrasensoriales que escapan a menudo a la razón y a las categorizaciones, cortinas de humo que te aturden e hipnotizan mientras te van seduciendo poco a poco con sus ritmos cansados y sus voces asfixiantes, hasta arriba de filtros y demás adulterantes, hasta que cuando te quieres dar cuenta, sales del absortismo más profundo y el disco se ha terminado, por lo que en cierto modo, puede que esperase algo así también para el directo, aunque en mi fuero interno supiese que era algo dificilmente esperable, valga la redundancia…

No fue del todo así, pero me niego a hablar de decepción. De hecho, aferrándome al más puro realismo, creo que ELECTRIC WIZARD dieron un muy buen concierto, solo que ahora ya se seguro que reproducir sobre las tablas la atmósfera que crean en sus discos era misión imposible. Fue, por así decirlo, un concierto de doom más al uso, donde vi a una banda con menos personalidad que en sus discos, más standard, muy grave en lo instrumental y algo desaparecida en lo vocal, con un Jus Oborn cuya voz suena muy diferente sin esos efectos vocales a los que antes hacía mención y que son la mayor parte de la esencia de este grupo. Además, el repertorio se basó demasiado en sus dos últimos trabajos, con tan sólo dos temas de trabajos anteriores, uno del "Come My Fanatics…", "Return Trip", y el gran ‘finale’ con "Dopethrone", que fue un acierto rotundo. Aparte, me gustó especialmente cómo sonó "Black Mass", y parece claro que va a ser una fija en los sets futuros del grupo, no así "Night Child", que me pareció, como en su último trabajo, prescindible cuanto menos. El grupo por su parte se mostró frío y distante, como es casi costumbre, y tan sólo Jus Oborn dirigió algunas palabras para el cuello de su camisa presentando algunos de los temas mientras abajo, como al final de su concierto después de una hora y cuarto que se me hizo corta, hubo opiniones para todos los gustos…

Setlist ELECTRIC WIZARD:

  • The Chosen Few
  • Scorpio Curse
  • Night Child
  • Return Trip
  • Satanic Rites of Drugula
  • Black Mass
  • Witchcult Today
  • Dopethrone

Jorge del Amo Mazarío (jorge_del_amo@rafabasa.com)
Twitter: Jorge_del_amo

 

 

1 COMENTARIO

  1. Yo estuve en el mismo concierto y soy un gran fan del doom tradicional (no tanto del stoner debo admitir) y la verdad es que me gustaron mucho más Moho que Electric Wizard, a quienes quería ver desde que me enteré de que venían a Madrid. Los ingleses me decepcionaron bastante, pero aun así no estuvieron tan mal. En resumidas cuentas lo consideraría un grupo “que ya me he quitado de encima” en concierto y ya. Mala fue la cara que se nos quedó al darnos cuenta de que no había ningún bis.