Inicio Conciertos Crónica Concierto LUJURIA se presentaron en Madrid, a lo grande! – Crónica y Fotos

LUJURIA se presentaron en Madrid, a lo grande! – Crónica y Fotos

4
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
Century Media - DREAM THEATER
ANGELUS APATRIDA
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
LUJURIA

+ WILD

LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up

Día 11 de Marzo de 2011 – Sala Caracol – Madrid

El pasado viernes era una fecha especial porque los segovianos LUJURIA celebraban su XX aniversario en Madrid, en un concierto importante de su gira que obviamente no nos queríamos perder. Además, la dupla de bandas que teníamos el placer de degustar esa noche era de lujo, porque de teloneros teníamos a los madrileños WILD, una de las formaciones emergentes con más futuro de nuestro heavy metal (y a punto de sacar su segundo trabajo, por cierto). La asistencia fue excelente, sin llegar al lleno total. Fue una gran fiesta!!

A estas alturas no me voy a enrollar en explicar la trayectoria de LUJURIA o comentar aspectos que todos conocemos bien, pero sí quiero resaltar transmitirles desde aquí mi más sincera enhorabuena, por haber llegado tan bien a los 20 años, luchando contra viento y marea en muchos casos, teniendo que lidiar a veces con comentarios y críticas absurdas y habiendo sufrido esos altibajos que si no te tiran de la moto, te hacen más fuerte, comoefectivamente ha ocurrido con LUJURIA. Me encanta comprobar además lo unida que se ve a la banda en todos los sentidos, sonando cada vez mejor y más compactos, y además teniendo cada vez más claro que son un grupo de heavy metal y rock puro y duro, sin más etiquetas. Y esto es algo que se nota también en el repertorio que están haciendo en esta gira de XX aniversario, dejando quizás un tanto de lado sus temas más diferentes y no tan conocidos para ofrecernos sus canciones más rotundas y heavies, valga la redundancia, y evidentemente rindiendo homenaje directo e indirecto a nuestro heavy metal clásico, del que a día de hoy son un exponente destacado de la gran enciclopedia de nuestro rock duro, del de melenas al viento, chupa de cuero, tachuelas y muñequeras.

También me gustó comprobar en directo una vez más esa labor de puente tan importante que hace LUJURIA con el público más joven (del que había bastante presencia en la sala, lo cual siempre es motivo de alegría) mostrándoles a los recién llegados que en España hubo y hay muchas más cosas aparte de todas las bandas conocidas que puedan estar máso menos arriba, o al menos que lo han estado en los últimos 10 años, y también que el sonido de las grandes bandas de los 80 en nuestro país no se ha quedado huérfano ni obsoleto, ¡faltaría más!, en estos años en los que andamos enfrascados. Y además, demostrando que se puede ser una banda actual sin renegar lo más mínimo de nuestra historia y demostrando personalidad, sonido, imagen y actitud real de heavy metal clásico sin tener que asustarse de hacerlo en el 2011, algo lamentablemente no tan habitual en estos tiempos y que gente como LUJURIA o WILD lo hacen tan bien. Y ya que estamos, creo que es hora de atribuirle a los segovianos cierto mérito de haber conseguido que el heavy no muriera en nuestro país en pro de otros estilos y sonidos, en unos tiempos, los 90, en los que todos sabemos que no era precisamente un estilo en auge. Lucha, rebeldía, reivindicación y actitud (y diversión) que siguen refrendando en directo 20 años después y que creo que a nadie se le deben caer los anillos de reconocerlo.

Dicho esto, vamos a comentar lo que fue el concierto en sí, y lo primero es decir que WILD salieron a escena antes de lo previsto, con lo que muchos nos perdimos parte de su concierto, y fue una pena porque creo que aprovecharon de maravilla la oportunidad que LUJURIA les brindó. Sonido, imagen y esa actitud de la que hablo desde el escenario, y una banda que cada vez lo hace mejor, pese a su juventud y a que aún llevan poco tiempo en la escena. Me gustó además mucho el detalle de comprobar que había muchos seguidores de la banda entre el público, haciéndonos mantener la fé de que por supuesto que hay relevo y futuro, esa cuestión que en los momentos más pesimistas muchos sacamos a la luz con más miedo que vergüenza.

Pues bien, WILD salieron a comérselo todo en los casi tres cuartos de hora de que disponían, poniendo toda la carne en el asador desde el principio y derrochando metal, sudor y personalidad, algo que se vende caro en estos tiempos, y más cuando hay que luchar en contra de las opiniones sobre este estilo "caduco y pasado de moda pero que es el mejor", que decía antaño el Molina… Capitaneados por Javier Endara, cada vez más seguro como frontman y como vocalista, fueron desgranando los temas de su EP "Calles de fuego", incluyendo una pildorita (creo recordar) de su potencial nuevo trabajo.

Me gustó mucho comprobar la seguridad de toda la banda, además de lo bien y contundentes que suenan, haciéndose poco a poco con ese hueco que tienen que ocupar formaciones como WILD en nuestro heavy metal para que la regeneración sea efectiva. Lástima que no pudiera ver su show entero, como me hubiera encantado, pero ya digo que salieron poco después de las 9 de la noche, cuando la previsión era que no empezaran hasta las 21:20/30, aunque la impresión que pude palpar en el ambiente es que lo habían hecho realmente bien, algo que pudo comprobar en los tres temas que escuché, destacando además el buen sonido con el que contaron (por cierto, guapísima guitarra amarilla de Jaime), algo no tan habitual en las bandas teloneras.

Gran respuesta como digo con la ya bastante conocida "Salvaje", que de alguna manera da nombre a la banda, y ese "Heavy metal es mi religión" de una de sus primeras maquetas, que obviamente pone más que de manifiesto la filosofía de la banda. Bien por WILD, muy positiva respuesta del público hacia ellos (tanto de los que ya les conocían como de los que les descubrían esa noche) y nuevo paso adelante de una de las formaciones que está llamada a hacer cosas importantes en la escena desde un futuro cada vez más inmediato. ¡A seguir siendo salvajes, chicos!

Pero era la noche de LUJURIA, y a eso de las 10 ya estaban en el escenario para ofrecernos una hora y media larga de puro heavy metal lujurioso, que hizo las delicias de todos, y es que tengo que destacar que desde que editaron "Licantrofilia" sólo he visto conciertazos de la banda, y una vez más tengo que decir que en Caracol se salieron, de lo cual me alegro un montón… Y es que pienso que el recuperar su personalidad más netamente heavy y roquera clásica les ha venido de maravilla para estar a día de hoy en el estado en el que están: espectacular. Y es un lujo verles disfrutar tanto encima del escenario, para mí cada vez el indicativo más claro de que una banda está bien y de que el concierto marcha sobre ruedas.

Por supuesto que el protagonista en primera línea es Óscar Sancho, quién además salió encuerado y "entachuelado" hasta los topes, pero sin dejar de lado una elegante chupa de llamas que nos puso los dientes largos a más de uno una vez más. Genio y figura siempre desde la estética, que al final es lo primero que te entra por los ojos, pasando por la actitud (somos heavies y no nos escondemos ante nadie) hasta el discurso, algo en lo que creo que cada vez está más fino, y es que una vez más repartió a gusto para todos pero siempre con los comentarios más certeros y bien/malintencionados según a quién fueran dirigidos… y cantando cada vez mejor (en su tono, por supuesto), las cosas como son ¡Grande!

Personalmente tengo que decir que soy fan de Julito, a quien cada vez le veo más contento en su papel, idolatrando del mejor modo posible a su querido KK Downing, y aportando ese punto netamente heavy ochentero (con las botas de flechos por encima de las mallas) tan marcado en la música de LUJURIA (sobre todo en los últimos años, donde se nota tela la mano de Julito a nivel de composición). Y me encantan Chepas y Gallardo, tan roqueros, tan implicados y tan chulos y elegantes (cada uno a su manera) en el concierto. Y no me olvido por supuesto de Maikel, que es una máquina (y eso que en Madrid no tuvo su mejor noche), y otro de los motores actuales de LUJURIA, ni de Ricardo, que aporta ese punto melódico de fondo casi imperceptible, sin hacer mucho ruido, y quedándose un poco en la segunda línea, pero que sin sus momentos de teclado las canciones se quedarían cojas, o al menos no tendrían ese punto tan interesante.

Siendo una ocasión tan especial, sabemos que la banda estaba algo más nerviosa que de costumbre, pero afortunadamente fue abrirse el telón, ver y escuchar la reacción de la gente y pasarse de inmediato los problemas para comenzar a disfrutar y hacernos pasar una estupenda noche de heavy metal. Comenzaron de maravilla a ritmo de dos superclásicos de nuestra historia como son "Esta es una noche de rock n´roll" (profética a más no poder, y perfecta para empezar la actuación) y "El heavy no es violencia", al grito de "¡Larga vida al heavy metal, a nuestros héroes y a nuestra historia!", y la fiesta ya estaba desatada y esto no había quien lo parase. Tras una cariñosa dedicatoria a la hipocresía de los políticos, era "Cae la máscara" la que seguía haciendo las delicias del respetable. Y seguíamos disparando con bala (además de metiendo mucha caña) con "Dejad que los niños se acerquen a mí", previa explicación de Óscar de la historia del tema, con la denuncia por pederastia que cierta periodista de Telemadrid y el PP vertió contra ellos, el juicio posterior y esa deuda que la banda aún tiene contraída por defender sus derechos, su honor y su buen nombre manchado por la intolerancia y sobre todo el desconocimiento y desprecio por parte de la derecha más rancia (eso sí, me quedo con la explicación de Óscar: "nos prohibieron tocar este tema en directo y llevamos toda la gira haciéndolo"). ¡Con dos cojones!

Seguíamos con "Traidores y criminales", único tema que cayó de "…Y la yesca arderá", que fue una de las sorpresas de la noche, para seguir con las dedicatorias emotivas (aparte de la obvia al protagonista del tema) en este caso para un gran batería como es José Martos que lamentablemente ha tenido que dejar la música de manera temporal, y al que quisieron dar ánimos dedicándole "Estrella del rock". Seguíamos mirando al cielo pero era el momento de ponernos menos serios y mirar atrás con ese "Estrella del porno" de su primer disco ("como no dábamos la talla mínima, nos tuvimos que dedicar al heavy metal en vez de al porno") que tanto me gusta, para comenzar con las colaboraciones con la salida de Javi de WILD que se cantó con Óscar esa gran "Joda quien joda", siempre imprescindible, siempre especial… y es que una vez más quedó más que demostrado que el rock no es moda sino un modo de vivir, el nuestro.

Volvíamos a mirar atrás con el cachondeo de "La gorda", un tema que era de la primera banda del Chepas, TIC, y que de hecho aprovechó para cantarse un par de estrofas del tema, como entonces. Después del interesante punto de vista que aporta siempre "Jekyll & Ms. Hyde", que también me sorprendió en el set, seguíamos con sorpresas con la presencia del gran Manolo Arias (siempre grande) que se tocó con la banda ese superclásico infravalorado que es "La fuerza del rock" de GOLIATH, que obviamente dedicaron a la memoria de Javier Ponce, guitarrista fallecido de la banda, además de al propio Ángel Arias, que también tocó con ellos. Por cierto, impresionante la estampa de tres guitarristas tan diferentes como son Chepas, Julito y Manolo en primera línea del escenario dándonos buena cera al ritmo de tan magnífico tema.

Me gustó especialmente la presentación para todos nosotros de "Viejo roquero", creo que ya convertido en todo un clásico de la banda, y es que "nos comprometimos con el heavy metal hace 20 años y lo seguiremos haciendo", ¡claro que sí, chicos! Y tras conocer de primera mano la historia de los "Goliardos" ("seguimos siendo libres, aunque les joda"), sonando más power, por cierto, era el momento de cerrar la primera parte del concierto con la presencia de un nuevo invitado, en este caso invitada de hecho, y es que fue un lujo contar con Leonor Marchesi sobre el escenario (incluso se atrevió a hacernos un guiño a la preciosa "Corazón loco" de SANTA a capella), aunque por otro lado hay que decir que, pese a las conexiones argentinas y a la identificación obvia con la letra del tema, un tema tan potente y cañero como es "Destrucción" de V8 no fue quizás la mejor elección para la voz de Leonor. De todos modos, se lo curró y nos dejó una exhibición vocal final para demostrar que sigue en buena forma.

Faltaban los bises y lógicamente el punto álgido del concierto con los que para mí siempre han sido los dos mejores temas de la banda, comenzando por un "Merece la pena" realmente especial y que creo que han rescatado con todo el acierto del mundo… y es que “el rock siempre merece la pena". Sonó de lujo y la verdad es que me puso los pelos de punta como pocas veces, antes de obligarnos a sudar a tope a ritmo de ese “Corazón de heavy metal" que ya es uno de los himnos por decreto de toda la historia de nuestra escena… “Y es ÉSTA es la puta razón de estar aquí después de 20 años", emotivo resúmen por parte de Óscar de lo que pueden significar 20 años de historia para una banda como LUJURIA.

Pero aún quedaba un último pedazo de tarta mágica con el recuerdo imprescindible al gran Ronnie James Dio con ese “Long live rock n´roll" de RAINBOW que entiendo que será el tema que hará LUJURIA en el tributo español a DIO que se está gestando. Buen broche de oro para un fantástico concierto en el que sólo eché de menos esos 15 o 20 minutitos más de canciones algo diferentes de la historia del grupo que hubieran redondeado un show de todas formas espectacular. Como esbozaba al comienzo: Honestidad, emoción, heavy metal, diversión, rebeldía y autenticidad, además de 20 años de historia (de LUJURIA y por ende del heavy metal nacional), resumidas en una gran noche de concierto en la sala Caracol.

Gracias por ser fuego por dentro y tener (y saber transmitir) corazón de heavy metal. ¡Enhorabuena y a por los siguientes XX!

Texto: David Esquitino

Fotos: Daniel Garrido

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.


Galería de Fotos:

WILD

LUJURIA

 

 

 

4 COMENTARIOS

  1. La verdad es que para mí fue un conciertazo de Wild, quienes estuvieron a un nivel altísimo y otro bolazo impresionante de Lujuria con el aderezo especial de los invitados de excepción.
    Lo pasé muy, muy bien, y acabe con esa sonrisa que se te queda cuando disfrutas de una auténtica “Noche de Rock and Roll”. Óskar es un tío superauténtico y está claro que morirá encima de un escenario por y para el heavy metal. Brindo por él!!
    Heavy Metal Is The Law.