Inicio Conciertos Crónica Concierto ADLER´S APPETITE en Valladolid – Crónica y Fotos de Fran Cea

ADLER´S APPETITE en Valladolid – Crónica y Fotos de Fran Cea

5
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
Century Media - DREAM THEATER
AYRA - Silent Veil
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
ADLER´S APETTITE
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up

+ KNOCK OUT KAINE

Miercoles 16 de Febrero de 2011 – Sala Porta Caeli  – Valladolid

De los cientos de conciertos que he tenido la fortuna de ver en estos años tendría muy complicado elegir un par de ellos como los mejores en los que he estado presente, pero sin embargo no me quedaría ninguna duda si tuviera que elegir el peor de todos. Y este se "perpetró" el 21 de Febrero de 2006 cuando Steven Adler se presentó en la extinta sala Quinta Avenida de Burgos al frente de una banda de músicos nacionales contratados por teléfono y con los que no había ensayado, cuyo cantante, muy castizo él, mantenía en su mano un cuaderno para leer las letras mientras interpretaba las canciones. Apenas un par de días después la sala se destruyó en un incendio sin que nadie pudiera acusar a ninguno de los incautos que asistimos al concierto.

Así que no encaminé mis pasos a la sala Porta Caeli de Valladolid en esta ocasión con la confianza necesaria a pesar de haberme asegurado una y otra vez que en esta oportunidad el line up de la banda estaba compuesto por una selección de auténticas "estrellas" de la segunda división del género (con la excepción de su bajista) y cuya solvencia estaba fuera de dudas. De esta manera lo que nos quedaba por averiguar era el estado de forma del batería y su voluntad para sacar adelante un repertorio que por definición era imbatible, y si no que se lo pregunten a los 30 millones de compradores del debút más exitoso de la historia del rock.

La sala presentaba un gran aspecto y se componía por público que ya había pasado los treinta y que se encontró con la primera sorpresa nada más entrar, la ausencia de una de las bandas que conformaban el triple cartel, RAMBLIN BOY, quizás los que ofrecían un toque más punk-angelino, y que según el personal de la promotora habían suspendido "porque no han venido" un gran motivo.

No pareció importar esta falta a los presentes y se calentaron de manera adecuada con los 45 minutos en los que los británicos KNOCK OUT KAINE permanecieron en el escenario y que arrancaron con una acelerada versión del We Will Rock You de Queen y que tuvieron en las canciones de su Ep Needle In The Red y su pomposo hard rock lleno de clichés y poses como en la rockera Somebody Save Me o la melosa Coming Home, guitarra acústica pintada incluida, su carta de presentación. Su vocalista Dean Foxx se empleó a fondo y se mostró comunicativo y cercano mientras que el guitarrista Jimmy Bohemian mostraba su mala cara y sus escasas dotes guitarreras y L F B al bajo y Danny Krash a la batería daban espectáculo y ensayaban sus mejores muecas. Una banda que lo tendrá difícil en un estilo ahora muy pasado de moda y donde hay competencia mucho más preparada.

Pongamos las cosas claras, a mi el concierto no me entusiasmó. Se que probablemente sea el único que piense así vistas las muestras de felicidad que asomaban en los rostros de los presentes pero yo no tuve el mismo sentimiento.

Está claro que de todos los miembros originales de GUNS AND ROSES Adler siempre ha sido el más predispuesto a una eventual reunión con la que rellenar sus bolsillos y reverdecer laureles ya marchitos y que en el improbable caso que esta suceda ni siquiera sabemos si será él el elegido para el puesto de titular.

También es cierto que no trata de engañar a nadie y anuncia de manera clara cual es el propósito de los conciertos, su ejercicio de nostalgia hacia tiempos pasados, salvo la anécdota de que interpretó Civil War, canción de Use Your Illusion que grabó justo antes de su despido, y tres nuevas composiciones de las que brillaron sobremanera Fading y Alive, mucho más cercanas en sonido a SKID ROW (etapa Sebastian Bach) y que son un gran punto de partida para una nueva etapa enel caso de que conserve la cabeza fría, ahora que parece haber dejado en paz sus venas, y decida seguir este camino. Para mi por lo menos estos fueron algunos de los momentos álgidos de la noche.

En cuanto a los temas clásicos del Apettite hubo disparidad manifiesta en las interpretaciones. Hubo feeling entre los músicos, sobre todo en la forma de tocar de Michael Thomas, ex Faster Pussycat, que disfrutó de su papel de guitar hero con su look años 80 con el pecho descubierto y su Les Paul moviéndose constantemente en las narices de las primeras filas. Diferente técnica y toque y menos espectacular en sus maneras fue Alex Grossi, ex QUIET RIOT, que se ocupó de la mayoría de las rítmicas y que con un look rubio y más actual (impagable camiseta con el rostro de Bowie) me recordó a la primera etapa del irrepetible Steve Clark (que Satanás sepa perdonar mi atrevimiento). Estuvieron solventes en Nightrain y My Michelle pero les faltó la suciedad del original Reckless Life o Out Ta Get Me, el feeling en Paradise City y Sweet Child O´Mine (es fácil salir airoso cuando tocas uno de los riffs más repetidos y conocidos de la historia del rock) y sobre todo la velocidad de Rocket Queen y Welcome To The Jungle que fueron excesivamente ralentizadas.

Un capítulo aparte se merece su bajista Chip Z´Nuff, una auténtica estrella de la serie B y poseedor de una carrera a sus espaldas sobresaliente, que aguantó su pose de tipo duro y su look de Hell Angel salido de una peli de Mad Max con sus grandes gafas de sol, su bajo de look hippie y un abrigo de cuero abrochado hasta el cuello que soportó con auténtico estilo a pesar de la temperatura infernal que había en la sala y lo que es más importante sujetó rítmicamente a un Adler cuya pegada ha bajado de manera alarmante con los años a pesar de su permanente sonrisa de felicidad.

Dejo para el final a quien se calzó los zapatos más incómodos de todos los presentes, Rick Stitch que tuvo que hacer frente a las comparaciones con uno de los vocalistas más personales (odiado e idolatrado a partes iguales) de toda la historia. Y es que la sombra de Axl Rose es demasiado larga y aunque Rick intentó acercarse al original no tuvo ni el carácter ni la fuerza necesaria. Excesivamente tímido en muchas fases del show, algo que sería imperdonable para el original, y demasiado "heavy" en muchos momentos con lo que el toque peligroso y barriobajero quedó diluido.

Axl Rose se pasea por el mundo al frente de un combo con el sagrado nombre de una formación que cambió en muchos aspectos el rumbo de la historia de la música rock recibiendo auténtico desprecio por parte de la prensa "seria" que se ocupa más de los implantes en su rostro y retrasos en sus shows que de su propuesta, con cada vez más composiciones nuevas que viejos éxitos. Y por otro lado Adler pasea su viaje nostálgico, Izzy su huida hacia adelante y Slash sus ganas de volver a ser un gunner sin Axl. Múltiples opciones cada una con su lugar en el mercado, quizás sea la que vimos esta noche la que nos ofrece la posibilidad de estar a unos metros de una leyenda pero la suma de los talentos por separado sigue siendo infinitamente despreciable en comparación con lo que todos juntos podrían hacer. Nos conformaremos con lo que hay mientras seguimos esperando el momento de la gira de reunión. Veremos si algún día hay un desenlace a todo este embrollo.

Texto y fotos: Fran Cea

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

ADLER´S APPETITE

  • Reckless Life
  • Nightrain
  • Out Ta Get Me
  • My Michelle
  • Stardog
  • Civil War
  • Mr Brownstone
  • Fading
  • Rocket Queen
  • Sweet Child O’Mine
  • Alive
  • Paradise City
  • Welcome To The Jungle

Galería de Fotos:

 

5 COMENTARIOS

  1. Fran, el guitarrista rubio del que hablas no es Alex Grossi, ya que Grossi está de vuelta con los Quiet Riot actuales… No recuerdo el nombre con el que lo presentaron, pero me suena que es polaco o algo así… En cuanto al show, yo me lo pasé muy bien en Valencia y eso que ya he visto a Adler’s Appetite varias veces… Me encantó volver a oír estos temas y pienso que Rick lo hizo muy bien, mucho mejor que Jizzy Pearl o Sheldon Tarsha… En fin, cuestión de gustos… Es cierto lo que dice orgasbrotons, una entrevista con Adler hubiese estado bien…

    • Jesus muchas gracias por tu aclaración sinceramente me parecía muy joven para ser Grossi.
      El show fue divertido y muy entretenido y además con semejante repertorio es imposible fallar..la diversión asegurada, lo que he intentado es valorar si la propuesta como tal se mantiene más allá de una gran banda de versiones de los Guns, como por ejemplo lo son Gansos Rosas y ahí la cosa ya no me acabó de convender

      En cuanto a la entrevista hubiera sido una gozada pero ya viste el marcaje que el manager de la gorra le tenía hecho