Inicio Conciertos Crónica Concierto AVALANCH en Gijón – Crónica y Fotos

AVALANCH en Gijón – Crónica y Fotos

4
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
Century Media - DREAM THEATER
AYRA - Silent Veil
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
Avalanch

Viernes 28 de Enero de 2011 – Sala Acapulco (El Casino) – Gijón

LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up

Siempre que viajo fuera de Madrid para ver un concierto y/o hacer una fiesta, no me queda más remedio que comenzar mi crónica con la misma frase: “Fue un gran placer…”  Es una frase repetitiva, sí, pero  me sale del alma, ya que soy inmensamente feliz por poder recorrer semana a semana este país, viendo conciertos, haciendo fiestas de metal, pinchando música, regalando camisetas. Para mí es un gran placer ver las caras felices de nuestra gente, charlar con vosotros…Llamadme “pelota”, pero “es lo que hay”.  Es la primera vez que iba a Gijón, por lo que la recompensa fue doble, y triple, teniendo en cuenta el principal motivo: Saborear un concierto de AVALANCH en “su tierra”.

La noche se estropeó mucho porque no paró de llover a raudales desde la tarde, pero eso no impidió que la sala casi estuviera llena (unos tres cuartos). Tras tomar un pincho y una cerveza con mi buen amigo y genial fotógrafo  Sergio “Duru” Blanco, me metí de nuevo en la sala, donde poco a poco iba entrando el público, mientras yo iba pinchando un poco de rock… A las 12, AVALANCH  saltaron al pequeño, pero coqueto, escenario de la sala Acapulco, la elegante sala del Casino de Gijón, que últimamente ha abierto sus puertas al rock, gracias, -entre otras cosas-, al tesón y trabajo de Mario (Un abrazo, amigo!)

Minutos antes de su salida, me adentré en los pasillos de los camerinos.Vi a la banda muy concentrada, especialmente a Ramón, quien paseaba con cara muy seria, como un púgil minutos antes de saltar a la lona. Estaba centrado al máximo. Presenté al grupo y arrancaron con la melódica “Lucero”, tras una larga intro.

Lo he dicho muchas  veces: AVALANCH viven un momento espléndido en todos los sentidos y eso se palpa, se nota. Su engranaje musical y personal funciona a la perfección, la banda suena perfecta, con Ramón cantando muy bien, sin salirse ni un ápice de sus líneas vocales, y con un grupo que encaja magistralmente, sin fisuras y con gran empaque…pero esta noche no fue “la gran noche” de AVALANCH. La culpa la tuvo el mal sonido, que estropeó en gran medida el profesional  trabajo de la banda. Durante casi medio show, los allí presentes, tuvimos que sufrir un pitido repetitivo, un acople que destrozaba oídos y que a mi llegó incluso a cabrearme. No entiendocomo la prueba de sonido,-a la que asistí-, fue casi perfecta, y luego el responsable de la mesa de mezclas no fuera capaz de estar a la altura de tan enorme banda durante el show. Un grupo tan inmenso en todos los aspectos como AVALANCH no pueden tener a una persona tan limitada a los controles de sonido (al menos esta noche). Espero que el técnico me perdone, no tengo nada contra él, pero si lee esto, sabrá que no realizó un trabajo a la altura de sus compañeros AVALANCH.

Dejando el famoso pitido aparte, la actuación fue buena y el set list estupendo, al menos para mí, cargado de temazos repletos de calidad, mucha calidad, entre ellos muchos de “El Ladrón de Sueños”. Repasando el repertorio, tengo claro que Rionda y compañía jamás abandonarán la pasión por la melodía. La actuación fue un lujazo como la copa de un pino, y tras ella, casi puedo certificar, una vez más, que AVALANCH son el grupo melódico con más clase y tronío de nuestro país. Al menos a mí, y a las más de 400 personas asistentes, nos lo demostraron. Sus canciones no son temas con un riff y ya está…Son poesías musicales, son canciones mágicas, cargadas de máxima calidad, melodías deliciosas y una potencia milimétrica, combinada con la justa agresividad que cada una de las piezas requiere. Para qué dar más vueltas…¡AVALANCH son así!  ¡¡¡Una pena lo del maldito pitido!!!

Perdonad que insista con el mal sonido que oscureció casi la mitad de la actuación.

La noche tuvo un invitado entre el público muy especial: Víctor García,  quien se animó a ver sus excompañeros, tras ocho años sin verles atentamente, como hizo. Me lo comentaba el propio Víctor: “Hace 8 años que no les veo, nunca coincidimos, y me apetecía verles”. Con Víctor comenté el detalle del dichoso pitido. El también se cabreó al respecto.

Hablando de Víctor. Me comentó que toda su banda está concentrada al máximo en los inminentes conciertos en México y Chile, y tras estos, se dedicarán a la masterización definitiva del que será su próximo álbum.

Pero hablemos de AVALANCH… Las canciones fueron cayendo…”Hoy te he vuelto a recordar” de “Muerte y Vida” fue un regalo para los oídos,  (menos el pitido), la  melodía de su estribillo fue magnífica. El “recuperado” “Delirios de Grandeza” sonó un poco falto de fuerza, comparado con la versión original, en mi opinión, pero no por ello desinflado. “Xana” fue coreada y saltada por todos, ¡qué gran tema! Estaba con Víctor escuchándolo…Le miré y le dije…”Que gran canción, ¡te acuerdas?” El sonrió y me dijo, “claro que me acuerdo” (Lo demás comentarios los guardo para él y para mi).

Escuchar “Alborada” fue simplemente una delicia de los Dioses. Así fue interpretada por la banda y cantada por un Ramón inconmensurable, que da el 200% especialmente en temas como este. El alegre “Papel Roto” siguió entonando al público, que extasió con los buenísimos “Ángel de la Muerte”, con esa garra y fuerza bestial y ese estribillo maravilloso que tanto me gusta, y el rotundo  “¿Dónde Estoy”?, uno de mis cortes favoritos del último CD.

El sonido fue mejorando en “El Hombre solo”, donde Ramón fue puro feeling, al que siguieron “Mil motivos”,  uno de los cortes más directos y comerciales de “El Ladrón…”, a renglón seguido, “El Ladrón de sueños”, la canción que da título al CD, y “Torres en el Cielo”.
Para cerrar la buena actuación eligieron “Cuatro canciones”, otro tema más del reciente trabajo, un medio tiempo  con otra melodía “marca de la casa” y un solo de guitarra intergalácticamente delicioso y buenísimo.

El público estaba encantado y pidió más canciones. Fueron cinco, los regalos finales: “Aún respiro”, “Otra vida”, donde Chez nos deleitó especialmente con su piano, la siempre agradable y pegadiza “Alas de Cristal”, el increíble “Pies de Barro”, -otro de mis favoritos de “Muerte y Vida”-,  y el final “Lágrimas Negras” rabioso y brutal.

La banda al completo estuvo “de 10”, y el público “de 11”. Un buen concierto, a pesar de “ya sabéis qué…”

Faltaron muchos clásicos, sí, quedaron fuera  temas como "Niño", "Ecos de Vida" o "La Cara Oculta de la Luna" y regresó  "Delirios de Grandeza", por ejemplo… Ya se sabe lo que pasa con los repertorios…Era la presentación de “El Ladrón de sueños” y por ello tocaron bastante material de dicho maravilloso CD, para la fortuna de los que teníamos muchas ganas de comprobar cómo sonarían los nuevos himnos en vivo.

Tras el concierto, siguió la fiesta, con regalo de camisetas, Cd’s (a pesar que a la gente de la sala se le olvidó repartir números para poder hacer sorteos), y gente maravillosa con la que compartí alguna copa, sonrisas, fotos  y conversaciones.

Espero volver pronto, Gijón, Asturies!!

Texto: Rafa Basa

Fotos: Sergio Blanco

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.


Galería de Fotos:

 

 

4 COMENTARIOS