Inicio Festivales Kobetasonik KOBETASONIK – Sábado 20 de junio – Crónicas y fotos

KOBETASONIK – Sábado 20 de junio – Crónicas y fotos

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up





Documento sin título

KOBETASONIK

Sábado 20 de Junio de 2009 – Kobeta – Bilbao

DREAM THEATER hicieron un concierto para fans. Pero para fans muy fans. Aquellos que les escuchan de vez en cuando o que se dedican a escuchar sus “grandes éxitos” se aburrieron de lo lindo viendo un concierto que fue en un 70% instrumental. Labrie desaparecía durante las partes instrumentales, así que se le vió poco.

KobetaSonik - Foto: Sergio Blanco
KobetaSonik - Foto: Sergio Blanco

Simpático hablar con gente que toca el bajo y que te digan “ese hombre lleva seis cuerdas en su bajo y a mí, en el mio, que tiene cuatro me sobran dos”. Cosas que pasan cuando se mezclan a bandas de tan distintos estilos en un mismo festival. Hay gustos para todo y fans de todos los pelajes.

KobetaSonik - Foto: Sergio Blanco
KobetaSonik - Foto: Sergio Blanco

Y si Myung llevaba 6 cuerdas en el bajo Portnoy no se quedaba corto. Tres bombos para el encumbrado hoy en día como mejor bateria de metal del mundo. Los más acérrimos de la banda casi se mueren de la emoción con las demostraciones magistrales de los neoyorkinos. Al termino de la actuación hablabas con la gente y había opiniones para todos los gustos. Desde el “me voy a morir de felicidad” a “menuda chapa, infumable”.

Texto: El alcalde


A continuación Mar Tomás nos relata sus impresiones sobre la actuación de DREAM THEATER:

Si el viernes tuvimos la oportunidad de ver a los dioses del AOR en el escenario 2, el sábado la cita era con los reyes del metal progresivo: DREAM THEATER. En primer lugar, me gustaría decir que el emplazamiento no me pareció el más adecuado para el show de DT. Creo que hubiera sido más apropiado meter a la banda en el escenario principal. Primero y más importante, porque se congregó mucho público para ver a los neoyorquinos. Segundo, porque el escenario se quedaba un poco pequeño para albergar a la banda (y más teniendo en cuenta que muchas veces el aliciente de los festivales es ver a los grupos en escenarios muy grandes). Y en tercer lugar, ¡qué diablos!, porque DT hicieron un concierto extraordinario que hubiera merecido celebrarse en el escenario principal. Por cierto, resulta curioso que tanto JOURNEY como DREAM THEATER fueron los segundos cabezas en Kobetasonik y al final sus conciertos superaron con creces a los grupos que tenían por encima en el escalafón, MARILYN MANSON y MÖTLEY CRÜE respectivamente.

KobetaSonik - Foto: Sergio Blanco
KobetaSonik - Foto: Sergio Blanco

Después de ver la actuación de DT en el Download Festival, más de uno nos temíamos que esta vez el show de los norteamericanos quizás no fuera tan bueno como en otras ocasiones. Afortunadamente no fue así. DREAM THEATER volvieron a demostrar que son la perfección técnica sobre un escenario y que ver tocar a Petrucci a unos pocos metros es algo que, como diría ese conocido anuncio de tarjetas de crédito, no tiene precio.

El que más dudas acaparaba por parte del público era James LaBrie. Su actuación en Donnington dejó bastante que desear y recordó tiempos pasados en los que el cantante no estaba demasiado fino sobre los escenarios. Tengo que reconocer que LaBrie no es un vocalista que me guste demasiado, por el principal motivo de su tendencia a abusar de ciertos tonos altos que en determinados momentos le cuesta manejar correctamente. Si soy sincera, y dada la perfección instrumental de sus compañeros de grupo, James LaBrie me parece el talón de Aquiles de DREAM THEATER. Con esto no quiero decir que LaBrie no haga buenos conciertos (de hecho en las últimas visitas de DT a España ha rubricado muy buenas actuaciones) pero sí pienso que constituye el único punto vulnerable de una banda que busca no sólo el sobresaliente, sino la matrícula de honor en cada uno de sus shows.

KobetaSonik - Foto: Sergio Blanco
KobetaSonik - Foto: Sergio Blanco

En esta ocasión LaBrie se dejó escuchar más bien poco. No sabemos si tuvo que ver con su floja actuación en el Download, que podría apuntar a posibles problemas vocales o simplemente a una mala tarde, pero DREAM THEATER escogieron un set bastante instrumental, cosa que tampoco nos extrañaría si habláramos de un concierto propio, pero sí que es peculiar tratándose de un festival en el que normalmente intentas ofrecer un repertorio más asequible para el público que no te conoce demasiado. Por ejemplo, mientras que en Download el grupo arrancó con uno de sus temas más conocidos, Pull Me Under, en Bilbao el inicio estuvo marcado por In The Presence Of Enemies Pt. 1.

DREAM THEATER es una banda que sorprende en directo porque nunca sabes qué repertorio te van a ofrecer ese día, pero que siempre asegura un buen espéctaculo musical y un derroche de calidad técnica cuya consecuencia más inmediata es quedarse boquiabierto aunque sea la enésima vez que los ves en concierto. En Bilbao DT volvieron a constituirse en una máquina de hacer música. El sonido de todos los instrumentos fue absolutamente perfecto, no así el de la voz, que en las primeras estrofas casi no se oía desde las filas delanteras (el propio LaBrie tuvo que pedir varias veces que le subieran el sonido), y que sólo empezó a mejorar hacia el final de Beyond This Life, la cual sucedió a In The Presence Of Enemies Pt. 1.

KobetaSonik - Foto: Sergio Blanco
KobetaSonik - Foto: Sergio Blanco

Como os comentaba el concierto estuvo muy cargado de pasajes instrumentales, en los que LaBrie abandonaba el escenario y los ojos del público se repartían entre los cuatro ases que ejecutaban las melodías como si de una partida de tetrix de nivel experto se tratara, en la que, evidentemente, las piezas siempre caían en su sitio. No voy a descubrir a estas alturas la compenetración del grupo, el ritmo milimétrico con el que se ejecutan las distintas secciones, ni la habilidad técnica de cada uno de los componentes.

Si tuviera que destacar algo, o mejor dicho a alguien, sería a John Petrucci. Para mí fue la verdadera estrella de un gran concierto. Petrucci sabe cómo explotar al máximo su pericia a la guitarra, estableciendo un diálogo con el público en el que sobran las palabras y prevalecen esos cristalinos punteos llenos de feeling, meticulosidad y elegancia. La verdad es que bastaron unos pocos minutos para que Petrucci tuviera al público a sus pies, pendiente de cada uno de sus movimientos.

En Constant Motion pudimos apreciar un mejor sonido de la voz solista y en consecuencia LaBrie adquirió un mayor protagonismo. James hizo un mucho mejor concierto que en Donnington. Podríamos decir que en Kobetasonik estuvo correcto, aunque su participación fuera menor y hubiese momentos en los que le vimos llegar muy justito a determinados tonos.

Después de recordar el álbum Systematic Chaos mediante dos temas llegaba el turno de introducir a su sucesor, Black Clouds & Silver Linings, de lo cual se encargó James LaBrie al presentarnos el primer single de este nuevo disco: A Rite Of Passage. Era la primera vez que sonaba este tema en territorio español y el recibimiento por parte del público fue muy positivo. Fue curioso observar que entre las primeras filas ya había quien se lo conocía al dedillo, ¡y eso que el álbum aún no había salido a la venta! A Rite Of Passage fue un apetitoso anticipo de lo que será la gira de presentación de Black Clouds & Silver Linings, que visitará nuestro país en octubre.

KobetaSonik - Foto: Sergio Blanco
KobetaSonik - Foto: Sergio Blanco

De nuevo llegó un descanso para LaBrie de la mano de un pasaje instrumental representado por Erotomania, que la banda ejecutó brillantemente y durante el que pudimos disfrutar con más detenimiento de las habilidades del grupo. Fue un buen momento para fijarse en el dominio de Jordan Rudess sobre su teclado girario, de la potencia y la solidez con que un impasible Myung maneja el bajo y, sobre todo, para disfrutar de un Mike Portnoy que no sólo es un extraordinario batería, sino que como todos sabéis es el verdadero maestro de ceremonias de esta banda. Siempre me ha sorprendido ver cómo trabaja Portnoy en directo, no sólo por la maestría y originalidad de sus bases, sino también por constatar cómo tiene tiempo para hacer las voces secundarias, trasladarse de un lado a otro de su espectacular batería doble, e incluso levantarse si hace falta para convertirse en cómplice del público con un guiño de simpatía. Todo esto mientras aporrea con ganas. Para mí es un verdadero crack.

Erotomania, que sonó especialmente bien, enlazó con Voices al igual que lo hace en estudio. Voices constituyó uno de los momentos álgidos de la noche y fue el tema donde posiblemente vimos al mejor LaBrie de la jornada. Para mí, sin duda este pasaje del Awake fue todo un acierto en el set.

Para no traicionar el marcado carácter instrumental del show, DREAM THEATER cerraron con Metropolis, con duelo incluído entre Petrucci y Rudess (este con un teclado colgado al hombro), mientras que en el fondo del escenario Myung y Portnoy se encargaban de sacarle brillo a unas bases demoledoras. Como anécdota, decir que la grúa de la cámara de la derecha casi se lleva el micro de Petrucci, llegándolo a inclinar ligeramente. Curiosamente la tarde anterior esa misma grúa tuvo a Neal Schon (guitarrista de JOURNEY) bastante pendiente de ella, apartándose en más de una ocasión, mosqueado al ver lo cerca que le pasaba por la cabeza. Todo fuera por una bonita retransmisión, que en el caso de DT seguro que se logró ya que tanto el grupo como el montaje de luces estuvieron de lujo.

Por último me gustaría hacer una reflexión en voz alta. Durante los días previos al festival he escuchado a mucha gente decir (como en otras ocasiones) que DREAM THEATER son un grupo muy aburrido, que no son apropiados para un festival, etc. Está claro que sobre gustos no hay nada escrito. A mí DT me pueden parecer la bomba mientras que determinados grupos en los que la gente se lo pasa de miedo haciendo mosh me pueden parecer cansinos. Lo que yo al menos tengo claro es que cualquier grupo de calidad es bienvenido en un festival y eso a DT le sobra a raudales. Conclusión: si DREAM THEATER sobraban e hicieron el que para muchos fue el mejor concierto del sábado, apañados vamos. ¡Nos vemos en octubre!

Texto: Mar Tomás

Set list:

  • In the Presence of Enemies
  • Beyond This Life
  • Constant Motion
  • A Rite Of Passage
  • Erotomania
  • Voices
  • Metropolis Pt. 1 The Miracle and the Sleeper.

Y por fín llegó el momento esperado por la mayoría de los que estábamos allí. Vince Neil, Mick Mars, Nikki Sixx y Tommy Lee. O lo que es lo mismo, sus majestades MÖTLEY CRÜE. Incomprensiblemente a mi compañero Sergio, como al resto de fotógrafos acreditados, fuesen del medio que fuesen no le permiten hacer fotos desde el foso. Jamás entenderé este tipo de comportamientos vengan de quién vengan, músicos o mánagers. Quizás no debiéramos dedicarles ni un minuto en pago por sus trabas para realizar el trabajo. Desde luego se ganaron de sobra el premio al “Motherfucker of the Year”. No les estoy insultando, el mismo Tommy Lee presentó el tema diciendo que ellos lo eran y llamándoselo a la audiencia. En fín, no tendremos en cuenta la afrenta y lo contaré igual.

Todo estaba escrito. Todo por el libro, sin un solo cambio con respecto al set-list de anteriores conciertos del tour. Sin interpretaciones magistrales, ni falta que hacían. Una fiesta en la que cada uno tiene su parcela y en ningún momento invade el terreno del otro. a nuestra diestra Mick Mars, sin moverse, a la izquierda un Nikki Sixx un poco más fondón de lo habitual y bastante apático y al fondo Tommy Lee y su super set de batería. Vince Neil al frente, cantando bastante bien. No podíamos pedir más, y encima los temas que iban a sonar eran casi perfectos.

Salieron con “Kickstar My Heart” para seguidamente atacar con “Wild Side” y “Shot At The Devil” sin descanso. Vince suelta la parrafada para que todos se puedan refrescar y llega “Saints of Los Angeles”, tema de su último lp y que seguro que se quedará en el set-list ya para siempre, pues se ha convertido en un himno para la banda y para sus fans. Me queda la duda de saber quién era la espectacular rubia que veía a la banda desde uno de los laterales del escenario.

KobetaSonik - Foto: Sergio Blanco
KobetaSonik - Foto: Sergio Blanco

Siguieron con “Live Wire” y llegó el momento Tommy Lee. El batería jamás llevará bien eso de quedarse en el fondo de continuo y no ser también protagonista de la película. Así que cuenta con su propio tiempo de speech con la audiencia, a la cual, la verdad, le importaba bastante poco lo que pudiera contarle el espigado estrella de las revistas del corazón con su botella de licor en mano. Dos temas del nuevo album, “Motherfucker Of The Year” y “White Trash Circus” antes de “Don’t Go Away Mad” donde aparecieron un montón de globos enormes con los que estuvimos jugando. Luego otro clásico de oro “Same Ol’ Situation”.

Terminaron con “Girls, Girls, Girls” y “Doctor Feelgood”. No hubo tit-cam, pero es que en España las mujeres no suelen ir enseñando sus pechos alegremente como en Estados Unidos, claro, y no fuesen ha quedar mal.

Luego llegó el bis. Plantaron un piano que juraría no tenía teclas. Al menos eso parecía desde mi posición. Y allí se plantó Tommy Lee para hacer el paripé como que tocaba, pues daría una mano por apostar que el piano que sonaba era grabado, para cantar con Vince “Home Sweet Home”. Hora y media.

Texto: El alcalde


Mar Tomás nos cuenta como vió la descarga de MÖTLEY CRÜE:

Por fin había llegado el momento de disfrutar del principal gancho de esta edición del Kobetasonik, ese icono del hard rock americano llamado MÖTLEY CRÜE.

MÖTLEY siempre han agrupado a bastante público, no sólo al típico hardrockero, por lo que la cantidad de gente que se desplazó hacia el escenario 1 a eso de la medianoche fue la más abundante que yo vi durante las dos jornadas del festival. A fans que habían ido a ver exclusivamente a MÖTLEY se le unieron una mayoría de seguidores de diversos estilos que tenían ganas de disfrutar de un buen show de rock n’ roll o, por lo menos, de satisfacer la curiosidad por ver qué tal se las gastaban hoy en día Nikki Sixx y compañía. De todas formas, para quien se pregunte si aquello estaba como con KISS el año pasado, la respuesta es no. Por lo que pude ver, la asistencia llegaría a la mitad que en 2008.

Aún sabiendo que esta vez no venían con el circo a cuestas, había expectación por desvelar qué nos depararían los angelinos. En este sentido la primera decepción fue percatarse de que las pantallas gigantes no iban a funcionar durante la actuación de los CRÜE. Más que no funcionar, lo que no iban era a recoger tomas del concierto, sino simplemente imágenes de vídeos que la banda quiso proyectar en pantalla. Como decía, primera decepción, porque prescindir de las pantallas gigantes en un recinto como el de Kobetamendi es restarle la mitad del lucimiento al show, y más en el caso de un grupo como MÖTLEY en el que la puesta en escena se supone que es un punto importante. Sinceramente, no lo entiendo.

Dejando el chasco de las pantallas a un lado, el concierto arrancó metiendo la quinta marcha, ya que el primer tema en sonar fue ni más ni menos que todo un bis como Kickstart My Heart. Este comienzo tan sorprendente me hizo presagiar que el concierto iba a ser una gran fiesta, sin embargo después me daría cuenta de que estaba equivocada y que los CRÜE habían quemado una de sus principales naves demasiado pronto.

La fuerza de un tema tan pegadizo como Kickstart My Heart hizo que todos nos pusiéramos a cantar y a movernos, olvidándonos de observar que esta vez de montaje, poquito. Vince Neil salió como el amo del escenario desde el primer momento. La verdad es que yo tenía mis serias dudas sobre cómo iba a cantar y lo cierto es que fue uno de los aspectos que más me agradó en el concierto. Con su inconfundible voz, Vince hizo un show más que aceptable. A mí por lo menos me convenció, y más aún al ver que sigue siendo un frontman con un carisma especial, en buen estado de forma y que puede levantar él solo a un recinto entero.

Del Dr. Feelgood pasamos al Girls, Girls, Girls con el tema Wild Side y, aunque la fiesta continuaba, ya empezábamos a observar con más detenimiento un escenario bastante soso, decorado únicamente con unas letras gigantes (supongo que serían en referencia al nuevo álbum Saints Of Los Angeles pero desde la lejanía no pude distinguirlas bien) y una especie de telón de fondo formado por pequeñas luces. Y nada más, ni siquiera la batería giratoria de Tommy Lee hizo su aparición o algún que otro fuego de artificio. En fin, no esperaba de MÖTLEY CRÜE un montaje tan escueto, pero en esta ocasión es lo que nos ofrecieron.

KobetaSonik - Foto: Sergio Blanco
KobetaSonik - Foto: Sergio Blanco

De todas formas, esto no amargó el arranque del concierto porque el tercer tema fue otro pelotazo como Shout At The Devil, amenizado con la proyección a través de las pantallas de imágenes de algún que otro político poco estimado a nivel mundial.

El sonido hasta entonces había sido bastante bueno, y así se mantuvo hasta el final del show. Lo único que me pareció un poco fuera de lugar fue la abundancia de coros pregrabados que, especialmente en temas como Dr. Feelgood o Saints Of Los Angeles, daban demasiado el cante.

Precisamente esa fue la canción con la que prosiguieron los CRÜE, un verdadero temazo, para mí lo mejor del nuevo álbum, que va camino de conventirse en uno de los fijos del set list de MÖTLEY para el futuro. No hay más que comprobar la reacción que desencadena en el público, cantando todo el mundo el estribillo, que, además de ser pegadizo, tiene una letra sea sencilla (lo cual siempre ayuda).

El concierto iba transcurriendo muy positivamente, con temas animados que hacían moverse al público y disfrutar de la fiesta, que al fin y al cabo de eso se trataba. Hasta que llegó el solo de Mick Mars, con el que el show se empieza a venir abajo.

Quizás sea el punto para empezar a hablar de los CRÜE uno por uno. Hasta ahora sólo he comentado que Vince Neil tuvo una buena actuación, para mí el mejor de la noche. Fue quien llenó el escenario y, si no hubiera sido por su dinamismo, el show hubiese resultado bastante aburrido. Os preguntaréis por qué me olvido del jefe. La razón es simple, Nikki Sixx no tuvo su mejor noche en lo que a presencia escénica se refiere. En esta ocasión no pudimos disfrutar de un Nikki macarra con la actitud de comerse el escenario. En cuanto a movilidad se refiere, estuvo muy apático. En cuanto a expresividad, como nos dejaron sin pantallas gigantes, pues vaya usted a saber, porque desde la distancia en el monte Kobetas los gestos o los pequeños detalles no se distinguen. Es algo que los CRÜE deberían haber previsto y evitado.

Junto a Vince Neil el otro destacado fue Tommy Lee, que estuvo contundente a la batería e hizo un buen concierto, aunque vuelvo a repetir que echamos en falta esa batería giratoria… Y en este punto volvemos a Mick Mars y a su solo. Todos sabemos que Mars está en bastante mala condición física y eso le pasó factura, hasta tal punto de que parecía un alma en pena sobre el escenario. Para más inri, la noche poco inspirada de Nikki Sixx hizo que el pésimo estado de Mars se notara aún más. Desde el punto de vista guitarrero, Mick Mars fue solventando la papeleta a lo largo del show, pero no estuvo nada acertado en su solo, donde homenajeó a Hendrix. El solo supuso un bajón importante en el concierto, ya que a la mayoría del público se nos hizo largo y bastante aburrido.

Una vez finalizado el break a manos de Mars, el concierto intentó retomar el pulso mediante un tema clásico como Live Wire, pero la alegría duró poco porque la banda volvió a frenar el show mandando a Tommy Lee a primera línea para bromear con el público como es habitual en él. Tommy no pidió en esta ocasión imágenes para su titty-cam, pero sí que el público coreara para él el famoso “oe oe oe” porque le encantaba. Después de un poco de charla y de leer algunas frases en español retomamos, por fin, el curso del concierto. Por cierto, en la charla de Tommy Lee tampoco hubieran estado de más las pantallas porque ver a un tío hablando en la lejanía, por mucho Tommy Lee que sea, al final resulta un poco coñazo.

Era el momento de presentar otro tema del último CD, en este caso Motherfucker Of The Year, menos resultón que el Saints Of Los Angeles, pero en todo caso agradable de oír después de tanto parón. A continuación Vince Neil coge la acústica y nos adentramos en un pasaje dedicado a Dr. Feelgood comenzando con Don’t Go Away Mad (Just Go Away), en la que volaron globos blancos gigantes por el recinto, y continuando con Same Ol’ Situation, donde Vince cambió la acústica por la rítmica.

El concierto no había acabado de despegar ni de retomar la marcha de los primeros minutos cuando Nikki Sixx se pone al habla para presentar a la banda. Tras sólo un tema de por medio (Primal Scream), Tommy Lee y Vince Neil vuelven a parar el concierto para hacer cantar al público, mientras el resto del grupo les acompaña.

Yo personalmente en este punto me estoy empezando a preguntar si el concierto logrará romper de una vez por todas y, tras un buen tema como Looks That Kill, parece que la cosa va por buen camino cuando Vince Neil nos pide que levantemos el puño y arranquemos la moto para ir a por el ochentero Girls, Girls, Girls, amenizado por imágenes sexies de atractivas chicas en pantalla.

Con Girls, Girls, Girls la temperatura empieza a subir entre los asistentes y lo hace aún más cuando empieza a sonar otro hit como Dr. Feelgood. Por fin parece que la comunión entre público y banda se está estableciendo como en los primeros compases del concierto cuando… los CRÜE se despiden dándonos las buenas noches y mandándonos a casa.

Todos esperábamos una traca final en los bises, pero al final la cosa se quedó en un solo tema, la conocida balada Home Sweet Home. En esta canción Tommy Lee se sentó al piano rodeado por sus tres compañeros y la nostalgia invadió Kobetamendi, especialmente por el vídeo que se proyectó en pantalla, con fotos e imágenes de toda la carrera de MÖTLEY CRÜE.

Y eso fue todo. Un concierto en el que hubo momentos buenos, pero que no llegó a romper de forma definitiva, en buena parte debido a los excesivos parones. Con un Vince Neil y un Tommy Lee que fueron la cara de la moneda, mientras que Nikki Sixx y Mick Mars representaron el reverso. Y con un decepcionante montaje o, mejor dicho, con la ausencia del mismo. En resumen, demasiados peros para una banda icono del hard rock que ocupaba el puesto de cabeza de cartel. Esperemos que la próxima vez sea más y mejor porque en esta ocasión nos quedamos a medias.

Texto: Mar Tomás

Set list:

  • Kickstart My Heart
  • Wild Side
  • Shout At The Devil
  • Saints Of Los Angeles
  • Live Wire
  • Motherfucker Of The Year
  • White Trash Circus
  • Don’t Go Away Mad
  • Same Ol’ Situation
  • Primal Scream
  • Looks That Kill
  • Girls, Girls, Girls
  • Dr. Feelgood
  • Home Sweet Home.

Nota de Redacción: No publicamos más fotos de MÖTLEY CRÜE porque el grupo, con sus responsables a la cabeza, se negaron en rotundo a que ningún fotógrafo les retratara. MÖTLEY CRÜE trató como “basura” a la prensa española, -concretamente a todos los fotografos de todos lso medios-, a quienes se les impidió hacer su trabajo, por lo que vosotros, -el publico-, no podéis disfrutar de buenas fotos. Las cuatro que nosotros publicamos las tomó Sergio Blanco desde el público, “jugándosela” de que le vieran los managers y le quitaran la cámara. Muy mal! La organización (quien se porto en todo momento de lujo) hizo lo imposible porque se puedieran hacer fotos, pero ni por esas.


Tras la descarga angelina llegaba el turno de tocar con la más fea y cerrar el festival. Le tocó a HATEBREED, que tuvo que ver como se producía la gran desbandada y se quedaban ante una pequeña audiencia formada por sus más fieles seguidores, los borrachos típicos que nunca ven hora de irse y los currantes a los que no les quedaba más remedio que esperar a que acabasen, entre ellos el fotógrafo de este reportaje, no así el redactor que en su inmensa empanada desfiló hacia el hotel y se los perdió. Tal y como lo cuento y no es broma. Supongo que sería cosa del cansancio.

KobetaSonik - Foto: Sergio Blanco
KobetaSonik - Foto: Sergio Blanco

En definitiva, vivimos un gran festival. La organización fue mucho mejor que la de años anteriores. Y lo digo por esto:

  1. – Había más variedad de comida y mejor preparada. Sí, no había restaurantes de lujo, pero es un festival. Todo es mejorable, pero en esto sí que el promotor parece haber tomado cartas en el asunto.
  2. – Los precios eran más o menos razonables. No baratos, pero tampoco pasándose demasiado. un litro de cerveza 7 euros.
  3. – Lo de cambiar la moneda sigue siendo un coñazo, pero hay gente que se lleva billetes de recuerdo y monedas también, así que irá con los gustos.
  4. – Gran detalle lo de la paja tapando el barro. Se agradece no tener que estar chapoteando todo el día. Debería ser algo habitual este tipo de actuaciones, pero desgraciadamente no lo son. Yo hasta ahora solo lo había visto en Alemania y aquí únicamente en el Derrame Rock.
  5. – Agradecer también las condiciones de la Sala de Prensa. Un lugar acogedor para trabajar, o al menos a mí me lo pareció, donde además la gente de la organización era amable y educada en todo momento, o al menos con nosotros lo fueron.
  6. – La caída del cartel y la reacción inmediata para contratar una estrella internacional es de diploma.
KobetaSonik - Foto: Sergio Blanco
KobetaSonik - Foto: Sergio Blanco

Por otra parte eché en falta la pulserita de tela. Volvimos al plástico y eso es un paso atrás. No hay más que fijarse en como se trabaja en Alemania, y en esto de organizar festivales saben más que nosotros.

En general muy bien. Gran cartel, gran festival y sin sorpresas desagradables. Irá en los gustos, pero me quedo con ANTHRAX, IN FLAMES y MÖTLEY CRÜE por ese orden. Aunque seguro que no coincido con nadie de los asistentes.

Texto: El alcalde

Fotos: Sergio Blanco

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.


Más fotos:

HATEBREED

KobetaSonik - Foto: Sergio Blanco
KobetaSonik - Foto: Sergio Blanco
KobetaSonik - Foto: Sergio Blanco
KobetaSonik - Foto: Sergio Blanco