Inicio Lanzamientos A-Z KUDAI – Shah Mat

KUDAI – Shah Mat

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
ALDEARAAN
ALDEARAAN

Lo cierto es que las bandas euskaldunes no son demasiado conocidas más allá del Ebro y motivos no es que falten para ello en muchos caso, siendo esta vez y tratándose de los chicos de KUDAI, el motivo o razón para ello uno único, el idioma, y es que como todos sabemos, este idioma nuestro es tan rudo como cualquier lengua del norte pero mucho menos hablada, y por desgracia, eso siempre es un handicap, algo solo superado cuando la propuesta traspasa las barreras de la lengua, como me atrevo a decir, es el caso que nos ocupa.

Sus dos lanzamientos previos, “Hutsa” (“Vacio”) y “Arima eroslea” (“El comprador de almas”) pasaron con más pena que gloria por mis manos, la verdad es que ni les preste demasiada atención ni la atención prestada me sirvió para encontrar nada que me interesara en su música, pero algo ha cambiado con este “Shah Mat” (que proviene del persa y viene a significar “El rey ha muerto”), un concepto inspirado en “El ocho” de Katherine Neville, que para quien no lo sepa, versa sobre un peculiar tablero de ajedrez. Una presentación así me sirvió para que la curiosidad me hiciera sumergirme en un trabajo mucho más maduro, de letras y conceptos elaborados pese al sonido hosco de su thrash metal de corte industrial.

Para ser un trabajo grabado con supongo, unos medio limitados, el sonido es realmente sobresaliente, algo que me ha gustado muchísimo, suena potente a la vez que nítido pero no artificial, mientras que la presentación esta cuidada sin grandes alardes, pero se percibe una madurez que algunas bandas de la zona jamás logran, y es que detalles como el incluir una frase de personajes famosos (Machado, Hitler, Nietzsche, Robespierre, Gandhi, Da Vinci…) de la historia a pie de cada tema, relacionada en cierto modo con el contenido de la misma, lo mismo que cada fotografía incluida, da la sensación de ser personar con algo más que pájaros en la cabeza, de personas con ciertas inquietudes.

Comienza el redondo con “Partituratik ihes” (“Escapando de la partitura”), un tema que de entrada poco o nada promete salvo un buen sonido, pero con un poco de paciencia se llega al último tercio del mismo y he ahí la sorpresa, mezcla perfecta entre guitarras de riffs pesados y contundencia en general, y una melodía pegadiza a la vez que de un buen gusto realmente sorprendente. Marcha militar con la voz del señor Bush de fondo es lo que abre “Bi munduen artean” (“Entre dos mundos”), suena crudo en un principio, sin nada que llame la atención hasta que nuevamente todo cambia a base de samplers y sintetizadores, saliendo a brillar el lado más industrial de la banda.

“Gurutzearen itzala” (“La sombra de la cruz”) es una crítica feroz hacia esa iglesia que tantas atrocidades ha cometido a lo largo de la historia, denunciando sus mentiras y hipocresía, con una frase de Nietzsche que viene que ni pintada, “El último cristiano murió en la cruz. Tras esto sin duda el mejor tema del álbum, “Shah mat”, el cual arranca con aires arábigos y en su contenido entremezcla la obra de Katherine Neville con una recordada frase de Robespierre, “Para que el pueblo viva, el rey ha de morir”, pura simbologia cercana al arte del ajedrez, ‘Shah mat” o como se dice en euskera ‘Xake’.

“Jainkoaren zigorra” (“Castigo de dios”) aún dentro de su estilo industrial es un tema un tanto más centrado en los instrumentos de la banda pero con la omnipresente electrónica de fondo, recordándome levemente a lo que hacían WHITE ZOMBIE en su día. “Azken jokua” (“El último juego”) cuenta con un estribillo difícil de olvidar, una vez se escucha se tararea sin querer, sin por ello contar con la fuerza de toda la banda, y es que mientras en los momentos más rudos las guitarras de David y Bortx suenan pesadas y la batería de Tito un tanto lenta, curiosamente cuando las partes más melódicas hacen acto de presencia es cuanto el doble bombo se dispara.

“Sentitzen dut” (“Lo siento”) podría confundirse con la balada del disco, pero por un lado el crudo contenido acerca de una inocencia perdida y por otro la agresividad de la segunda mitad del tema enseguida nos indica lo contrario, y es en cortes como donde mejor se siente la madurez de una banda que solamente quiere hacer buena música, sin caer en lo sencillo buscando mercado que ya se sabe que está ahí de antemano. “Eguna gaur da” (“El día es hoy”) es más sencillo y directo, nuevamente una crítica hacía ciertos olifantes económicos que todos conoces y tememos, por desgracia.

Quizá por el hecho de repetir el mismo esquema en casi todos los temas es que “Noraezen galduta” (“Perdido sin rumbo”) no me dice gran cosa y me parece uno de los temas más sosos del disco, sino el que más. “Nire Leihotik” (“Desde mi ventana”) es probablemente el corte más directo y clásico de todo el trabajo, demostrando que sus raíces están allá de rollo industrial, estilo al que vuelven llenos de melancolía con “Kanpoan gaude” (“Estamos fuera”), un tema con mucha carga emotiva y dulce melodía de fondo que sirve de despedida.

La verdad es que raramente escucho bandas de la zona porque casi todas me suenan igual, con las mismas temáticas etc, pero lo de KUDAI es un caso aparte, una banda exportable que puede gustar no solo a los amantes de lo industrial, sino del metal y de la música medianamente agresiva en general.

Angel Ruiz

Tracklist:

  1. Partituratik ihes
  2. Bi munduen artean
  3. Gurutzearen itzala
  4. Shah Mat
  5. Jainkoen Bigorra
  6. Azken jokua
  7. Sentitzen dut
  8. Eguna gaur da
  9. Noraezean galduta
  10. Nire leihotik
  11. Kanpoan gaude