Inicio Conciertos Crónica Concierto CUATRO GATOS – Presentación en Madrid

CUATRO GATOS – Presentación en Madrid

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up





Documento sin título

Cuatro Gatos

Sábado 9 de Mayo de 2009 – Sala Copérnico – Madrid

El pasado sábado tuvimos la oportunidad de disfrutar de la presentación oficial del nuevo disco de CUATRO GATOS en Madrid, además de, a su vez, la presentación en sociedad de manera efectiva (tras acústicos, conciertos improvisados y probaturas varias) de la nueva formación en directo. Y cómo por tanto era una ocasión especial, se presentaron sólos, sin teloneros que valgan y en una sala que, por un lado es atractiva y acogedora, pero que no termina de ser un lugar 100% adecuado para conciertos de rock y heavy metal por limitaciones de sonido y equipo (que lamentablemente tuvieron que sufrir los protagonistas “esta noche”, y por extensión el público que, aunque sólo a media entrada, nos tuvimos que quedar un tanto con ganas de más y mejor por problemas de la propia sala)… y de los precios de las consumiciones ni hablamos, claro. 

Cuatro Gatos - Foto: David Esquitino
Cuatro Gatos - Foto: David Esquitino

Pero el caso es que había ganas de volver a tener a los CUATRO GATOS encima de un escenario, de escuchar tanto los temas del nuevo trabajo, “El sueño de la razón”, como los ya casi clásicos de “Esférica” y sobre todo “La caja de música” (de hecho, el repertorio se basó en temas del primer y tercer disco del grupo, como en el fondo era lógico), y ver cómo se desenvolvía el grupo con la voz de Juanmi como protagonista y frontman, y el aporte de Covadonga Martínez como segunda voz, apoyo vocal, y corista (si es que hay alguna diferencia entre los tres términos, aparte de pequeñas matizaciones)… vestida muy guapa en todo momento, por cierto, a modo de princesa gótica pero con personalidad y estilo propio. Y el hecho es que disfrutamos de un buen concierto, con una banda que me sigue pareciendo excelente y realmente por encima de la media de calidad de grupos que, para mal o para bien, tenemos en nuestro país (que los hay peores pero también mejores, que nadie malinterprete mi comentario)… aunque sí es cierto que lamentablemente no disfrutamos del concierto excelente que a todos nos hubiera gustado ver por un sonido que nunca terminó de estar al nivel adecuado y un set que tuvo que terminar antes de lo previsto (recortando dos o tres temas incluso) por los consabidos límites de horarios que tenemos que sufrir una y otra vez en la mayoría de las salas habilitadas para conciertos (y lo expreso así a propósito) en nuestro país.

Cuatro Gatos - Foto: David Esquitino
Cuatro Gatos - Foto: David Esquitino

Además, reconozco que me costó un poco adaptarme a la voz de Juanmi en directo (detalle que no pasó en absoluto en disco), especialmente con los temas antiguos (donde le cuesta bastante, las cosas como son), y al apoyo de Cova en ciertos temas que, a mi modo de ver, no los necesitan. De todos modos, notable para ambos (quizás los que más tenían de examen en el concierto), tanto Juanmi a nivel vocal y de desenvolverse como primera referencia encima del escenario (aunque no pudo quitarse el gusanillo de tocar el teclado/piano en algún momento, además de la acústica), como Cova ofreciendo un interesante contrapunto con su voz y su forma de moverse en el escenario, atractiva y sin excesos, manteniéndose en un elegante segundo plano para ni destacar de manera exagerada, ni pasar desapercibida, lo que no ocurrió en ningún momento. Eso sí, tengo que citar el término “Pimpimetal” que comentó Juanmi en algún momento del concierto y que me hizo mucha gracia (y es que esta banda sin su chispa y sobre todo buen humor no sería la misma).

Del resto de músicos, sigo teniendo mi preferencia personal por el guitarrista Pedro Vela, elegante y preciso, además de con mucho estilo y arte encima del escenario (donde, sin perder su timidez y humildad habitual, sí se le nota más suelto y a gusto que por ejemplo haciendo entrevistas o posando para fotos), además de un energético bajista como es Javier Canseco que es una de las principales bazas escénicas del grupo en directo, también parte importante en formaciones que destacan por su musicalidad y estilo “complejo” en casi todas sus composiciones. Por supuesto, lo del Niño también siempre es mucho, manteniendo el nivel y dando fuerza a la banda desde atrás (la coña del aire trasero de la batería lo dejamos para quién estuviera en el concierto, jeje), pero sobre todo aportando ese buen rollo y vena divertida que, indudablemente, es otra de las facetas importantes de esta banda tan particular. Y no me olvido de Carlos Álvarez, el nuevo teclista de directo del grupo, que permite que Juanmi se enfrente a las “hordas” con libertad, sin que la banda pierda nada de su armonía y el colchón melódico de todos sus temas en directo.

Cuatro Gatos - Foto: David Esquitino
Cuatro Gatos - Foto: David Esquitino

Comenzaron (tras la intro de “Star Wars”) a tope con el tema que abre su nuevo disco, “Mañana quizás sea peor”, aunque se notó desde el principio que el sonido iba a ser uno de los caballos de batalla del show (y pelearse los 6 músicos con el reducido espacio del escenario, claro), y eso que mejoró bastante en la segunda mitad del concierto. Desde el principio también comenzaron a poner las cartas sobre la mesa en el sentido de que ellos mismos saben que su primer disco fue “una pasada”, y es donde están sus temas más conocidos y respetados hasta ahora como las fantásticas “Más allá de la realidad” o la cañera “Todos los ayeres” (que hacía tiempo que no la tocaban, por cierto, y Juanmi sufrió de lo lindo para “emular” a Iván Urbistondo), además de la bonita balada “A quién pueda escucharme” (que cantó Cova y donde Pedro sacó por primera vez su Telecaster para los temas más tranquilos), en los primeros compases del concierto. Con el single “Cruce de caminos” (con Juanmi y Cova enfundados en las gabardinas negras del vídeo clip) hubo una primera mejora importante de sonido, además de una reacción grande del público, y es que se notó aquí que éste es uno de los cortes que mejor ha aceptado ya del nuevo disco. Por cierto, que en este tipo de temas es en lo que veo que más luce Cova en directo, los que están hechos para dos voces o para que entre su voz sin forzar o empujarla a estar “porque sí” (aunque ésta es sólo mi opinión personal, vaya). Después de “Contracorriente”, otro de los temas más pegadizos del nuevo disco, se atrevieron con una de sus joyas (con intro clásica de teclado previa por parte de Carlos) como es la fantástica “La caja de música”, que les quedó de maravilla, sinceramente. Y es que ese tema es un resumen perfecto de la elegancia, buen gusto y estilo particular de la banda, un lujo.

Era ya el momento de la breve parte acústica, con batería “de juguete” en primera línea, Juanmi con la acústica y Pedro y Javi más suavizados, y en la que tocaron tanto su single “Adiós” (que explicaron que a la gente le había gustado más en su versión “homosexual” del EP –que regalaron como detalle a la salida, que no se me olvide mencionarlo- y que por eso la tocaban así), como la siempre entrañable “Tocaba correr” de ÑU (por si alguien está despistado, Juanmi, Pedro y Joaquín formaron la banda tras su experiencia de varios años con el legendario grupo), que dedicaron al propio Jose Carlos Molina, y que una vez más nos emocionó a muchos de los que a veces recordamos, lo contamos y sonreímos.

Cuatro Gatos - Foto: David Esquitino
Cuatro Gatos - Foto: David Esquitino

Como no podía ser de otro modo, tenía que haber tiempo para las “coñitas” entre Juanmi y Joaquín (de verdad que un dúo cómico entre ellos no tendría precio, ¡qué cracks!), y a su vez para el sólo al piano del gran músico (en varios sentidos, como decían ellos de broma) precediendo a una majestuosa interpretación de “El fantasma de la ópera” que sinceramente les quedó de lujo, posiblemente el mejor tema de la noche a mi modo de ver, y que sonó con una fuerza y poderío increíble. Destacar la gran voz de Cova tirando más en este tema por su lado más operístico y su feeling en directo, además del obvio duelo vocal “Bella/Bestia” que requiere el tema y que les quedó perfecto esta vez. Era el momento de mirar un poco también a “Esférica”, del que creo recordar que sólo tocaron la pegadiza “Sálvame” (un tema que me sigue sonando raro en directo por su mezcla de sonido más sinfónico/progresivo pero por el contrario con un estribillo 100% hardroquero). Lamentablemente apretaba el tiempo y tuvieron que recortar el set en este momento, aunque creo que la elección no fue adecuada para terminar porque no quitaron la extensa y algo farragosa en directo “El sueño de la razón” (y eso que no la hicieron tan larga como en el disco y que la interpretación fue buena), pero sí dejaron fuera un par de clásicos en sus conciertos como la gran “Hermano enemigo” (uno de los primeros temas, si no el primero, de hecho, que hicieron para el grupo) o su versión del clásico “Heat at the moment” (rebautizado como “Es tu momento”) de ASIA que tenían prevista para cerrar (además de la ensoñadora “Un brillo en el bosque” que hubiera quedado de lujo antes de rematar los bises con más caña).

De todos modos, la que no podía faltar al final era la movida, roquera y divertida “Argumentos de fé”, de su primer trabajo, que también fue de los mejores momentos del concierto, con toda la gente cantando y saltando al ritmo del tema, y que puso punto final a un interesante concierto pero que quizás nos dejó a todos (supongo que a ellos los primeros) con un sabor un tanto agridulce ya que estuvo bien pero no terminó de ser tan redondo como deseábamos banda y público.

Cuatro Gatos - Foto: David Esquitino
Cuatro Gatos - Foto: David Esquitino

En definitiva, buen concierto de la banda, que demostró como siempre capacidad, arte, actitud y mucho oficio, pero que quizás me vuelve a dejar con la ligera sensación de que el directo no deja de ser su asignatura pendiente de redondear. Pese a todo, lo pasamos bien, el grupo ofreció un buen espectáculo y todos nos fuimos satisfechos aunque con ganas de más y mejor, como decía al principio. No siempre se puede tener todo aunque al menos yo sigo pensando una y otra vez que, con reservas o sin reservas puntuales, esta banda es especial y merece mucho más de lo que lamentablemente ha conseguido hasta ahora. De nuevo están en posición de volver a subir peldaños y les deseo de corazón que con “El sueño de la razón” bajo el brazo y los próximos nuevos conciertos de la banda sigan avanzando y ganando más hermanos que enemigos (o restando indiferentes, vaya).

Texto y fotos: David Esquitino (david_esquitino@rafabasa.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.