Inicio Lanzamientos A-Z AMORPHIS – Skyforger

AMORPHIS – Skyforger

0
Madness Live!
BARON ROJO 21 Marzo - Barcelona
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
ROCK THE NIGHT FESTIVAL
ROCK N ROCK
PACO VENTURA - GIRA 2020
METAL PARADISE 2020
Madness Live!
BARON ROJO 21 Marzo - Barcelona
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
ROCK THE NIGHT FESTIVAL
ROCK N ROCK
PACO VENTURA - GIRA 2020
METAL PARADISE 2020
ROCK THE NIGHT FESTIVAL
ROCK N ROCK
PACO VENTURA - GIRA 2020
METAL PARADISE 2020

Hablar de AMORPHIS es hablar de un ejemplo más que claro de cómo reinventarse uno a sí mismo como banda para seguir en el negocio y, en definitiva, para buscar un sello de identidad que te distinga del resto de bandas cuando después de muchos años en el negocio, no logras destacar sobremanera o hacerte con un buen nombre reconocible en todas partes… Y es que con la llegada de Tomi Joutsen en 2005, el sonido del grupo sufrió un cambio radical gracias principalmente a la entrada del nuevo vocalista, pasando de, desde mi punto de vista, ser una banda finesa de folk del montón, o que al menos no llegó nunca a destacar sobremanera de entre el resto a, conseguir primero un contrato discográfico con Nuclear Blast para la edición de su “Eclipse” y sucesivos y, lo más importante, la consecución de un estilo que hoy día les es tan propio como los mil lagos de su país y que, ahora sí, les hace reconocibles en todo el mundo, significando todo ello el renacer del grupo que, 15 años después de su formación y gracias al lavado de cara musical principalmente, ve como su carrera discográfica experimenta por fin el auge que tanto llevaban buscando y cuyo zénit, al menos hasta el momento, tiene un nombre, que es “Skyforger”…

Y es que si “Eclipse” significó el cambio radical hacia unas tesituras musicales completamente revolucionarias con respecto a “Far From The Sun” y anteriores, con ese primer metal melódico de melodías preciosistas y de regusto a cuento finés, y “Silent Waters” no venía sino a perfeccionar ese mismo estilo, este nuevo “Skyforger” es, por así decirlo, el clásico tercer trabajo si su carrera musical hubiese comenzado con “Eclipse” (que así fue en cierto modo…), un tercer paso que supone una perfección mayor aún, una evolución lógica si se prefiere, donde vamos a descubrir a unos AMORPHIS más refinados, depurados, melódicos e incluso comedidos que nunca.

En lo musical, desde el principio vamos a apreciar que “Skyforger” es un trabajo orientado completamente hacia la melodía, un disco donde predomina el pasaje cuidado, el fraseo exquisito, la técnica incluso más depurada que en trabajos anteriores, y donde quizás sí que se ha perdido un poco la caña y agresividad de temas como “Two Moons” en “Eclipse”, por ejemplo, puesto que aunque todavía hay muchos temas que cuentan con algún pasaje suelto en gutural, sobre todo para darle algo de épica a la parte final de los temas, lo cierto es que es un disco a medio tiempo, de pasajes como digo cuidados hasta el extremo, con una producción deliciosa donde además, Tomi hace el mejor trabajo desde que entró en el grupo, sencillamente espeluznante. En lo compositivo es un disco superior en general al resto, puesto que aunque no es más variado que los anteriores, los temas sí que podría decirse que son más complejos y elaborados a nivel instrumental, tanto a nivel de técnica, como de arreglos, como de melodías, como de madurez compositiva, dando la sensación como de si con este nuevo trabajo AMORPHIS hubieran encontrado ese estilo tan suyo que llevaban forjándose desde 2005.

Todo esto se puede apreciar sin ir más lejos desde la inicial “Sampo”, que abre el disco con un gran tema que arranca con unas bases de delicado piano a la que se une la guitarra rítmica, que después dejará el protagonismo a la solista de Esa Holopainen, cuyo trabajo es espectacular e infinitamente superior que en trabajos anteriores. Preciosos puentes vocales de Tomi Joutsen, un tema con cambios, con un “tufillo” incluso a metal progresivo en las guitarras, con efectos de guitarra varios y con una parte central que precede al solo alucinante con el piano, efectos y la voz, que desemboca en un solo incluso algo psicodélico, que como avanzaba antes tiene su continuidad en una parte gutural que le da un efecto épico al tema, justo antes del solo de teclado de Santeri Kallio (que en “Skyforger” tiene más protagonismo que nunca), dejando patente que estamos ante un tema redondo para degustar con tranquilidad, igual que el disco al completo.

“Silver Bride” es el single, o al menos el primero, y es un tema que a diferencia de “Sampo” entra mucho mejor y recuerda más a “Eclipse” y a “Silent Waters” (a mi se me da un aire en su inicio a “Shaman”, si recordáis…). Estrofas de guitarras 120% “made in AMORPHIS“, con Tomi Koivussari poniendo el riff heavy y Esa aportando los punteos melódicos, las florituras y el acojonante buen gusto que destila esta canción, con estribillo tremendo y en definitiva, todos los ingredientes de la actual etapa de los fineses y que les hacen únicos. Nuevamente llama la atención que la parte gutural aparezca al final, dándole más grandilocuencia, y también unas distorsiones de guitarra muy novedosas tras el solo con aires de ambientación, como si de una tormenta se tratase… “From The Heaven Of My Heart” es otro tema de melodías abrumadoramente cuidadas, en un tema de inicio a fuego lento, como “Silver Bride”, que luego nos regala otra estrofa como la del citado single, reconocible completamente. Tomi luego se luce en un estribillo largo y suave, con una voz que unida al buen gusto de Esa te acarician los oídos, aunque la versatilidad vocal de Joutsen nos vuelve a regalar después la crudeza de las épicas estrofas, acuñadas bajo su propia fórmula…

Algo que me sigue llamando la atención, igual que en “Silent Waters”, es que “Skyforger” no solo es que también esté inspirado en el conocido libro de cuentos tradicionales fineses “Kantele”, sino que los temas suenan a eso, a cuento, como si se nos estuviese narrando una historia en cada tema en lo letrístico y en lo instrumental, como si su música estuviese de verdad totalmente conectada con la letra…

El disco sigue con “Sky Is Mine”, un tema más rápido en lo que al tempo propuesto por Jan Rechberger se refiere pero que no suena tampoco más crudo, sino que aun siendo más rápido, más ligero, cuenta con el preciosismo y melodías super cuidadas que caracterizan al disco, con un buen estribillo, interpretación soberbia de Joutsen y guitarras muy características de Esa Holopainen, que nuevamente lo borda. Luego la historia cambia completamente en “Majestic Beast”, un tema que parece, hasta el momento, sacado de otro disco; un track oscuro, pesado, completamente en clave gutural, con melodías únicamente de teclado muy a lo THERION, y con un final de guitarras técnicas e hipnóticas impresionante, muy diferente a todo lo visto hasta el momento.

“My Sun” cuenta con un inicio de piano y teclados casi depresivos, y esa va a ser la tónica general de un tema entrañable, de melancólicas melodías y con uno de los mejores estribillos de todo el disco, para dejar paso otro de los puntos fuertes del disco, “Highest Star”, que se inicia con un toque muy folk con flauta y un suave punteo de guitarra, en unas estrofas calmadísimas que, como era de preveer, se crecen en el estribillo, que suena ni más ni menos que como las estrofas de “Silver Bride” etc. con una alternancia entre limpias y guturales buenísima, y todo sin dejar de lado las flautas ni el preciosismo de las guitarras, un tema de estructura clásica y sencilla pero también efectiva… Nuevo inicio que recuerda a sus discos más ‘folkies’ para “Skyforger”, al que luego se une una especie de flauta diferente a la anterior cuando las guitarras van ganando protagonismo y se van creciendo, desembocando en otro pasaje heavy/ melódico adictivo de voces cambiantes y guitarras curradas, con un estrobillo menos efectivo pero con una riqueza musical apabullante.

“Course Of Fate” tiene otro inicio que pone los pelos de punta, un poco en la línea del resto del disco pero esta vez con guitarra acústica y guitarra solista, dejando paso a las guitarras y la voz de Tomi en otro tema que se me antoja tiene bastante de metal progresivo, con un buen estribillo y mejor puente, siendo en esta ocasión las guitarras menos cambiantes y algo más previsibles… El final del disco no podría ser mejor, pues “From Earth I Rose” es un tema que para nada te esperas, sin intro, con unas guitarras en las estrofas de las que nos tienen ellos acostumbrados pero que, sorprendentemente trae consigo las brutales guturales de Tomi, que luego van alternándose mucho con las limpias en un corte más complejo y de difícil escucha que el resto, pero ni mucho menos por ello peor. Sorprende, otra vez, descubrir que con las flautas, la guitarra acústica y la épica voz de Tomi el conjunto sigue sonando con ese toque a cuento tradicional, y sobre todo esa sensación de que estás escuchando mil cosas a la vez (voz, guitarra solista, rítmica, bajo, batería, flautas, acústica doblada…) y que, aun así, todo suena con una armonía perfecta, como tiene que sonar…un trabajo de producción encomiable que pone el broche de oro a un disco casi perfecto, para enmarcar…

Solo queda pues quitarse el sombrero ante unos AMORPHIS que han logrado darle perpetuidad a sus dos anteriores trabajos e incluso superarlos ampliamente, con un “Skyforger” que anuncia una nueva potencia en el metal europeo y una seria amenaza para quienes se atrevían a decir que todo estaba inventado, demostrando una vez más que la conciliación entre la exquisitez de guitarras, teclado, arreglos y la potencia de guitarras crudas y guturales es perfectamente posible. Más que un disco, una experiencia, que apuesto a que enganchará a muchos que todavía no se hayan acercado al grupo y que te maravillará si “Eclipse” y/o “Silent Waters” eran de tu agrado. Una obra maestra que debería sobrevivir al paso de los años…

Jorge del Amo Mazarío (jorge_del_amo@rafabasa.com)