Inicio Lanzamientos A-Z OLD MAN’S CHILD – Slaves Of The World

OLD MAN’S CHILD – Slaves Of The World

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil

Son ya, desde 1993, nada menos que dieciséis años los que la carrera discográfica de la ‘one – man – band’ de Galder, OLD MAN’S CHILD, lleva en la brecha del metal extremo noruego y europeo, más de tres lustros de trayectoria que, aunque le pese, a menudo ha ido paralela a la de su grupo principal, unos DIMMU BORGIR que siempre han “eclipsado” un poco la tremenda discografía de este interesantísimo grupo, aunque por el contrario, diría que también han influido muy positivamente en la difusión de OLD MAN’S CHILD, en la medida en que la inmensa mayoría de gente que hoy los conoce es gracias a DIMMU, gente que atraídos por su sonido quieren seguir indagando en los infinitos proyectos paralelos de sus miembros, encontrando para sorpresa de muchos que la propuesta de los de Galder y los DIMMU es bastante similar, encontrando en los primeros otro buen filón de buen black metal melódico/ sinfónico, con bastantes matices y diferencias entre ambos, qué duda cabe…

De hecho, tengo que decir que aunque me gustan OLD MAN’S CHILD tanto o más que DIMMU BORGIR, nunca le he encontrado demasiado sentido al proyecto de Galder, ya que si bien normalmente los músicos suelen utilizar este tipo de proyectos paralelos a sus grupos principales para experimentar con otros tipos de música alejados del de su banda madre, en este caso, y como avanzaba antes, la propuesta de OMC es quizás inexplicablemente cercana a la de DIMMU, algo que después de tantos años sigo sin entender, aunque, como también hay que reconocer, sobre todo en los últimos discos las diferencias se van haciendo algo mayores, sobre todo en el plano “sinfónico”, con unos DIMMU cada vez más orquestales y “rimbombantes” y unos OMC que, sobre todo con su nuevo trabajo, parecen optar por un metal más directo, con menos “florituras”, más crudo, oscuro y “puro” en definitiva, algo que siempre caracterizó también en mayor o menor medida a la música de Galder pero que en este nuevo disco se ve acentuado aun más si cabe, con un trabajo casi redondo, agresivo a más no poder, corto, directo, sobre todo directo, como ya comentaba antes, que no decepcionará a ningún fan ni de “Vermin” ni de ninguno de sus trabajos anteriores.

Para la ocasión, en “Slaves Of The World” Galder ha grabado, como siempre, voz, guitarras, bajo y teclado, dejándole las labores tras los platos en esta ocasión al experimentadísimo Peter Wildoer (PESTILENCE), que como no podía ser de otro modo ha bordado su papel, quedando incluso especialmente a destacar la violencia, rapidez y presencia de la batería. El disco se grabó a finales del pasado año en los concurridísimos Fredman Studios de Fredrik Nördstrom en Gothenburg, y el resultado sobra decir que ha sido más que satisfactorio, una enorme producción que refleja a la perfección la fiereza de un disco a mil revoluciones, muy muy intenso, y con caña para dar y regalar, uno de esos discos que no dejan espacio alguno para respirar.

El disco empieza thrasher a más no poder, algo que como veremos a continuación se vendrá repitiendo en más temas. Muy buen tema “Slaves Of The World”, con ese tempo inicial de thrash inequívoco y, después, mucho pasaje de voces y guitarras black un poco ralentizadas, a medio tempo, describiendo una atmósfera oscura “made in Galder”. Siguiendo al oscuro, pesado y cambiante inicio nos encontramos con “Saviours Of Doom”, un tema donde se confirma la, para mí, excesiva carga de efectos en la voz de Galder y unas guitarras que me recuerdan un poco al ‘death and roll’, guitarras que luego tornan blackers y nuevamente pesadas y oscuras y se ven reforzadas por las primeras pinceladas de un teclado con un abrumador buen gusto, que solo adorna de vez en cuando, no siendo en ningún caso protagonista. Destacar también el pasaje melódico armonizado de mitad del tema, que supone un oasis dentro del tema. “The Crimson Meadows” es un tema incluso más pesado en su inicio, con un riff marcial que casi sienta como un mazo, adornado nuevamente por los teclados, que luego cambia mucho con una batería omnipresente que tan pronto impone un clásico tempo thrasher como revienta el doble bombo destilando black metal por todos sus poros, uno de los mejores y más variados temas del disco.

“Unholy Foreign Crusade” es otra joya del disco, y ahora sí que vamos a reconocer muchísimo más el estilo DIMMU BORGIR en el apabullante buen hacer de los teclados iniciales, mezclados eso sí con un arranque de thrash clásico a más no poder. Es una canción que juega mucho con el solapamiento de elementos de thrash y de black melódico, con constantes cambios, doble bombo y en definitiva todo lo que es Galder y, como digo, gusta de llevar a DIMMU. Muy bueno también el solo armonizado, mucho más musical que técnico. “Path Of Destruction” no hace sino elevar el nivel de sus predecesores. Impresionante aquí la labor compositiva de Galder, que alcanza sus cotas máximas. Dentro del mismo tema vamos a encontrarnos las partes de black más puras y propiamente noruegas, y a la vez los mejores teclados, melodías y hasta un pasaje de guitarra acústica que hacen de este uno de los mejores temas del disco.

“The Spawn Of Lost Creation” es un tema que nos muestra dos caras, una muy lenta y agónica y otra de black sinfónico a todo meter, un clásico tema a lo OLD MAN’S CHILD que quizás esté algo más falto de chispa a la hora de mantener la intensidad y el interés. “On The Devil’s Throne” es un tema algo extraño en sus guitarras, y diría que hasta se intuye un toque progresivo en los riffs y las experimentales guitarras, más técnicas de lo habitual aunque no por el solo, nuevamente armonizado y lejos de alardes de velocidad. “Ferden Mot Fienden’s Land” es otra buena muestra del estilo OMC y de cómo se puede hacer black tanto a velocidades de vértigo como a tempo ‘andante’, ahora en noruego, lo que recuerda inevitablemente a los inicios a principios de los noventa. Cerrando el disco, “Servants Of Satan’s Monastery” cuenta con un inicio acústico y tras el cambio nos muestra uno de los cortes más cafres de todo el disco. Tempos thrashers con guitarras de melodía black, doble bombo y guitarras disparadas recordando hasta a los inicios del black metal en noruega, intercalados con guitarras complejas, buenas melodías y una voz atronadora.

Todo esto encontramos en “Slaves Of The World”, una obra maestra que te volverá loco si ya seguías a OLD MAN’S CHILD o incluso a DIMMU BORGIR o cualquier otra banda de black melódico/ sinfónico (ANOREXIA NERVOSA, ILLNATH, MISANTHROPE…) que demuestra que Galder se encuentra a un nivel compositivo altísimo y que sigue creyendo en su proyecto, que cada vez va ganando más y más adeptos y solidez, buena muestra de que con constancia y las ideas tan claras se puede también despuntar, aprovechando también y como decía el éxito y popularidad de unos DIMMU BORGIR que, curiosamente, cada vez siembran más dudas y debates con sus discos. ¡Impresionante!

Jorge del Amo Mazarío (jorge_del_amo@rafabasa.com)

Lista de Temas:

  1. Slaves Of The World
  2. Saviours Of Doom
  3. The Crimson Meadows
  4. Unholy Foreign Crusade
  5. Path Of Destruction
  6. The Spawn Of Lost Creation
  7. On The Devil’s Throne
  8. Ferden Mot Fienden’s Land
  9. Servants Of Satan’s Monastery