Inicio Lanzamientos A-Z CUATRO GATOS – El sueño de la razón

CUATRO GATOS – El sueño de la razón

0

La verdad es que les tenía perdida la pista a este grupo tan especial, surgido en su momento tras la disolución de la penúltima formación de ÑU, precisamente la que grabó el disco “Cuatro Gatos” hace casi diez “castañas”, y que obviamente aportó el nombre para la banda que formaron entonces Juanmi Rodríguez, Joaquí Arellano y Pedro Vela… y a los que se unió poco tiempo después el bajista Javier Canseco, para formar la columna vertebral del grupo desde entonces. Reconozco que sobre todo me maravillaron hace algunos años ya con su genial debút, “La caja de música”, pero ha pasado tiempo desde entonces y lamentablemente las cosas no les han terminado de funcionar, al menos no como por calidad y chispa se merecían, con cambios de miembros, un segundo disco que no funcionó tan bien y lógicamente tener que lidiar con esto en momentos bastante complicados para la escena nacional.

Pero ellos siempre han sido luchadores y además mantienen ese “algo” especial que diferencia a las buenas bandas de las malas, y se levantan una vez más de la mano de este nuevo asalto, su esperado tercer disco, “El sueño de la razón”. Y cómo no podía ser de otro modo, hay continuidad (manteniendo su exquisita y elegante propuesta base, musicalidad latente y toque de buen gusto y calidad) pero también hay novedades importantes, entre las que hay que destacar por encima de todo que por fin (y es que al final era casi a lo que estaba “obligado” y/o abocado) el propio Juanmi Rodríguez (teclista y principal compositor) ha tomado las riendas vocales del grupo, aportando esa personalidad totalmente musical y ese tono vocal profundo, semigrave, además de los adornos y sentimiento que requieren sin duda sus propios temas (y eso que, por ejemplo Iván Urbistondo, el primer vocalista del grupo, es mejor cantante que él, pero por contra no podía aportar en CUATRO GATOS el punto personal e intencionado que le da Juanmi a estos temas en mi opinión). A su vera, aparece también la bella figura de una nueva vocalista femenina, Covadonga Martínez (desconocida hasta el momento, al menos para mí), que a partir de ahora colaborará también al respecto dando un nuevo matiz extra a la banda a las segundas voces (y eso que a veces aparecen quizás demasiado escondidas), coros, presencia escénica y personalidad con un tono vocal más “dulce”, agradable y obviamente femenino como contrapunto a la voz casi de tenor de Juanmi. Y que no me olvide de nombrar a Carlos Álvarez, que tocará el teclado con ellos en directo a partir de ahora, y que ha colaborado también en el disco.

Aparte de esto, y ya pasando a un plano más netamente musical (si es que el plano vocal de una banda no lo es), hay que citar también un cierto toque más progresivo en algunos temas (sin perder su esencia heavy/hardroquera elegante en ningún momento), una mayor presencia de sonido de teclado e incluso hasta un punto extra de grandilocuencia para terminar de matizar esta vuelta de CUATRO GATOS. También tenemos que hablar de las letras en este caso, que siempre han sido una parte interesante de esta banda, y en este caso nos encontramos de nuevo con mucho trabajo al respecto, un toque general bastante agrio (o poco alegre, vamos), y unos textos siempre con trasfondo, realistas y que gustan y llegan. Y que no se me olvide nombrar a David Martínez que, junto al propio Juanmi, ha hecho un gran trabajo a nivel producción y demás, situando el sonido al nivel que un disco de una banda tan exquisita como CUATRO GATOS merece.

Vamos ya a hablar de los temas y, como en los discos que creo que realmente me merecen, permitirme que vaya brevemente dibujando ideas y líneas maestras de uno en uno:

  • “Mañana quizás sea peor”: Cañero, acelerado, y perfecto para abrir el disco (y con letra pesimista marca de la casa) y presentar credenciales desde el principio (además de con Joaquín y Pedro presentando galones).

  • “Entre el cielo y el mar”: Más “musical” y melódica, atractiva y con esa seña “caja de música” inconfundible. También con cierto toque épico y ya aparece Cova de fondo por primera vez.

  • “Cruce de caminos”: Más “rimbombante” y progresiva, algo oscura incluso (como luego se remarca en el vídeoclip correspondiente), con pegadizo estribillo y deje más hardroquero/barroco de todos modos (y por tanto voz más “operística”).

  • “Tu propio dios”: Cañera y rabiosa, netamente heavy (aunque de trasfondo más power, especialmente en el doble bombo) y tirando con bala en la letra. Con mayor presencia de Cova en la segunda voz enfatizando el mensaje del tema.

  • “Quiero morir”: Más lenta, pesada y asfixiante, con gran trabajo de guitarra y ambiente muy depresivo y oscuro. Personalmente me ha gustado menos pero tiene una gran letra.

  • “Contracorriente” es 100% CUATRO GATOS aunque más “sencilla” quizás, pero también con su punto, excelentes melodías y mensaje más positivo esta vez (y perfecto Pedro Vela a la guitarra, como siempre).

  • “Despertar”: Otro tema muy GUATRO GATOS pero en este caso tirando por su faceta de hard rock delicado, elegante y atractivo. Además, aquí las voces son totalmente un interesante dueto.

  • “Lo que hay detrás”: Preciosa balada y personalmente me parece de lo mejor del disco, con un suave comienzo acústico sólo con voz y piano, y que sube en el estribillo y ya entran guitarra, bajo y batería. Muy emotiva y atractiva.

  • “No importa el dónde (la playa)”: Potente. Épica, rotunda y una joyita musical, de letra histórica (sobre el Desembarco de Normandía) que no deja indiferente. Muy bien Juanmi aquí, por cierto, dejando un gran registro vocal.

  • “Adiós”: El primer single, accesible, comercial en el mejor sentido y un tema muy atractivo. Con estribillo sencillo pero muy pegadizo rematando una canción que podría sonar orgullosa y sin ningún problema en todos los ámbitos. En definitiva, un tema “facilón” pero que entra de maravilla (y en su versión acústica del EP es incluso más pegadiza).

  • “El sueño de la razón”: Da título al disco y es un tema largo, épico y más progresivo, explayándose con ganas y demostrando habilidades a nivel compositivo e instrumental. Presentando credenciales en cualquier mesa, vaya. De todos modos, me recuerda mucho al rollo sinfónico/progresivo de entonces del Molina en los dos primeros discos de ÑU, y es que se nota que esto también ha marcado a Juanmi. Gran trabajo de todos en el tema.

  • “Un brillo en el bosque”: Para el final han dejado esta bonita nana/outro ensoñadora a modo casi de hechizo de ninfa. Un breve cuento musicado y evocado por la dulce y agradable voz de Cova haciendo de hada.

Y para rematar el lanzamiento, nos ofrecen como extra un DVD con los dos videoclips que se han grabado de “Cruce de caminos” y “Adios”, junto a un “cómo se hizo” el primero, una galería de fotos y un breve pero muy divertido documental de cómo se grabó el disco y demás, dejando claro que, además de muy buenos músicos, estos tíos son y serán siempre unos grandes personajes y cachondos (aún me sigo partiendo la caja con varias de las “coñas”, especialmente con lo de “cuidado con los baterías y los heavies”… pero tenéis que verlo para saber de qué estoy hablando).

En definitiva, un placer que la banda vuelva a la acción y además con un disco tan interesante, variado y que sigue navegando de puerto en puerto por muchos estilos y formas de entender, presentar y expresar la música, pero siempre con ese componente de magia, de excelencia, de buen gusto y de clase que siempre les caracterizó… y eso que nunca han hecho discos fáciles “para todos los públicos” ¡Mucho ánimo, chicos/a!, y recordar que, como vosotros mismos decís, “hay una victoria en cada derrota, tienes que dar un paso al frente y no pienses que algo no puede cambiar”.

David Esquitino (david_esquitino@rafabasa.com)