Inicio Conciertos Crónica Concierto RAGE + SABATAN – Madrid – Concierto ”25th Anniversary Tour”

RAGE + SABATAN – Madrid – Concierto ”25th Anniversary Tour”

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil





Documento sin título

Rage

+ SABATAN

Sábado 21 de Marzo de 2009 – Sala Heineken – Madrid

Lo de los horarios de los conciertos en las salas madrileñas empieza a ser demencial, (ya sabemos que los promotores no tienen la culpa, ya que es cosa de las salas, pero bueno…) y es que no tiene sentido ninguno que un concierto con sólo un telonero haya empezado cuando no son ni las 19:30 de la tarde, por mucho set list largo (que al final se quedó en dos horas raspadas al tener que recortar tres temas por los “muy estrictos horarios de la sala” a los que el propio Victor Smolski tuvo que hacer referencia) que hubieran anunciado del cabeza de cartel, ni más ni menos que RAGE en esa serie de conciertos especiales que están haciendo en lugares escogidos de Europa para celebrar ese 25 aniversario de una de las bandas más sinceras, fieles e injustamente reconocidas de toda la escena heavy europea. Este detalle hizo que, pese a la larga cola que ya había fuera de la sala antes de la apertura de puertas, mucha gente se quedará sin poder ver a unos renacidos SABATAN (irreconocibles para quiénes hacia tiempo que no sabíamos demasiado de ellos, todo hay que decirlo). De hecho, el que firma sólo pudo ver la mitad de su actuación por empezar bastante antes de lo previsto (las 19:30/45), y no fui el único al que le afectó este horario infantil que parece ser la tónica en la capital en los últimos tiempos, especialmente en fin de semana.

Sabatan - Foto: David Esquitino
Sabatan - Foto: David Esquitino

Pero dejémonos de protestar, y vamos a lo que vamos, que la ocasión lo merecía, y es que había muchas, muchísimas ganas de ver a RAGE de nuevo en Madrid, teniendo en cuenta sobre todo que éste era un show muy especial, conmemorativo y de agradecimiento mutuo tanto de una banda que sabe que España siempre ha sido una de sus plazas fuertes, como de un público que adora a una de las mejores formaciones de heavy metal que ha dado Alemania desde los tiempos que se llamaban AVENGER, precisamente hace 25 años.

Sabatan - Foto: David Esquitino
Sabatan - Foto: David Esquitino

Y eso que por supuesto que tenemos claro que en este tiempo ha habido discos para todos los gustos, grandísimas sorpresas positivas y joyas que hoy son historia del estilo, pero también decepciones y etapas que han convencido menos especialmente a los que les conocimos hace ya mucho, mucho tiempo. Pese a todo, sigue siendo un lujo ver a Peavy Wagner al frente, disfrutando como el primer día y ofreciendo esa misma fórmula honesta y dura/ melódica a un tiempo que siempre ha sido y será santo y seña de RAGE. Además, desde hace muchos años la base que forma con Victor Smolski es la más sólida desde que Manni Schmidt (ahora mano derecha de Chris Boltendahl en GRAVE DIGGER) abandonara el grupo a principios de los 90, y la formación de trío (ahora rematada maravillosamente bien con André Hilgers, ex AXXIS, tras los problemas con Mike Terrana) es la que históricamente mejor le ha funcionado a Peavy, y es que una vez más nos demostraron que con tres musicazos es más que suficiente para meter la misma tralla que las bandas “normales”, y si no que se lo digan al eterno trío que forman MOTÖRHEAD por ejemplo.

Sabatan - Foto: David Esquitino
Sabatan - Foto: David Esquitino

Por tanto, una formación excelente, una ocasión histórica y un set list prometido realmente interesante, mucho más que las últimas fechas de la banda en España que, con todos los respetos para los fans de esta última época de RAGE, dejaban bastante que desear tanto por repetitivos con los escasos clásicos escogidos como sobre todo con la ausencia de temas de “End of all days” para atrás… Aunque claro, también es cierto que esto lo dice un viejo fan de la banda y es que, injustamente o no, es obvio que después de tantos años luchando, el éxito y reconocimiento masivo no les llegó hasta que grabaron “Ghost” primero, y sobre todo “Unity” ya en el nuevo milenio. Bajo este prisma, era un concierto especial para todos los tipos de fans de RAGE y como tal fue interesante comprobar que nos reunimos en la HEINEKEN unos 600 o 700 seguidoras de todas las etapas de RAGE (y eso que era puente), tanto público joven como “viejos roqueros” que teníamos verdaderas ganas de volver a escuchar en directo joyas que hacía tiempo que no tocaban. De eso se trataba y así ocurrió, todo ello aderezado con muy buen sonido, una recepción excelente (como no podía ser menos) por parte de la gente en todo momento del concierto (la verdad es que era impresionante ver las caras sonrientes y totalmente emocionados de los músicos ante la respuesta y el cariño de la audiencia en Madrid), y esa actitud de heavies de vieja escuela por parte de Peavy y compañía que, gracias a “Carved in stone” parecen haber recuperado y que vino de maravilla para volver a atacar con la máxima coherencia y garra cortes como “Invisible horizons”, “Nevermore” o “Suicide” que hacía muchos años que no tocaban (al menos en España).

Rage - Foto: Jorge del Amo Mazarío
Rage - Foto: Jorge del Amo Mazarío

Pero antes de esto tenemos que hablar tanto de los teloneros como del set acústico, que en ambos casos me atrevo a decir que gustaron menos. De SABATAN comentar para quien no les conozcan que son una formación madrileña con más de 10 años de historia (y donde por ejemplo comenzó cantando Elisa de DREAMAKER y DARK MOOR), aunque la verdad es que actualmente tienen muy poco que ver con la banda de heavy metal clásico y rotundo que eran hace años. Por un lado es normal que quieran seguir adelante Ricardo y Edu (guitarrista y batería respectivamente, y miembros más antiguos del grupo) con el nombre por continuar con el legado de su fallecido guitarrista David Ballester en 2005, pero por otro es obvio que actualmente son una banda muy diferente, con miembros distintos y tocando un estilo mucho más cercano al death, thrash “new school” e incluso metalcore que al heavy/speed de antaño. De hecho, a muchos nos sorprendió escuchar a un cantante en tesituras completamente extremas y casi guturales como es Diego Cardeña (además con una imagen totalmente moderna y casi numetalera), y a una banda realmente bruta y cruda, también muy alejada de lo que son RAGE y quizás más propios en la actualidad de telonear a gente como MACHINE HEAD, OBITUARY o incluso TRIVIUM o MASTODON por ejemplo.

Rage - Foto: Jorge del Amo Mazarío
Rage - Foto: Jorge del Amo Mazarío

Es una nueva etapa del grupo y de hecho el set list se centró en el que será el próximo trabajo de la banda, sonando muy duros pero dejando bastante indiferentes a los que no son amantes de los sonidos más extremos, que en esta noche eran muchos. Tocaron durante unos 40 minutos, presentando como digo temas nuevos como “Epidemic”, “Destroying the earth” o “Dark minds chronicles” y dejando una sensación de estar aún en proceso de adaptación a los nuevos miembros y al sonido actual (de hecho, nos comentaron allegados al grupo que aún no han podido preparar muchos temas y que por eso preferían centrarse en las canciones nuevas). Bien pero creo que no soy el único que les vi fuera de lugar teloneando a RAGE y sobre todo pensando que ahora son otra banda y que, con todos los respetos a la memoria de su guitarrista malogrado, deberían empezar con otro nombre más acorde a sus nuevos tiempos.

Rage - Foto: Jorge del Amo Mazarío
Rage - Foto: Jorge del Amo Mazarío

Y del acústico de RAGE, que vino antes del concierto “normal”, comentar que fue mucho más corto de lo que se había anunciado (dijeron 30 minutos y, afortunadamente, no pasó de los 20), que no tuvo demasiado chicha ni chispa en mi opinión (por mucho que les acompañara la guapa Jen Majura, que ya vino haciendo coros en la última gira, a la acústica y segundas voces (y que, como dato curioso, luego estuvo encargada del merchandising de la banda), y que se hizo hasta largo… Aunque supongo que esa parte también tuvo su público, que yo no soy nadie para juzgar si sobraba o no el set acústico en este concierto especial. Fue gracioso el comienzo cuando salieron y Peavy nos dice que es tradición en RAGE hacer este tipo de cosas cuando hacen algún tipo de aniversario similar y de repente ya se sientan Victor y la chica con las acústicas (con el genio ruso incluso juguetando con acordes de guitarra española) y Peavy con su bajo normal. De todos modos, fueron sólo 4 temas, “Wake the nightmares”, Lord of the flies”, “Deep in the night/After the end” (con André ya en la batería, aunque tocando con baquetas “acústicas”, eso sí), y ya el final algo más movido con “Straight to hell”, que ya sí comenzó a calentar algo más a un público que ya queríamos ver a los RAGE en su faceta eléctrica en la que son maestros.

Rage - Foto: Jorge del Amo Mazarío
Rage - Foto: Jorge del Amo Mazarío

Y ahora sí, era el momento de lo que todos habíamos a ver, y la verdad es que fue una pasada poder volver a disfrutar de un gran show de RAGE, con un set list más que decente (muy similar al del directo “From the cradle to the stage”, todo sea dicho), y una banda entregadísima y además en un estado de forma increíble (un 10 para los tres, con mención especial siempre para “el prota”, un cada vez más orondo Peavy, pero que sigue tocando y cantando como el gran genio único que es). Tras la intro con partes de temas históricos, salen los músicos, y el último el jefe, con camiseta roja futbolera de RAGE en ristre, nos saluda y nos da las gracias para dar comienzo al show como tal con ese medley algo repetitivo del “Higher than the sky/Don’t fear the winter”, que sinceramente agradecí para empezar (por quitártelo de en medio más que otra cosa y es que, pese a ser superclásicos, creo que no soy el único al que le han acabado cansando concierto tras concierto para cerrar, ¿no?). Y tras el obligado trago inicial (que gustó, tampoco me malinterpretéis), ya era el momento de disfrutar al 100% y es que creo que el concierto fue precisamente eso, un disfrute continuo, y un repaso por casi toda la trayectoria del grupo con parada en casi todos sus temas más conocidos (y eso que esta vez eché de menos la gran “Solitary man” o “Baby I’m your nightmare”, además de esa eterna olvidada que es “Deep in a blackest hole”, mi preferida desde siempre junto a “Enough is enough, que sí cayó).

Rage - Foto: Jorge del Amo Mazarío
Rage - Foto: Jorge del Amo Mazarío

Eso sí, antes de seguir, sí quiero hacer referencia a que me pareció una racanería por su parte (que no todo va a ser echarles flores) el no llevar ni un mísero telón de fondo para un concierto tan especial, por mucha excusa que pudiera ser el minúsculo escenario de la Heineken, y que al final de las colaboraciones prometidas nada de nada (supongo que Kai Hansen o Hansi Kursch, además de Manni Schmidt sólo participarán en las fechas alemanas… ¡pero entonces que no nos ponga la miel en los labios en las entrevistas!). Aparte de esto, un 10 para la interpretación del grupo, su actitud y su profesionalidad, siempre exquisita, y es que además se nota que en España ciertos grupos se crecen, y RAGE sin duda disfrutaron y nos hicieron disfrutar muchísimo esta vez.

Rage - Foto: Jorge del Amo Mazarío
Rage - Foto: Jorge del Amo Mazarío

Recomenzaba de nuevo el concierto para mí con “War of worlds” (sonando muy grave esta vez), con toda la sala botando y cantando, y la verdad es que cuando esto ocurre es muy bonito, y durante todo el set eléctrico de RAGE fue así y era impresionante estar en medio de todo esto. La fantástica “Set the world on fire” la tocaron a piñón, pasando de la intro acústica, y antes nos dice Peavy riéndose que el set lo había elegido el público en la web y demás, así que si había alguna queja o temas que faltaban era culpa nuestra… un cachondo simpático desde siempre el tío, jeje. Por cierto, aunque sea obvio, hay que comentarlo… ¡que crack el señor Victor Smolski!, todo un genio que además siempre diré que es el mejor sucesor del estilo de Manni en la banda, siendo además Victor mucho mejor músico. Y ya que estamos, me apetece echarle flores también a un André Hilgers quizás no tan técnico y poderoso como Terrana pero a la vez mucho más profesional, acoplado a la banda, y con un perfecto timing roquero, rotundo y clásico que le viene de maravilla a RAGE.

Rage - Foto: Jorge del Amo Mazarío
Rage - Foto: Jorge del Amo Mazarío

Seguíamos disfrutando del set especial y era obvio que para celebrar 25 años había que meter al menos un tema de AVENGER, y lógicamente el elegido fue “Prayers of steel”, que daba título al que fue el primer trabajo efectivo de la banda (aunque siempre me gustó más “Depraved to black”, de su siguiente EP, la verdad), empalmada con la gran “Suicide”, uno de esos cañonazos que no sé si habían llegado a tocar antes en España pero que nos supo a gloria a los que ya peinamos alguna cana en el flequillo ochentero, aunque sonó más lenta que la original y la recortaron. Mucha más tralla metieron en “Invisible horizons”, con Peavy sacando y ladeando la lengua a su más puro estilo en el estribillo. Incomprensiblemente, toda la gente que había permanecido más parada con el clasicazo del gran “Secrets in a weird world” del 90, de repente se volvió loca con “Down”, el tema con el que posiblemente volvieron a la actualidad con “Unity” ya en 2002… Y es que, pese a que especialmente en la segunda mitad del concierto todo el mundo estuvo al 1000% metido en el show, sí es cierto que en los primeros compases se notó una vez más que aún hay mucho público joven en RAGE que no se ha preocupado de descubrir todos sus discazos de “XIII” para atrás, algo que no entenderé nunca cuando se supone que es una de tus bandas favoritas… en fin, “es lo que hay”, que diría algún heavy castizo.

Rage - Foto: Jorge del Amo Mazarío
Rage - Foto: Jorge del Amo Mazarío

Otra rotunda sorpresa fue “Nevermore”, que sonó como un cañón, su “Seek and destroy” particular como siempre he dicho, que a su vez empalmaron con las grandísimas “Enough is enough” (¡vaya joya y qué grande Victor transmitiendo totalmente el mismo feeling del original!) y “Firestorm”, en un momento increíble del concierto, inolvidable (y eso que no entiendo su manía de los últimos años de no tocar los temas COMPLETOS). Era el momento de volver a darle gusto en este caso a sus fans no tan viejos con “From the cradle to the grave”, uno de los mejores temas de “XIII”, que de nuevo demostró cuáles son los temas que más gustan a la segunda generación de fans de la banda (y hay que rendirse a la evidencia aunque cueste). Quizás un tema más flojo fue “Innocence” de un a su vez también más irregular “Speak of the dead”, tocado con arreglos orquestales sonando pregrabados de fondo pero que bajo el pistón de intensidad anterior. De todos modos, Peavy y Victor seguían realmente felices, con toda la gente coreando, aplaudiendo muchísimo, y demostrando porqué las bandas están deseando tocar en España una y otra vez.

Rage - Foto: Jorge del Amo Mazarío
Rage - Foto: Jorge del Amo Mazarío

Otra gran sorpresa que hacía muchísimo que no rescataban fue la excelente “Black in mind”, además tocada en su tesitura original (nada de la curiosidad orquestal del “Lingua mortis”), y realmente fue una delicia y sé que muchos “macarreamos” realmente a gusto con el caramelo oscuro y directo que daba nombre a uno de sus mejores discos. De alguna manera iban un poco cronológicamente (metiendo entre medias píldoras más actuales), como nos iba explicando Peavy, y llegaba el turno de uno de sus temas más duros, una increíble “Sent by the devil” que ya lo quisieran para sí a estas alturas gente como KREATOR, TESTAMENT o los propios METALLICA, brutal… y es que RAGE siempre fueron únicos haciendo hasta los temas más cañeros de su discografía. Reconozco que mi cuello empezaba a resentirse pero ya hacía tiempo que me había olvidado de la razón por la que me había negado a ver a RAGE en Madrid las dos últimas veces, y sólo quería seguir disfrutando de la oleada de clásicos que nos estaban brindando, y otro píldora de felicidad fue sin duda otra de sus joyas escondidas, ese “End of all days” que hacía siglos que no tocaban en directo. ¡Qué maravilla de melodías, de voz intencionada, y de riffs!, de lo mejor del show… y la lagrimilla a punto de saltar, lo reconozco.

Rage - Foto: Jorge del Amo Mazarío
Rage - Foto: Jorge del Amo Mazarío

Era el momento de volver a mirar adelante con otro de los temas excelentes del gran “Soundchaser” (para mí mucho mejor disco que “Unity”, aunque la fama se la lleva el primero), ese fantástico “Great old ones” que siguió situando el concierto en un punto muy alto, al igual que con “Gentle murders”, para mí el mejor tema de “Carved in stone” y que hubiera quedado perfecto en “The missing link” o “End of all days”, ¿porqué no? Se iba acabando el show y otra sorpresa fue “The pit and the pendulum”, de “Black in mind”, un corte muy rítmico que nunca fue de mis favoritos ni de los más conocidos, pero que fue bonito volver a escucharlo en directo. Estaba apuntada en el set “Paint the devil in the wall” para cerrar el set antes de los dos bises (al igual que su nuevo single en alemán), pero tuvieron que quitar ambas (al igual que antes lo hicieron con “Back in time” a mitad del show) para cerrar con “All I want” (una de las pocas que sí me gustan más en su versión original de “Lingua mortis”, rarito que es uno a veces).

Rage - Foto: Jorge del Amo Mazarío
Rage - Foto: Jorge del Amo Mazarío

Muy poco duró la espera y es que la sala era una olla a presión y todos estábamos coreando con muchas ganas para que salieran de nuevo (cómo le gusta a los guiris escuchar los “oé, oé”, ¿verdad?, jeje), aunque sabíamos que quedaba muy poco para terminar. De hecho, fueron “Carved in stone” (que sonó muy cañera y es que se nota que este disco sí es 100% RAGE de toda la vida), y la fantástica “Soundchaser”, coreadísima, las encargadas de poner punto final a un gran concierto. Además, fue especialmente significativo el que permanecieran casi cinco minutos sobre el escenario, sin parar de sonreír, aún alucinados y despidiéndose de un público que se portó de maravilla y contribuyó absolutamente a que seguro que RAGE recuerden este concierto en el futuro.

Rage - Foto: Jorge del Amo Mazarío
Rage - Foto: Jorge del Amo Mazarío

En definitiva, un fantástico show, que demostró que RAGE son una banda increíble, terriblemente especial y única, y que ya son historia viva de nuestra música. ¡Gracias por el concierto y enhorabuena por el aniversario!… Eso sí, ahora me bajo de la nube y tengo que reconocer que ya me resultará complicado volver a disfrutar de verdad del grupo con su repertorio más actual o en su versión acústica u orquestal donde, acepto collejas, nunca se sentirán tan cómodos ni serán una banda tan especial como en su faceta natural. Aún así, me quedo con el recuerdo de una noche especial donde volví a recordar porqué siempre he sido un enamorado de Peavy y compañía, y a disfrutar de esos temas que lamentablemente a partir de ahora será mucho más difícil verles tocar en directo.

Rage - Foto: David Esquitino
Rage - Foto: David Esquitino

Pese a todo, no quiero terminar de manera nostálgica o negativa y es que, sin apasionarme como sus clásicos de antaño, al menos con “Carved in stone” vuelve a haber esperanza para todos aquellos que queremos disfrutar de los RAGE más heavies y clásicos. Pero para gustos los colores, y el pasado sábado fue un lujo, tanto para los viejos como los nuevos fans, el poder compartir una noche especial viendo a RAGE celebrar en directo su 25 aniversario.

Texto: David Esquitino

Fotos: Jorge del Amo Mazarío y David Esquitino

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.


Más fotos:

Rage - Foto: David Esquitino
Rage - Foto: David Esquitino
Rage - Foto: David Esquitino
Rage - Foto: Jorge del Amo Mazarío
Rage - Foto: Jorge del Amo Mazarío
Rage - Foto: Jorge del Amo Mazarío
Rage - Foto: Jorge del Amo Mazarío