Inicio Lanzamientos A-Z GRAVE DIGGER – Ballads of a Hangman

GRAVE DIGGER – Ballads of a Hangman

0

Estrenando compañía y con casi 30 años de historia y los «excavadores de tumbas» siguen tan fieles a su sonido propio y al power (del de verdad) y heavy metal tradicional como siempre. Sólo por eso ya merecen la mayor de mis alabanzas, y es que ser fiel a uno mismo y al estilo que creció contigo ya es realmente admirable en estos tiempos. Pero es que además siguen en una forma fantástica, pariendo discos excelentes y demostrando que el heavy metal «old school» está muy vivo, cuanto menos en las bandas clásicas. De hecho, GRAVE DIGGER viven una segunda (o más bien tercera) juventud desde que se unió a sus filas el gran Manni Schmidt (guitarrista y responsable junto a Peavy del sonido tan característico de la primera etapa de RAGE) hace ya casi diez años, y de la mano de su líder desde siempre, Chris Boltendahl y los muy experimentados Jens Becker (ex RUNNING WILD) al bajo y Stefan Arnold a la batería como escuderos de lujo desde hace muchos años, (junto con la reciente inclusión del también ex RUNNING WILD Thilo Hermann a la segunda guitarra), nos han parido un nuevo discazo de puro y duro heavy metal de siempre, del de guitarra de flecha, chupa claveteada, puño en alto, y melenas con flequillo al viento.

Es verdad que hace algunos años pasaron por un etapa más floja con «Rheingold» y sobre todo «The last supper», pero afortunadamente se levantaron más fuertes que nunca con un gran «Liberty or death», que se editó hace aproximadamente un año, y ahora siguen en la misma línea, erre que erre, con «Ballads of a hangman», un disco que obviamente encantará a todos los fans de GRAVE DIGGER y por ende a los que seguimos echando de menos los mejores tiempos de RAGE, RUNNING WILD, BLIND GUARDIAN…, al menos hablando desde un punto de vista de heavy/power metal ochentero, que nadie me malinterprete. Además, si «Liberty or death» era muy potente y rítmico, sin cambiar demasiado el estilo con respecto a su predecesor, sí noto un aire todavía más clásico y cercano a su trilogía de oro de mediados de los 90: «Heart of darkness», «Tunes of war» y «Knight of the cross» con este disco. Lo digo porque por supuesto que los riffs inconfundibles de Manni y la particular voz profunda y «rasposa» de Chris siguen mandando, y los temas son todos 100% marca de la casa, pero sí noto ese deje más épico, «melódico» pero a la vez más macarra y clásico que quizás no aparecía tan claramente en sus últimos trabajos… aunque sin desprestigiar lo más mínimo a «Liberty or death» o grandes discos como «Excalibur» de estos últimos años, que me parecen excelentes y honestos con ellos mismos al 100%.

Me gusta mucho también el sonido del disco, duro, «sucio», poderoso, muy clásico y sin perder un ápice de fuerza y toque powermetalero del que dio nombre al término: rítmico, pesado pero a la vez rápido y muy potente, ese deje que lamentablemente sigue vivo actualmente en poquísimas bandas, y afortunadamente GRAVE DIGGER sigue siendo sin ninguna duda una de ellas, a la par que de las más veteranas. Es que es curioso, pero desde que ves la portada hasta que escuchas el primer riff, sabes perfectamente que son ellos, que es un disco de GRAVE DIGGER, y eso para mí tiene muchísimo valor, especialmente cuando ha habido épocas tan malas para el metal, especialmente en los 90, y ellos han seguido siempre ahí dándose de cabezazos contra todos y haciendo en todo momento lo que les gusta: heavy metal clásico de calidad y totalmente reconocible.

Volviendo al disco en sí, me da la impresión que, al igual que ya ocurría en «Liberty or death» (y el fondo en la mayoría de trabajos de la banda), la temática vuelve a ser conceptual, o dicho de otro modo, que otra vez hay un concepto o idea general de fondo que sigue más o menos todos los temas. De todos modos, aunque los títulos de las canciones me «confirman» todos esta idea («Ballad of a hangman», «Grave of the addicted», «Funeral for a fallen angel», «Pray»…), habrá que preguntarle a Chris en próxima entrevista y que nos hable más de esto, que en la versión promo no vienen las letras y es una cuestión que seguro que es interesante.

Vamos con los temas, y tras la intro comienza el disco a tope con el single y uno de los mejores temas del disco, un «Ballad of a hangman» que seguro que será una pieza importante de sus directos a partir de ahora: heavy, épico y con el estilo base inconfundible del grupo dando forma al corte. Del resto, pues sota, caballo y rey, aunque en este caso no lo digo ni mucho menos en ningún sentido peyorativo, sino que los temas son caña, heavy metal y ataque sin concesiones, si acaso con la única excepción de «Lonely of the innocence dies», un tema más a medio tiempo, aunque muy épico y potente, más o menos hardroquero y que cuenta con la curiosidad de la voz de Veronica Freeman de BENEDICTUM que canta el tema a dúo con Chris. Del resto, ya digo que aparte de ese deje incluso más clásico al que hacía mención anteriormente, ya es cuestión de gustos el elegir favoritos porque en todos sobresalen los riffs marca de la casa de Manni, un excelente trabajo al bombo (y doble idem) de Arnold, el toque épico y powermetalero inconfundible del sello registrado DIGGER… Por comentar algunos, a mí me han encantado la poderosa «Hell of desillusion» (quizás el más similar al anterior disco), una más heavy «Grave of the addicted» (cercana a las melodías de los temas de «Tunes of war» o «Knight of the cross», incluso con deje MAIDEN), la caña y velocidad de «Into the war» y el toque netamente ochentero, macarruzo y «básico» de «Stormrider», quizás la que mejor casa con el estilo de la primerísima etapa de la banda, especialmente de los excelentes dos primeros discos, ésa que tienen más olvidada a pesar del himno «Heavy metal breakdown», inamovible para cerrar sus conciertos… Y todo ello en 41 minutos, ¡cómo toda la vida!

Pues nada, un nuevo disco más de GRAVE DIGGER en el que volvemos a reverenciar la cara huesuda del «enterrador» y que por supuesto no decepcionará a ningún amante de ese power/speed metal netamente centroeuropeo que muchos seguimos echando tan en falta en estos tiempos en los que los grandes RAGE y BLIND GUARDIAN (incluso HELLOWEEN, si me permitís meterlos en el mismo saco) hace tiempo que están a otras cosas. Es cierto que se les podría criticar que no se mueven de sus parámetros, que no evolucionan, y que todos sus discos son muy similares entre sí, y yo al menos no le quitaría a nadie la razón al respecto, pero al igual que ocurre con AC/DC o con AXEL RUDI PELL por ejemplo, es lo que hay, lo que a ellos mismos les gusta y lo que sus fans queremos, con lo que, ¿cuál es el problema? Personalmente me alegro mucho de poder seguir escuchando a los GRAVE DIGGER que me gustan disco a disco, y esta vez me vuelven a alegrar (o entristecer, según se mire, jeje, que sus temáticas no suelen ser alegres) el día y se lo agradezco. Gracias Chris, Manni y compañía, y enhorabuena por un nuevo gran discazo.

David Esquitino (david_esquitino@rafabasa.com)

Track list del disco:

  1. The Gallows Pole
  2. Ballad Of A Hangman
  3. Hell Of Disillusion
  4. Sorrow Of The Dead
  5. Grave Of The Addicted
  6. Lonely The Innocent Dies
  7. Into The War
  8. The Shadow Of Your Soul
  9. Funeral For A Fallen Angel
  10. Stormrider
  11. Pray

 

NURCRY - Sangre Eterna
RANCOR – Bury the World
CRASH BONES
MARCO MENDOZA - GIRA
SALVAT - Metal Planet
ZAFRA ROCK 2022
UMWELT ROCK GIRA
DARK MOOR - Concierto MADRID
SARATOGA - La riviera Madrid
KIVENTS