Inicio Entrevistas Entrevistas Texto LUJURIA – Óscar habla de ”Licantrofilia” y muchas cosas más.

LUJURIA – Óscar habla de ”Licantrofilia” y muchas cosas más.

0
Lujuria

Charlar con Óscar Sancho siempre es un placer porque no se guarda nada y, como él dice, siempre se presenta a corazón abierto. En este caso nos tocaba hablar del reciente nuevo trabajo de LUJURIA, “Licantrofilia”, y alrededor de esto nos cuenta nuestro profe más heavy (a la par que Fernando Checa, jeje) un montón de cosas interesantes relacionadas con la actualidad de los segovianos. Una entrevista larga pero muy interesante… aquí la tenéis:

– Nuevo disco tras “Y la yesca arderá”, el proyecto sobre los comuneros, si me permites llamarlo así, pero que pese a ser un buen trabajo y tener una presentación impresionante, me sigue pareciendo menos LUJURIA. No sé si es exagerado decir que retomamos a los LUJURIA de siempre tras “Y la yesca arderá…”.

Óscar.- Amigo Esquitino, nadie es nunca el de siempre sino que siempre es el de ese momento. En el de “Y la yesca arderá…”, eso éramos LUJURIA, eso quisimos hacer LUJURIA y estamos muy orgullosos de ese disco. Es más, con la perspectiva que me da el tiempo creo que ese álbum, que lo compuso íntegramente el Oso, que ya no está con nosotros, se lo tomó como su despedida, su punto final y echó el resto, quiso rubricar su paso por el grupo y para mí lo consiguió porque es su obra maestra, desde mi punto de vista. El Oso, que no sé si todo el mundo lo sabe, es actualmente tenor profesional en el Teatro Real de Madrid. Es decir, es un enamorado desde siempre del rock pero también lo es de la música en general, y además está dotado de una voz prodigiosa. Mientras estaba en LUJURIA estudió la carrera de música, acabó composición y armonía, hubo años que hizo dos cursos en uno…, así que sus conocimientos son indiscutibles.

Progresó tanto como tenor (de hecho, tiene una carrera internacional que le ha llevado a actuar en Italia, Costa Rica o Tailandia, por mencionarte algunos países) que ya no pudo compaginar con LUJURIA y consciente de ello (esto lo imagino yo, la verdad es que nunca lo he hablado con él) se volcó con esa obra conceptual para dejarnos su firma de despedida. Entonces, a día de hoy sigo pensando que es un discazo al que aún no se le ha hecho justicia pero confío en que el tiempo, siempre el mejor juez, ponga ese disco en su sitio, porque es el único que no lleva la firma de LUJURIA, lleva la suya, la de César de Frutos, “el Oso”, y es lo justo. Nos regaló un discazo como despedida y en estos momentos nos alegra mucho verle triunfar en su carrera de tenor.

Y sobre si somos los LUJURIA de siempre, pues lo que te decía al principio, somos los LUJURIA de este momento, con dos miembros nuevos (imagino que hablaremos de ello en esta entrevista) con 15 años de carrera, con más experiencia y conocimiento, con el mismo amor que teníamos al principio al HEAVY METAL (tal vez de ahí tu pregunta) y con este nuevo disco que es justo lo que queríamos hacer y que nos tiene más contentos que a Ana Obregón un bono de Corporación Dermoestética.

Lujuria 2008

– Como ya he comentado en el studio report previo y en la crítica, estamos ante un disco que es puro heavy metal, recuperando el sonido de los 80 y el espíritu de la calle, como te gusta decir a tí, pero todo ello envuelto en el espectro musical y temática “lujuriosa” (ahora en general, que luego te pregunto más concreto de esto), por supuesto. Por si hay alguna duda, explícanos tú mismo qué encontramos en “Licantrofilia”.

Óscar.- Ya nos conoces, siempre hemos sido fieles seguidores del metal ochentero pero ¿ves?, como te decía antes, uno es siempre “el de ese momento” y ahora tenemos un nuevo batería, Maikel que para mí está llamado a estar entre los grandes y que ha dejado su sello en el disco. No es bueno anclarse en el pasado de manera acérrima y Maikel nos ha traído aires nuevos con sus amados MACHINE HEAD, sus queridos SLIPKNOT (para cualquier batería que se precie hoy día, Joey Jordison debe ser referencia, al menos así lo veo yo) son influencias en él a la hora de enfrentarse a los parches y creo que se nota en este disco. Ricardo también ha traído aires nuevos a LUJURIA, especialmente su empeño en mezclar sonidos actuales con sonido Hammond, con hacer del teclado una aportación hardrockera eliminando cualquier reminiscencia de teclado clásico que teníamos hasta ahora, lo que también nos ha ayudado al resultado final del disco. También se nota que esta vez la nave la ha capitaneado en el terreno compositivo Julito. Es la primera vez que lo hace de manera tan evidente y aunque en cada canción hay cosas de los seis LUJURIA y no sería justo no mencionarlo, sí es cierto que Julito ha dirigido esa faceta y se nota. Por no enrollarme mucho podría decirte que este disco lo define esta frase: “A lo que te gustó desde siempre, súmale lo bueno que vas descubriendo en el camino, y será mejor” Con ese espíritu hemos trabajado.

– Como tú dices, un detalle clave para que “Licantrofilia” sea así es que es un disco compuesto en su mayoría por Julito, que ya sabemos que es más heavy que el viento y que de los JUDAS y MOTÖRHEAD no lo saques demasiado. Bromas aparte, está claro que se nota una diferencia en los temas que los que componía “El Oso” anteriormente, pero a la vez me gusta el detalle de que siga sonando nada más que a vosotros.

Óscar.- Mira, en los discos de LUJURIA siempre han trabajado todos los LUJURIA pero, como te he contado al principio, el Oso cada vez tenía más conocimientos musicales y de una manera progresiva y natural llegó a asumir lo que podríamos definir como “director de composición”, salvo en “Y la yesca…”, que es exclusivamente su obra, pero siempre se aportaban cosas por parte de los LUJURIA. También es cierto que a medida que el Oso asumía cada vez más esa dirección, Julito me confesaba que “tío, tengo que peregrinar al santuario de San Halford Bendito a purificarme” (risas) pero todo el grupo estábamos contentos con la evolución del grupo. Cuando el Oso definitivamente abandona la labor compositiva, decidimos hacerlo entre todos pero lo cierto es que era Julito quien traía riffs, melodías, canciones…, y que además nos molaban de la hostia. Le decíamos, “mola mola ¿tienes más cosas?” Y así fue como llegó a asumir esa dirección compositiva, pero siempre con el trabajo del resto, que todos han aportado y no sería justo decirlo. El resultado es el que ya tenéis en las tiendas y, por si a alguien le queda la duda, Julito sí que ha vuelto al santuario de San Halford Bendito pero no a purificarse, ha ido a ofrecerle orgulloso el disco y encenderle dos velitas agradeciendo la inspiración (risas).

– Otros cambios efectivamente aparecen en la formación de la banda, encontrándonos a dos nuevos miembros que creo que tienen una importancia clave en el disco, especialmente el teclista Ricardo, que le aporta un sonido de teclado más roquero, hardroquero y “hammond”, si me permites expresarlo así, comparado con el toque más “académico” e incluso gótico de Nuria “Lilith”. Le da un punto hardroquero clásico a los temas que me ha sorprendido para bien.

Óscar.- Pues como creo que todo el mundo sabe ya, tenemos dos miembros nuevos, el batería Maikel y el teclista Ricardo. Yo no destacaría a uno sobre otro porque los dos han hecho unas aportaciones magníficas al grupo y estamos encantados con ellos. Importante ha sido lo que comentas del sonido de Ricardo en este nuevo disco pero lo ha sido también lo que ha hecho Maikel desde la banqueta de su batería. E importante es también lo que te voy a comentar ahora, porque hay un factor de un grupo que es vital para que perdure: la furgoneta. Si, tío, un grupo se come muchos kilómetros, muchas horas de furgoneta y es vital que el ambiente de la furgo sea bueno. Pues no veas estos dos lo que son en la furgo… De hecho, Ricardo tiene una frase que utiliza mucho en el local cuando tiene hambre de tocar: “que ganas tengo de furgo”

Mira te voy a decir algo ¿tú quieres saber cuando se va a separar un grupo? Pues observa cómo llegan a los conciertos, porque cuando empiecen a llegar en coches separados de manera habitual empieza la cuenta atrás…

Lujuria 2008

– Con el respeto a todos los demás instrumentos, siempre he defendido que en todo buen disco de rock y/o heavy metal las guitarras tienen que ser lo más importante y sonar en primer plano. En este caso obviamente es así al 100% y se nota. Háblame del trabajo de Julito y Chepas en el disco y de si habéis quedado satisfechos con la fuerza y ataque del sonido guitarrero de “Licantrofilia”.

Óscar.- ¿Seguro que no tienes un micro oculto en nuestro local de ensayo?… Ese tema fue muy hablado en el local y efectivamente estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, ¡anda que no insistió el Julito en esto antes de grabar!… Tanto él como el Chepas iban mentalizados en dedicar el tiempo que hiciese falta a buscar el sonido exacto que querían para las guitarras. Además contaron con el productor, Alberto Seara “Flor”, que sería injusto no mencionarle en estas líneas ya que ha hecho un trabajo sencillamente perfecto en este disco.

Se hicieron bastantes pruebas porque se buscaba sin prisas un sonido de guitarra como el que ha quedado, y tras muchas probaturas se grabaron con tres cabezas en cascada, algo que propuso el Chepas, se probó y gustó. Julito es un perfeccionista en este aspecto y dice que aun le queda por encontrar lo que busca pero que se aproxima bastante, está satisfecho y el Chepas igual. A mí me alegra que ambos no se conformen y quieran seguir buscando en próximas grabaciones pero podemos situar su grado de satisfacción en el 95%, por no dar el máximo, y dejar esa puerta abierta a seguir buscando porque, además, me gusta y siempre hay que aspirar a más, siempre.

– No sé si es osadía decir que el nuevo disco me recuerda al espíritu y frescura de dos de mis favoritos del grupo como son “Cuentos para mayores” y “Sin parar de pecar”. De todos modos y aceptando a medias, supongo que ambos, el tema del mirar atrás en el sonido (porque esto siempre es relativo), sí tengo que decir que “Licantrofilia” es muy variado, con temas de diferentes palos dentro de un mismo estilo, pero además con una gran importancia de la melodía y el propio feeling, algo que lamentablemente parece que cada vez se diluye más en los discos de heavy metal actuales en pro de una dureza, brutalidad y experimentación que muchas veces me descoloca. ¿Qué opinas?

Óscar.- Para gustos colores y todos los gustos son respetables, en eso no hay manera de ponerse de acuerdo. Recuerdo haber hablado este tema con un colega que me dijo, “vale, pero estarás de acuerdo conmigo en que, si hablamos de colores, hay algunos que no tienen discusión, por ejemplo, el luto siempre es negro”, y le dije “¿sí? Pues los chinos, cuando están de luto, se visten de blanco”. Te cuento esto para que veas que ni lo que creemos objetivo en cuestión de gustos lo es.

De todos modos, yo tengo una teoría sobre el desarrollo de la esencia y el virtuosismo en el metal, te la voy a contar… Efectivamente creo como tú que estamos en una época de virtuosismo sin más, donde todo el mundo busca ser más rápido, más técnico, olvidando el feeling, la esencia… pero también creo que estamos en una etapa intermedia que nos va a llevar a la tercera y definitiva etapa de mi teoría que te cuento sin más preámbulos… Observando el mundo del metal, creo que nació lleno de feeling, de esencia pero en bastantes casos con poco virtuosismo (siempre en general, por ejemplo te cito a Miguel Terán, guitarrista de los donostiarras THOR que era, lamentablemente falleció el año pasado, descanse en paz, una máquina auténtica). Pasados unos años y detectado esto, el metal se centra en eso, en aumentar ese virtuosismo de tal manera que se hace bandera de ello y se olvida la esencia, con lo importante que es. Pues bien, creo que aún falta una tercera etapa que llegará pronto en la que nos demos cuenta de la razón que tiene el budismo cuando afirma que la sabiduría está siempre en el punto medio, llegará un momento en que se vuelva a reaccionar y aparezcan grupos (de hecho, ya están apareciendo) que consigan aunar ambas cosas, esencia y virtuosismo, ya lo verás. Por eso te digo, estamos en una etapa intermedia que va a evolucionar, paciencia…

Lujuria 2008

– A lo mejor es una tontería a estas alturas, pero en este disco que hay muchas referencias y guiños a muchas bandas clásicas, tanto internacionales como JUDAS, WHITESNAKE, QUIET RIOT, Y&T…, como nacionales en el caso de BARÓN o la obvia de SHALOM, casi más incluso a modo de reivindicación de las bandas nacionales de los 80 que no han tenido todo el reconocimiento que merecen. ¿Veis “Licantrofilia” de alguna manera como un disco reivindicativo de un estilo o sonido concreto, o estoy yo queriendo ver más allá?

Óscar.- No sólo “Licantrofilia” sino que toda nuestra carrera es eso. De todas formas, más que reivindicar un sonido, que creemos que no es necesario porque nunca desapareció del todo y siempre hubo grupos que lo mantuvieron, incluso siendo nosotros uno de ellos, lo que sí queremos reivindicar es una época. Y en ese sentido nos hemos centrado en la época ochentera española porque, si bien hoy día los nombres que citas (JUDAS, WHITESNAKE…) siguen siendo dioses, no pasa lo mismo con la época ochentera española. Y no veas cuánto me apena porque fuera de nuestras fronteras nuestro metal de entonces es admirado, querido y respetado. Es algo que podemos comprobar ahora que cada vez se viaja más fuera a ver festivales, al menos a mí me pasa, que se te acerca alguien porque ha visto que llevas una camiseta de ÑU, una chapa de OBÚS o un parche de los BARÓN y te recita las bandas ochenteras españolas de memoria mientras levanta el pulgar. Luego, en eBay vemos los vinilos de nuestras bandas salir a precios elevadísimos camino de Alemania, Japón, Austria, Suiza… y aquí hay grupos que ni se conocen, que nos ha tocado explicar ya unas cuantas veces quienes fueron SHALOM, tío, y dejaron un disco debut que, como dice Julito, es para que se estudie ya en “primero de heavy” (risas) y nadie debería pasar a segundo sin sabérselo de memoria. Me apena que se califique como caspa u otras lindezas aquellas bandas, aquellos mensajes y por encima de eso, aquel espíritu, y aquí andamos, reivindicando “la edad de oro del metal español” porque creemos que es justo y es que hay que rendir homenaje a quienes abrieron camino.

– Por cierto, me llamó mucho la atención desde el principio que en este disco hay varias referencias a animales salvajes, agresivos, y sobre todo guerreros y peleones, ya que hablamos de lobos, tigres, dragones… Supongo que os habéis percatado o que no es casualidad. Explícanos…

Óscar.- Tampoco hay tantas referencias, es sólo en una canción y sí es de manera intencionada. El tema es “Arañando el cielo”. Te cuento su historia. Yo quería escribir una letra que respondiera a una pregunta que me han hecho mil veces y nunca quedaba satisfecho de la respuesta. Me preguntaban qué se siente en un escenario y eso no se puede explicar con palabras, así que me dije, “tengo que hacer una canción que cuente lo que se siente”, pero la verdad es que era incapaz de escribir nada que me dejase satisfecho, no tenía ni el título. Entonces, el Johnny de los BURNING vino a Segovia a dar una charla sobre rock, yo estaba también en esa charla y antes de ella fuimos juntos a comer. Admiro muchísimo a BURNING y al Johnny y me dije, “a ver si éste me ayuda…” Le pregunté “tío, nunca he sabido explicar lo que sentimos en un escenario, ¿qué sientes tu?” El Johnny dejó de comer, se quitó sus gafas negras (sí, hasta comiendo lleva las eternas gafas negras) me miró y me dijo “Arañando el cielo, tronchhhh” “¡Hostias tío, me acabas de dar el título!, ¿puedo usarlo?” “Claro, te lo regalo”, me dijo.

Entonces, enfoqué el tema del siguiente modo: quería explicar que cuando estamos en el escenario estamos arañando el cielo pero que para llegar a eso hay que pelear mucho, así que en cada estrofa iría un animal capaz de “depredar” de manera fulminante y además lo situaría en situación de extrema fiereza para dar a entender que es con toda esa fiereza con la que hay que perseguir esto hasta que se consigue, por eso hablo de un halcón en vuelo (no se si has visto picar a un halcón, yo afortunadamente sí, que hubo un tiempo en que tenía localizado dos nidos de halcón e iba muchas mañanas a ver como cazaban, cómo elevaban el vuelo y cómo picaban después a una velocidad increíble, es fascinante verlo), hablo de un león en celo, de un tigre al acecho y de un leopardo hambriento. Todo esto en la misma canción y para dar esa idea de lucha por sobrevivir y con extrema fiereza.

Aparte de esto no hay más referencia a animales salvo las evidentes a lobos que son el alma de este disco porque es un animal que no se puede domesticar, es salvaje 100%. Si ves a un lobo entre humanos no es que le hayan domesticado sino que simplemente el lobo ha pactado pero su instinto sigue siendo salvaje. Admiramos al lobo, es un animal que nos encanta… Sé que esta entrevista me está quedando extensa pero no me resisto a ponerte estas líneas que fueron inspiración para decidir el título del disco: “El lobo disfrutaba de la sensación de libertad, un lobo no se puede domesticar, un lobo nace para vivir la noche, para sufrir, para cortar el aliento, para sangrar.

Si miras a un lobo a los ojos, podrás ver una inmensidad, podrás atisbar su nobleza, su pasado y el poco futuro que puedes esperar de él ya que, cuando tú le miras, él te está mirando a tí, y en ese infinito instante ya tiene sus colmillos en tu cuello, y estás deseando no haberlo mirado nunca…”. Lo de los dragones te lo cuento cuando hablemos de “Tigresa Blanca”, pero te adelanto que no se refiere a los animales mitológicos, cuando hablemos de ese tema te lo cuento…

– Vamos con el tema de las letras y es obvio que una vez más son “marca de la casa”, divertidas y con chispa, pero a la vez serias, maduras y tan rebeldes y protestonas como siempre. De todos modos, sí creo que se recupera ese tono más desenfadado de vuestros primeros años, aunque luego temas como “Escúchame”, “Prisionera” o “Licantrofilia” tienen mucha más chicha. ¿Cuál era la intención en este caso?

Óscar.- Lo llevamos diciendo 15 años, y es que las letras de LUJURIA tienen muchas horas de trabajo detrás y siempre tienen una doble lectura. La primera es una lectura rápida, y ahí procuro que sean temas divertidos, directos, que quien no quiera profundizar en ellas pase un buen momento ya que la primera función de todo concierto creo que es divertir, alejar los problemas por unos momentos y pasarlo bien, porque el rock ha de ser el descanso del guerrero que nadie es capaz de batallar eternamente. Pero también tienen una segunda lectura, más profunda, porque pasado el concierto alguien puede querer profundizar en el mensaje, y LUJURIA lleva lanzando mensajes de libertad desde sus inicios. A veces la peña da con ellos, a veces no, y aún nos siguen diciendo que si hacemos rock cachondo… bueno, el público es soberano pero no somos un grupo de rock cachondo, somos un grupo que pretende divertir y si alguien se para a escucharnos dejarle un mensaje.

Luego hay otros temas que consideramos tan importantes que los desnudamos de la parte divertida, fue el caso de “Espinas en el corazón” por ejemplo, y en este disco los temas que citas. “Escúchame” en concreto, es un tema que hemos dedicado a ASPAYM Castilla y León, una asociación de adultos minusválidos con la que colaboramos siempre que podemos, y en esta canción reivindicamos la gratuidad de la Viagra para ellos. Debido a su minusvalía, muchos necesitan la Viagra para poder amar a sus parejas, pues el amor es una necesidad básica del ser humano como la alimentación o el vestido, y no es de recibo que ellos tengan que depender de su cartera, de si tienen dinero o no para amar a sus parejas. La Seguridad Social debería cubrir la viagra en sus casos, nos parece un tema muy serio. Pensad por un momento, poneos en su lugar como dice la letra e “imaginad una vida suplicando que os dejen amar”…

“Prisionera” es un tema dedicado a acabar de una vez con la doble moral respecto a las distintas opciones sexuales. Esta vez dedicamos un tema al derecho que tiene quien nace en un cuerpo equivocado a buscar su identidad y no por ello convertirse en fenómeno televisivo o estar condenado a la prostitución como casi una opción de vida, ¿conocéis abogados transexuales? ¿Profesores? ¿Médicos? ¿Albañiles? Y ¿creéis que por el hecho de haberse operado no están capacitados para serlo? Nos parece un tema serio también. Por último “Licantrofilia”, bueno, es el tema que explica el concepto del disco, ese dejo que lo escuchéis y lo meditéis, está bastante claro además.

Lujuria 2008

– Por otro lado, no faltan las letras reivindicativas y de orgullo de lo que somos, roqueros y heavies, algo que nunca ha faltado en LUJURIA en temas que ya son clásicos como “Joda a quien joda”, “Merece la pena” o “Corazón de heavy metal”. En este caso además hay tres: “Cuerpo de mujer” y sobre todo “Arañando el cielo”, y mi favorita del disco, “Viejo roquero”. Háblame de estos temas, por favor.

Óscar.- Efectivamente, siempre hay letras sobre esto en LUJURIA porque estamos muy orgullosos de ser heavys… “Cuerpo de mujer” es una canción de amor a las curvas más perfectas que hemos visto nunca: la guitarra. ¿Ves lo que te decía? Seguro que ha habido alguien que a la primera escucha ha pensado que es otro tema sexual de LUJURIA, dedicado a una mujer con unas curvas increíbles pero no, es un tema para la guitarra. Si a alguien le divierte que sea para una mujer pues encantados, pero si ese alguien profundiza un poco, descubrirá la segunda intención que te digo que siempre tenemos, que en este caso es rendir homenaje al instrumento del metal por excelencia. De todos modos, hacía tiempo que rondaba en mi cabeza ese tema, y la inspiración clara era el “Cuerdas de acero” de los BARÓN. Me encanta ese tema pero, sin querer enmendar la plana a los maestros, no me llenaba el título, no me daba la idea de esa pasión que sentimos por la guitarra sino que más bien me daba sensación de agobio, de atadura, dos palabras juntas, cuerdas y encima irrompibles casi, de acero, me daban esa sensación y me decía siempre, la guitarra se merece una canción que exprese más pasión, por eso nace “Cuerpo de mujer”.

“Arañando el cielo” ya te la he explicado en la pregunta de antes y no me enrollo otra vez. (risas)… “Viejo rockero” creo que necesita poca explicación, basta ir a un concierto para ver que se merecen una canción, porque ahí siguen, al pie del cañón, con el metal por bandera y que si el paso de los años los ha cambiado algo por fuera, por dentro siguen y seguirán teniendo 18 años toda su vida, con la ilusión intacta, los principios intactos y la eterna sonrisa que da el saber que nada ni nadie ha podido comprarlos. Es la sonrisa del vencedor, hermano, la sonrisa de quien sabe que con él no han podido, y creo que es la sonrisa más hermosa que puede tener un ser humano. Se merecían una canción… Tengo un colega que es así, que me ha dado una amistad sincera y al que le prometí una canción, por eso este tema es para los viejos rockeros pero también es su canción porque, como decimos en el libreto, las promesas son para cumplirlas.

– Siguiendo con los temas, dos de las historias más curiosas aparecen tanto en “Tigresa blanca” como en “Goliardos”, que seguro que quieres explicar…

Óscar.- Ya llegamos a “Tigresa Blanca”, y ahora verás lo que te comentaba de los dragones. Las Tigresas Blancas son una secta china muy secreta, aunque algo va trascendiendo de ellas poco a poco. Tratan de obtener la eterna juventud a través del líquido preseminal. Dicen que nunca cortan sus cabellos y de aquí les viene el nombre: Ellas son de piel muy blanca, y cuando se agachan para obtener ese líquido que buscan el pelo negro las cae por la espalada formando rayas negras sobre la piel blanca y parecen tigresas… eso dice la leyenda. En su lenguaje, denominan a los hombres que conquistan para obtener su líquido preseminal, “dragones verdes”, y por eso en la letra se habla de dragones pero ya ves que no es el animal mitológico. Tienen su vocabulario propio y seguro que adivináis qué parte de nuestro cuerpo es “la flauta de jade” que también hablo de ella en la letra…

Aunque no soy muy partidario de contar la segunda intención de las letras, porque me gusta que las descubran, haré una excepción con ésta: Como segunda intención tras la primera de divertir y elogiar los placeres de la felación, está una crítica a las sectas que son capaces de anular a las personas, de convencerles de cosas tan inverosímiles como que les dones todo tu dinero y que conseguirás la eterna salvación en un suicidio colectivo como de convencer a un montón de bellas mujeres que serán eternamente jóvenes chupando pollas. Si han sido capaces de convencerlas de eso imagina a qué punto de dominio pueden llevar a un ser humano una secta: ésa es la segunda intención.

“Goliardos” narra su historia, que poca gente los conoce, y basta oír la canción para conocer esa historia pero mira, ya que estamos, te voy a contar también la segunda intención de esta letra. Llevo años observando como a veces nos limitamos a repetir lo que otros dicen sin molestarnos en investigar y nosotros los heavys somos un ejemplo de eso en este caso. Hace mucho que repetimos nuestra admiración por los juglares medievales, como si fueran la encarnación del espíritu libre y nada más lejos de la realidad. Por eso es bueno conocer la historia de los Goliardos, que eran clérigos que renegaban de la falsa moral de la iglesia ya en la Edad Media, y también estudiantes que no estaban conformes con lo que se enseñaba en las universidades (se negaba la teoría de Copérnico y se aseguraba que la Tierra era el centro del universo y un siglo después se quema en la hoguera a Miguel Servet que descubrió la circulación de la sangre por citarte dos ejemplos, imagina las enseñanzas…). Pues bien, estos Goliardos difundían su teorías cantando de pueblo en pueblo, de taberna en taberna, lo mismo que los juglares pero les diferenciaban “las letras”. Los juglares cantaban las hazañas de los reyes, sus victorias en las batallas, vamos que eran los pelotas de la monarquía feudal mientras que los Goliardos formaron lo que se llama “república literaria”, es decir, difundir ideas de libertad a través de sus letras. Por decirlo de alguna manera, para mí en la Edad Media los Goliardos eran los heavys y los juglares el pop, y mira por dónde, ahora andan todos los heavys admirando a los juglares, así que ya era hora de contar esta historia. Y ahora que se ha contado decidid a quien admirar, los LUJURIA desde luego nos declaramos Goliardos.

– Obviamente una de las mayores sorpresas aparece con “Las tablas de Moi-Sex”, el tema WHITESNAKE de LUJURIA. Ya nos contaste que era un capricho personal y al final, pese a que sorprende, creo que ha quedado de puta madre. Háblame del tema y cómo ha sido para ti “hacer de Coverdale”.

Óscar.- Sí, tío, se lo tengo que agradecer a Julito eternamente… Se lo comenté medio en broma un día, ” me molaría un tema que la peña identificase enseguida con WHITESNAKE”, y cantarlo yo, que toda mi puta vida he sido fanático de Coverdale, es mi ídolo. El Julito es de hablar poco y hacer, así que no me contestó a eso, y yo pensaba que ni me había hecho caso pero lo que había hecho era tomar nota mental de mi petición, pasarse horas y horas en el local antes de que llegásemos nosotros oyendo toda la discografía de WHITESNAKE y conseguir un tema que no fuese plagio de ninguna canción de la Serpiente Blanca pero que sonase como si fuese un tema de ellos y creo que lo ha conseguido el muy cabrón. Imagina mi cara cuando llego un día al local, había pasado más de un mes desde que le comenté que me gustaría un tema que fuese un homenaje a WHITESNAKE y no había vuelto a hablar de ello, y el Julito me mira y me dice “¿tienes una letra para esto? “, y me toca el tema, ¡menudo subidón! Así que nos pusimos a trabajar las melodías vocales y nació “la Tablas de Moi-sex” un regalo de mi Julito que le estaré eternamente agradecido.

Lujuria 2008

– Hablando de la voz, por supuesto que tenemos al Óscar Sancho de siempre dándolo todo. De todos modos, aprecio más matices y variedad que nunca, creo que es un aspecto realmente cuidado. Te doy la enhorabuena al respecto porque has conseguido que, “con lo que hay” y siendo tú al 100%, realmente suenes distinto en cada tema y sobre todo acorde a cada tipo de canción que encontramos en el disco.

Óscar.- Mi voz en este disco se la debo al productor, Alberto Seara “Flor” que me conoce muy bien. Me lo dijo nada más entrar en el estudio “¿vas a hacer lo que yo diga?” Y me dije, “haz caso que el Flor sabe mucho”. Y le dije “sí” “Vale, pues entra a cantar”. No me dijo mucho más: “canta, vete abriendo la voz…” y nos pusimos a trabajar en el disco. Pocas horas después teníamos dos temas y me dijo “sal” “Tío, Flor que estoy de puta madre, suéltame otro tema” “¿No me habías dicho que me ibas a hacer caso?, sal”, y salí. Me dijo “vete a casa, duerme más de 8 horas y aquí mañana”. “Pero tío, que a este paso voy a estar una semana metiendo voces y antes en dos días acababa”. Me dijo “Mira, por una vez hazme caso, ya sé que no te gusta el estudio (es cierto eso, yo soy animal de escenario y en un estudio estoy como un león en una jaula) pero si queremos lo mejor hay que hacerlo así, la voz al 100% en cada tema, al 98% ya no me vale y después de un par de temas y varias horas ya estás (no tú, todos los cantantes) a menos del 100% y quiero ese máximo”.

Le hice caso porque si le hemos elegido como productor es porque le consideramos el mejor y el resultado es evidente, 11 temas con la voz al 100%. Y no sólo eso, Flor me ha dado confianza, me ha hecho arriesgar hasta conseguir unos tonos que nunca antes había conseguido, en definitiva tengo que darle gracias públicamente, gracias Flor.

– ¿Algún otro tema en concreto que te apetezca destacar o hablar de él para cerrar esta parte?

Óscar.- ¡Cabrón!, si sólo te has dejado sin preguntar el single que me lo vas a preguntar ahora y la versión que quien debería contarte su intención son los SHALOM, no hay más temas ya, como no te hable de las fotos del libreto (risas).

– Personalmente el single, “Cae la máscara”, me ha convencido menos, pero la historia relatada es genial (y real) y encima habéis grabado un fantástico videoclip, con su historia y demás, algo que parecía olvidado en este país. Enhorabuena y gracias. Además, creo que es el primer videoclip como tal de la banda, ¿cómo surgió?, ¿habéis quedado contentos con el resultado?

Óscar.- Sobre el single decirte que se eligió porque era el que más rompía de lo hecho hasta ahora. Mira esta entrevista misma, en la primera cuestión me preguntas por el disco anterior y si somos los de siempre… ¿Ves?, con este single queríamos demostrar la nueva ruptura de LUJURIA, por eso se eligió.

Sobre el vídeo se lo debemos a alguien que es tan LUJURIA como nosotros y fundamental en que LUJURIA haya llegado hasta aquí y siga creciendo, nuestro mánager David. Él tuvo muy claro que ya era hora de hacer un videoclip y se empeñó en ello, la verdad es que le debemos mucho de lo que somos… Decidimos hacer un vídeo distinto de lo que se suele hacer, que aquí siempre se funciona con sota, caballo y rey, tío, es lo único que veo en lo que fallamos los grupos españoles, que repetimos y repetimos sin intentar cosas nuevas. Las portadas (por eso elegimos un portadista argentino y un concepto distinto), los vídeos (venga, el grupo tocando y la canción de fondo, por eso elegimos hacer una especie de corto con la letra como guión)… en fin, muchas cosas que veo que no se arriesga y hay que intentar arriesgar, eso pensamos y siempre lo hacemos. Ha habido quien nos ha preguntado o señalado como fallo eso mismo nada más verlo, “que no sale el grupo” decían, pero es intencionado, para bien o para mal así lo hemos querido y sí, estamos muy contentos con el resultado. Igual es mucho adelantarte, que sabes que me gusta hablar siempre con las cosas cerradas del todo pero bueno, voy a hacerlo por una vez, y es que ya estamos pensando en un segundo vídeo donde sí saldrá el grupo, seguramente sea el tema “Viejo Rockero” pero antes queríamos hacer este vídeo distinto, arriesgado, para demostrar que hay otros caminos y definitivamente estamos encantados con él.

De todos modos no es el primer vídeo clip, ya hicimos uno para “Espinas en el corazón” que grabamos en la manifestación contra la violencia de género que hay en Madrid todos los 25 de Noviembre (ndr: tienes razón, perdón por la equivocación).

– Por cierto, el álbum sale con Maldito Records, después de que no cuajara lamentablemente vuestra iniciativa de Vía Láctea Producciones. ¿Qué pasó?, ¿qué tal con Maldito?

Óscar.- No, no es cierto que no cuajara nuestra compañía. Vía Láctea, que así se llama, nace tras una ruptura con Locomotive motivada, como ya explicamos en su día, porque no se respetó algo clave para nosotros, una palabra dada. Tal fue la frustración de ver cómo una idea que era fundamental para LUJURIA, como fue la lucha a muerte contra la violencia de género, se hacía cuesta arriba por falta de cumplimiento de una palabra: se nos prometió básicamente una campaña enorme, incluso hubo una reunión en las oficinas de Locomotive de la que apenas se cumplió lo hablado, es más si recordáis, Rafa estuvo en la presentación del single, y ni siquiera se había fabricado para su presentación… nos queríamos morir de vergüenza en esa rueda de prensa con la gente de ADAVASYMT presente y el gran apoyo de todos los medios, que nunca os agradeceremos lo suficiente, y viendo que a los medios se les daba una grabación cutre y casera porque el disco no estaba, fue muy duro.

Visto esto que te cuento, decidimos hacer nuestra propia compañía para observar durante un tiempo cómo evolucionaba todo, qué compañías había, qué garantías nos daban… No buscábamos un contrato de pasta ni de esas cosas, buscábamos una compañía cuya palabra fuera ley y, la verdad, no aparecía eso, así que seguíamos con nuestra independencia. Por fin David, nuestro manager, de nuevo David ¿veis como es importante?, descubre Maldito Records, una compañía formada por gente que son o fueron músicos, gente de INSANIA, de BABYLON ROCKETS… en definitiva, personas que saben lo que un músico busca, lo que es mucho más sencillo que firmar cantidades económicas. Simplemente buscamos que una palabra, un apretón de manos o un mail que diga “vamos con ello”, sea ley y en Maldito vimos que así es. Entonces, no lo dudamos y decidimos ser de Maldito y desde luego que estamos contentos. Cada palabra dada ha sido ley y nos consta que a veces no ha sido fácil. Por ejemplo el vinilo lo queríamos para el Leyendas y tenían contacto con una fábrica pero que no les garantizaba estar a tiempo y no se lo pensaron, automáticamente cambian de fábrica, el precio se encarece pero no les importa y el vinilo está en su fecha, como ha estado el vídeo, como ha estado el CD en su día en las tiendas… Vemos que todo es como se habla y no es que estemos contentos, estamos encantados.

Nos preguntaban si la independencia era la solución para muchos grupos y siempre dije que no, que era el primer paso para sacar la cabeza pero después sigue haciendo falta hoy día una compañía detrás que desarrolle el trabajo, porque aún sigue siendo casi imposible para un grupo abarcarlo todo, fabricación, publicidades, negociaciones para salir en medios…, en fin, muchas cosas que hay que tener en cuenta y que una compañía hace para que el grupo haga lo que tiene que hacer, canciones y conciertos, pero si se quiere crecer hay que tener detrás una compañía que haga trabajos bien hechos que un grupo no puede hacer. Por eso, siempre lo dijimos, que como primer paso está bien pero hay que escalar más y en eso estamos.

– Y ahora a presentarlo en directo, claro. ¿Cómo están las cosas al respecto, cuando empieza la gira y demás?… Por cierto, ¿al final en qué punto estáis para ir a Sudamérica, desde dónde os siguen reclamando constantemente?

Óscar.- Pues justo hace pocos días nos han dado las primeras fechas de la gira que se llamará “Licantrogira 2008/09”, seguro que os han hecho llegar ya las fechas, pero empezamos el 5 de Octubre en Zaragoza con TWISTED SISTER, SAXON y EDGUY, y de ahí a recorrer España, que nos encanta.

Sobre Latinoamérica, y ya que estamos a corazón abierto seremos claros, iremos ahí cuando aparezcan promotores serios que de verdad quieran llevarnos. Ya han sido varios los grupos de aquí que se han anunciado allá y han acabado cancelando, que si no llega el dinero de los pasajes que si veniros y ya os lo damos aquí… y así no se hacen las cosas. Nosotros estamos locos por ir, de hecho yo he ido a Argentina a tocar pagándome yo el billete y tocando con músicos argentinos (si están leyendo esto les mando un abrazo enorme, ¡os quiero, chabones!) pero para que vaya el grupo completo han de garantizarse algunas cosas antes de viajar. Nosotros por el pasaje y el hotel viajaríamos encantados pero es que todavía ni eso hay quien lo garantice y casi lo entendemos ya que la media de un billete allá está en 700 euros, multiplica eso por 8 (el grupo, el mánager y el técnico, lo estrictamente necesario) y suma hoteles, verás que la cantidad no es pequeña pero si eso se cubre LUJURIA viajará donde nos llamen. En eso estamos trabajando hace tiempo, a ver cuando es posible…

– Por cierto, esta mañana pensando en la entrevista me he acordado de la primera vez que ví a LUJURIA, concretamente en la sala Canciller de Madrid teloneando a EASY RIDER y MÄGO DE OZ que, eran otros tiempos, presentaban el fantástico “Jesús de Chamberí”. Vosotros acababais de editar el primer disco, y recuerdo la imagen de ver al cantante de esa banda, con guapos vaqueros blancos rajados, ya un rato después de actuar meando en el baño y un poco “perjudicado”, jeje. ¿Recuerdas aquel concierto?, ¿qué quedan de aquellos LUJURIA?

Óscar.- ¡¡Hostias, claro que sí!! Nuestro sueño era tocar en el Canci, tío, y lo conseguimos tres veces: una abriendo para Pat Travers, otra en el homenaje de la abuela rockera y ésta que dices. ¿Sabes que aun conservo esos vaqueros? No me los volví a poner y los guardé como recuerdo del Canci. De esos LUJURIA queda prácticamente todo, porque a nivel de planteamiento del grupo está intacto, de ganas también y de formación estamos todos los que estábamos ahí menos el Oso, y tenemos dos lobos nuevos en la manada pero seguimos igual de salvajes, igual de indomesticables y un poco más mayores, que es imposible parar el tiempo pero por dentro somos los mismos chavales. De hecho, tengo como una de mis canciones de cabecera “18 till I die” de Bryan Adams, ese es el espíritu, 18 hasta que muera. Siempre lo he dicho, que el rock es la fórmula de la eterna juventud, algunos ya lo hemos descubierto mientras los científicos se siguen volviendo locos buscando la formula, y la descubrirán cuando salgan del laboratorio y escuchen “Highway to Hell”.

– Gracias, Óscar. Perdón por hacer la entrevista tan larga, que al final siempre me lío. Enhorabuena por el disco, mucha suerte y la última palabra es tuya…

Óscar.- Que va, ha sido un placer y toda una oportunidad de explicar muchas cosas que tenía dentro, gracias a tí. Lo único pedir disculpas a los lectores por tenerles tanto tiempo enganchados en la pantalla, os juro que no tengo ningún familiar en ninguna óptica (risas). ¿Las últimas palabras?… Están en el libreto del disco: “ya han ladrado bastante los perros mensajes de represión, es hora de que aullemos los lobos mensajes de libertad, ¡por el puto rock and roll! ¡¡¡¡ AAAAAAUUUUUHHHHH!!!!

David Esquitino (david_esquitino@rafabasa.com)