Inicio Lanzamientos A-Z LUJURIA – Licantrofilia

LUJURIA – Licantrofilia

0

Ya tenemos aquí el nuevo trabajo de los segovianos, “Licantrofilia”, del que hicimos un studio report hace pocos meses, y que ya por fin sale a la venta en estos días. Como comentaba yo mismo entonces, me reafirmo en lo que comenté sobre que estamos ante un disco de nuevo más heavy, más LUJURIA, si me permitís llamarlo así, que lo que fue “… Y la yesca arderá”, bonito proyecto y de temática más que interesante pero bastante alejado de la naturaleza de lo que es la banda de Óscar, Julito, Chepas y compañía. Quizás “volver atrás” es una afirmación demasiado osada, pero sí es cierto que este disco rezuma más heavy metal clásico, inspiración de los 80 y espíritu “de otros tiempos” que nunca en los segovianos, aunque con las lógicas actualizaciones en sonido, mensaje y forma de encarar algunas de las canciones (pero sólo algunas porque otras son puro y duro heavy rock atemporal de toda la puta vida).

Ahora encontramos varios cambios, que por supuesto han influido en que “Licantrofilia” sea “así”. Lo primero es que es un trabajo compuesto en su mayoría por el guitarrista Julito (ahora que su ex batería y sobre todo principal compositor, César De Frutos “El Oso”, ya no está con la banda), que es más heavy que el viento, de naturaleza ochentera al 100%, y fan absoluto de clásicos como JUDAS PRIEST o BARÓN ROJO en el plano nacional, lo que obviamente influye en reencontrarnos con esos LUJURIA más “macarrillas” que conocimos hace años con los geniales “Cuentos para mayores” o “Sin parar de pecar”. También, hay dos nuevos miembros en la banda que han aportado sangre y calidad nueva, especialmente el batería Maikel, que hace un trabajo fantástico, aunque también hay que destacar la importancia del nuevo teclista Ricardo Mínguez, de inspiración mucho más roquera que también influye en el sonido del disco, en contraposición con el toque más “gótico” y académico que aportaba Nuria “Lilith” en trabajos anteriores (y eso que sigo diciendo que el teclado no me termina de encajar en una banda como LUJURIA). Finalmente, está claro que han vuelto a la temática de las letras más gamberras, divertidas (aunque sin olvidar ese punto serio, rebelde y comprometido que siempre han tenido, especialmente en los últimos años, abogando una y otra vez por la libertad, la personalidad y la identificación con el rock, la calle, la cultura, y el respeto y tolerancia) y “lujuriosas” que dejaron de lado en su anterior disco, y aparecían más matizadas en “El poder del deseo”.

Por otro lado, siempre me gusta destacar lo que me parece tan importante en una banda tan honesta y real como LUJURIA: que no engañan a nadie, que van con el corazón por delante y que creen a pies juntillas en lo que hacen, abogan y ofrecen. A estas alturas es absurdo hablar del tópico de que no son los mejores músicos de España, que si Óscar no es un cantante exquisito o que siempre hablan de sexo, primero porque esas afirmaciones son simplemente relativas (especialmente la última), pero sí quiero remarcar ese detalle: que son LUJURIA, suenan a LUJURIA y avanzan y evolucionan pero siempre siendo fieles a ellos mismos, sus ideales y estilo (con la salvedad del disco anterior, que ya he comentado).

Quizás lo que me ha gustado menos es la portada (aunque se trata nada más que de gustos y además efectivamente en vinilo queda mejor) y el propio primer single, “Cae la mascara”, que no me parece totalmente representativo de lo que es el disco en sí (aunque la letra e historia que relata es genial). Por otro lado, remarcamos el sonido del álbum, muy interesante, muy heavy, con mucha fuerza y relevancia de las guitarras (como debe ser en todo disco de heavy metal), la personalidad que destila “Licantrofilia” y el hecho de que 12 años después de editar su primer disco sigan manteniendo su sonido, filosofía, estilo y personalidad, pero mejorando disco a disco y pasito a pasito.

De los temas no me enrollo demasiado porque ya podéis leer cómo es cada uno en el citado studio report. Simplemente remarcar los que ya un tiempo después y tras pegarle unas cuantas escuchas al disco me parecen más interesantes a nivel personal, tanto los más netamente heavies como pueden ser la fantástica “Tigresa blanca”, la propia “Licantrofilia” o la pegadiza “Viejo roquero” (mi favorita y con una letra muy emotiva), como las más roqueras que puedan ser “Las tablas de Moi-sex” (sí, LUJURIA “imitando” a WHITESNAKE) o “Arañando el cielo”, preciosa y con ese toque a lo “Merece la pena” o “Joda a quien joda” que siempre me ha encantado, además de la fantástica versión de SHALOM, “Qué es mejor”, que es un lujo y un auténtico placer darse cuenta que aún hay bandas en España con ganas de reivindicar que el heavy metal nacional de los 80 fue mucho más rico y variado que sólo BARÓN, OBÚS y ÁNGELES DEL INFIERNO. ¡Ah!, y puestos a reivindicar, me quedo con “Prisionera”, además de “Goliardos”, que es un temazo y una excelente clase de historia “bajo cuerda”. De todos modos, esto siempre va en gustos, escuchar el disco entero y que cada uno elija sus favoritos personales.

Pues nada, chicos, enhorabuena por un fantástico trabajo y a seguir aullando por la libertad… a ser posible con latidos de corazón de buen heavy rock de fondo. Y ya sabéis, si tienes miedo de ser tú, ¿para qué quieres vivir?

David Esquitino (david_esquitino@rafabasa.com)

Track list:

  1. Cae la máscara
  2. Licantrofilia
  3. Cuerpo de mujer
  4. Las tablas de Moi-Sex
  5. Tigresa blanca
  6. Arañando el cielo
  7. Escúchame
  8. Prisionera
  9. Viejo rockero
  10. Qué es mejor
  11. Goliardos