Inicio Conciertos Crónica Concierto WHITESNAKE – Barcelona.

WHITESNAKE – Barcelona.

0
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - PAIN OF SALVATION
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - PAIN OF SALVATION





Documento sin título

Whitesnake

Viernes 25 de Julio de 2008 – Sala Razzmatazz I – Barcelona

Tercera visita de WHITESNAKE a Barcelona desde su “reunión” hace cuatro años, entrecomillada pues de la formación que se desmembrara en 1997 solo retornó el perenne David Coverdale. Supone el 30 aniversario desde que se reuniera con Micky Moody para sentar las bases de uno de los grandes del hard rock.

Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat

La diferencia del concierto que nos atañe a entonces es que la serpiente blanca vuelve con un álbum entre sus dientes, “Good To Be Bad”, que tiene mucho más de la primera palabra del título que de la última. Un disco que entremezcla todas las pinceladas características del sonido de WHITESNAKE: Elegancia, acentuada por la voz de Coverdale, sobre una base de hard rock con toques blueseros en ocasiones y metaleros en otros, que conforman unos temas pegadizos, de base sencilla pero de ejecución compleja. Un álbum que perpetúa dignamente el legado de la banda.

Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat

En cuanto a la formación, la serpiente ha vuelto a cambiar de muda. El cambio más remarcable es el del espectacular Tommy Aldridge por Chris Frazier a las baquetas. Este es un cambio que ha dañado seriamente la estructura del bloque. De un batería de WHITESNAKE no se espera simplemente cumplir fidedignamente con los tempos originales, sino un poco de personalidad y algo más de aporte al sonido del grupo. Tommy era el auténtico motor del grupo, mientras que Chris simplemente cumplió sobriamente con su trabajo. Utilizando un símil futbolístico Frazier marcó de penalty, mientras Aldridge marcaba de chilena por toda la escuadra. Un gol vale lo mismo se marque como se marque, pero siempre se agradecen los detalles de calidad que aportan espectáculo. Aparte, su solo fue el más insulso y el que menos ha invitado a la participación de los que he visto en años.

Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat

Marco Mendoza ha cedido su bajo a Uriah Duffy, quien ya nos visitara en el último concierto de WHITESNAKE en la ciudad condal. También a Mendoza se le echa en falta, no solo por su hiperactividad sobre el escenario, sino por su gran trabajo a los coros. Estos dos cambios han afectado al rendimiento sobre escena de la que era una de las mejores formaciones que el señor Coverdale había conseguido reunir en sus años de peregrinaje musical, marcado en gran parte por su histórico buen hacer en la selección de dúos de guitarristas. El actual Aldrich/Beach, dos guitarristas de corte muy distinto pero necesariamente complementarios para ensamblar el sonido de WHITESNAKE, poco tienen que envidiar a las duplas Marsden/Moody o Sykes/Vandenberg. Me pregunto si WHITESNAKE hace grandes a los guitarristas, o son éstos quienes hacen grandes a WHITESNAKE.

Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat

El caso es que el veterano grupo ha resistido al embiste del tiempo. Buena muestra de ello ha sido este concierto que ha conseguido movilizar de nuevo al público barcelonés siempre “Ready To Rock”, y que a pesar de la época en la que nos encontramos ha respondido a la llamada de Coverdale & Cía llenando de nuevo la grande de las Razz. Está claro que sigue teniendo poder de convocatoria, pero el apartado musical tuvo un regusto agridulce.

Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat

Y es que aunque me cueste mucho decirlo, David Coverdale no es el mismo que viéramos cuatro años atrás. Incluso no es el mismo de hace dos años. No está en buena forma vocal, o como mínimo no ha sabido disimularlo tan bien como en sus anteriores visitas, donde siempre se vio muy apoyado por público, por los coros de sus compañeros de tablas, por la desaparecida magia del retorno y por un set list plagado de éxitos. Ni siquiera le vi cómodo en sus característicos y elegantes tonos bajos.

Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat

En esta ocasión, a la falta de voz se le ha sumado un repertorio con muchos altibajos, que incluyó cinco temas del nuevo álbum y un tramo intermedio especialmente tedioso, necesario para el descanso del frontman pero excesivo para un público ansioso de hits.

Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat

Empezaron con fuerza la nueva “Best Years”, la imprescindible “Fool For Your Loving” y “Can You Hear The Wind Blow”. En ellas se vio a un Coverdale con muchas ganas pero que ya daba muestra de carencias vocales. También apreciamos a un Doug Aldrich excesivamente protagonista, relegando a un desmerecido segundo plano a un Reb Beach desenfocado.

Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat

“Love Ain’t No Stranger” fue cantadísima por el público, quien a su vez participó junto a todo el grupo en el a capella inicial de “Lay Down Your Love”, donde la pareja Aldrich/Beach se marcó un buen solo bajo los focos. En él pudimos ver destellos de calidad de David Coverdale, quien se esmeró más en clásicos como el que siguió, “Is This Love”. Y tras la mediática balada, a la que le faltó cierto feeling, llegaron los momentos más flojos del concierto.

Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat

Un larguísimo solo de guitarras, disfrazado de duelo de mástiles entre Aldrich y Beach resultó eterno, e incluso en algún momento la pareja pareció no saber hacia donde encaminar su improvisación, con notas dubitativas y compases erráticos. Aún y así dieron muestras de su calidad (tiempo no les faltó para hacerlo), cada uno en su particular estilo. Reb Beach combinó sus solos con riffs metaleros, mientras que Doug Aldrich dio rienda suelta a su lado más bluesero.

Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat

Hablando de aires blues, únicamente la nueva “A Fool In Love” separó el solo de guitarras con el de Chris Frazier, que como he comentado fue insulso tanto en contenido como en fomento de la participación, que es lo que en definitiva ameniza los solos de batería. Nada que ver con el más que espectacular solo de Tommy Aldridge en el 2004, en el que acabó aporreando los timbales con las manos. Acto seguido silla, guitarra acústica y “Ain’t Gonna Cry No More” siguieron fomentando la desaceleración. “All For Love” levantó levemente los ánimos, pero fue “Guilty Of Love” quien devolvió de nuevo el interés y la energía al evento, coreada sing-along sobre batería por un público que acabó agradeciendo el hit con oés.

Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat

Precisamente el griterío del público interrumpió por un instante el inicio de “Give Me All Your Love”. El jefe ordenó parar máquinas tras los toques iniciales de batería para disfrutar de los decibelios que les eran dedicados. Quizás fuera por eso que al arrancar de nuevo, el gran tema de “1987” desprendió las chispas del mejor Coverdale, quien guardó sus gritos gran reserva para la emocionante “Here I Go Again” con el que se cerró el repertorio previo a los bises. “Still Of The Night” fue la mejor de la noche, con un David Coverdale ahora sí esforzándose al máximo, y tras ella “Burn” cerró el set conteniendo un buen solo de Timothy Drury, quien pasó desapercibido en gran parte del concierto debido al bajo volumen de su teclado.

Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat

Este sin duda ha sido el más flojo de los tres conciertos barceloneses desde que WHITESNAKE volvieran a escena, y parece difícil que la situación reflote. Aún y así, no pierdo las esperanzas de volver a ver en forma a un grupo y a un frontman que únicamente cuatro años atrás repartían el mejor rock que se podía esperar de ellos. Sr. Coverdale, cuídese mucho y vuelva a visitarnos. Eso sí, traiga de nuevo consigo “Crying In The Rain”, “Bad Boys”, “Don’t Brake My Heart Again”, “Ain’t No Love In The Heart Of The City”, “Ready An’ Willing” y ya que estamos, en la medida de lo posible, un poco más de voz.

Set list:

  1. Best Years
  2. Fool For Your Loving
  3. Can You Hear The Wind Blow
  4. Love Ain’t No Stranger
  5. Lay Down Your Love
  6. Is This Love?
  7. Solo guitarra
  8. A Fool In Love
  9. Solo batería
  10. Ain’ t Gonna Cry No More
  11. All For Love
  12. Guilty Of Love
  13. Gimme All Your Love Tonight
  14. Here I Go Again
  15. Still Of The Night
  16. Burn / Stormbringer / Burn

Texto y fotos: Hèctor Prat

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.


Más fotos:

Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat
Whitesnake - Foto: Hèctor Prat