Inicio Festivales Lorca Rock W.A.S.P. – Entrevistamos a Blackie Lawless antes de LORCA ROCK.

W.A.S.P. – Entrevistamos a Blackie Lawless antes de LORCA ROCK.

0
Lorca Rock

W.A.S.P.

Blackie Lawless

– Hola Blackie, vamos a centrar esta entrevista en la próxima venida de W.A.S.P. para tocar en el Lorca Rock, pero también te quiero preguntar varias cosas sobre el tema del 15 aniversario del “Crimson Idol”, la gira correspondiente y demás, ya que fue la última vez que tuvimos la oportunidad de veros aquí en nuestro país.

Blackie.- Muy bien, me parece perfecto.

De todos modos, esto es lo último de lo que tenemos noticia en cuanto a la banda. ¿Qué habéis estado haciendo este tiempo y cuál es la actualidad más inmediata de W.A.S.P.?

Blackie.- Bueno, nos tenemos que remitir unos 3 años atrás, y desde entonces hemos dado como 350 conciertos, que es un montón. Así que para este año sólo tenemos planeado hacer festivales y actuaciones muy concretas y ya meternos a grabar algo a finales de año. Pero vamos, que ahora mismo lo único que vamos a hacer seguro son las fechas veraniegas en festivales.

Blackie Lawless de W.A.S.P.

– El último trabajo, “Dominator”, me pareció realmente bueno. Tuve la oportunidad de entrevistarte dos veces el verano pasado para hablar de él y creo que todos estamos de acuerdo en que fue un gran disco que además recuperó mucho status de la banda. Ya bastantes meses después de la edición del álbum, ¿cómo ves que ha sido la reacción de la gente, la aceptación de los temas nuevos en los conciertos…?

Blackie.- Siempre que haces un disco esperas que a la gente le guste pero realmente haces un trabajo para tí mismo y para mostrar tu estado real y el de la banda en cada momento. “Dominator” es muy interesante y con mucho contenido político porque creo que puedo y debo utilizar la posición de músico conocido que tengo para expresar mis opiniones y dar una cierta señal de aviso con respecto a lo que creo que está pasando en el mundo. Por otro lado, me encanta que a la gente le haya gustado el disco pero estoy doblemente satisfecho de que hayan entendido las ideas que traté de plasmar en él. Para mí eso era muy importante y de lo que se trataba con este disco, así que estoy encantado.

– Vamos a hablar ya de todo el tema de la gira de aniversario del “Crimson idol”. Para mí fue un placer personal y un honor poder ver esa gira en Madrid, la interpretación completa del disco en directo junto a la película de fondo y demás. ¿Cómo has visto personalmente estos conciertos y la gira en sí?

Blackie.- Para mí personalmente todo comenzó ya con los ensayos, porque me llevó varios meses el hecho de tener lista la película completa para poder mostrarla en los conciertos. Fue un montón de trabajo porque no es sólo una banda sonora con imágenes o algo así sino que es totalmente una película. Entonces, una vez que tuvimos listo esto, nos pusimos a ensayar y había un montón de detalles que pulir porque se requería de mucha coordinación entre la música y la película, pero luego además entraba todo el tema de las orquestaciones, hacer arreglos para el directo… Recuerdo sobre todo el primer día que tuvimos toda la producción completa en el local de ensayo y fue una experiencia increíble el escuchar toda la música con la película de fondo y nosotros mismos tocando allí. Aparte de esto, te digo que tocar este disco completo y de este modo ha sido la experiencia más grande y satisfactoria de toda mi carrera musical hasta ahora, de verdad, incluso antes de estar delante del público y sólo ensayando con nosotros y la “crew”.

Es que después de tantos años planeándolo y viendo la posibilidad y el momento de hacerlo, dándole forma en mi cabeza…, por fin lo pude experimentar de la manera en que lo había soñado. Muchas de las veces en las que puedes llevar a la realidad un sueño pasa que luego no es tan bueno como habías imaginado, y te decepcionas, pero éste no ha sido el caso sino que ha sonado exactamente cómo había imaginado. Estoy totalmente satisfecho de cómo ha resultado todo y ahora puedo decir que todo el esfuerzo y trabajo de estos años ha merecido la pena.

– ¿Cómo lo recibió la gente y cómo fue para la banda el hecho de interpretar el disco completo en orden, el poder contar la historia completa, ya sabes?

Blackie.- Cuando estábamos ensayando yo pensaba todo el rato si lo que yo estaba sintiendo sería igual de efectivo después en los conciertos, y afortunadamente lo fue porque cada noche que hicimos ese show especial podías mirar a la audiencia y ver gente realmente emocionada, llorando incluso, y no es muy común ver a gente llorando en un concierto, te lo aseguro…

– Es cierto, yo os ví en Madrid como te decía y la reacción de mucha gente fue realmente emocionante, mirándote a tí, viendo la película… Yo miraba a mi alrededor y me sorprendía de ver a la gente tan metida en el ambiente del concierto, escuchando atentamente la música del disco, siguiendo la película… disfrutando pero de un modo más atento y “relajado” que en un concierto normal. Te dabas cuenta que estaban disfrutando pero escuchando la música al 100% y siguiendo la historia que se iba sucediendo en música e imágenes…

Blackie.- Sí, el caso es que había bastante gente joven entre la audiencia que se podían ver realmente identificados con los personajes de la película, además de con la propia estética y desarrollo de la historia… Por ejemplo, cuando lees un libro van apareciendo en tu cabeza las imágenes que tú crees que son pero en una película los personajes directamente cobran vida y esto era muy importante a la hora de encarar la película del disco. Desde el primer momento los personajes se representaban exactamente como yo los había retratado o “dibujado” en la historia, pero esto no dejaba de ser mi visión de lo que yo quería o creía que tenían que ser, así que lo bonito es ver qué otra gente también se siente identificado con ellos, por mucho que pudieran tener ideas diferentes a las mías en base a lo que se habían imaginado que podían ser los personajes escuchando el propio álbum originalmente.

Volviendo a esa idea, muchas veces ves una película basada en un libro y te decepciona, pero cuando la película está realmente bien hecha, aunque los personajes sean ligeramente diferentes, es cuando se crea la magia y lo visual cobra una importancia vital. Entonces, cuando todo el mundo se identifica plenamente con los personajes que están viendo en la película, esto indica que la historia es correcta y sobre todo que la adaptación a imágenes está totalmente conseguida. Es que durante años mucha gente ha mirado la portada del disco sin entender al 100% lo que significaba hasta que ahora por fin han visto en imágenes el final de la historia y cuando observas al protagonista colgado, todo lo demás cobra sentido, y entonces el ver el cuerpo tendido en la cama como crucificado ahora ya sí tiene sentido total. Yo he vivido durante 15 años con esa idea pero porque sabía lo que era la portada del disco, pero gran parte de la audiencia realmente no lo sabía hasta ver el show y la película.

Para mí el tocar cada noche el disco completo era algo muy importante y no me cansaba nunca de ver la película porque creo que es realmente poderosa pero lo mejor siempre era darme la vuelta y ver las caras de la gente y observar sus ojos muy abiertos… Creo que, ahora que ya hemos terminado esta gira, ha sido una gran experiencia total pero no sé si volverá a hacerse otra vez, aunque me gustaría, aunque tendremos que esperar algunos años y ver lo que piensa el público y si lo vuelve a pedir.

Blackie Lawless de W.A.S.P.

– Siguiendo con la película, está claro que es un lujo el poderla ver completa por fin. ¿Porqué no había sido posible haberla terminado 15 años antes?… Es que muchas de las imágenes de la película, si no todas, fueron filmadas entonces, como podemos ver en el videoclip de “The idol” por ejemplo. Es decir, ¿porqué ahora y no hace 15 años?

Blackie.- Básicamente, todo lo que no pudimos hacer entonces era a nivel tecnológico porque efectivamente las imágenes se rodaron hace 15 años pero en ese momento cierta tecnología no existía. Por ejemplo a nivel de coros grabados, sonidos de fondo y demás era muy complicado poder llevarlo al directo pero ahora sí es posible, aunque había un montón de orquestaciones en las que teníamos que trabajar. También era igualmente importante todo el tema de la proyección de la película en directo y antes no se podía hacer porque los recintos eran diferentes cada noche y con la tecnología de hace 15 años no era viable la proyección en muchos de los sitios dónde podíamos tocar. El tema tiene que ver con el proyector que tiene que mostrar las imágenes en la pantalla y es que antes era impepinable que estuviera situado siempre en la misma posición mientras que ahora hay lentes movibles que permiten por ejemplo que se proyecte de lado desde un lateral del escenario, como haciendo un ángulo de 45º mientras que hace 15 años tenía que ser de frente al escenario y además desde una posición muy concreta. Así, el poder proyectar en ángulo y desde un lateral te permite que lo puedas hacer en casi cualquier recinto sin problemas. Además la emisión se puede computerizar y emitir en digital, lo que antes tampoco era posible.

Es algo muy sofisticado y lo cierto es que comprendo que la gente que está viendo el concierto no entienda realmente qué está pasando aparte de escuchar la canción y ver las imágenes a la vez… De hecho, se trata de que no tengan que pensar en ello y sólo disfrutar de la experiencia, pero el poder llevarlo a cabo correctamente es complicado.

– Volviendo a la historia relatada en el disco, es obvio que hay muchas referencias autobiográficas, aunque afortunadamente no has llegado a ahorcarte con una cuerda de guitarra como Jonathan. ¿Cómo surgió todo el concepto del disco y cómo ves desde ahora la historia y el propio disco?

Blackie.- Básicamente veo dos ideas principales ya que cuando comencé a escribir la historia realmente quería contar la verdad de lo que ocurría en el mundo de la música porque muchos chicos se me acercaban y me decían que querían estar en una banda, empezar una carrera musical y demás. Entonces, me planteé hacer este disco para mostrar la otra cara de la música, o de la vida de un músico más bien, lo que nunca se ve. Es que hacia fuera sólo se ve lo bueno pero nunca se retrata la parte mala del negocio, que también la tiene y es muy importante porque en el fondo es la realidad más verdadera. Entonces, cuando comencé a escribir es exactamente lo que quería hacer y tiré para adelante con ello…

El caso es que después de terminar el disco y según fueron pasando los años, realmente fui comprendiendo de qué trata la historia. Es curioso porque yo mismo, que era el autor, no había entendido en un primer momento todo lo que había escrito. Ahora mismo sé que todo el conjunto se reduce a algo mucho más simple, y es que en el fondo no es más que una historia de un chico que busca el amor de sus padres, de esto trata realmente “Crimson idol”. Entonces, al no sentirse querido por sus padres, es cuando se marcha y busca otras experiencias, en este caso a través de la música, y trata de ser querido por el mundo. Por eso digo que en el fondo es una historia muy sencilla y que es raro pero ni yo mismo sabía que existía mientras la escribía. Al mirar desde ahora, también comprendo que es la razón por la que la gente se identifica tan bien con la historia, aparte de todo el tema del negocio musical, que siempre es atractivo.

Entonces, supongo que obviamente mi relación con mis padres cuando tenía 16 o 17 años tiene mucho que ver con todo esto, porque nunca fue demasiado buena, y está claro que si te fijas en el personaje de Jonathan se puede ver claramente que soy yo. Pero de nuevo te digo que cuando estaba escribiendo la historia no era capaz de darme cuenta de esto, y han tenido que pasar 15 años e incluso estar escuchando tanto tiempo a la gente hablar de este disco y sacando conclusiones sobre la historia para darme cuenta de que realmente era así. Ahora entiendo cómo pude ser tan apasionado al respecto y que la historia tenga tanto sentimiento porque de algún modo era totalmente real.

– Por supuesto imagino que de esta gira se editará el DVD correspondiente, en el que aparte del propio concierto, imágenes en directo y demás, se incluirá la propia película completa, y quizás el disco reeditado o algo así. ¿Qué nos tienes que contar al respecto?

Blackie.- En este momento estamos buscando la tecnología adecuada para hacer lo que queremos con respecto al DVD. La idea es como una especie de videojuego en el que, por un lado, estará la propia película y, por otro, la banda tocando el disco pero el tema está en que puedas ver la interpretación en directo con la película de fondo o con el grupo encima del escenario. La idea es que en casa puedas estar viendo la película y escuchando la interpretación en directo y de repente puedas cambiar a ver al grupo tocando y luego volver a la película de nuevo. El caso es que te puedas sentir como el director y puedas escoger cuándo quieres ver el concierto en directo o la película, pero que todo ocurra en tiempo real, claro.

El caso es que el DVD en este formato todavía no está terminado, y de hecho aún no sabemos si podrá hacerse al 100% como queremos porque el dar la opción de ver o la película o el concierto es muy simple, pero la idea es poder mezclarlo en tiempo real, y esto es lo que tiene mucho más trabajo. Si finalmente no es posible hacerlo en este formato, tendremos que editarlo de la manera tradicional, ya sea doble o lo que sea, pero ya te digo que estamos trabajando para poder ofrecerlo en el modo en que te he explicado.

– Vamos a volver atrás en el tiempo, y es que en 1992, cuando se editó el disco, sólo tocasteis ese año en el festival de Donnington pero aún se me ponen los pelos de punta viendo imágenes de vídeo de esa actuación con una fuerza y rabia impresionante. Además, los temas del disco suenan brutales en directo… ¿Porqué hicisteis sólo ese concierto entonces?, ¿qué recuerdas de aquella actuación y cómo crees que esos temas en directo han resistido el paso del tiempo?

Blackie.- Mira, es que antes de hacer Donnington yo estaba realmente muy enfermo. Había pasado dos semanas muy mal, totalmente jodido, y es gracioso porque el mismo médico que me trató entonces había estado con Michael Jackson una semana antes y él tenía lo mismo que yo, por lo que había tenido que cancelar su actuación de Wembley. Fue curioso porque el médico me dijo que no sabía qué enfermedad exacta tenía, pero que ambos teníamos lo mismo, y que me iba a dar una píldora para matar todos los virus o bacterias que pudiera tener, todo (risas). El caso es que me dijo que me la tomara una hora antes de subir al escenario pero te aseguro que no podía ni tenerme en pie… De hecho, en ningún momento pensé que pudiera hacer la actuación pero bueno, me tomé la pastilla, y al final pude hacer el concierto pero cuando terminé volví a sentirme peor, como en un mal viaje de ácido… Mirándolo desde ahora, te aseguro que no tengo buenos recuerdos de ese concierto (risas) porque me recuerda a la historia que cuenta David Gilmour de PINK FLOYD cuando escribió “Confortably numb”, y es que mi situación en ese momento fue muy similar. Te aseguro que ha sido mi experiencia más bizarra en directo porque fue subirme al escenario y notar toda la excitación del momento de repente, pero a la vez no me podía ni mover, y por eso se me ve tan plantado en el escenario (risas), y además todo me ocurría como a cámara lenta, y supongo que por eso también tocamos con más rabia y a toda velocidad, porque todo iba más despacio en mi cabeza y de algún modo me daba cuenta y me obligaba a acelerarme. Me alegro mucho de que todavía la gente disfrute de esa actuación pero te aseguro que para mí no fue una experiencia tan buena.

Sobre las canciones en directo tengo una teoría, si lo quieres llamar así, y es que si 15 años después las sigues disfrutando como el primer día, es que tienen que ser realmente buenas. Es que cuando hemos estado tocando en esta gira, es lo mismo que te decía antes de la película, no me canso, y todavía no pienso en no hacerlo nunca más porque lo que quiero es que todo el mundo pueda verlo y disfrutarlo, al igual que lo he estado haciendo yo encima del escenario. Ha sido una experiencia increíble, cada noche, y creo que cuando la música es tan buena, todos los aprecian, yo el primero. Es que además tengo la impresión como si fuera otro el que hubiera escrito esas canciones porque fue hace mucho tiempo y por eso ahora puedo acercarme a ellas absolutamente con otros ojos. Es lo que te decía antes, cuando acabas de componer algo realmente no te das cuenta de lo que es, o lo que significa al 100%, para eso necesitas más tiempo, y ahora, al separarte un poco emocionalmente de todo aquello y dejar pasar tiempo, es cuando más lo disfrutas y aprecias. Ha sido una experiencia realmente especial para mí y ya tengo ganas de poder volver a hacerlo.

– Por cierto, en los conciertos españoles hubo cierta polémica y algunos rumores sobre el hecho de que podía haber partes musicales e incluso vocales grabadas, aparte de las intros y demás, me refiero. A mí en el concierto de Madrid no me lo pareció en absoluto y, de hecho, creo que lo bordasteis, especialmente Mike Dupke (batería) y tú… Es que cantaste realmente bien, con ese feeling, rabia y fuerza que esos temas necesitan. ¿Qué tienes que decir?

Blackie.- Es que no eran rumores sino que es cierto que había partes grabadas pero por supuesto nada de mi voz ni de la batería ni nada parecido sino simplemente lo que no podíamos hacer en directo como las orquestaciones, teclados… La duda que nos surgió inicialmente era si queríamos tocar las canciones en directo sin más o realmente escuchar el álbum tal y como suena, y te aseguro que yo quería escuchar el disco lo más fielmente posible al original… Vamos a ver, una cosa es que estemos capacitados para tocarlo y otra distinta es que podamos hacerlo en directo, porque hay que tener en cuenta que somos 4 músicos encima del escenario y es imposible hacer 100 piezas orquestales a la vez que tocas tu instrumento. Pero vamos, te aseguro que las voces, guitarras, batería y bajo que sonaban eran totalmente en directo aunque para el resto sí necesitábamos ayuda. La diferencia está si en directo sólo querías oír a una banda de 4 músicos y ya está o algo más complejo, y eso es lo que hicimos porque te repito que yo quería que sonáramos exactamente como en el disco. Es que si escuchas la música viendo la película hay que conseguir que sea toda una experiencia pero que además te lleve a un lugar mágico, y esto era imposible sin ciertas grabaciones de fondo.

Por ejemplo recuerdo cuando THE WHO grabaron “Live at Leeds” y tocaban partes de “Tommy”, tenían que hacerlo como una banda de 4 piezas, y me encanta cómo les quedó ya que suena realmente crudo, aunque el caso es que no suena como en el disco original, está bien pero es diferente. Nosotros escogimos entre hacerlo así o la gran producción, y escogimos la segunda opción… Lo que no entiendo es porqué la gente piensa que mi voz está grabada sólo porque suene realmente bien. Quiero decir que es hasta un cumplido (risas)…

Wasp

– Es que es cierto que tu voz está en un gran estado de forma, al menos lo estuvo en esa gira, pero es que además tienes el tono perfecto para el tipo de temas de “The crimson idol”, y también el tono más agresivo que otros temas de W.A.S.P. requieren…

Blackie.- Sí, me siento afortunado porque mi forma de cantar ha mejorado con los años y puedo decir orgulloso que mi caso no es como el de Janet Jackson o Madonna, que sí que llevan casi toda su voz grabada. Mi voz está en plena forma, sonando muy potente e incluso a veces en directo puedo oírla por encima de los instrumentos y noto que ciertos temas de W.A.S.P. suenan mejor ahora con mi voz actual que entonces (risas) . Otra cosa es que no todas las noches puedes estar al mejor nivel, pero el día que tienes una buena noche te aseguro que es lo que más disfruto, estando encima del escenario y cantando las canciones de la historia de la banda. Es genial poder escuchar esos sonidos que salen de dentro de tí y aún me asombro en plan: “guau, esto es fantástico”.

– Volviendo al propio disco, ya te he comentado en otras ocasiones que considero que es el mejor trabajo sin duda de W.A.S.P. pero además creo que es un álbum especial porque a partir de ahí se puede trazar una línea para separar los primeros años del grupo y la segunda etapa, ya menos banda y más proyecto personal de Blackie, si me permites decirlo así, e incluso podemos incluir el disco en esta definición. Tras “Crimson idol” se mantiene el nombre pero ya sin Chris Holmes, Johnny Rod, Randy Piper… veo menos banda que en los primeros discos. ¿Cómo ves esto que te comento?

Blackie.- Realmente creo que para entender completamente “The crimson idol” hay que irse un disco atrás, y es que el que marcó esa separación fue más bien “The headless children”. El tema es que ese disco todavía no es el siguiente, pero hacerlo después de “Inside the electric circus” hubiera sido una locura y no hubiera funcionado, nadie lo hubiera aceptado en ese momento porque hubiera sido un cambio demasiado drástico. Por eso necesitábamos un disco intermedio para que el cambio no fuese tan grande, pero el caso es que ya “Headless children” supuso para mí un cambio importante como compositor y como letrista. Ese disco cambió mucho las ideas sobre las que escribía, mi forma de ver las cosas, y se tornó en cierto modo en un trabajo más político, serio, más maduro, si lo queremos decir así. Por todo esto es por lo que digo que para mí el cambio real se produjo con “Headless children” y no con “The Crimson idol”.

De todos modos, si me preguntas si “The crimson idol” fue más personal, te contestó absolutamente sí, que es un disco totalmente personal porque Chris ya no estaba en la banda y a su vez yo había crecido en una dirección muy diferente con respecto a lo que habíamos hecho hasta entonces. Es que el problema real entre Chris y yo en esa primera ruptura es que él iba en una dirección concreta y yo en una completamente opuesta, y por eso “Crimson idol” fue una manera total de expresar ese cambio y esa nueva dirección en la que yo estaba evolucionando como músico y compositor. Pero ya te digo que, mirando atrás, el punto de inflexión vino antes con “The headless children”.

Estoy de acuerdo contigo porque en ese disco la música y sobre todo la temática del disco era bastante diferente con respecto a los 3 primeros trabajos de W.A.S.P. …

Blackie.- Bastante diferentes, te lo aseguro.

– Vamos a cerrar aquí el capítulo sobre “The Crimson idol”, disco y gira conmemorativa, y hablemos de otras cosas. Este verano vais a volver a Europa y esta vez tocaréis en el festival Lorca Rock. Coméntanos qué nos vais a ofrecer esta vez ya que supongo que os centraréis más bien en sets de grandes éxitos, además de tocar algún tema de “Dominator” y también de “Crimson idol”, ¿no?

Blackie.- Bueno, en general será un concierto más bien de grandes éxitos porque estaremos en situaciones de festivales. En la gira pasada la gente ya sabía que iba a ver conciertos algo inusuales, con todo el tema del disco completo, la película y demás, pero en los festivales la situación es diferente, son fiestas, celebraciones roqueras, ya sabes, se trata de pasarlo bien así que lo suyo es tocar sobre todo clásicos. Por otro lado, ha habido un par de canciones de “Dominator” que han funcionado realmente bien, sobre todo “Take me up”, así que seguro que la tocaremos también, pero vamos, que en estos conciertos sí haremos lo que espera la mayoría.

– A nivel de escenografía y demás está claro que la anterior gira era mucho más sobria, aparte de la propia película en sí, y quizás lo único que echamos de menos fue algo más de producción de escenario, sobre todo tu impresionante pie de micro de esqueleto/manillar de moto movible. ¿Vais a llevar algún complemento de escenario esta vez o también llevaréis un escenario más desnudo?

Blackie.- No, será más bien como en las últimas giras de W.A.S.P. Es que en los conciertos del “Crimson idol” no nos podíamos mover mucho en el escenario porque queríamos que la destrucción viniera en la propia película, focalizar la atención en la pantalla, vamos. Es que si recuerdas, el propio set de escenario era realmente sencillo y pequeño aunque con la pantalla mucho más grande, pero la situación ahora es la contraria, más “old style”, y todo el movimiento vendrá directamente de la banda, claro, así que veréis a los clásicos W.A.S.P. dando cera sobre el escenario.

– Habéis tocado en España muchas veces y la recepción con W.A.S.P. siempre es extraordinaria, incluso desde la primera vez con MAIDEN en 1984. Supongo que es algo que tenéis que notar cada vez que venís a tocar a nuestro país. ¿Cómo os sentís tocando en España y cómo ves personalmente la evolución de la audiencia española de W.A.S.P. desde el 84 hasta ahora?

Blackie.- Bueno, es bastante sorprendente porque, efectivamente, la primera vez que tocamos en España fue a mediados de los 80, y entonces mirábamos a la gente y lo que veías eran chicos entre 16 y 30 años, mientras que ahora te subes al escenario y la audiencia tiene exactamente la misma edad. Pero es que es algo que no sólo pasa con W.A.S.P., sino que le está ocurriendo a la mayoría de bandas de nuestra quinta, especialmente a los grupos de heavy y hard rock más grandes y clásicos. La expresión que solemos usar para esto es “dar la vuelta a la audiencia”, porque es lo que está ocurriendo, y es increíble. Es que si en tu carrera consigues éxito una vez, ya te puedes considerar muy afortunado, pero si encima vuelve a ocurrir de nuevo años después es sorprendente. Es que es algo que está ocurriendo como con 20 bandas así que nos sentimos muy afortunados de ser una de ellas.

La audiencia española siempre se ha portada de maravilla con nosotros, desde el principio, así que vuestro país siempre va a ser un lugar especial para nosotros y con el que tenemos una especial relación de afecto.

Blackie Lawless de W.A.S.P.

– Siempre que nombramos a frontmen especiales, es imposible no referirse a los que sólo con su presencia llenan el escenario y es que tienen tanto carisma y personalidad que con cualquier gesto se llevan a todo el público de calle, gente como Dee Snider, Bruce Dickinson, Biff Byfford, Steven Tyler, tú mismo, por supuesto… Es algo que no se ve en bandas jóvenes y no entiendo porqué. ¿Qué les falta en tu opinión?, ¿porqué no tienen ese descaro y atrevimiento que seguís teniendo vosotros? Quizás ha cambiado el concepto de concierto espectáculo, no sé, ¿qué tienes que decir sobre esto?

Blackie.- No lo sé pero entiendo exactamente lo que quieres decir… Es que no comprendo porque las bandas más nuevas no tienen esto. Es que el encontrar el frontman adecuado posiblemente sea lo más complicado para una banda pero si han existido en los 60, 70 y 80, ¿porqué de repente se cortó la progresión? Está claro que mi generación tenía mucho más presente la idea de hacer conciertos espectáculos y de entretener a la gente con un show. Pero precisamente este componente lúdico y de entretenimiento era totalmente el reflejo de una personalidad concreta, y para mí siempre ha sido lo más importante para un frontman, el ser capaz de mostrar su personalidad real y conseguir atraer y entretener a quien te esté viendo. Y por eso no entiendo porqué las bandas nuevas no se concentran en esto ya que el rock n’roll se supone que debería ser una expresión de rebeldía y personalidad, y nosotros aprendimos esto de gente como Elvis o Jimi Hendrix.

Mira, Blackie Lawless surge de la combinación de dos personajes: Por un lado, desde niño he crecido siendo un fan increíble de Dracula, pero por otro también me ha influenciado mucho el personaje hispano de “El Zorro”, a nivel de carácter digamos, de héroe popular que putea a los jefes y gobernantes. Entonces, si mezclas a ambos personajes, ¡te sale Blackie! (risas). Entonces, por un lado yo me inventé a Blackie Lawless, pero por el otro ya estaba dentro de mi personalidad. El problema está en que no creo que los músicos actuales piensen sobre este tipo de cosas y no tratan de crear un personaje, o de expresar su propia personalidad encima de un escenario. Es que la gente más importante de todos los grupos o al menos los que permanecen en la memoria, de algún modo son personajes, desde Elvis o Jim Morrison hasta todos los que tú nombras, y las bandas actuales no se preocupan en absoluto de esto y es una lástima.

– Te quiero hacer una pregunta concreta para terminar y es que está claro que W.A.S.P. tiene increíbles temas rápidos pero, al igual que por ejemplo otros grupos como MÖTLEY CRÜE o sobre todo SKID ROW, tenéis ese punto especial para los temas lentos que los hace únicos. Creo que hay muy pocos grupos capaz de hacer medios tiempos o de exponer el feeling supremo en canciones como “Sleeping in the fire”, “The idol”, “My tortured eyes”, “The great misconceptions of me” o la propia “Take me up” del último disco. Además, tu voz es perfecta para esto, y es que es imposible no emocionarse escuchando estos temas. ¿Qué piensas de este tipo de canciones y de esta otra cara de W.A.S.P.?

Blackie.- Bueno, es que para mí una balada no es una canción lenta, o no sólo eso, sino que tiene que tener un componente de canción de amor. Por ejemplo antes me refería a “Comfortably numb” de David Gilmour y es que no creo que un tema así sea una balada, al igual que tampoco lo pienso de “Take me up”, aunque empiece muy suave, porque la mayor parte de la canción suena como los viejos SABBATH, es lenta pero con mucha fuerza y profundidad. Y lo mismo ocurre en el nuevo disco con “Heaven’s hung in black”, pero esos cortes no son baladas sino temas lentos, y además te permiten como vocalista cantar en unos registros que no puedes utilizar cuando haces canciones rápidas, y además son muy importantes en ese caso los silencios, las entonaciones, la manera de respirar, las pausas… Cantando rápido estrechas las notas pero al hacerlo lento hay que expandirlas, remarcar más cada sílaba, cada palabra. Es que son dos maneras complemente diferentes de encarar una canción cuando se trata de hacerlo rápido o despacio. Por ejemplo para cantar “I wanna be somebody” hay que cascar la voz, chillar, usar mucha fuerza y rabia, seguir el ritmo de la batería… o marcar tu la percusión de algún modo con tu voz pero para los temas más lentos esto no sirve, y ahí entra la melodiosidad, la entonación, la técnica incluso… como un violín. No sé, para mí como compositor ésta es la gran diferencia entre los temas rápidos y los más lentos.

Bueno, Blackie, como siempre ha sido un placer hablar contigo. Muchas gracias por esta interesante entrevista.

David Esquitino

Fotos: Rafa Basa (Archivo)